lunes, 20 de enero de 2014

Las letras van creciendo según la fuerza que llevan

En Sueño Profético decían:

Ella está preparada para enseñar.

Ella no puede admitir consejo de lo que Aquí le enseñan y le mandan escriba.

El que contra a estos Dictados le ponga, poco Amor a Dios Le tiene y mal está en Teología.

Dijo uno:

Dios no se ciñe a lo que el hombre quiera enseñar a Dios, porque ya no son suyos.

A los suyos enseña. A los que van a su contra, retira.

A los suyos los hace Sabios para que los busque el mundo.

A los sabios de la Tierra se olvida de ellos el mundo, porque a Dios Le ponen guerra.

El armamento del demonio para que siga el pecado es la ira y la soberbia, porque nunca a Dios han amado.

Ésta es grande Teología, sus Escritos van demostrando. Son sus Temas razón que espera preguntas y contesta grandes respuestas que en Gloria mandan que escriba.

Desperté, oí:

Que el hombre vea los Temas
y no se pare en los puntos.

Que primero ame a Dios,
y ya todo sale justo.

Que piense que Dios jamás
aprenderá de los hombres.

Que queme su vanidad
antes de que a Dios se enfrente.

¡Hombres sabios del pecado,
que ponen el Nombre de Dios
como puesto en el mercado!

El Teólogo que no entienda
lo que Aquí se está dictando,
que empiece otra carrera.

Estos Arrobos se ve
que la Tierra a ellos no llegan.

Pues si esto es inmovible,
no te fijes en las letras.

Que las letras van creciendo
según la fuerza que llevan.


***


Libro 17 - Investigaciones a la Verdad - Tomo II - Pag. 50-51-52