miércoles, 9 de mayo de 2018

El Amor supera todo y mata la indiferencia

En Sueño Profético decían:

Es peor creer en Dios y no amarlo, que no amarlo por no creer en su Existencia.

Al no creer puedes culpar a otro. Al no amarlo, creyendo, te certificas tú mismo que eres hombre malo.

Al que no cree puede llegarle un día que, le haga creer, el milagro, y ya se incline a Dios con el “Perdón, ¡Dios mío!”. Y su cara la tape con sus manos. El que haga este arrepentimiento, está perdonado, y ya lo verás siempre de Dios hablando.

Si comparas, ves grande la diferencia de creer y no amarlo. 

Dijo uno que ya sigue el Mando:

No lo tiene esto así el hombre, y siempre lo está demostrando cuando Dios manda Poder de su Gloria y no acude el que dice que Lo ama.

Desperté, oí:

Puede llegarle más la “Palabra de Dios diciendo” al que no cree, que al que cree y no ama.

Al que no cree, si el que ama lo sigue, este que no cree hace parada.

El que cree y dice que ama, se desmiente si no acude a esta llamada, que día a día ves que es Dios el que habla.

Y pudiendo cundir, silencio le guarda.

Y hasta le molesta que no sea Elegido un sabio de letras.

Si te extraña oír que en Dios no creen, es mucho peor pensar: “Yo sé que hay Dios, pero a mí no me interesa”.

Esto lo dice tu pensamiento, y tu acción lo demuestra.

El Amor supera todo y mata la indiferencia.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5