jueves, 4 de febrero de 2010

El hombre vive sin Dios, el tiempo que no viva sus Mandamientos - Libro 18 - Dios No Quiere, Permite - Tomo III - Pag. 226-227-228


...Leer en Inglés

En Sueño Profético decían:

Si el hombre buscara a Dios lo mismo que busca el agua, Lo tenía siempre presente en el llano y en la montaña, en los caminos largos y en los caminos cortos que en esa vida se pasan.

Si el hombre quisiera a Dios igual que quiere al dinero, el hombre vivía mejor pensando quitar hambrientos. Y ya contentaba a Dios, cumpliendo el Evangelio.

El hombre vive sin Dios, el tiempo que no viva sus Mandamientos.

Dijo uno que vivió en la Tierra, y en el Cielo, cuando Dios sacaba su Espíritu del cuerpo:

¡Qué daño está haciendo el hombre, tan grande, al hombre, con tener estos Escritos, (escritos por la mano del Elegido y con el Mando de Dios dictados), en esta lentitud tan grande. Y este desprecio a lo que nadie puede corregir, por Teólogo o grande literato que se tenga!

Si el hombre amara a Dios, conocía su Lenguaje. Y si lo buscara para amarlo, Lo encontraba.

La Fuerza de estos Dictados irá dejando al descubierto aquellos que “dicen” que aman.

Desperté, oí:

Este Mando sea cumplido pisoteando al silencio.

Hasta que la Cabeza de la Iglesia
lo cunda al Mundo entero.

¿Qué mal puede correr
al decir que Dios es el mismo,
sin haber pasado tiempos?

Que cojan Escritos
del Antiguo y el Nuevo Testamento,
¿qué puede quitar Aquello de Esto,
ni Esto a Aquello enseñar?

Pues si esto es así,
¡Amén es punto final!

Lo que no tiene disculpa
es tener Poderes de Dios
y no contestar a su Mando.

El Elegido obedece
presentando lo dictado,
que antes fue dicho al Espíritu.


***