domingo, 3 de marzo de 2019

Hay que volver al camino

En Sueño Profético decían:

Hay quien se cree que es bueno porque no ofende, no pega o no mata. Esto es lo bueno que tiene que vivir el cuerpo para que la cárcel no sea su casa. Pero lo bueno que Aquí se valora es lo bueno del Espíritu, que tú prefieres contacto del Cielo antes que ser listo de cabeza y rico de bolsillo, que siempre te sobran monedas. Pero que lo de Dios sea hecho lo primero, con alegría y deseando el momento de hacer servicio a lo que Dios diga. Esto es tener a Dios contento: siempre estar echando comida de la Palabra de Dios, para que el hombre acuda como las palomas en los parques si les echas alguna miga o grano, para que el vuelo lo sigan.

Desperté, oí:

Quieren los espíritus de la Gloria, con el Mando de Dios, que el hombre sea bueno de espíritu.

Que si es bueno de espíritu, ya será guiado por Dios.

Y todo será vivir la Ley que manda Dios.

Serán Palabras de Paz.

Será ayuda y Amor, cerrando puertas al pecado, porque el pecado no es de Dios.

Al espíritu que siente Amor a Dios, las leyes del hombre le sobraron el tiempo que el cuerpo vivió.

Huía de la violencia, pensando siempre en Dios.

Veía ciertas carreras, para enseñar a vivir, pero no para que castigo pusieran.

Que si tu profesión es la de apagar fuego, estés en oración para que no se quemen nada más que los deshechos.

Si los hombres practicaran este Evangelio, ya quedarían apartados los que vivieran para el Cielo.

El hombre que su vida la dedica a la Tierra, es amigo de lo sucio, y lo de Dios lo desprecia.

Hay que volver al camino y enseñar y practicar que Dios no es muerto, que es Vivo y que espera para juzgar al culto y al rudo.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C1

No hay comentarios:

Publicar un comentario