jueves, 6 de octubre de 2016

Sigue los Pasos de Dios

En Sueño Profético hablaban de la Vida de Dios Hombre, de hechos que sólo conserva el Cielo, porque el hombre más se ocupó de perseguirlo que de adorarlo e ir escribiendo sus Palabras y sus momentos, que todos eran de Enseñanza para ganar su Reino y para no perderlo.

Estando un día Jesús con sus Discípulos, uno de ellos preguntó:

   –Maestro, ¿se puede perder la Gloria por maldecir el sufrimiento, cuando el sufrir sea mayor que tus fuerzas?

Echó el Maestro su Cuerpo para el respaldar de la silla, y esta respuesta oyeron:

   –Nunca será el sufrimiento mayor que las fuerzas, si no te retiras de mi Padre en Espíritu, y de Mí, mientras Me tengáis con Cuerpo. Por eso quiero que aprendáis a sufrir, y ya podáis ir enseñando a que las fuerzas sean mayores que el sufrir.

Veréis que Yo contestó estas Palabras al que Me dice: “Maestro, quiero ir contigo”:

“Pues coge la cruz y Me sigues, porque siguiéndome, no te podrá el peso de ella, y el maldecir lo cambiarás por pedir a mi Padre en Mí que, el que tenga sufrimientos, sean las fuerzas mayores que el sufrir”.

Con este pedir vas ayudando al sufrimiento. Pues el sufrimiento tiene que agrandársele al que Me sigue a Mí, mientras tenga vida el cuerpo. Pero si Yo no os falto en la Tierra ni en el Cielo, no podéis decirle al sufrimiento: “sufrimiento”
.

Desperté, oí:

¡Cuánto se podría leer, si el hombre, en vez de perseguir al Maestro, escribiera Palabras y hechos que perdidos ahí quedaron!

¡Qué Enseñanza da Dios Hombre para que puedas llevar tu cruz, por grande que ésta sea!

Por grande que sea el sufrir, más grandes te dará las fuerzas cuando hagas este pensar en oración:

Señor, el que tenga sufrir,
sean las fuerzas mayores
que el sufrir.

Yo quiero seguir tus Pasos,
por eso cogí la cruz.

Y mi nombre ya es, cristiano.

Porque cristiano no es
el que maldice calvario.


***

Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo III - C3