viernes, 7 de agosto de 2015

Servir a Dios o servir al hombre

En Sueño Profético hablaban de servir a Dios o de servir al hombre. Decían:

El que Le sirve a Dios, le sirve al hombre. El que no Le sirve a Dios, cumple el mando del hombre, pero no es buen servidor.

El que hace servicio a Dios, no puede hacer nada que enseñe a vivir pecado.

Hay quien no ve pecado hasta que no está condenado. Y hay quien lo ve, aunque lo que vaya a hacer no sea pecado. Pero puede, el espíritu que está en contra de la Palabra de Dios, llevarte a que llegue el pecado, o a que otros piensen que estás pecando.

Que el que piense que es un ladrón, el que vea romper las cerraduras, haciendo gestos y escondiéndose, no peca si dice: “Yo le vi que quería entrar a robar abriendo la puerta”.     
 
Si lo que estuvieras haciendo no fuera lo que Dios tiene mandado, no lo hagas, porque vas enseñando a que otro lo haga; y puede llegar al pecado si no tiene Amor a Dios o temor, que son las os razones para no pecar.

Desperté, oí:

Si por tu forma de vivir haces que pequen, aunque tú no lo hicieras, ya estás pecando.

Hace a más buenos el que no peca y el que evita que piensen que estás pecando con tu forma de vivir, que el que no peca y se ocupa de ir enseñando.

Hay quien sabe que va a haber sol aunque esté nublado.

Y hay quien ve el sol y no ve claro.

Dios Hombre encargaba a sus Discípulos:

“Todo lo que hagáis, pensad que lo puede hacer otro”.

“Y puede que no crea en mi Reino o no crea en los espíritus del mal, y ya vais haciendo pecadores”.

“Si vais disgustándome a Mí, vais contentando a los demonios”.

“Si vais enseñando de lo que Yo digo con Palabras, no dejaos atrás la presentación”.

“Saben más que soy Dios por los hechos y la presentación, que por decir: “Yo soy Dios”.

“Aprended a no pecar y enseñad a no dar escándalo, aunque vosotros no estéis pecando”.



***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - C2