sábado, 19 de abril de 2014

Los insultos al Señor

En Sueño Profético decían:

Cierto que tiene su camino no querer oír los insultos que le dieron al Señor. Cuando tú ames y siempre Lo tengas presente en tu vida de materia no te va el hablar de Dios muerto cuando sabes que está Vivo. En cambio, si el hombre se aparta de Dios debe oír los insultos y hacer meditación pensando  que siguen igual los insultos al Señor. Seguro que hay más calvarios y más cruces preparadas para ponerlas en sus Hombros.

¿Ves, cristiano, cómo no se han terminado los insultos al Señor y se habla del pasado como moda que pasó?

Dijo uno:

Hoy el hombre empieza el día dando martirio a Dios en su forma de actuar, según sea su profesión. Pongamos educadores que no nombran al Señor y, por consiguiente, no enseñan. Ya va este insulto al Señor: si no enseñan de niños todo lo que a Dios hicieron, luego llegan estos días (días de Semana Santa) y los que sufren y oyen son los que a Dios están queriendo. Por eso, está bien dicho no querer oír los insultos que a Él le dijeron. Estos insultos debe oírlos antes el que vive ofendiendo a Dios, que esta meditación le vuelva hombre bueno y si siempre fue hombre malo que viva con susto y con miedo.

Desperté, oí:

Qué aclaraciones dan en la Gloria a la inteligencia.

Cuando tú quieres (de querer a Dios) no quieres oír los insultos que Dios oyó, ni los que hoy está oyendo.

Que esto es tu sufrir y tu pena.

Deberían oír el sufrir que Dios tuvo y hoy le llega aquél que pasa los días  y de Dios jamás se acuerda.

Puede que le hiciera pensar “no se acabaron los martirios, porque mis pecados a Él le llegan y por mí llorando está”.

Si de este Dios más se hablara más miedo daría el pecar.

Y acabarían los hombres viviendo vida de Santos en la Tierra.

Que esto sería bien fácil si de niño se aprendiera que santidad es cumplir las Leyes del Cielo y las leyes de la Tierra.

Pues si cumples las del Cielo te librarán de aquellas que de Dios te alejan.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V