viernes, 2 de marzo de 2012

El sufrimiento y disfrutar del Profeta


En Sueño Profético decían:

El Profeta no es Profeta porque quiera serlo. El Profeta es que ha amado tanto a Dios, que Dios ha cogido este Lugar para Vivienda suya tantas veces como Él lo necesite.

El Profeta no debería ser extrañado y sí copiado.

El sufrimiento del que vive esta Intimidad con Dios es querer que todos lo sepan. Éste, anularía la noche y el sentarse; su disfrutar es caminar, es ir transmitiendo la Palabras que de esta Gloria salen.

Este “Publicar” de Dios y este “calla” del hombre, es gozo de Dios y sufrimiento por parte del hombre. El hombre, al querer este “callar”, ya va en contra de Dios, y bien dicho, en contra de él. Dios, si no calla, es para que el hombre Lo conozca antes de que su mal no tenga remedio.

Desperté, oí:

Cuando pueden hablarte de Aquí, estando tú ahí, disculpa no tienes Aquí.

Hay a quien le cae mal saber que hay Dios, cuando él ya vivía sin Él.

Y hay quien sabe que hay Dios, pero no le agrada se lo recuerden.

Y ya, el que mucho ama, sufre por éstos.

Pero si mucho ama, a muchos mete en la Gloria.

La Gloria de Dios la llena el que mucho ama a Dios.

Ama mucho aunque sufras mucho, cuando este sufrimiento sea por Dios.


***

Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 168-169