lunes, 10 de abril de 2017

No hay pecado mayor, que retirarse de Dios

En Sueño Profético decían:

Llora el hombre la enfermedad y la muerte, y no llora perder la Gloria.

Llora el hombre por lo que ya sabe que tiene que llegar por fuerza y lo que tanto quieres en nada queda.

A esto le llora el hombre, y al espíritu maltrata.

El hombre llora al sufrir, y de la Gloria se aparta. Y ya hace mas pecado que los que sufrir le mandan.

No hay pecado mayor, que retirarse de Dios porque las cuentas no salgan.

Dijo uno:

Por mucho sufrir que tenga el que grande sufrir viva, mucho más sufrir tendrá si de Dios se retira. Entonces todo lo verá con desesperación e ira, y arreglo no le verá.

El que más se acerca a Dios cuando el sufrir es más grande, siempre ve la solución. Y le salen las palabras con reverencia y Amor: “Gracias, Señor, que hay sufrimientos mayores que éste que tengo yo”.

Desperté, oí:
Hay quien a mayor sufrimiento,
más cerca se siente de Dios.

Éste, siempre verá grande
el sufrir que otro llevó,
cuando con el suyo lo compare.

Siempre tendrá esta alabanza:
“Señor, hay sufrimientos más grandes.
Ponme siempre en mi camino
gente que de Ti me hablen”.

“Señor, dame fuerzas y comprensión,
para que nadie me aparte
de mi camino de Dios”.

Que este camino te lleva
a la Presencia de Dios,
pero ya, Presencia Eterna.

Si comparas sufrimiento,
precio que vale la Gloria,
entonces es cuando sufres.

Porque la Gloria y el Cielo,
si se vendieran por precio,
nadie tendría dinero.


***

Libro 21 - Te Habla el Profeta - Tomo III - C2