miércoles, 8 de enero de 2014

Comprender y saber explicar la acción del Elegido

En Sueño Profético hablaban de comprender la acción del Elegido y saber luego explicarla, de seguir sus pasos y pensarlos meditando:

El que esto lo medite, no hace falta preguntarlo, si es de Dios o de la Tierra lo que aquí está mandando.

Dijo uno:

Se van a poner comparaciones de lo que es Sentir de Dios o lo que es consejo del hombre:

El Sentir de Dios te da compasión y te hace pastor para unir. Aquí actúa Enseñanza de Dios. Levanta al caído que a Él ofendió, sintiendo y pensando: “lo hago por Dios”.

Esto no lo hace el pensar del hombre. Él lo deja en el suelo y a su mente trae todo lo mal hecho. Le saca defectos que otros no los vieron. Si llega el momento que hay que perdonar, perdona por fuera pero no por dentro. Siempre ve torcido, nunca ve derecho. Si la lumbre es chica, él echará leños para que las llamas suban y todos las estén viendo.

Desperté, oí:

Es sufrimiento querer
que el hombre aprenda del Cielo.

Porque el Cielo ve la acción
y sabe si es Instrumento
o enemigo de Dios.

El Instrumento es más cogido
a menos esté preparado.

Si tiene preparación,
pronto conoce y piensa:
“esto no es de Dios”.

El espíritu diabólico,
unas veces es suave
y otras con alboroto.

Si tienes buena Enseñanza,
al suave lo echas aprisa;
al que con alboroto llega,
tú lo recibes con calma,
y la derrota es segura.

Si esto aprendiera el hombre
y a la vez lo practicara,
uno subiría la voz
y los demás la bajaban.

Y ya pedía Perdón
el que solo se quedara.


***


Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pag. 64-65