domingo, 26 de abril de 2015

El Amor de Dios sabe lo que gana y sabe lo que pierde

En Sueño Profético decían:

El Amor a Dios es tasador que nunca se equivoca. El Amor conoce y valora lo que es de su Dios. El Amor a Dios sabe lo que gana y sabe lo que pierde.

Dijo uno:

Estas palabras se las oí yo un día a una mujer que contestaba cuando le dijeron a su paso, que ya se había quedado sin Maestro. Esta contestación oyeron varios: “El Amor de Dios sabe lo que gana y sabe lo que pierde. Si sintieras su Amor, llorarías la falta de su Presencia, porque sabrías el valor que habías perdido, y sabrías el valor que habías ganado cuando llegaras al Cielo. Y por tanto Amor, no puedo decir como tú, cuando con otro me encuentre: “Ya te has quedado sin Maestro”. Esto, antes de que otro lo oyera, Dios me mandaría la muerte antes de que se la pidiera, porque ya sabe Él cómo soy. No puedo querer a nadie que antes que a mí, a Él no quiera, porque serían palabras de espíritu sin materia, porque sería alegría y en tu cara la tristeza de ver el poco valor que a Dios Le dieron en la Tierra”.

Desperté, oí:

Valora el Amor de Dios,
y este mismo Amor desprecia.

Valora y da valor
a todo lo que es de Gloria.

Una palabra faltó,
y ya hubo este grande relato,
que más de uno se paró.

Si al Maestro Lo ama,
en vez de nombrar a Uno,
nombra a Dos,
pero sin decir palabra.

Hubieran sidos miradas
y ya referir los hechos,
tal vez con alguna lágrima.

Y rápido el sentir
del consuelo sin palabras.

Al que le falte este Amor,
no sabe si pierde o gana.


***

Libro 13 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo II - C2