domingo, 14 de junio de 2015

El hombre no verá unos Escritos igual

En Sueño Profético hablaban de estos Dictados. Decían:

El que ame y los lea, no los comparará con ningunos Escritos de otros Elegidos. Es la misma Palabra, pero con muchísima más abundancia de temas, de comparaciones y de Iluminaciones, para enfrentarse con el que desmiente. El que ama a Dios, pronto ve que es una Enseñanza para este tiempo, donde el hombre vive tan fuera del camino verdadero, tan fuera del trazado que Dios hizo cuando creó ese mundo que el hombre tan deformado tiene. El que ame verá, al leer estos Mensajes, que Dios es el mismo Dios del Amor para el hombre, y que el hombre continúa pecando y queriendo más pecar; que el hombre continúa no siguiendo a Dios y sí persiguiendo su Palabra, queriendo destruir su Gloria y no inclinarse ante su Poder. El que no ame y los lea, verá Grandeza de Dios, aunque no ame; verá abundancia de Sabiduría, aunque no ame; y tendrá que reconocer que Esto es de Dios, aunque él así no lo quiera.

Dios no cuenta con el hombre, por grande hombre que fuera. Dios elige y ya nadie sabe la actuación de Dios con este Elegido, nada más que el mismo Dios Padre y Dios Hijo. Si el hombre compara las actuaciones de Dios en todos los Elegidos, desde que Dios hizo al hombre, no verá ninguna igual –si el hombre tiene escrito cómo le ocurrió al Elegido.

Desperté, oí:

Aquí, en este Elegido,
todo lo publicado
lleva el sí o el no de ella.

Ella da autorización
de lo que a ella le enseñan.

A lo que le queda vedado,
pronto le pone parada.

No se puede comparar
nada de lo que Dios haga.

Y sí puedes comparar
el Amor del Elegido,
si vive por superar.

Si otro Elegido hizo,
yo quisiera hacer más.

Si otro llevó a la Gloria
a quien antes hizo pecados,
yo tengo que conseguir
que normal vean los Santos.

Éste es el gran estudio
que estudiarán los cristianos.


***

Libro 7 - Investigaciones a la Verdad - Tomo I - C1