domingo, 8 de diciembre de 2013

Vivir buscando al que viene Aquí

En Sueño Profético hablaban y decían:

Estas explicaciones del espíritu que Aquí se dan, son para que el hombre las sepa y las practique. Practicando el bien, no hay miedo a la muerte, porque entonces empieza la vida para el espíritu, ya sin sufrimiento.

Dijo uno:

Es de pensar, si lo piensas desde la creación del mundo, que siempre esté Dios mandando Mensajes y que aún no crean que Dios maneje al mundo; que aún estén los hombres pensando: ¿será verdad que Dios vive?, ¿será verdad que Dios hable? Y hay quien pregunta al Comunicante preguntas que un niño de 10 a 12 años no se le ocurriría preguntarle, porque el niño no es vanidoso y vive sin preocuparle la maldad que pone el hombre delante del Comunicante. Si el hombre pensara en el sufrir del que Dios trae a la Gloria, teniendo que hablar ahí todo lo que Dios le dice que ahí tiene que decir... Si el hombre pensara esto, ¡cómo le daba cundir al Mensaje que es Vida para el que quiera venir cuando otros hombres entierren lo que tanto cuida ahí!

Desperté, oí:

Hay veces que da pensar,
que hombres de tanta ciencia,
de esto no quieran hablar.

Cuando debían de vivir
oliendo y olfateando,
buscando el que viene Aquí.

Pero éstos son la roca dura,
que los separa de Gloria
sus estudios y teorías.

¿No ven que Dios echa el agua,
a veces, donde él no quiere?

¿No ven que llama al espíritu,
y ya pueden haber hombres
queriéndolo detener,
pero el espíritu oye a Dios,
que es el Dueño de él?

Y cuando Aquí no se viene,
Dios manda deje materia
y lo aparta donde él quiere.  

Donde él quiere, no es Dios.

Porque Dios, si el hombre amara,
su Llamada es para todos.

La grande ciencia del hombre
no puede hacer otro hombre.

Porque el hombre es espíritu,
es vida, y entonces es hombre.

El espíritu y la vida
componen un solo hombre.

Se debía de nombrar
a Dios primero que al hombre,
porque hombre es lenguaje
para que entiendan los hombres.


***


Libro 14 - Dios Manda en Su Gloria Que Enseñen - Tomo II - Pág. 11-12-13