martes, 27 de febrero de 2018

El Amén para Dios

En Sueño Profético decían:

Si creyeran en el que manda que dicten estos Escritos, el Amén no faltaría, pero un Amén con crecimiento.

Si creyeran cómo es el Amén, te obligarían a comprender que cuando el Mando es de Dios, este que lleva el Mando es el primero que pone el Amén. Pero un Amén a sabiendas de que es para Dios el Amén.

Dijo uno:

Tiene Paz el espíritu si no te falta el Amén para la Palabra de Dios, bien, oída o en contrariedades que te dé la vida.

Este Amén, el espíritu lo necesita, y ya contentas a Dios el tiempo que ahí vivas.

Desperté, oí:
Del sufrimiento de Dios,
es el hombre el culpable.

Por no poner el Amén
en todo lo que Dios mande.

Que si el Mando es de Dios,
este Mando es intachable.

Es difícil comprender,
cuando no hay nada delante,
que los ojos no lo ven
cuando el Amén hay que darle.

Aprende del Elegido,
que en aquello que menos ve,
el Amén lo da más grande.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C5