jueves, 9 de enero de 2014

Es la Enseñanza que es Vida

En Sueño Profético hablaban de la Enseñanza para el espíritu y de la enseñanza para la carne.

Dijo Tomás de Aquino:

La Enseñanza del espíritu la desconocen más los letrados, los académicos y los hombres que por sus grandes cargos ponen las leyes. Éstos son muy escasos, los que puedes hablar con ellos de cómo educar el espíritu. De esto están alejados, como si el espíritu fuera algo de tiempos pasados, como si el espíritu fuera incultura que dice mal a estos tiempos que están llevando al fracaso.

Yo tuve ahí experiencia y Aquí ya tengo Mando para dar Enseñanza directa de esta Gloria, donde no pasan los tiempos, donde no cuentan los cargos, donde valoran estudios si el espíritu está enseñado a valorar como primera Enseñanza lo que Dios tiene mandado: que enseñen Teología, pero primero aceptando que a nada le den reforma de lo que Dios dejó dicho en el Nuevo Testamento, que a eso bajó a la Tierra, aunque ya, antes de hacerse Hijo, lo dijo en el Cielo. Pero baja con Amor, Humildad y con fuerza de huracán, dándole al hombre desprecio. Ésta es la Asignatura que debía de tener más precio, por ser la que da la vida, por ser la que te abre la Gloria, la que te cierra la cárcel, la que te lleva a la cima, donde los aires reposan porque a Gloria respiran.

Si esta Enseñanza el hombre la abrazara y la enseñara, era gran Teología, con preferencia a ninguna asignatura, con altura hasta la cima, con duración hasta lo Eterno.

Desperté, oí:

Es la Enseñanza que es Vida,
la que el hombre apartar quiere.

Sin pensar que Teología
no puede faltarle al hombre.

Sin pensar, que saber todo
y de Aquí no saber nada,
eres muro sin ventanas.

Eres roca artificial,
que la hicieron unas manos
y le dijeron cristal.

La Teología es Dios hablando
o mandando a dictar.

Que Dios manda al que Él quiere,
con Poder y Autoridad.

Pon esta Asignatura delante
de las que vas a enseñar,
porque si te falta ésta,
ya te sobran las demás.

Dios siempre te recomienda
que empieces este empezar.

Porque faltando este empiezo,
es estudio temporal,
que sirve “pa” poco tiempo.

TOMÁS DE AQUINO


***


LIbro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - Pag. 61-62-63