martes, 17 de julio de 2018

El molinero

En Sueño Profético decían:

Si el bien lo vas sembrando con el abono del Cielo, Dios te dará cosecha y el bien se irá cundiendo.

Dijo uno:

Para conocer el bien que Dios te manda del Cielo, tienes que tener contacto con el que de ti necesita y practica los Mandamientos. Que este practicar empieza en el espíritu, y después pasa a tomar parte el cuerpo.

Decía un molinero, con el que yo trabajaba, que no había enfermedad peor, que no sentir el sufrir que no era tuyo. Que él, antes de enfermar así, pedía a Dios que a coro le pidieran su muerte. Que él, sintiendo el sufrimiento del que sufrimiento tenía, podía achicarse el sufrimiento y, porqué no, quitárselo, cuando con tu ayuda lo achicaras y el bien cogiera el sitio del sufrimiento.

Desperté, oí:

El sufrimiento se agranda cuando no encuentra la barrera del bien.

El sufrimiento se agranda porque al Prójimo se olvida.

El hambriento pasa hambre porque el que tiene comida no se pone en su lugar aunque sea un sólo día.

Las muletas y el pañuelo acortan los sufrimientos.

Estos refranes se los oían con frecuencia al molinero.

Él vivía para Dios.

Y Dios lo tenía para acarrear al Cielo.

Siempre estaba apuntando los sitios en que vivían los gigantes sufrimientos.

Aprende del molinero y haz enano al gigante sufrimiento.

Sufrimiento con ayuda, no lo agrandas, que lo achicas.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C4

lunes, 16 de julio de 2018

“El Nuevo Testamento”

En Sueño Profético decían:

Si lees estos Escritos, ves que van de Aquí dictados. Si observas al Instrumento, ves que hace el mismo Mando que cuando él da mando, con alguna diferencia: poniendo en la protesta, alegría, y en el pensar, a Dios mandando pensamientos de alegría, que Aquí se están dictando: “Si Tú ibas a los mesones y a los campos a buscarlos, ¿quién soy yo para ver mal este Mando?”. Esto, sin haber palabras, Amor a Dios y sentir su Fuerza, te hace querer imitarlo.

Dijo uno:

Es muchos más trabajoso hacer lo que Dios no manda, que hacer su Mando. Puede que alguno conteste: “Yo tengo el Mando de Dios. Cuando voy a hace algo, leo los Mandamientos y ya me siento mandado”.

Desperté, oí:

¡Qué fácil y qué sencilla es la Enseñanza de Dios!

¡Qué cierto que al vivir sus Mandamientos, ya estás mandado por Dios!

Si vives los Mandamientos, trabajo no te costó entender el Evangelio.

Que Evangelio es las Palabras que Dios le dijo al hombre antes de que vieran a Dios con Cuerpo.

Luego, baja a la Tierra y sus Palabras son las mismas.

Pero al vivirlas su Cuerpo, ya Dios le pone nombre:

“El Nuevo Testamento”.

Si lo cumples, ya haces el Mando del Cielo.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

viernes, 13 de julio de 2018

Esto está Dios hablando

En Sueño Profético decían:

¡Cómo no se dará cuenta el hombre de que Esto es movido por Dios!

Era para que viviera momentos de arrepentimiento, por si pudieran tener aún salvación los que hace muchos años han debido cundir: “Esto está Dios hablando”.

Aquí no hay escondrijo. Aquí no se piden cargos. Aquí lo que no se puede es tener Esto oculto, ni que el hombre llegue a reformar una palabra que él crea mejorarla. Éstos quedan apartados.

Dios manda que dicten, y manda Sabiduría al espíritu del Elegido, que es para Enseñanza. Ya, la lengua da el sonido, pero no Sabiduría. La Sabiduría sale del espíritu. Esto es tambor y palillos, que si el tambor no suena, no hacen ruido los palillos. El ruido es del tambor, no de los palillos. Esto es lengua hablando, si no tiene la Sabiduría del espíritu. En Esto, el espíritu entregado a la Voluntad de Dios, siente Paz con alboroto.

Desperté, oí:   

No hables del Instrumento
y exígete tú mismo
leer detenidamente
estos Escritos.

Y una vez que los leas,
tienes que cundir
que no son escritos
dictados en la Tierra.
Que en su contenido ves
la Luz Divina,
Poder de Dios y Fuerza.

Esto es sufrimiento para el Elegido,
y de vergüenza para los de cerca
que esta Grandeza tienen
y no hacen caso de ella.

Pero el Poder de Dios
deja en silencio a la Tierra,
y su Palabra conmueve
montañas que se pusieran
a que silencio le guarden
al que Él trae a su Gloria.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C4

miércoles, 11 de julio de 2018

Señor, yo no merezco tanto

En Sueño Profético decían:

A más cerca estás de Aquí, más valoras ahí el Lugar que Dios tiene para que el hombre sepa que después de esa vida llega la muerte, y ya Dios presenta el espíritu, que es lo que no muere.
 
El hombre hace sus planes para todo, ajusta sus cuentas, y hasta pone fecha con la seguridad de cumplir lo que pone en la fecha.

Dijo uno:

Estas palabras, que Aquí se dictan, las oyes normal en el hombre, diciendo profesión o sitio que ya le está preparando al niño, sin saber si llegará a hombre o él morirá dejándolo de niño, o si con la persona que contaba murió y ya hay otro en su sitio.

Si el hombre pensara en la Gloria de Dios lo primero, cómo iba a tener en tanto desprecio al que Dios le dice: “Di que Me ves”.

Que lean estos Escritos, que son dictados por los espíritus que Dios tiene en la Gloria.

Desperté, oí:

Al conocer un Lugar que Dios le da su contacto, debería el hombre decir en público: “Señor, yo no merezco tanto”.

Enseñaban en la Gloria que el hombre se ocupara un poco más de su espíritu y un poco menos de su cuerpo.

Que lo que le dabas al cuerpo, quedaba ahí en la Tierra, de primeras; luego, en polvo o ceniza; y como final, en nada.

Tan en nada, que no podrías ser conocido por familiares o extraños que de la sepultura te sacaran.

En cambio, al espíritu, si vive queriendo al Cielo, no le llegará la muerte.

Y si Dios un día te lo presentara, lo verías con más perfección que cuando vivía con materia.

Tan sólo por aprender lo que de esta Gloria enseñan, debería el hombre tener siempre en sus palabras o en su memoria:

“Señor, yo no merezco tanto”.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C4

martes, 10 de julio de 2018

La Gloria es para el que la pide y la gana

En Sueño Profético decían:

Por mucho que se esfuercen en decir lo que sufre el que Dios se comunica para ir enseñando, no es comprendido, como no amen a Dios y Lo crean Poderoso.

Este sufrimiento acerca a unos a Dios, y otros se condenan.

Dios te dice “ve”, y el hombre te sujeta.

Dios no quiere que hables de Él, y el hombre callarte quisiera.

Éstos no pueden alcanzar la Gloria de Dios porque en la Tierra Lo niegan.

Es sufrimiento grande el despertar de un arrobo y pensar que no puede Esto publicarse, con la falta que tiene el hombre de saber que Dios está Vivo y con Cuerpo de Carne. Siendo todo Suyo –lo que maneja el hombre–, en esto, si Dios usara el Dios enfrentándose al hombre, haría temblar la Tierra, sin dejar pedazo sin calma, para que no amparara la Tierra en calma al que había pedido a Dios que la Tierra no se moviera, despreciando sus Palabras.

Desperté, oí:

Poco sería hacer que la Tierra temblara,
y que la Tierra, contenta, el mundo acabara.
O que empezara la lluvia sin descanso,
hasta que los árboles tapara.

También el día podría esconderse
y ser la noche más larga,
y que el día comprendiera:
“Ya en la Tierra no hago falta”.

Esto sería Poder de Dios,
y que el mundo lo acabara.

Y a los pocos que Lo quieren,
Aquí, en su Reino, los entraba.

Dios le hizo el mundo al hombre,
y el hombre a Dios no ama.

La Tierra la pisan todos.

La Gloria es
para el que la pide y la gana.

La gana siguiendo a Dios,
y la pide cuando el pecado dejó.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4

lunes, 9 de julio de 2018

Lo de Dios no tiene cambio

En Sueño Profético decían:

Lo de Dios no tiene cambio, ni lo del hombre tampoco, si lo del hombre lo pones en no poder cambiar lo que él cambiar no puede, que son las fuerzas que al Mando de Dios oye, que a otro mando ya son sordas. Lo de Dios no tiene cambio, porque Dios cambio no pone, que es el único que puede donde hay día poner noche, y hacer que choquen las nubes y escandalicen la Tierra.

Lo de Dios no tiene cambio, porque Dios al hombre ama. Y el cambio tendría que ser que Dios la Gloria cerrara cuando el traje del espíritu enfermara, muriera y ahí enterraran.

Todo lo que le da la vida al hombre, no tiene cambio. Y lo que Dios quiere que hagas, tampoco tiene cambio, que es el Amor y la Caridad al Prójimo, donde siempre encontrarás a Él. Algo que es vida sin tierra, algo que no puedes comprar ni vender, aunque quieras.

Desperté, oí:


Dios quiere que no mates.
Dios quiere que no robes.

Dios quiere que tu cuerpo
no sirva para que otro peque.

Si vives Prójimo, que es Dios,
tú jamás rompes sus Leyes.

Esto, para vivirlo,
tienes que pensar en la muerte.

Y alargarte este pensar,
pensando:
     
Dios, Dueño del Universo,
que espera al hombre en su Gloria,
cuando ahí ya lo vean muerto.

***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C3

viernes, 6 de julio de 2018

Ésta Enseñanza no exige raza ni títulos

En Sueño Profético decían:

Si en la enseñanza de la Tierra, el que la enseña tuviera la respuesta que le dan al Elegido para que enseñe de la Vida Eterna, ninguno querría la enseñanza, porque sería sufrimiento grande querer que el burro siguiera al ave. Si el hombre pensara esto, pondría la razón en grande.

Dijo uno:

Esta Enseñanza es sin letras,
y luego al cuaderno pasa,
después ya la practicas
y entiendes con la mirada.

Todo es Poder de Dios
y querer entender su Enseñanza.

Puedes ver el árbol crecer
y no saber cuál es su casta,
pero si le ves el fruto,
ya estudios no te hacen falta.

Pues si ves al Elegido,
el fruto que va dejando,
hazte alumno
y prohíbele al pensamiento que piense:
“Esto está mal dicho o mal hecho”.

Desperté, oí:

¿Por qué no compara el hombre esto con uno que pertenezca a la enseñanza, que sea bien de cultura intelectual o cultura manual, saber el máximo, y tener que implorar para que aprendan?

Además, estar siempre preparado para recibir mal trato del alumno.

Por eso, ésta Enseñanza no exige raza ni títulos.

Exige creer en Dios.

Luego, que Lo amen y Lo busquen.

El que no busca, no ama.

Y al que no ama, le es difícil entender esta Enseñanza.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C5

jueves, 5 de julio de 2018

Si crees en Dios, ámalo

En Sueño Profético decían:

Si crees en Dios,
ámalo y acepta
lo que va llegando
que sufrir te deja.

Si crees en Dios,
ámalo y piensa:
“Si Él está conmigo,
yo no Le doy quejas.
Lo que sí Le pido
es que siempre yo sienta
esta Paz conmigo,
y que donde vaya
sienta su Presencia”.

Si crees en Dios,
nunca pongas dudas a tu petición,
ni lleves la cuenta del que a Dios pidió
y pronto le llegó respuesta.

Si crees en Dios,
ámalo y piensa:
“Él, todo lo puede”.

“¿Quién hizo este mundo
de peso y de Tierra?
¿Y el Mundo sin suelo,
que su nombre es Gloria?”.

Si piensas en esto,
ya a nadie pides
para que conceda
aquello imposible
que ves en la Tierra.

Desperté, oí:

Repetían muchas veces como coro, para que entiendan, estas palabras que dictan:

“Si crees en Dios,
Ámalo,
y ya no Le pidas cuentas.

Si crees en Dios,
haz que tu Amor crezca,
y Él ya te dará la respuesta”.

Hay quien confunde el creer con el amar,
y ya no sale la cuenta.   

Sigue los pasos de Dios,
y vuelve al Prójimo,
y lleva el Mando que Él te dio.

Que a veces
te da que lleves
lo que a ti aún no llegó.

Si crees en Dios y no amas,
pide a Dios
que tu creencia se vaya.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

miércoles, 4 de julio de 2018

En el sufrimiento alaba a Dios

En Sueño Profético decían:

Busca que te hablen de Dios donde veas Amor al Prójimo y al sufrimiento aceptación. Donde veas que levantan al caído, dando manos y compasión y no den opiniones que vayan en contra de Dios, culpándolo de aquello que allí pasó, que esto no entra en la Palabra de Dios.

Dijo uno:

Si ves todo esto, dicho y practicado, oye aquí hablar de Dios, que te servirá de bálsamo para heridas que vean o heridas interiores, que son las que atormentan cuando no tienes el bálsamo de estas Palabras de Dios.

Para comprender estas Palabras de Gloria, tienes que pedir Amor y que Dios te lo conceda. Que al pedir el Amor, tú entregas la Libertad que Dios te deja, y ya amas de verdad y abrazas lo que te venga.

Desperté, oí:

Si practicas la Palabra de Dios,
te ofende el que en tu sufrimiento
quiere ofender a Dios,
culpándolo del sufrir que te llegó.

Ese mundo de materia
siempre tuvo seguidores
para acarrear a Dios.

Pero siempre aumentaron
y aumentarán
los que quieren convencer
que el seguir a Dios
sufrimiento da.

Que este pensar te lo ponen
los espíritus del mal.

En el sufrimiento alabando a Dios,
ya Dios manda documento.

Un documento que sirve
para quitar sufrimientos.

Sufrimientos que los agranda
el que de Amor no está lleno.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C5

martes, 3 de julio de 2018

Ni por pobre ni por rico puedes perder la Gloria

En Sueño Profético decían:

¡Qué mal emplea el hombre la Libertad que Dios le deja! Que por esta Libertad muchos pierden la Gloria.

¡Qué mal responde el hombre a este Dios que es Amor y Misericordia!

Dijo uno:

Dios les deja Libertad en lo que se creen dueños de ello, que es el cuerpo. Dios deja aquí Libertad porque éste es el cuaderno que tú puedes presentar con el bien o el mal que hayas hecho.

Nadie puede decir: “Me quitaron la Gloria o me obligaron a querer Infierno”.

Esto no puede ser, por tener tu espíritu el poder de lo que haga tu cuerpo. Tiene poder y mando para mandarle al cuerpo, y nadie, por poderoso que sea, puede a tu espíritu mandarlo al Infierno. Matará tu carne, pero tu espíritu viene al Cielo. Que esto es lo que le falta al hombre culto querer comprenderlo.

Desperté, oí:

Ni por pobre ni por rico puedes perder la Gloria, por ser tú dueño de tu espíritu.

Ni por pobre ni por rico nadie puede llegar a tu espíritu.

El espíritu es Palabra que Dios manda a una carne para que muerta no nazca.

Luego, ya, esta Palabra se queda con la Libertad que Dios le deja para que viva el bien de Dios o el pecado de la Tierra.

Bien de Dios: palabra que dice y escrita deja, y siempre le está mandando al hombre su Presencia.

Coge la Libertad de Dios para hacer y enseñar a que a Dios Lo quieran, sin decir:

“¿Por qué, Señor, por qué el Amor al porqué desecha?”.

Al cuerpo lo obliga el hombre, si lo amarra, a que haga lo que Dios no quiera. Pero el espíritu, si es de Dios, con más fuerza a Dios llama y en la Gloria se presenta.

A tu espíritu, si es de Dios, la muerte jamás le llega, al contrario, tendrá más vida cuando el cuerpo muerto vean.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C1

lunes, 2 de julio de 2018

Enseña al niño a quererse

En Sueño Profético decían:

Debería ser la primera asignatura enseñar a que el hombre se amara y practicara la Paz. Que aprendiendo esto desde niños, dándoles el trato con Paz, serían párvulos en la violencia cuando fueran hombres, y no podrían practicarla.

Si esta asignatura se premiara, no podría existir la guerra, porque serían muy pocos aquellos que la quisieran.

Dijo uno:

El mundo está pasando por un momento difícil para que el hombre viva la Paz que Dios dejó en la Tierra. Porque al niño, la primera distracción que le da y enseña es miniatura para matar, que son juguetes y juegos de guerra. Esto es acostumbrarlos a que vean normal las guerras y crezcan con alegría pensando en coger fusiles y cañones para regar el campo de sangre.

Desperté, oí:

Decían en el arrobo, que desde niños les quitaban el cuchillo para que no se cortaran, y de hombres les daban el fusil para que se mataran.

Que no se mataban con el suyo, se mataban con el que estaba en frente de ellos, que de niño tuvo la misma enseñanza.

Debería el hombre hacer entierro a los armamentos de guerra.

Y hacer un recuento de los que están enterrados y no fueron muertos, que fueron matados.

Esto, si el hombre lo pensara, se abrazaría y enterraría los armamentos.

Enseña al niño a quererse, y de hombre no cogerá nada que mate el cuerpo.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C4

sábado, 30 de junio de 2018

Mi Reino no es de este mundo

En Sueño Profético decían:

No tiene explicación que el hombre quiera la muerte de aquel que elige Dios. Y no tiene explicación que no busque este Lugar el que representa a Dios.

Son actuaciones que dejan al descubierto al que dice “yo amo a Dios”.

Dijo uno:

¿Qué ley puede castigarte cuando tú quieras saber lo que de la Gloria Él hoy mande?

Puede despreciarte el que a Dios no quiera, pero no castigarte cuando tú vivas estas Palabras y enseñes a vivirlas con la Paz delante y la ayuda que Dios mande, que es la caridad y consolar al afligido y tener siempre delante las Palabras que Dios dijo:

Mi Reino no es de este mundo. El que Me busca, Me encuentra, porque Yo ya lo estoy esperando”.

Desperté, oí:

Si al que dice que a Dios ama, nunca le faltara este Amor, no podría vivir sin buscar sus Palabras.

Dejaría lo de la Tierra, porque en la Tierra no está su Reino.

Y buscaría el Lugar que hoy sigue las mismas Palabras diciendo.

No tiene disculpa ni explicación el no acudir ni querer saber lo que en la Gloria manda Dios.

El hombre cree que adora maltratando al Elegido.

Y pone como final: “Maltratado fue Dios Hijo”.

Y ya, como final del Mensaje, mandan en la Gloria que se dicte que el que no ama, jamás puede salvarse.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

jueves, 28 de junio de 2018

Lo que da la alegría

En Sueño Profético decían:

Hacer el bien en el Prójimo,
la Confianza en Dios
y no querer pecar,
es lo que da la alegría.

Es alegría que aumenta,
y ya tienes compañera,
que siempre bien te aconseja.

Si haces el bien
y tienes Confianza en Dios,
para qué quieres más renta
que la que Dios ya te da
con el pensar que tú tengas.

Ya, al no querer pecar,
es que tu pensar ya piensa:
“yo a Dios no quiero enfadar”.

Dijo uno:

Es alegría el pensar
pecado que te perseguía
y te pudiste quitar.

Pues, a veces, siendo buenos,
el bueno de ti se va.

Aquí es donde el hombre
no usa la Caridad.

En cambio,
si encuentra a uno
apoyado en las muletas,
sí saca la caridad,
sin dejarse una reserva
que a otro le pueda dar
que no le ven las muletas.

Desperté, oí:

Tres palabras dan en Gloria,
para que no falte alegría
de la renta que Dios te da:

Hacer el bien en el Prójimo,
la Confianza en Dios
y no querer pecar,
es lo que da la alegría.

Pero estas tres palabras,
son pocos los que las practican.

Hacer bien en el Prójimo
creen que es sólo alimento de comida.

Como el animal,
que sólo la hierba necesita.

La Confianza en Dios,
el hombre no la practica.

Y si no confía en Dios
no puede haber alegría.

Piensa en aquel pecado
que engañarte quería
diciendo que no era malo,
y te vendrá la alegría.

Éstas son las Enseñanza
que el hombre hoy necesita.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

miércoles, 27 de junio de 2018

No te retires de Dios, que el sufrir se te agranda

En Sueño Profético decían:

Si vives cerca de Dios, se nota en la enseñanza que va dejando tu acción, tu consejo y tus palabras.

Si vives cerca de Dios, al pecado lo espantas.

Dijo uno:

Nunca podré olvidar, cuando viví con materia, las palabras que mi madre siempre tenía en la boca, y que Aquí mandan dictar:

No hay nada en el mundo que me pueda retirar de vivir cerca de Dios, ni la risa ni las lágrimas. Risa sin Dios, lleva al pecado; y lágrimas sin Dios, por sufrimientos llámale calvario, sin poderlo subir y sin tener quien te pueda dar su Divina Mano.

Desperté, oí:
 
El estar cerca de Dios no puede taparlo nada.

Esta mujer, para todo, este consejo te daba:

“No te retires de Dios, que el sufrir se te agranda. Y si te llega alegría piensa: esta alegría a Dios Le agrada”.

Quería Presencia de Dios en la alegría para decir:

“Gracias Señor, que siento tu compañía”.

Ya en los grandes sufrimientos, ¿quién podría ayudarle para no perder el Cielo?

Es la Presencia de Dios la que hace que seas bueno, pero un bueno que tu espíritu traiga a muchos a este Cielo.

Si la Presencia de Dios no la notas en tu cuerpo, quítale el nombre de vida y ponte el nombre de muerto.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C1

lunes, 25 de junio de 2018

Perseguir, destruir o traicionar no es pecado de Perdón

En Sueño Profético decían:

Perseguir a Dios e intentar destruir sus Palabras, no hay pecado mayor.

El perseguir es mando de Satanás, porque sabe que tú aceptas su mando. El destruir, casi siempre es pagado, destruir o traicionar. Perseguir, destruir o traicionar no es pecado de Perdón.

Dijo uno:

El pecado no tiene otra palabra que pecado. Hay pecados hechos que en el camino te encontraste el pecado. Y hay quien se ofrece para llevar a pecar o para servir el pecado. Éste, jamás puede ser perdonado. Si así no fuera, no se conocería al que a Dios amara, viviendo en la Tierra.

El que ama o cree, no puede hacer el papel de Judas. Si esto lo pensara el hombre, se quitaría las dudas que algunos se ponen, pensando: ¿estará perdonado Judas?

Desperté, oí:

¿Cómo va a comparar el hombre, que entres a destruir un rebaño, con que te lleves un cordero?

Si aquí juzgara el hombre, uno quedaría fuera, y otro quedaría dentro de cuatro paredes, y seguro que para buen tiempo.

¿Cómo Dios va a perdonar a la víbora que entra a sus Palabras ensuciar?

Éstos fueron apartados para una eternidad.

Judas traiciona a sabiendas de que cobra y que a Dios Hombre Lo van a matar.

No pienses aquí el Perdón, que te puedes condenar.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5

viernes, 22 de junio de 2018

Dios manda sus Palabras para todos

En Sueño Profético hablaban de la fuerza del mal y del gran Poder de Dios. Decían:

El mal tiene fuerza, porque el hombre le deja la fuerza.

Si los hombres amaran a Dios, cada uno en su sitio, el mal quedaría al descubierto y derrotado.

El mal tiene fuerzas, porque el hombre le abre las puertas.

Comparemos estas Comunicaciones tan claras, que Dios manda que sean publicadas al mundo entero, con gran sencillez para poder ver que son dichas en su Reino, y que Representes de Dios e Iglesias tengan este abandono, dejando que los espíritus del mal ofendan a Dios por esta indiferencia, queriendo demostrar que son buenos los que más les pertenece hacer publicación, por administrar Poderes de Dios.

Desperté, oí:

Dios manda sus Palabras para todos, sin diferencia de sexo ni clase.

Pero para darlas a conocer son más aceptadas si son cundidas por los que representa a Él.

Se une más el que no quiere que se hable de Dios vivo, que el que dice que Lo ama y cree que está Vivo en su Reino.

Si los pocos que Lo aman se unieran, harían que pensaran en la muerte los que les cierran las puertas a estas Palabras.

Si el cuerpo no muriera, como el espíritu, Dios le permitiría a la Iglesia el silencio a estos escritos.

Tienen 28 años de silencio sin disculpa, aunque presenten pretextos.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4

jueves, 21 de junio de 2018

El no creer, hace desprecio a estas Palabras

En Sueño Profético decían:

Si creyeran que tu espíritu es Aquí traído para llevar Enseñanza de este Reino, no podían hacer la contra a este “Diciendo”, porque esta Enseñanza les lleva siempre a caminos buenos y siempre dará consejo para no perder el Cielo; lleva alegrías al espíritu, que el espíritu es el que agranda o achica los sufrimientos; al cuerpo le pone stop en el dolor, y ya es enfermo con consuelo; el pecado huye del que Dios trae al Cielo; si lo va a hacer no lo hace y, si lo hizo, le siembra remordimientos, y ya acude al Perdón que Dios le manda del Cielo. Todo esto es lo que hace el contestar de este Cielo en el Lugar que Dios coge para que lleve el Mensaje de que Dios es Vivo y no es muerto.

Dijo uno:

Si creyeran que Aquí están los muertos que ahí muertos vieron, pero que no están muertos, Ministros y seglares no podrían pasar día sin este Mensaje que lleva al Camino de la Vida Eterna. Aquí está muerto el que ahí ven vivo y desprecia lo que Dios quiere que sea publicado para todas las razas del mundo.

Desperté, oí:

El no creer, hace desprecio a estas Palabras.

Al no creer, no se corrigen sus faltas.

Si esto no fuera de Dios, tendrían que tener venganza cuando buscaran a Dios en los momentos que Lo buscan porque les llegó oración.

La oración, del que está al Mando de Dios.

¡Es pena ir repartiendo este Mando que da Dios, y el hombre dando desprecio!

Si se viera una imagen de todo el bien que va dejando el que Dios tiene Elegido, para el bueno y para el malo tendrían que pedir el Perdón por haber dado mal pago a la Palabra de Dios.

Para el bueno, para que practique lo bueno y lo bueno vaya contagiando.

Y para el malo, para que piense: “yo también puedo ser bueno y morir ya perdonado”.

Porque Dios se hizo Hombre sabiendo que el hombre quería ser perdonado.



***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C2

martes, 19 de junio de 2018

Evangelio Diciendo

En Sueño Profético hablaban de estos Escritos, que son dictados en Gloria y que nadie puede desmentirlos con pruebas teológicas, o por el que tiene una gran altura, dada por el hombre, de escritor o de fenómeno en las letras.

Todo lo que hay escrito, de hombres que fueron elegidos para comunicar de Aquí, no pueden compararlo con la abundancia de Palabras dichas a este espíritu, y después al cuerpo, para que queden, no como una Visión, sino como una Enseñanza para el espíritu.

Dijo un espíritu con Mando de Dios:

Debería el hombre que conoce este Mando de Dios, no poder dormir, ni que el agua pasara por su garganta, si pudiendo, con su sabiduría, no presenta estos Mensajes Divinos, abundantes y tan necesarios para el espíritu, que es el que conduce al cuerpo al bien o al mal.

Desperté, oí:

Hacen desafío, en Gloria, a los literatos y a la cultura de letras, para que comparen este Saber espiritual sin fronteras.

No hay quien pueda presentar, sin saber, escritos de esta altura, prohibiendo el reformarlos.

La cantidad para imprimir, que Dios le tiene dictada, no hay comparación ninguna que hoy pueda ser presentada.

¡Es lástima sin Perdón, que este Caso que hoy es único, los que lo podían dar a conocer, lo quieran tener oculto!

Este desprecio tan grande a este “Evangelio Diciendo”, tiene que dar muchas lágrimas, que no saldrán fuera, que quedarán dentro.

Que son lágrimas de remordimiento.

Remordimiento que crecerá cuando te encuentres enfermo y te hagas confesión: “Fui culpable de no cundir este “Evangelio Diciendo”.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C6

lunes, 18 de junio de 2018

La fuerza del bueno es Dios el que se la manda

En Sueño Profético hablaban de cosas diferentes unas de otras. Eran diferentes, pero iguales todas para la Enseñanza. Decían mucho estas palabras:

Se ayudan más los malos a los malos, que los buenos a los buenos. Por eso repiten en Gloria, que si el bueno fuera bueno, el malo no sería tan malo.

Recibiendo mucho bien, el mal lo vas retirando de aquel que recibe el bien. Pero el bueno no practica Palabras que son de Dios. No practica ni se ofrece a ofrecer lo que no es suyo, aunque diga: “el dueño soy yo del dinero o del sitio que salen los síes o los noes. Si están lejos de Dios, se reservaran los síes y abundarán los noes.

Los buenos, si fueran buenos y lo bueno practicaran, lo bueno podría a lo malo estando ahí con materia, y el mal se iría achicando.

Dijo uno:

¿Qué debería hacer el bueno que por bueno tiene el hombre, cuando tuviera en sus manos un caso como éste, que es Sedante para la materia y Medicamento para el espíritu?

Desperté, oí:

Cuando Dios se hace visible
en Imagen o en Acción,
se quedan al descubierto
los buenos, los malos
y los que quieren a Dios.

Los buenos quedan parados,
con reserva en interior.
Los malos forman la guerra,
queriendo agrandar los noes.

Los que aman quedan solos,
pero como llevan a Dios,
uno que ame con ganas,
queriendo cundir este Amor,
la fuerza que Dios le manda
agiganta la razón.

Una docena de buenos,
si el ser bueno lo practicaran,
la hoguera del mal del mundo,
seguro que la apagaban.

Porque la fuerza del bueno
es Dios el que se la manda.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo III - C2

sábado, 16 de junio de 2018

¡Mundo, que Dios puso al servicio del hombre!

En Sueño Profético hablaban del adelanto del hombre; de la cultura; del mundo, en el que él está de paso; del invento de destruir aprisa los cuerpos y sus inventos. Decían con frecuencia:

¡Mundo, que Dios puso al servicio del hombre! Primero hizo el mundo, después creó al hombre. Pero no para que el hombre fuera la destrucción del mundo y no amara lo creado, que es el hombre.

¡Mundo, que Dios puso al servicio del hombre! Primero hizo el mundo y después creó al hombre.

Dijo el Mando de Dios en un espíritu que termina este Diálogo Divino, que su nombre es Mensaje del Cielo a la Tierra:      

Hasta que el hombre no sienta al Prójimo en él como siente el latir del corazón –motor del cuerpo mandado por el espíritu–, no tendrá el mundo arreglo. El hombre inventa el gran y fuerte edificio, y antes de terminar este invento, ya está inventando algo para aprisa destruirlo. Para el medicamento del cuerpo falta sitio para guardar tantos medicamentos, para al cuerpo curar cuando se enferme el cuerpo. Y luego, en hombres sanos, ves cuerpos muertos a montón, que aprisa los matan los inventos. 

El hombre, la mayoría de su sabiduría es monstruosa.

Es falta de creer en esta Vida, es falta de vivir Prójimo.

Cierto que, al edificar el edificio, hace bien y duraderos sus inventos.

Pero otros están inventando cómo destruir aquello.

Ya, si piensas en la vida del hombre, tienes que taparte la cara, que es una forma de arrepentimiento.

Tienen que ser cuerpos sanos los que llevan a que maten los inventos.

Hasta que el hombre no ame a Dios y se culpe del mal que hace su invento, no habrá Paz en la Tierra mientras haya hombres y suelo.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C4

jueves, 14 de junio de 2018

El sufrimiento de mandar con miedo lo que de la Gloria manden

En Sueño Profético decían:

Es sufrimiento grande, y ponlo como el mayor, que Dios te lleve a la Gloria cuando aún vivas con cuerpo y sus Palabras tengas que darlas con miedo por no quererlas aceptar el hombre. Cuando deberían venir los de cerca y los de lejos, de rodillas, a oír lo que Dios manda del Cielo en el arrobo que le hace al espíritu con cuerpo.
      
Es sufrimiento grande que lleves la Salvación para cuando esa vida dejes, que nadie sabe la llamada, ni Representantes de Dios ni millonarios seglares.

Es sufrimiento grande tener que mandar con miedo lo que de la Gloria manden.

Desperté, oí:

Nada material que el hombre valor le ponga, va nadie dándolo y pidiendo por favor que con ello se queden.

Al contrario, que hay quien le sube el precio para que en él se quede.

Pues, ¿cómo creer en Dios y conocer sus Valores y dejar estos Valores en un rincón diciendo que a Dios Lo quieres?

Si este querer no es verdad, da miedo pensar la renta que tiene.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

miércoles, 13 de junio de 2018

El abuelo

En Sueño Profético decían:

¡Qué alegría es tener Paz y que esta Paz sea cundida! La Paz rechaza todo lo que otro abriga, que es la ira, la soberbia, la venganza, y si has recibido un golpe, poner la otra mejilla. Si esta Paz tú la practicas, irás contagiando a muchos que esta Paz no la vivían.

Dijo uno:

Yo, de cuatro abuelos que mis amigos tenían, sólo uno tenía. Los otros tres murieron. Mi madre no conoció a sus padres, porque murieron. Mi padre sólo al padre. Su madre murió al tenerlo. Pues mi abuelo era rifado por el pueblo. Mi madre lo quería tanto, que el mejor sitio de la casa era para el abuelo. Siempre refería: “¿qué hubiera sido de mí sin conocer al abuelo?, que me cuida a mis hijos mientras yo voy con el suyo a ganar el sustento”. (El suyo era mi padre).

Mi abuelo reunía en mi casa a otros niños que sus madres también tenían que trabajar en la calle. Le dejaban la comida, y él no pedía nada, pero ellas respondían y mi casa la llenaban. Era curioso que los niños lo buscaran contentos para que les contara cuentos. Les hablaba de Dios, de cuando era Niño como ellos. Les hablaba de la Madre, de cuando vio al buey tan cerca y que respetaba al Niño, y le echaba el aliento para remedirle el frío.

Desperté, oí:

Les contaba mi abuelo, a los chiquillos, cuentos del Cielo. Y él les trasmitía la Paz.

De la muerte de su madre contaba un cuento. Les decía:

Mi madre era tan buena, que Dios la quiso para el Cielo.

No se la llevó Dios antes porque tenía que traerme a mí, para yo servirle a Dios como el pueblo me está viendo.

Vosotros quered, antes que a nadie, a Dios de Niño, porque Él siempre os está viendo.

Luego, cuando seáis mayores, ya llamad a Dios Hombre. Pero llamadlo siendo buenos, ofreciéndos a servirlo con los Diez Mandamientos.

Cuando os entre ira, decid: “yo ya la ira no la quiero”, y la ira se irá.

Cuando os falte Paz, mirad al Cielo, y notaréis que algo llega a vosotros, que es el responder del Cielo.

No os hagáis los sordos ni los ciegos cuando veáis al desnudo y al hambriento.

Tened siempre en la memoria y en la lengua mis cuentos.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Eneseñen - Tomo IV - C5

martes, 12 de junio de 2018

Formas de pedir a Dios

En Sueño Profético hablaban de lo que nace, de lo que muere, del que ama a Dios y a Dios quiere, sin decir: “Señor, ¿por qué me viene este sufrimiento que otros no tienen?”.

Comparaban las dos formas de pedir a Dios. Una era pedir sin Amor y esperar Milagro. Y la otra petición era decir: “Señor, ¿quién soy yo para no subir calvario? Si tu Presencia la llevo, ya estoy viendo Milagro, porque yo no la merezco, por no buscarte aquel tiempo que no necesité Milagro. Si el Milagro va a llevar a muchos a que sigan tus Pasos, ¡Bendito sea tu Nombre!, y adorado por todo el que pise la Tierra. Y al nacer y al morir, tu Nombre con alabanzas se oiga”.

Desperté, oí:

Es más alabanza a Dios, que siempre Le estés pidiendo.

Porque esto ya no es petición, es un contacto del Cielo.

Hablaban del nacimiento y de la muerte.

Decían:

No hay nada que nazca que no muera.

Todo lo que nace, el nacimiento es el nombre y el apellido la muerte.

El hombre es el que puede decir: “mi Vida no tiene muerte”.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C3

lunes, 11 de junio de 2018

Hazte amigo de la muerte, sin romper sus Mandamientos

En Sueño Profético decían:

El fracaso mayor del hombre es vivir ahí sin contar con la muerte que va de Aquí, sin cumplir los años que él se ponga hasta que llegue a morir. Éste es el gran fracaso. Ésta es la primera asignatura que debería el hombre aprender y enseñar, y ya oirías el nombre de Dios en cualquier lugar.

Dijo uno:

Si el hombre contara con la presencia de la muerte, ¡qué poco en esa vida habría hecho para disgustar a Dios!

Si el hombre tuviera siempre la presencia de la muerte, su lucha sería juntar para esta Vida el capital más fuerte, porque ahí nada se deja.

Pues ese capital, con él se viene. En cambio, por el que lucha, puede poner a muchos contentos su muerte y apartarse de Dios para que otros hereden.

Desperté, oí:

Trata bien y quiere lo de la Tierra
porque también es de Dios.

Pero ten mucho cuidado,
porque mayoría de veces aparta de Dios. 

En cambio,
pensar en la muerte con reposo
y en Dios pensando,
te trae a tu memoria:
“Yo no hago esto
porque a Dios no Lo agrado.
Y puede que esté la muerte
ya mi cuerpo rondando”.

Todo el que nace,
ya sabe el que lo ve,
que nace una vida nueva.

Pero que piense también,
que lleva muerte de compañera.

Que ésta no respeta al hombre
cuando el Mando de Aquí lleva.

Hazte amigo de la muerte,
haciendo lo que Dios manda.

Cuando dejes la Tierra,
espíritus de su Gloria Dios te manda.

Si el hombre cuidara su espíritu
como cuida el cuerpo,
ninguno perdería la Gloria,
y tendría su entrada normal,
como al cuerpo es normal
darle sepultura y entrada en el cementerio.

Hazte amigo de la muerte,
sin romper sus Mandamientos.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C6

miércoles, 6 de junio de 2018

¿Cómo pueden vivir dando tanto desprecio?

En Sueño Profético decían:

Tiene que llegar el momento que Dios prohíba que ruegues por el que el ruego te pida y antes te dio desprecio a sabiendas de que Dios Aquí te traía para darles a ellos premio. Tu respuesta será ésta, en palabras o en silencio: “Tú pídeselo a Dios. Yo no me atrevo”. Estas palabras serán dichas más veces en silencio.

Dijo uno:

Y sin saber cómo, habrá obstáculos para que no vaya el Instrumento que Dios tiene con poderes para calmar y quitar los sufrimientos.

Desperté, oí:

Esto es ya uniforme rodeado de focos
que todos están viendo.

Que si no ves bien el uniforme,
la luz sí la estás viendo.

Si estando a tu alcance,
no los quieres ver,
cuando te haga falta luz,
ellos no se querrán encender.  

Pues piensa, estar cerca
y mirar esto con desprecio,
cerrándole puertas
para que no llame.

Si esto baja de donde todos tienen que acudir
cuando les llegue el momento de sufrir,
¿cómo pueden vivir dando tanto desprecio?


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C4

martes, 5 de junio de 2018

El hombre debería estar siempre buscando los Mandos que van del Cielo

En Sueño Profético hablaban del hombre intelectual. Decían que dentro de los intelectuales había quien su intelectualidad le servía para a él engañarle.

Primer engaño: apartarlo de las Palabras que Dios dejó cuando vivió con Cuerpo, y que hoy, las mismas, sigue diciendo. Si su sabiduría no llega a ver que estos Escritos son Aquí dictados, ya lo están engañando.

Dijo uno que ya sigue el Mando de Dios:

Estos hombres, que son oídos por muchos hombres y respetados por su sabiduría, están siempre perseguidos por espíritus que no son de Dios, para que su sabiduría no acerque a otros hombres a esta Gloria.

El culto que su cultura es provechosa para el cuerpo, si emplea la cultura para el espíritu, es oído y respetado y puede hacer un gran servicio a Dios.

Desperté, oí:

No crea el hombre rudo que ama a Dios,
que a él Dios no le manda.

Le manda y le da caminos
para cundir la Enseñanza.

Que estos caminos están tristes
por falta de esta Enseñanza.

El hombre debería estar siempre
buscando los Mandos que van del Cielo.

Y sería provecho para el hombre
que no cree que Dios esté Vivo,
que está muerto,
y que el mundo es mundo
gracias a sus inventos.

Si a la cultura le falta
el primer Mandamiento,
no se acabarán las guerras,
el crimen y el adulterio.

Hay que enseñar de esta Vida,
para cuando muera el cuerpo.

Que tú espíritu ya va al sitio que pidió
según la vida que hizo tu cuerpo.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C1

lunes, 4 de junio de 2018

¿Qué dirá Dios mañana?

En Sueño Profético decían:

Cuando Dios se manifiesta para enseñar, es cuando ves lo poco que el hombre quiere saber de Dios. Aquí lo está demostrando.

¡Tener esta Grandeza Divina, con los miles de Mensajes y temas, que era para que los hombres de buena fe escándalo hubieran dado al ver la cantidad de Escritos, todos por Dios dictados!

Dijo uno que Dios le dio Mando:

Teólogos, literatos, hombres de letras y profesores que se dedican a la enseñanza, deberían estar detrás del Instrumento preguntándole las palabras que le han dicho en el Cielo.

Es lástima, y van ha salir muchos responsables, el tener esta cantidad de Comunicaciones, dadas por Dios a un espíritu en arrobo, para que lleguen al último rincón del mundo –porque donde hay suelo hay hombres– y que de esta generación muy pocos puedan leer lo que hay escrito, cuando debería estar ya todo leído y esperando ¿qué dirá Dios mañana? Y en este esperar se corregirían sus faltas los que las reconocieran y los que fueran buenos y ejercieran lo bueno para que lo bueno se cundiera.

Desperté, oí:

Ya se ha dicho muchas veces –y se seguirá diciendo– que puede comprobar el hombre que este Caso hoy es único.

Es único en profundidad de temas y en abundancia.

Su dirección es perfecta, por ser Dios el que da el Mando.

El que crea en Esto, el silencio le será más imposible que el niño llegue a hombre sin que el niño haya llorado.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C1

domingo, 3 de junio de 2018

Los Caminos de Dios

En Sueño Profético hablaban de los caminos de Dios. Decían:

Cada palabra tiene un camino, pero todos son un mismo camino para llegar a Él.

Primer camino: tener siempre intranquilidad por oír sus Palabras, ofrecerte a Él para que te mande donde quiera y que el servicio esté hecho con alegría y contento, sin pensar: “El Mando no está bien mandado”. Éste es el primer camino. De éste ya salen todos. Este camino te avisa cuando vas a irte de él. Te ponen indiferencia y te quieren presentar otros caminos más anchos en los que Dios ya no está, y te llevan a la memoria: “Yo qué sé cuál será el camino mejor, yo vivo a mi manera, no hago mal a nadie, cada uno que viva como quiera”.

Desperté, oí:

El Camino de Dios
siempre tiene un caminante,
que te pregunta o te dice
dónde habla Dios
o dónde dicen que Dios habla.

El Camino de Dios
siempre es lo mismo,
pero hay quien lo tuvo más cerca
y quien más lejos lo tuvo.

Y hay quien de él se salió
porque el Amor a Dios
para él era sacrificio.

Tienes que decir:
“¡Señor, mándame lo que Tú quieras!,
que tu camino lo sigo
aunque yo no Te entendiera.
Pero Te pido, Señor,
que no me quites el Mando,
porque antes el castigo quiero yo”.

Este es el mejor Camino
para estar siempre con Dios.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2

viernes, 1 de junio de 2018

Dios aparta y no castiga

En Sueño Profético decían:

Dios no castiga, Dios aparta y te retira, y no oye las súplicas del que Le dio desprecio y a su Palabra no acudía.

Dios aparta y no castiga, pero al quedar apartado, date ya por castigado.

Dios aparta y no castiga. Si Dios castigara, el día no vería la claridad. Sería noche y día oscuridad permanente, y ya sí sería castigo.

Que un “Sí” de Dios dejaría al mundo, oscuro, que es lo que merece el mundo.

Dijo uno:

Las fuerzas del mal crecen porque el hombre quiere vivir un mundo sin Dios. Él cree que su vida es suya, y no piensa que la vida está esperando la Llamada de Dios. Que ésta no tiene noche ni día, ni respeta medicina que mandara un buen doctor. Ella oye la Llamada y, lo mismo en risa que en llanto, se va dejando ahí el cuerpo, y ya tienes que enterrarlo. Esto es Vida que la cultura no quiere enseñar.

Debería el hombre hacer público el porqué no enseñar esta Existencia. Que si pensara en la muerte, su cara lo diría con tristeza, y si se notaba un mal en su cuerpo de los pies a la cabeza, aunque fuera sin remedio, tendría que cambiar.

Desperté, oí:

¿Qué diría un hombre culto
que ocupara un buen sillón,
si el del campo preguntara:
“¿Por qué no enseñar de Dios?”.

Esta pregunta le haría
hasta sentirse un dolor
donde enfermedad no había.

Si de la Tierra no se pasara,
no consentiría el Cielo
que de Dios no se hablara.

La cultura es culpable
que de Dios no se hable nada.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

miércoles, 30 de mayo de 2018

¿Qué haría la cultura de hoy cuando Dios se presentara, con su Poder, su Saber y su Humildad?

En Sueño Profético decían:

Le llegará sufrimiento grande a aquel que te pudo oír y se fue por otra calle.

Si Esto fuera de la Tierra, no habría dinero para pagarte un arrobo que tú cuentes, con la visión, con el sentir, y sin tener cuerpo de carne –porque el cuerpo que te ves es Poder de Dios, pero sin carne–.

El que Esto lo tenga cerca y viva sin ocuparse, ¿cómo quiere que su voz a Dios le llegue cuando en súplica la hace? Porque suplicarle a Dios, esto, por fuerza, tiene que llegarle.

¿Quién se vendrá de ese mundo, habiendo pasado a hombre, sin saber lo que es sufrir, si no en él, en el más cercano? Que también le llega a él. Y él, en sus últimos momentos, tiene que decir: “Señor, quítame este sufrimiento”, de dolor de carne o de remordimiento. Que este dolor es más grande por no haber dinero ni medicamento para curarte.

Dijo uno:

El hombre lleva bien dentro el desprecio hacia Dios, y cuando se ve en apuros, sin Fe y sin Amor, pronuncia estas palabras: “¿Por qué, Dios mío, me está a mí pasando este sufrir?”.

Desperté, oí:

¡Qué cierto que el hombre,
constantemente,
está despreciando a Dios!

Si otra vez se hiciera Hombre,
el Calvario sería mayor.

¡Si es mandar sus Palabras
y se las desprecia el hombre!

¿Qué haría la cultura de hoy
cuando Dios se presentara,
con su Poder,
su Saber y su Humildad,
delante del hombre?  

No daría tiempo a Juzgarlo.

Porque su Muerte sería
en manera de relámpago.

Luego, Él,
haría la destrucción del mundo,
primero con el adelanto.

Para que el hombre viviera
unas horas de fracaso.

El hombre debería estar,
día y noche, dando gracias
por conocer el Lugar.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C1

martes, 29 de mayo de 2018

La peor enfermedad vivir sin sentir este Amor

En Sueño Profético decían:

El que ama a Dios sin medida, valora todo lo que va de Dios, y desvalora lo que es del hombre, por valor que el hombre le ponga. Aquí es donde se descubre el que aún no ha llegado a amar a Dios sin medida. El Amor a Dios te quita deseos de aquello que a otros les roba hasta el sueño, pensando el tenerlo. El Amor a Dios tienes que vivirlo para hablar de él. Luego, te pone alegría y le quita importancia a aquella oscuridad que llevabas de compaña.

Dijo uno:

Es la peor enfermedad vivir sin sentir este Amor y sin desearlo.

Es la peor enfermedad por no ser enfermedad del cuerpo, que a ésta última puede servirle algún medicamento.

Al espíritu no le llega medicina del cuerpo, le llega la Palabra de Dios. Que llega sin ruido, sin imagen, pero haciendo transformación.

Desperté, oí:

Si amas a Dios sin medida, conoces al que ama poco o no ama nada.

Éste, aunque quiera ponerse a la altura del que ama, se cansa y lo de Dios pronto olvida.

Este Amor es de tal fuerza, que te salen las palabras, y el Nombre de Dios lo oyen aunque hablen de las cosas de la Tierra.

Este Amor te anula toda clase de grandezas que a veces ponen al hombre en contra de Dios.

No hay quien ame a Dios y en Él ponga su confianza, y se le enferme el espíritu.

El espíritu se enferma por falta de Amor a Dios.

Como el cuerpo, por falta de comida, tiene que enfermar y después morir.

Cuida el cuerpo el tiempo que estés ahí, y piensa que el espíritu Aquí tiene que venir.

Y el Amor a Dios es el único alimento que no lo deja morir.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Eneseñen - Tomo IV - C2

lunes, 28 de mayo de 2018

Piensa en la muerte contento

En Sueño Profético decían:

Hay quien cuenta con la muerte para todo, y así le quita importancia a los valores que el hombre le pone a todo lo que Aquí no sirve para nada. A los que así piensan les ves gran Paz y gran calma.

Dijo uno:

Hay a quien le nombran la muerte
y se le cambia la cara,
pensando que si la nombran,
le pueden quitar las ganas
de querer vivir la vida.

Esto no es muerte pensada.
Esto puede ser enfermedad,
a la que tú llamas
por no coger esa vida
como Dios tiene mandada,
sabiendo que todo lo que nace
llega el día que se acaba.

Por esto
hay que pensar en la muerte,
para vivir esa vida
sin corajes y sin trotes,
y conocer lo que engaña
con las cuatro apariencias
que esa vida te pone.

Es inteligencia grande
el no luchar
por lo que Aquí no te traes,
y que te vean contento,
sin desear
lo que a otros quita el sueño.

Que éstos acaban la vida
cansados y sin provecho.

Yo tuve enseñanza grande
de no desear aquello
que la Paz podía quitarme.

Hay épocas en la vida
por alegrías o sufrimientos,
que te enredan y te lían
con cosas que ven tus ojos
que para nada querías.

Desperté, oí:

No vayas a confundir
que nada te hace falta.

Pero que no sean deseos
que sufrimientos te traigan.

Debes de coger la vida
como el suelo coge el agua.

Unas veces se la bebe
y otras veces no la traga.

Todo se lo deja a Dios.
El hombre no puede hacer nada.

Este Mensaje te enseña
para que le des desprecio
a aquello que Aquí no llega.

Y no te hagas esclavo
para dejar luego herencias.

Piensa en la muerte contento,
que ella bien te aconseja,
si tú quieres de esa vida
pasar a esta Vida Eterna.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C2

domingo, 27 de mayo de 2018

Recuérdame tu Gloria

En Sueño Profético decían:

Hay cosas que están mal hechas,
que tú ves que están mal hechas
cuando ya miras al Cielo.

El Cielo nunca te engaña,
si tú le pides consejo.

Es fácil vivir la vida
contentando siempre al Cielo,
porque tarde o temprano
te pesa el mal que has hecho.

En cambio, el bien que hiciste
o estés haciendo,
te da fuerza al espíritu,
y siempre está en tu recuerdo:

Yo el bien siempre lo hice.
¡Qué alegría, Señor, tengo!

Cuando veas que me voy
del sitio que puedo hacerlo,
castígame de verdad
para que no vuelva a hacerlo.

Que ya, al pedirte el castigo,
me siento un sufrir lento
que me retira del mal
que puedo mandarte al Cielo.

Desperté, oí:

Empieza ya desde hoy
a no enfadar al Cielo.

Cuando puedas hacer el bien
y no quieras hacerlo,
pídele que te castigue,
que ya, en este pedir,
llevas el arrepentimiento.

No hay cosa
que más descanso te dé,
que pienses:
“Gracias Señor,
que iba a hacer el mal,
y pensé en Ti,
y no lo he hecho”.

“Recuérdame tu Gloria.
Haz que mire al Cielo”.

“Que el pecado me horrorice
tan sólo el verlo de lejos”.

“Señor, quiero tu compaña,
y en lo que vaya a hacer
para mandarte sufrir,
ponme una muralla”.

“Que mis rodillas se inclinen
y mis labios Te manden alabanzas”.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C6

viernes, 25 de mayo de 2018

Pon al espíritu de joya y al cuerpo de estuche

En Sueño Profético decían:

Deberían tener siempre en su memoria lo que ven y lo que leen, que se ve que no es de la Tierra. ¿Quién puede convertir pan en agua? Esto no lo puede hacer nadie, aunque le pusieran muerte y el hacerlo fuese él salvarse, o algo que dio su cuerpo, que el nombre es hijos o padres. Pues si esto exigieran para salvarlos, al patíbulo irían sin poder salvarlos.

Dijo uno:

Dios hace Presencia dando premio, limpiando conciencia y recordando que su Palabra tiene que ser lo primero.

No tiene sitio, ni en la cabeza ni en el espíritu, la duda de dónde serán estos Escritos.

Deberían olvidar el nombre con el que al llamarlos contestan, antes de olvidar este Caso que hoy nadie presentar puede.

A más contra y rebeldía tengan los que no quieren que esto así sea, más hará Dios su Presencia.

Que de Esto disfrutará más el que a Dios más quiera.

El hombre no ama a Dios y Le pide cuando el momento le llega que las puertas le han cerrado por enfermedad o por no tener influencia aquel que tenía por grande.

Desperté, oí:
Repetían en la Gloria,
que el que lejos de Aquí está,
no es lo mismo
que el que día y noche
está viendo esta Verdad.

Éstos serán más responsables
cuando su cuerpo ahí dejen
y otros digan: “está muerto”.

Tu cundir y caminar
ponen silencio en el trueno.

Los espíritus del mal
intentan coger
a los que más le sirven
al que Dios, a diario,
este Mando le da.

Que esto pasó,
está pasando y pasará:
que la última palabra
puede Dios no hacer llegar.

Si el hombre pensara
en el Poder de Dios,
amaría y haría oración.

Y en esta oración pediría:
“Señor, que mi Amor sea por amarte,
no por miedo ni por temor,
o porque mi carne enferme
y no tenga curación”.

Hay quien pone la mirada al cielo,
en el relámpago o en el trueno.

O cuando la Tierra se abre,
o cuando las aguas cogen
caminos que no son suyos,
que son caminos de caminantes.

Pero que llevan la fuerza
para arrastrar a las ciudades,
sin miedo a que los castigue nadie.

Si el hombre,
a la cabeza le diera el sitio
que debería tener,
todo lo comprendería,
lo que es de espíritu
y no es para la materia.

Entonces pondría,
al espíritu, de joya,
y al cuerpo, de estuche.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C6

miércoles, 23 de mayo de 2018

El Elegido no nace

En Sueño Profético decían:

Si vas por el Camino de Dios, te encontrarás espinas, subidas y bajadas, pocos síes y muchos noes. Te notarán solitario, y entonces el Camino lo verás más largo. Pero como este Camino antes lo pasó Dios, Él ya saldrá a tu encuentro y verás el Resplandor, y una Fuerza que no esperas, que esta Fuerza es la que te hace ser Elegido de Dios.

Dijo uno:

Antes de ser Elegido tienes que entregarte al fuego, como el hierro para fundirlo. Tienes que aguantar los golpes, y en tu cara que no sean conocidos. Tienes que dar el consejo que sigan este Camino. Todavía se ha dicho poco para que seas Elegido.

Desperté, oí:

El Elegido no nace,
porque tiene Libertad
para hacer lo que otro hace.

Pero sí buscas el Camino
que sabes que Dios
ha pasado antes.

Y una vez que lo has pasado,
con Dios tienes que encontrarte.    
 
Si piensas en este encuentro,
ya desvaloras los sufrimientos.

Tienes que seguir a Dios
en la risa y en el llanto.

Si esto va por su Camino,
Dios te abraza y te da Mando.

Porque sufrir y alejarte
es no recordar
cuando Él subió el Calvario.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C6

martes, 22 de mayo de 2018

Reino que compone Gloria

En Sueño Profético decían:

¿Cómo podrán vivir tranquilos poniendo antes todo lo de la Tierra y después esto que manda el Cielo?

¿Cómo no se darán cuenta de que sin Mando de Dios esto habría quedado en silencio?

Dios irá eligiendo y apartando. Pero jamás estos Mensajes quedarán como cuerpos muertos. Según llegue de Aquí el Mando, lo verán en el Instrumento.

Dios le manda Mando al espíritu, que es el que trae a su Reino. Que su Reino es Dueño del Universo, Bóveda Divina, por un solo Dios hecho, y Tres Imágenes que un solo Dios se ha hecho con el nombre que cubre: Cielo. Cielo que ve el bien que va a hacer el hombre antes de hacerlo, y el mal que hace el hombre aunque crean que es hombre bueno. Cielo que entra en lo más íntimo de tu cuerpo cuando Dios le manda a tu espíritu que abandone el cuerpo y luego diga palabras que han dicho en el Cielo.

Desperté, oí:

Si el hombre tuviera el Cielo
como Reino de Dios
y techo del Universo,
buscaría estas Palabras
y ya viviría su Reino.

Dios no le niega al hombre.
Es el hombre el que prefiere la Tierra
y Le desprecia su Reino.

Reino que compone Gloria.

Gloria: sitio que Dios Padre hizo
antes de hacer el Universo.

El teólogo de Dios
sabe que esto es del Cielo.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

lunes, 21 de mayo de 2018

El hombre le teme a la muerte y no le teme a perder la Gloria

En Sueño Profético hablaban espíritus que le dieron vida al cuerpo con el Mando de Dios. Que a estos cuerpos enterraron, y el espíritu sigue vivo con la misma Vida que Dios le dio.

El hombre le teme a la muerte y no le teme a perder la Gloria. No le teme porque ni ama ni cree. El Amor a Dios le haría buscarla con el vivir que Dios manda. Y el creer sólo le haría pensar: “Allí no me vale nada de lo que aquí me valora el hombre. Tengo sitio de hombre importante y rico, pero no me defiende la forma de desprecio que a Dios Le estoy haciendo, sin ocuparme del desnudo y del hambriento”.

Creer y olvidar esto, es hacerte ya esquela mortal y darte tú mismo ya por muerto. Es para pensar y empezar a hacer ya vida creyendo que hay otra Vida, el que no haya creído en ella.

Desperté, oí:

¡Qué cierto que el hombre le teme a la muerte y no le teme a perder la Gloria!

Cuando la muerte, con Dios, es regreso del espíritu al Sitio que Dios la vida al cuerpo mandó.

Hasta que el hombre no cuide primero la Vida Eterna, no podrá vivir la Paz el tiempo que pise tierra.

El hombre le da valor a aquello que ahí se deja, porque no cree en esta Vida.

Y el que cree, la desprecia.

La desprecia hasta el día de su muerte. Entonces querrá que Dios le abra las puertas, porque ya no le dará vida nada que haya en la Tierra.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C6

sábado, 19 de mayo de 2018

La Caridad te acerca a Dios

En Sueño Profético decían:

No hay cosa que dé más Paz a tu espíritu, que hacer el bien donde puedas.

Dijo uno:

El Bien siempre está esperando el remediar a cualquiera, bien en espíritu, bien en materia. Pero aquel que más Bien puede dar, más el Bien se reserva.

¡Con lo fácil que sería que los hombres se quisieran y se amaran, como Dios enseñó cuando vivió de Hombre en la Tierra!

Pero esta Enseñanza el hombre no la coge, la desprecia.

El hombre juzga a otro hombre y ya Caridad no deja, La Caridad, no dejándola en el sitio que la esperan, haces que ofendan a Dios, pidiéndole a Dios cuentas. El hombre se hace más malo, mayoría de veces, porque Caridad le niegan, bien a su espíritu, bien a su materia. Por eso, estos Mensajes, verás que todos van a que practiques la Caridad. La palabra Caridad no puede ir de hombre malo. Puede ir de hombre pobre, pero si a Dios vive amando, ya Dios le dará abundancia para el sufrir ir quitando.

Desperté, oí:

Hay quien no da Caridad
y se dedica a quitarla
a aquel que la va a llevar.       

Cierto que la Caridad
te acerca a Dios,
y la falta de Caridad lleva,
al que la necesita,
a que aumenten sus defectos.

Si practicas la Caridad,
te harás doctor en espíritu
y a muchos sanarás.

Si te ven hacer Caridad,
no digas “yo a Dios Lo amo”,
porque Dios contigo va.

Y si la haces contento,
más vale la Caridad.

La Caridad tiene muchos sitios
donde la puedas dejar.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C4

viernes, 18 de mayo de 2018

La palabra Instrumento

En Sueño Profético decían:

¿Cómo no se darán cuenta
de la vida que hace su espíritu
y del recibir que tiene su cuerpo?

¿Cómo no se darán cuenta
de que Palabras y acción
ya bajan del Cielo?

¿Cómo no se darán cuenta
de que ella es un Instrumento,
portador de escándalo o silencio,
que según le llegue el Mando,
el Mando tiene que hacerlo?

Todo esto y mucho más
es la palabra Instrumento,
que está al servicio de Dios,
para el que quiera comprenderlo.

¿Cómo no se darán cuenta
de que el Elegido fue él
el que llamó Aquí al Cielo,
pidiendo Mando,
y aún lo sigue pidiendo?

Que este pedir se pide
aceptando el sufrimiento.
Que aceptarlo no es quererlo,
es depositar en Dios
el sufrir que estás teniendo.

Si tú aceptas el sufrir,
ya sirves para Instrumento,
y Dios ya te manda Mando,
en día o noche,
bien tarde o bien temprano,
y este Mando hay que cundirlo
sin que te llegue cansancio.

Si esto no es comprendido,
no valoran este Mando.

Desperté, oí:

¡Qué cierto que no es comprendido
que no se den cuenta
de que Palabras y acción
ya han bajado de este Cielo!

¡Y que estas mismas Palabras
tengan que guardarlas 
en sitios que no quisieran! 

Pero el Mando va de Aquí,
y ya va con Enseñanza
donde tienes que dejar
estas Grandiosas Palabras.

¿Cómo no se darán cuenta
de la vida que hace su espíritu
y del mal pago que al cuerpo le llega?

Si esto tuviera estudio,
a Dios Lo verían de cerca.


***

Libro 24 - Dios No Quiere Permite - Tomo IV - C5

jueves, 17 de mayo de 2018

Dones Divinos

En Sueño Profético clasificaban Dones Divinos. Decían que no son todos los que disponen de un Don, que éstos son pocos. Pero aquí, en este Caso, a pesar de haber pocos, no actúa el Don Divino, es un servicio que a Dios hace el Elegido. Este Lugar es mandado por Dios. Al haber Mando de Dios, actúa sin voluntad propia, porque el Mando anula a voluntad y fuerza que pusiera el espíritu en el cuerpo.

Esto es sin Don Divino, puesto que no es para un caso determinado. Es Lugar que esperó el Mando de Dios.

Cuando vive el espíritu con el cuerpo, aquí sí puede tener mando el cuerpo, pues espíritu y cuerpo ya tienen Libertad. Pero arrobo es que Dios trae la vida de aquel cuerpo y deja al cuerpo sin mando. Esto es muerte para otro cuerpo que no fuera arrobado. Aquí no puedes decir tiene el don éste o aquél. A veces son sorpresas para el mismo Instrumento.

Dijo uno:

Si el mismo Instrumento te dice que desconoce lo que Dios puede hacer en él, esto debería servirte de confianza, porque rechaza el engaño. Si aquí no actuara Dios sería un comercio de escándalo. Si piensas estas palabras no verás un Don Divino, verás que es Dios el que en ella habla.

Desperté, oí:

No le faltan pruebas al hombre
para ver que Esto es de Aquí,
no del talento del hombre.

Un Escrito como éste,
¿quién podría presentarlo
diciendo: esto es del hombre?

El hombre lucha y pierde la Gloria
por querer ser
figura importante en la Tierra.

El que es Instrumento de Dios,
su lucha es porque crean:
“Yo no soy nadie,
es Dios el que actúa en mí,
en mi espíritu y en mi carne”.

Que a veces,
de tanto querer que vean la verdad,
responden con el desprecio
de indiferencia total.

Aquí no merecen lástima
los que pudieron ahí,
hace tiempo,
que el mundo ya supiera esta Verdad.

Esto no es contemplativo,
ni místico, ni vivir la santidad.

Esto es Lugar que Dios coge,
donde sus Palabras da
para llevar a los hombres
su Existencia
y un Mundo de Eternidad.

Si esto verdad no fuera,
este cuerpo quedaría sin habla
y sin movimiento para andar.

Dios le da Poder y Palabras
para que vean Verdad.

¡Hombres necios de la Tierra,
que quieren vivir sin Dios
porque se ven con materia!

Sin pensar que ésta es cerilla
que acaba antes que empieza.

  

***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

miércoles, 16 de mayo de 2018

Pedid y recibiréis

En Sueño Profético decían:

La Madre de Dios da ejemplo, que supera todos los ejemplos que el hombre quisiera poner. Acepta el sufrimiento y pide el Perdón por los pecadores, sin descanso; abraza los ruegos que son constantes y que no llevan “el porqué me pasa esto”.

La Madre de Dios es Virgen y Madre del Único Dios que se hizo Cuerpo de Carne. Si piensas en Dios Hijo, pronto pensarás en la Virgen Madre, que pide con el dolor, pero más se acerca a Dios Padre.

Desperté, oí:

Era la palabra “Virgen y Madre” la que más oías en el Cielo.

Eran ruegos suplicando, cumpliendo Palabras dichas por Dios, que su nombre es Evangelio.

Pedid y recibiréis”.

Cumple esta petición el que más cree en el Cielo, el que trae a su memoria: “Dios me oye y yo espero”.

Pídele a Dios sin miedo por quien tú quieras acarrearle al Cielo.

Únete, en tu petición, a María, Virgen y Madre.

Que Ella es la que intercede a Dios Hijo y a Dios Padre.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2

martes, 15 de mayo de 2018

Si amas a Dios, sabes que Dios es Vivo

En Sueño Profético hablaban de los Elegidos que Dios les hizo ver lo que no ven los ojos del cuerpo.

El cuerpo ve lo que el espíritu le está haciendo imagen, bien en bien o en mal.

Dijo uno:

Cuando alguien dice “yo veo, oigo o me manda Dios”, debería el hombre dejarlo todo por acudir a este Lugar que dice lo que se ha dictado. Esto, con honradez, poniendo a Dios delante, te daría la verdad o la mentira. Esto, en muchos de los casos que se oyen, puede ser verdad o mentira. Mentira sin que, el que lo diga, quiera mentir. Pero son cosas distintas a estos arrobos que Dios manda que queden escritos apartando inteligencia material. Aquí no tiene sitio el engaño, porque lo Divino lleva delante y detrás la acción, como Dios tiene mandado. Que este Mando de Dios es el que el hombre no puede tapar. Queda escrito lo del espíritu, y la acción de Dios va publicando.

Desperté, oí:

¡Qué mal lo está haciendo
el que conoce este caso
y vive dando desprecio!

Estos Dictados se ponen
en manos de creyentes
y de incrédulos.

Si el incrédulo responde mal,
el creyente lo está poniendo
en mejor lugar.

Porque al creer y no buscar,
la disculpa no le va.

Se ha dejado para el final
al que dice que a Dios ama:
éste ama sin sentir.

Si amas a Dios,
sabes que Dios es Vivo,
que está presente en todas partes
y que siempre tendrá Elegidos.

Si estos Escritos no veneras,
tú este Amor no has sentido.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C5

lunes, 14 de mayo de 2018

Dios es lo primero

En Sueño Profético decían:

Por mucho bien que hagas en la vida, si Dios no es lo primero, piensa que lo que hiciste fue para la Tierra, pero no para el Cielo. Que después te dará la Tierra, cuando ya muera tú cuerpo, otro cuerpo ya de piedra con nombre de monumento, que ni tú ya podrás verlo, ni serán puntos aquí en el Cielo.

Dijo uno:

La Tierra, maldita Tierra, siempre está apartando del Cielo. Que si el hombre lo pensara, le daría a la Tierra desprecio y de ella se aprovecharía y a Dios pondría lo primero.

El hombre que el sentir de Dios lo lleva dentro de su cuerpo, no puede darle preferencia antes a la Tierra que al Cielo. Y menos, conociendo un Lugar donde digan: “Dios me lleva, cuando duermo, en espíritu a su Reino. Que esto no lo digo yo, que Él me lo está diciendo, y cuando vuelve mi espíritu, entonces, hace que lo que dicta lo escriba mi cuerpo”.

Desperté, oí:
No es la Tierra la culpable
de que sea lo de la Tierra lo primero.

Es el hombre, que no ama
y deja después el Cielo.

Si Amor llevas por dentro
y abonas con el pensar en el Cielo,
este Amor ya desprecia
el engaño de este suelo.

La Tierra engaña siempre
al que le falta este lleno.
Le pone obligaciones
para apartarlo del Cielo.

Este engaño más abunda
en hombres que se creen con talento.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C1

domingo, 13 de mayo de 2018

Dios te da fuerza para echar al espíritu del mal

En Sueño Profético se vio un río, y por la orilla iban unas mujeres que no se oía lo que iban hablando. Se quitó aquella Visión y se vio un hombre, y éste dijo por Mando de Dios:

Un día, yendo con el Maestro por esta misma orilla, pasaron unas mujeres y al ver al Maestro se detuvieron. Quedó una un poco atrás, sin avanzar hacia donde estaba el Maestro. Y el Maestro me dijo:

   –Ve y dile que venga. Que Yo iba por otro camino y Me he venido por éste para quitarla de lo que el espíritu del mal quiere hacer con ella.

Llegó hasta los Pies del Maestro y, sin importarle las que la veían, se puso de rodillas, y tapándose la cara, dijo:

   –No merezco el oír tus Palabras, porque las oí y me he retirado de Ti. Hoy he venido a este camino sin saber que Te encontraría.

Dejó el Maestro que la oyeran –porque antes Él ya había dicho el encuentro de esta mujer–, y dijo:

   –Levántate, que a tus lágrimas les ha llegado el Perdón y la fuerza para que le puedas a Satanás, que es el que quiere que se pierda tu espíritu, para que digan que Yo no soy Dios Hijo, enviado por Dios Padre, que es el mismo Dios.

Desperté, oí:

Esta mujer buscó al Maestro y Lo siguió, le llegaron contrariedades y se apartó de sus Palabras.

Ya no defendía sus Palabras como en tiempos anteriores.

El Maestro sabía que ella Lo creía, pero no tenía fuerzas para echar al espíritu del mal de su pensamiento.

Que siempre lo tenía detrás del sufrimiento, haciéndole ver que el Maestro no era Dios.

La llevó al río, para que su vida de cuerpo allí dejara.

Y el Maestro la espera y el pensamiento le cambia.

Ya, contrariedad y sufrimiento le sirvieron de Enseñanza.

El espíritu del mal quería que su cuerpo quedara muerto, flotando en el agua.

Dios Hombre la espera a la orilla del río, y ya llega sin compaña del espíritu maldito.


***

Libro 23 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo IV - C3

miércoles, 9 de mayo de 2018

El Amor supera todo y mata la indiferencia

En Sueño Profético decían:

Es peor creer en Dios y no amarlo, que no amarlo por no creer en su Existencia.

Al no creer puedes culpar a otro. Al no amarlo, creyendo, te certificas tú mismo que eres hombre malo.

Al que no cree puede llegarle un día que, le haga creer, el milagro, y ya se incline a Dios con el “Perdón, ¡Dios mío!”. Y su cara la tape con sus manos. El que haga este arrepentimiento, está perdonado, y ya lo verás siempre de Dios hablando.

Si comparas, ves grande la diferencia de creer y no amarlo. 

Dijo uno que ya sigue el Mando:

No lo tiene esto así el hombre, y siempre lo está demostrando cuando Dios manda Poder de su Gloria y no acude el que dice que Lo ama.

Desperté, oí:

Puede llegarle más la “Palabra de Dios diciendo” al que no cree, que al que cree y no ama.

Al que no cree, si el que ama lo sigue, este que no cree hace parada.

El que cree y dice que ama, se desmiente si no acude a esta llamada, que día a día ves que es Dios el que habla.

Y pudiendo cundir, silencio le guarda.

Y hasta le molesta que no sea Elegido un sabio de letras.

Si te extraña oír que en Dios no creen, es mucho peor pensar: “Yo sé que hay Dios, pero a mí no me interesa”.

Esto lo dice tu pensamiento, y tu acción lo demuestra.

El Amor supera todo y mata la indiferencia.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5

martes, 8 de mayo de 2018

El alfarero

En Sueño Profético decían:

Tus palabras sean repetidas para el que tiene el sufrimiento o para el que pida el Perdón, pero no para el que viva el bien de este sufrimiento que el Instrumento lleva más escondido que viéndose.

Dijo uno:

Tu tiempo se ha cumplido, el tiempo de tener el deber de oír al que no sabe lo que dice ni lo que hace.

Dios Hombre dijo: “Señor, perdónalos, que no saben lo que hacen”.

Pero Aquí ya es muy repetido, para el que hace tiempo vio y ve esta Grandeza, que por ser grande, Dios manda que no se enfrenten palabras con las que no son de espíritus de la Gloria. Que esto lo sabe, que no son de Aquí, el que vive este Mando.

Esta aceptación de no cambiar las palabras que salgan de la boca del que Dios deja en él sus Palabras para Enseñanza del que las quiera, tiene que ser dando gracias al Cielo y reverenciando estas Palabras que son dichas Aquí, en el Reino de Dios, donde sólo vive el espíritu.

Esto, ya es tiempo con sobra de años, para que el que lo conoce, fuera a oír y reverenciar.

Donde no veas este contestar, queden tus palabras presas y prohibidas, como fue la prohibición al confesionario.

Desperté, oí:

Tus palabras –que no son tuyas– sean repetidas en los niños, aunque tuvieran cuerpo de hombre.

Pero no al que la palabra la utiliza para dar sufrimiento.

Dios Hombre repetía:

Haceros niños si queréis entrar en mi Reino”.  

En esta Enseñanza, para el que la conoce, ya se ha cumplido su tiempo.

El alfarero moldea,
pero no con barro seco.

Si está blando,
no se cansa el alfarero,
hasta que ve que el cacharro
ha cumplido sus deseos.

Pues la Palabra de Dios,
al espíritu lo hace barro,
si el espíritu es de Dios.

Si no está entregado,
siempre notarás dureza
y no podrás moldearlo.

El alfarero es el mismo,
pero no el mismo barro.

Piensa que el alfarero sufre
cuando no puede moldear el barro.

Pon al Elegido de alfarero,
y tú conviértete en barro,
y di: “Señor,
en tus Manos estoy.
Sin Ti, soy cieno, no barro”.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C7

domingo, 6 de mayo de 2018

Es fácil llegar y difícil aceptar

En Sueño Profético decían:

Todo el que Dios trae Aquí, es para que reparta el bien ahí. Pero da tanto sufrir este bien, al repartir, que si fueran buscando para este servicio hacer y presentaran respuestas del que le llevas el bien para la Vida Eterna, seguro que no aceptarían, y harían esta pregunta:

“Señor, si no acepto ni vivo tu Palabra, ¿me voy luego contigo?”.

Dijo uno:

Este Camino es duro, es de sufrimiento y sacrificio. Que antes lo llevabas tú sin sacrificio, y ya era pedirlo.

¡Es duro ver que Le niegan al Dueño lo que ha pedido!

¡Es pena ver que los hombres no tienen hambre de Dios, que es el que mantiene su espíritu, y no hay condenación!

Si el hombre pensara esto, de la Palabra de Dios, vería el sufrimiento del Elegido de Dios.

Que este sufrir se quitaría con que el hombre a Dios amara.

Esto es cadena dura para encontrar un eslabón que a tu cadena se una.

Desperté, oí:

Es fácil llegar y difícil aceptar,
si te fueran diciendo:
“Esto tienes que pasar”.

Si la Gloria no la perdieras,
pocos, pocos aceptarían.

Tienes que hacer una entrega
de servir a Dios
sin pedirle nada a cambio.

Tienes que pensar con fuerza         
en todo tu pensamiento:
“¡Qué alegría,
que Dios me está mandando!”.

“Y que mi alegría me crezca,
y nunca me pese el Mando”.

“Ponme hombres en tu Camino
que quieran hacer tu Mando”.

Si amas a Dios
y quitas el sacrificio,
haces Mando sin trabajo.

Que esto es amar a Dios,
por amarlo, no por cambio.

El hombre le da al hombre
y espera cambio.

Y Dios le da al hombre
sólo cuando Amor,
en el sufrir, Le ha dado.

Que puede ser tu sufrir
o el sufrir de tus hermanos.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C5

sábado, 5 de mayo de 2018

Las buenas obras y la buena enseñanza hay que publicarlas

En Sueño Profético decían:

Escandaliza más el hombre, al hombre malo que al bueno. Y cunde más donde se fabrican las obras malas que las obras buenas.

Dijo uno:

Lo que no se debe hacer, el hombre lo publica para que vayan aprendiéndolo. Y lo que Dios manda para que el hombre lo practique y lo cunda, esto tiene que tener secreto.

Pongamos comparación de lo bien hecho y de lo mal hecho, de lo que se debe hacer para ir dando buen ejemplo:

El crimen hay que publicarlo, pero no como se ha hecho, porque coge la enseñanza el que está pensando el crimen hacerlo. Si explicas cómo el ladrón entró en la casa sin llave, ya estás enseñando a otro que no podía robar porque no tenía llave cuando la puerta estaba cerrada.

Ahora publica lo bien hecho. Esto enseña a que veas diferencia con lo mal hecho, ya acortas tus ideas y te da remordimiento aquello que hiciste mal o que aún sigues haciendo. Si tú ves o sabes que levantan al caído con Amor, mirando al Cielo, esto te trae el pensar: “Yo, Señor, nunca hice esto con los míos, que eran míos, y que mío era el derecho”.

Desperté, oí:

No puedes poner palabra ni quitar a estos Mensajes, que ya salen de esta Gloria.

Decían que las buenas obras y la buena enseñanza hay que publicarlas para ir arrinconando el mal. 

Si lo mal hecho enseñas cómo se hace, ya vas dando facilidad para que el mal más lo hagan.

Cierto que hay cosas que están mal hechas y el hombre les da fama y resonancia, y ya llega a verse normal aquello que tan malo era.

En cambio, lo que es de Dios, el hombre lo esconde y lo niega.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C4

jueves, 3 de mayo de 2018

Dios dueño del Cielo y la Tierra

En Sueño Profético decían:

Es sufrimiento grande que Dios te traiga a su Gloria y que el hombre te maltrate. Pero es más sufrimiento ir ofreciendo camino para salvarse, con temor a las respuestas que puedan ofender a Dios. Esto da lágrimas por dentro, que sólo las ve Dios, porque si las viera el hombre, no podría poner en su boca el nombre de Dios, o alguno de su Gloria.

Dijo uno:

Ya se ha dicho varías veces que nadie se negaría a aceptar una prenda de valor que ahí en la Tierra le dieran, yendo por camino honrado y que robada no fuera, y testigos presenciando, viendo el dar cómo era.

El que viera este valor, lo dejaría escrito en la Historia, si no hubiera quien lo aceptara.

Pues si haces comparar con los valores del Cielo, llora aunque mojes el comparar, que Dios te mandará premio.

Desperté, oí:

¡Qué sufrimiento tan grande
es el poder conseguir
que el hombre acepte
palabras para salvarse!

Es sufrimiento grande
que Dios te traiga a su Gloria
y que el hombre te maltrate.

Ha habido Elegidos,
y el hombre ha podido disculparse,
diciendo: “No me enteré,
era larga la distancia”.

Aquí es no querer
que Dios sea Vivo y Dueño
de toda la Creación que hizo Él.

Que todo quedará en la Tierra,
menos el espíritu.

El espíritu vendrá
a la Presencia de Dios Padre
y de Dios Hijo.

Si no se negó a vivir
en contra de la Palabra
que Dios dijo,
y hoy manda que quede escrita
con fecha de este siglo.

Piensa en el sufrimiento
que abraza el Elegido,
que lo abraza por ser Dios
el que arroba su espíritu.

¡Qué Trabajo cuesta
que el hombre quiera a Dios,
siendo Dueño
del Cielo y de la Tierra!


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C6

domingo, 29 de abril de 2018

Sin Dios no vive nada

En Sueño Profético decían:

¿Cómo no pensará el hombre, que quiere vivir sin Dios, que sin Dios no vive la tierra, ni el agua, ni el aire, ni el sol, ni el día, ni la noche, que es por lo que vive todo, que vivo lo ve el hombre?

Sin Dios no vive nada.

Dijo uno:

Pues a pesar de todo, el hombre quiere prohibir que el hombre nombre al Dueño de todo. De todo lo que tiene vida, y de lo que tuvo vida, vieron muerto y Vida tiene. Que este momento lo justifica con uno que vieron muerto y Aquí tiene Vida.

El hombre tiene que empezar enseñando con la Palabra de Dios, quitándole importancia a lo de la Tierra y valorando lo del Cielo.   

Desperté, oí:

¿Cómo nombrará el hombre vida
a la vida que quiere vivir sin Dios?

Si tan sólo con nombrarlo,
notas refuerzo de Amor.

La Palabra Dios te da alegría,
te da reparo
y te retira de hacer lo malo.

En la Enseñanza de este Mundo
ofende más a Dios
el que no la enseña
que el que muere sin aprenderla.

Dios deja Libertad
para que el hombre viva
sin a Él quererlo.

Pero no da Libertad
para que no enseñen de su Reino.

Enseña que existe Dios,
y no obligues a quererlo.

Obligar es formar guerra,
y esto no es Ley del Cielo.   

Que el Nombre de Dios
se oiga en los vivos
y en los que creen que están muertos.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C5

viernes, 27 de abril de 2018

La Tierra te hace difícil la vida

En Sueño Profético decían:

Se van a decir palabras que a unos contentarán y, a otros, sufrir harán:

Si el que esto cree, se retira, se une al que no cree.

Está llegando momento que Dios mande cerrar puertas al que las tiene abiertas.

Es más difícil aguantar verdad, que cundir mentira. Aguantar para que otros la digan. Porque las cosas materiales las tiene en gran altura. Faltan palabras para poner aquí disculpa.

Si se pensara en la Tierra después de pensar en el Cielo, poco se haría mal, todo se haría bien hecho.

Dijo uno:

Si ves que esto baja del Cielo, no lo pongas lo último, ponlo lo primero. Que tú puedes acarrear o dejar al descubierto. Piensa que tú eres uno más, aunque así no sea por dentro.

Desperté, oí:

La Tierra te hace difícil la vida, para que Aquí pongas la disculpa.

Se crees y Aquí ves que es verdad que Dios hace llamada, rompe silencio y busca al que representa a Dios.

Y ya destapas y dejas al descubierto, por grande que sea la manta.

Lo que no está en camino es que, amando a Dios, tengas esto en olvido.


***

Libro 24 - Dios no Quiere, Permite - Tomo IV - C9

jueves, 26 de abril de 2018

13º aniversario del fallecimiento de Ana García de Cuenca

Hoy hace trece años que Ana García de Cuenca ya no está entre nosotros con cuerpo, su Espíritu no nos ha abandonado, sigue entre nosotros, consolándonos y haciendo que su presencia sea cada día más viva, ese es el justificante mayor de que ella no es un ser querido más, ella forma parte de las vidas que la creyeron y amaron a ese Dios Vivo que tanto ella pregonó, es ese Amor a Dios que ella infundió, el que mantiene viva la llama de su recuerdo.

Hoy quiero recordar las palabras que ella dedicó a su marido cuando Dios se lo llevó:

"Mi vida la sigo igual porque sé que no estás muerto".

Hoy queremos hacer nuestras estas palabras, a todos los que honramos su presencia con nuestros actos.

Camino de la Verdad, Camino de Dios

En Sueño Profético decían:

Cuesta menos trabajo dar una alegría que dar un sufrimiento. Y es más fácil copiar lo bien hecho que copiar lo mal hecho. Esto, cuando tú quieres seguir el Camino de la Verdad, que es el Camino de Dios. Este Camino, conociendo a un caminante que Dios lo traiga y lo mande con Mensajes de esta Gloria, ya el Camino se hace corto, y lo que quieres es pasarlo muchas veces contento.

Decían en la Gloria, que mi consejo ya no hacía falta para el que me tuviera cerca, que observando actuaciones, ya veías reacciones. Que la cara se presenta triste o contenta. Debería tener unos apuntes para practicarlos el que esto creyera, y los apuntes consejo dieran.

Desperté, oí:

Hablaban en la Gloria
del consejo pedido
y luego olvidado.

Que mejor era
no pedirlo y copiarlo.

Esto, estando cerca del Elegido
y pudiendo seguir sus pasos.

El que tiene contacto aquí
y oye el Mensaje,
el Mensaje te dice
cómo tienes que comportarte.

Lo que sí hay que recordar
es que ya está el tiempo pasado
para que hagan preguntas diciendo:
¿Esto es bueno? ¿Esto es malo?

Que a veces estas preguntas
vienen de espíritus malos.

El que más copie del Elegido
y más lo obedezca,
más contenta a Dios
y más segura tiene la Gloria.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - Cierre del Libro

miércoles, 25 de abril de 2018

Sufrimiento con Dios se achica

En Sueño Profético hablaban del sufrimiento. Decían que en el sufrimiento, no culpando a Dios, se achicaba el sufrimiento.

Con el sufrimiento abrazado, no se acaba el sufrimiento.

El sufrimiento te quita de que hagas lo bien hecho.

Dijo uno:

Yo, cuando viví con materia, o sea, cuando vivía mi cuerpo, en el pueblo que vivía había una mujer que enseñaba a llevar el sufrimiento. Milagros tenía de nombre, y milagros iba haciendo.

Donde había sufrimiento, pronto contaba su historia. Y no decía mentiras, porque nació en el pueblo y nunca salió del pueblo.

Ella era la mayor de 7 hermanos que fueron. Huérfanos se quedaron. Ella, 12 años tenía. El chico, con año y medio. Tenía un puesto de verduras, que el mostrador era el suelo, con unos sacos debajo y encima la verdura y su peso. Ésta fue su infancia hasta que se hizo mujer y dos hermanos y ella se casaron. Se quedó con los demás hermanos porque le ofreció a Dios y a sus padres que nunca los abandonaría, aunque se portaran mal, hasta que jornal ganaran cuando ya niños no fueran.       

Se casó y murió el marido a los seis años de casada. Dos niños le dejó. Y entonces los hermanos se abrazaron a ella cuando le oyeron decir: “Gracias Señor que me has dejado hijos para que de Ti me acuerde y no deje de seguirte para que nunca haga nada mal hecho y puedan odiarme mis hijos”.

Desperté, oí:

Tanto sufrió esta mujer, que llegó a ser conocida por quitar sufrimientos en el sufrir.

Sus palabras daban fuerza cuando a Dios te Lo nombraba.

Siempre tenía en su boca:

“Si Él pudo con la Cruz, ya nos mandará las fuerzas. Lo que yo quiero es morir antes de que yo pida cuentas del porqué me pasa a mí tanto sufrir en la Tierra”.

Tanto se cundió esta vida, que ya te daba vergüenza de a Dios pedirle por ti y no pedirle por ella.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C4

martes, 24 de abril de 2018

Enseñanzas de Dios: fácil para que ama, difícil para el que no ama

En Sueño Profético hablaban de estas Enseñanzas, fáciles para el que ama, y difíciles para el que no ama. Decían:

El Amor a Dios son manos para coger la cuchara, y ya ves fácil todo lo que de Dios vaya.

Si no tienes manos, cómo vas a coger la cuchara, con la gran diferencia de que Aquí, aunque quisieras, las manos no te llegaban. Y al Amor a Dios no le hace falta nada, con el espíritu sobra.

¡Qué cierto que a Dios Lo sigue el Amor, se ofrece el querer y lo llama lo que en la Tierra no le responde, y en segundo lugar a Dios ponen!

Todos, menos unos muy escasos, buscan primero al hombre y después a Dios.

Dijo uno:

La Enseñanza del espíritu es dura para el que la enseña, porque antes de hablar, ya sabe la respuesta, pero no puede callar el Mando que de Aquí lleva.

Desperté, oí:
Hacían comparaciones
que respuesta no tenían
por la grande inteligencia.

Hablaban del que sufre el abandono
con un sufrimiento grande.

Del que veía al caído
y más carga quería echarle.

Debería el hombre pensar
lo que sería ver lumbre,
saber que quema,
y tener manos que llegar
hasta que dolor te diera.

Pero si este dolor,
otros dolores remedia,
sientes la satisfacción
que Dios enseñó en la Tierra.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo III - C5

lunes, 23 de abril de 2018

El hombre duda cuando reforma

En Sueño Profético decían:

El hombre no cree en Dios porque el creer no interesa. No interesa porque ya tienes que practicar y enseñar a lo que Dios bajó a la Tierra.

El hombre no cree en Dios hasta que ve lo poco que él vale en la Tierra. Cuando lee en un papel que su carne está enferma sin remedio para curarla, u oye el trueno en la tormenta, o ve la luz del relámpago echando piedras, o el agua tapando edificios y su poder fracasado, entonces es cuando intenta creer en Dios algo. Pero sería mejor que no creyera, por su actuación y pedirle a Dios cuentas. Que si pensara, antes de pedirlas, moriría de remordimiento y vergüenza. Pero antes de morir le vendría este pensar: “Si con esto que me pasa Lo ofendo, ¿cuántas cosas todavía me podrán pasar? Y cuando ya no exista el cuerpo, ¿a quién me podré presentar para librar mi espíritu del mando de Satanás? Satanás: mando que manda donde Dios jamás está.

Desperté, oí:

Dios: Dueño de lo que el hombre se cree dueño.

Dios: Poder para hacer el mundo y para destruirlo con una sola Palabra.

Dios: que su Palabra se hizo Carne, y antes su Palabra hizo la luz y la Tierra.

Pues a pesar de esto, el hombre duda de su Existencia. Duda cuando reforma.

E insulta cuando un Poder se desborda.

El hombre quiere vivir ofendiendo a Dios en todo lo que Dios manda.

Y se enfrenta a su Poder con palabras satánicas.

En la vida material, para coger una paga, tienes antes que haber hecho lo que el dueño o director manda.

Pus figúrate, pedir al que te deja que vivas, sabiendo que Aquí no quieres venir cuando la tierra te cubra.

El hombre no cree en Dios porque Dios no hace de Dios un segundo cada día.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C2

viernes, 20 de abril de 2018

El camino

En Sueño Profético veía un camino. No era recto ni ancho, también tenía hundidos, no tenía viviendas y había muchas distancias oscuras. Al final del camino se vieron dos hombres contando su vida. Éstas fueron las primeras palabras que oyó el espíritu:

“Mi vida fue siempre sufrir y alegría, porque el sufrimiento, más cerca de Dios me ponía. El sufrir se me agrandaba cuando no veía salida para que el sufrimiento pasara. Gracias a Dios que aunque yo no me sabía explicar, Él me comprendía y veía que yo de Él no me quería apartar, y ya me entraba alegría y se iba oscuridad y recto el camino veía”.

Sigue el otro el diálogo que el primero terminó:

“El sufrimiento se achica, y muchas veces se corta si en los peores momentos te traes a tu memoria:

“Yo de Dios no me retiro, tengo que pasar los baches y ver recto el camino que me quiera retirar del Único que puede ayudarme a este camino pasar”.

Ya cambiaba mi pensar y veía a un hijo que tenía paralítico, andando; y el chico, que hacía el cuarto y era mudo, hablando. Esto me daba alegría en el grande sufrimiento”.

Desperté, oí:

Hablaban estos espíritus de sufrimientos con Dios, daban Paz, quitaban oscuridad y allanaban caminos que tú podías pasar.

Este hombre, su alegría, en su petición, llega a ver al paralítico andando, con muletas, pero moviendo sus pies.

El que no hablaba, entendía y comprendía con un saber tan perfecto, que lo buscaban hombres de grande valía, y lo ponían de ejemplo demostrando su contento.

Hacía que comprendieran que para qué querría el habla si él a Dios no quisiera.

Su movimiento de manos, su alegría en la cara y su mirada en el Cielo, te obligaban a decir:

“Perdóname Señor, que yo ser mudo merezco”.

El camino que se ha visto es comparando sufrimientos y respondiendo el no querer apartarte del Cielo.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C1

jueves, 19 de abril de 2018

Dios es Pastor de hombres

En Sueño Profético vi el campo y muchos corderos que todos parecían una misma piel por lo juntos que estaban. Había un hombre sentado en una gran piedra, que a veces se ponía de pie para hablarles a los corderos.

Ya dijo uno:

Al pastor lo necesitan los corderos. Y si los estudias, son Paz en silencio. Igual que en la noche, viven en el día, pero al pastor lo necesitan para que les busque pasto y que en el camino se unan. Si el pastor es buen pastor, los corderos más a él se unen. En el rebaño sin pastor, las ovejas se perderían y las encontrarían muertas sin pastor que lo sintiera. Pues lo mismo es el hombre, que necesita su guía con el nombre de Pastor para cuidar el rebaño que Dios es Dueño. Que bajó a la Tierra para enseñar a quererse sin maltratarse, como hacen las corderas, que mueren si saber pegar, sin saber matarse. Si están pastando, ves cómo se retiran y dejan sitio para que otras coman aunque les quede hambre.

Dios se hace Pastor de hombres y deja sus Palabras para que las enseñen y las digan otros pastores.

Desperté, oí:

Daba alegría y pena
el oír hablar esta noche
del pastor y las corderas,
esta noche,
que el hombre le llama Noche Buena.

Si el hombre amara a Dios,
podría ser más humilde
que los corderos los son.

Porque el cordero
es la carne y la lana.

El hombre tiene espíritu,
donde Dios deja sus Palabras.

Pídele a Dios en tus ruegos
que el hombre viva unido
como viven los corderos.

Que en los campos ponen Paz,
no sangre y hombres matados,
que se entierran sin poderles decir muertos.

Porque la muerte llegó
después que llegó el disparo,
y ya no son muertos, son matados.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C5