sábado, 29 de julio de 2017

Todo tiene su Enseñanza si tú la quieres practicar

En Sueño Profético enseñaban a vivir con Paz y valorando lo que es para el Cielo. Decían:

Coge lo de la Tierra
para que te haga servicio
el tiempo que estés en ella.

Hay quien hace señora
a lo que queda en la Tierra,
y ella vive de doncella.

Aquí no vive la Paz,
y cada día te lía
para llevarte y traerte
como hoja en vendaval,
que ya te llega el momento
que no disfrutas la Paz.

Todo tiene su Enseñanza
si tú la quieres practicar.

Dijo uno que sigue la Enseñanza:

Ya, en el sufrimiento retirado de Dios, aumenta el sufrimiento, llega desesperación y no quitas el sufrimiento. Éste lo vas contagiando, y vas apartando de Dios. Pero queda otra Enseñanza que el hombre no la practica porque cree que no le hace falta. Esta Enseñanza es al que tiene abundancia de dinero y sabe que otros no tienen ni quien se acuerde de ellos, y a él lo revisten de atenciones y lo tienen paralítico, para el día que se muera hacer a otros ricos. Ricos, que esto, estando enseñados, vives Paz y disfrutando de ver que cumples con Amor lo que Dios tiene mandado.

Desperté, oí:

Sufrimiento y dinero,
no sabes tú lo que harías
cuando te vieras con ello.

Por eso
hace falta la Enseñanza
para no perder el Cielo.

Sin Enseñanza
puedes tú ser
como los que estás viendo.

Nombraban en la Gloria
las cosas de la Tierra
como bastón en corta cojera.

Que cuando ya andas bien,
el bastón, en desprecio queda,
y que no te hablen de él,
que te molesta.

En sufrimiento y abundancia de dinero,
hace falta esta Enseñanza.


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C5