lunes, 12 de diciembre de 2011

"Donde nos os atiendan ni reverencien, continuad aunque os alcance la noche" - Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 95-96


En Sueño Profético hablaban de la forma que reciben el Mensaje. Decían:

El Mensaje debe ser oído pensando en Dios. El Mensaje debes de quitar delante de tu vista al que te lo comunica, y entonces ves a Dios. El Mensaje no es un escrito más.

Al que Dios le dicta, es ahí la máxima figura, ahí y Aquí, por ser Dios el que habla dictando y el que vuelve a hablar en el momento de comunicarlo.

La Palabra es de Dios, puesto que Él dice: “Di que Me ves. Di en mi Nombre lo que Yo te digo en mi Gloria”.

Dijo Juan:

Yo bautizaba, pero no bautizaba yo. Una vez que yo decía: “Te bautizo yo, pero el que baja es el Espíritu de Dios Padre”. El que a mí me miraba y a Dios amaba no veía a Juan, veía a Dios. Todos los que Dios habló en ellos, el que a Dios amaba, en ellos veía a Dios. Cuando Dios mandó de Aquí un espíritu ahí, el que lo recibe, lo adora. Si así no fuera, Dios no se comunicaría. Dios se comunica donde sabe que su Palabra va a ser reverenciada y cundida para que el hombre se salve.

Estas Palabras son dichas por Dios Hijo a nosotros sus Discípulos:

“Id hablando en mi Nombre y donde nos os atiendan ni reverencien, continuad aunque os alcance la noche. Yo, aunque no voy con vosotros, allí estaré. El que quiera oírme a Mí, os oye a vosotros, porque Yo os he mandado; como el que quiera oír a mi Padre, Me oye a Mí, porque mi Padre a Mí Me ha mandado”.

Dijo uno de éstos:

Si en lo material supieras que tu carta iba a ser rota antes de leerla, tú no la escribirías. Dios sabe donde no es reverenciada su Palabra, pero deja al Portavoz haga uso con Libertad, de sus Mensajes.

Despierta, oí:

Cuando oigas la Palabra de Dios, procura que no te tienten.

Puedes amar, ser tentado y sufrir la ausencia de Dios.

Pero cuando no amas, no sufres, no estás tentado, pero tú no estás con Dios.

Si procuras que no te tienten, harás que todos oigan con Paz la Palabra de Dios.


***