miércoles, 25 de abril de 2018

Sufrimiento con Dios se achica

En Sueño Profético hablaban del sufrimiento. Decían que en el sufrimiento, no culpando a Dios, se achicaba el sufrimiento.

Con el sufrimiento abrazado, no se acaba el sufrimiento.

El sufrimiento te quita de que hagas lo bien hecho.

Dijo uno:

Yo, cuando viví con materia, o sea, cuando vivía mi cuerpo, en el pueblo que vivía había una mujer que enseñaba a llevar el sufrimiento. Milagros tenía de nombre, y milagros iba haciendo.

Donde había sufrimiento, pronto contaba su historia. Y no decía mentiras, porque nació en el pueblo y nunca salió del pueblo.

Ella era la mayor de 7 hermanos que fueron. Huérfanos se quedaron. Ella, 12 años tenía. El chico, con año y medio. Tenía un puesto de verduras, que el mostrador era el suelo, con unos sacos debajo y encima la verdura y su peso. Ésta fue su infancia hasta que se hizo mujer y dos hermanos y ella se casaron. Se quedó con los demás hermanos porque le ofreció a Dios y a sus padres que nunca los abandonaría, aunque se portaran mal, hasta que jornal ganaran cuando ya niños no fueran.       

Se casó y murió el marido a los seis años de casada. Dos niños le dejó. Y entonces los hermanos se abrazaron a ella cuando le oyeron decir: “Gracias Señor que me has dejado hijos para que de Ti me acuerde y no deje de seguirte para que nunca haga nada mal hecho y puedan odiarme mis hijos”.

Desperté, oí:

Tanto sufrió esta mujer, que llegó a ser conocida por quitar sufrimientos en el sufrir.

Sus palabras daban fuerza cuando a Dios te Lo nombraba.

Siempre tenía en su boca:

“Si Él pudo con la Cruz, ya nos mandará las fuerzas. Lo que yo quiero es morir antes de que yo pida cuentas del porqué me pasa a mí tanto sufrir en la Tierra”.

Tanto se cundió esta vida, que ya te daba vergüenza de a Dios pedirle por ti y no pedirle por ella.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C4

martes, 24 de abril de 2018

Enseñanzas de Dios: fácil para que ama, difícil para el que no ama

En Sueño Profético hablaban de estas Enseñanzas, fáciles para el que ama, y difíciles para el que no ama. Decían:

El Amor a Dios son manos para coger la cuchara, y ya ves fácil todo lo que de Dios vaya.

Si no tienes manos, cómo vas a coger la cuchara, con la gran diferencia de que Aquí, aunque quisieras, las manos no te llegaban. Y al Amor a Dios no le hace falta nada, con el espíritu sobra.

¡Qué cierto que a Dios Lo sigue el Amor, se ofrece el querer y lo llama lo que en la Tierra no le responde, y en segundo lugar a Dios ponen!

Todos, menos unos muy escasos, buscan primero al hombre y después a Dios.

Dijo uno:

La Enseñanza del espíritu es dura para el que la enseña, porque antes de hablar, ya sabe la respuesta, pero no puede callar el Mando que de Aquí lleva.

Desperté, oí:
Hacían comparaciones
que respuesta no tenían
por la grande inteligencia.

Hablaban del que sufre el abandono
con un sufrimiento grande.

Del que veía al caído
y más carga quería echarle.

Debería el hombre pensar
lo que sería ver lumbre,
saber que quema,
y tener manos que llegar
hasta que dolor te diera.

Pero si este dolor,
otros dolores remedia,
sientes la satisfacción
que Dios enseñó en la Tierra.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo III - C5

lunes, 23 de abril de 2018

El hombre duda cuando reforma

En Sueño Profético decían:

El hombre no cree en Dios porque el creer no interesa. No interesa porque ya tienes que practicar y enseñar a lo que Dios bajó a la Tierra.

El hombre no cree en Dios hasta que ve lo poco que él vale en la Tierra. Cuando lee en un papel que su carne está enferma sin remedio para curarla, u oye el trueno en la tormenta, o ve la luz del relámpago echando piedras, o el agua tapando edificios y su poder fracasado, entonces es cuando intenta creer en Dios algo. Pero sería mejor que no creyera, por su actuación y pedirle a Dios cuentas. Que si pensara, antes de pedirlas, moriría de remordimiento y vergüenza. Pero antes de morir le vendría este pensar: “Si con esto que me pasa Lo ofendo, ¿cuántas cosas todavía me podrán pasar? Y cuando ya no exista el cuerpo, ¿a quién me podré presentar para librar mi espíritu del mando de Satanás? Satanás: mando que manda donde Dios jamás está.

Desperté, oí:

Dios: Dueño de lo que el hombre se cree dueño.

Dios: Poder para hacer el mundo y para destruirlo con una sola Palabra.

Dios: que su Palabra se hizo Carne, y antes su Palabra hizo la luz y la Tierra.

Pues a pesar de esto, el hombre duda de su Existencia. Duda cuando reforma.

E insulta cuando un Poder se desborda.

El hombre quiere vivir ofendiendo a Dios en todo lo que Dios manda.

Y se enfrenta a su Poder con palabras satánicas.

En la vida material, para coger una paga, tienes antes que haber hecho lo que el dueño o director manda.

Pus figúrate, pedir al que te deja que vivas, sabiendo que Aquí no quieres venir cuando la tierra te cubra.

El hombre no cree en Dios porque Dios no hace de Dios un segundo cada día.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C2

viernes, 20 de abril de 2018

El camino

En Sueño Profético veía un camino. No era recto ni ancho, también tenía hundidos, no tenía viviendas y había muchas distancias oscuras. Al final del camino se vieron dos hombres contando su vida. Éstas fueron las primeras palabras que oyó el espíritu:

“Mi vida fue siempre sufrir y alegría, porque el sufrimiento, más cerca de Dios me ponía. El sufrir se me agrandaba cuando no veía salida para que el sufrimiento pasara. Gracias a Dios que aunque yo no me sabía explicar, Él me comprendía y veía que yo de Él no me quería apartar, y ya me entraba alegría y se iba oscuridad y recto el camino veía”.

Sigue el otro el diálogo que el primero terminó:

“El sufrimiento se achica, y muchas veces se corta si en los peores momentos te traes a tu memoria:

“Yo de Dios no me retiro, tengo que pasar los baches y ver recto el camino que me quiera retirar del Único que puede ayudarme a este camino pasar”.

Ya cambiaba mi pensar y veía a un hijo que tenía paralítico, andando; y el chico, que hacía el cuarto y era mudo, hablando. Esto me daba alegría en el grande sufrimiento”.

Desperté, oí:

Hablaban estos espíritus de sufrimientos con Dios, daban Paz, quitaban oscuridad y allanaban caminos que tú podías pasar.

Este hombre, su alegría, en su petición, llega a ver al paralítico andando, con muletas, pero moviendo sus pies.

El que no hablaba, entendía y comprendía con un saber tan perfecto, que lo buscaban hombres de grande valía, y lo ponían de ejemplo demostrando su contento.

Hacía que comprendieran que para qué querría el habla si él a Dios no quisiera.

Su movimiento de manos, su alegría en la cara y su mirada en el Cielo, te obligaban a decir:

“Perdóname Señor, que yo ser mudo merezco”.

El camino que se ha visto es comparando sufrimientos y respondiendo el no querer apartarte del Cielo.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C1

jueves, 19 de abril de 2018

Dios es Pastor de hombres

En Sueño Profético vi el campo y muchos corderos que todos parecían una misma piel por lo juntos que estaban. Había un hombre sentado en una gran piedra, que a veces se ponía de pie para hablarles a los corderos.

Ya dijo uno:

Al pastor lo necesitan los corderos. Y si los estudias, son Paz en silencio. Igual que en la noche, viven en el día, pero al pastor lo necesitan para que les busque pasto y que en el camino se unan. Si el pastor es buen pastor, los corderos más a él se unen. En el rebaño sin pastor, las ovejas se perderían y las encontrarían muertas sin pastor que lo sintiera. Pues lo mismo es el hombre, que necesita su guía con el nombre de Pastor para cuidar el rebaño que Dios es Dueño. Que bajó a la Tierra para enseñar a quererse sin maltratarse, como hacen las corderas, que mueren si saber pegar, sin saber matarse. Si están pastando, ves cómo se retiran y dejan sitio para que otras coman aunque les quede hambre.

Dios se hace Pastor de hombres y deja sus Palabras para que las enseñen y las digan otros pastores.

Desperté, oí:

Daba alegría y pena
el oír hablar esta noche
del pastor y las corderas,
esta noche,
que el hombre le llama Noche Buena.

Si el hombre amara a Dios,
podría ser más humilde
que los corderos los son.

Porque el cordero
es la carne y la lana.

El hombre tiene espíritu,
donde Dios deja sus Palabras.

Pídele a Dios en tus ruegos
que el hombre viva unido
como viven los corderos.

Que en los campos ponen Paz,
no sangre y hombres matados,
que se entierran sin poderles decir muertos.

Porque la muerte llegó
después que llegó el disparo,
y ya no son muertos, son matados.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C5

miércoles, 18 de abril de 2018

El Poder de Dios es Único

En Sueño Profético hablaban del Poder de Dios:

Cuando el hombre al Poder quiere llegarle, entonces Dios manda el Poder, y este obedecer escándalo hace.

Escándalo que abre puertas, aunque luego intenten cerrarte. Pero una vez que están abiertas, en el intento pueden quedarse.

Este Caso –hoy único– es peligroso ocultarlo.

Dijo uno:

Es peligroso por sus pasos agigantados, por su fuerza, por su peso, por donde le viene el Mando.

Por eso, el espíritu del mal, coge al que sabe que le sirve –o cree– para atormentar al Lugar. Que si todos obedecieran al que Dios Mando le da, la carga quedaría en uno y la verías alejarse a otro lugar. Y donde la vieras pararse, ya podrías confirmar que, o falta Amor a Dios, o le abren puertas – por no entender– al espíritu del mal.

Este espíritu acecha para robarte la Paz. Y una vez que te la roba, te lleva a que te condenes, y tú ya codenas a más.

Aquí es casa de arena, si se pusieran a pensar que sufrimiento con Dios, en esta constante presencia de su Gloria, no era sufrimiento. Serviría para enseñar, según llegaran los tiempos.

No se cansan los demonios de intentar dejarte viviendo oscuridad. Y en cada intento que hacen, Dios más fuerzas te da y más antorchas reparte para que vean el Lugar, al que ya no pueden parar con los recursos del hombre.

Desperté, oí:

Que los recursos del hombre
pronto pueden ser perdidos
y jamás ya encontrados.

¡Los de Dios son Poder único!

Poder en Tres, pero es Uno.

El hombre, ante este Poder,
se ve paja mojada
queriéndola encender.

Se ve llama de lumbre
queriendo apagar
sin agua tener.

El hombre le puede al hombre,
y se tratan como fieras.

Pero al llegar a este Poder,
se arrastra como culebra
que no se puede mover
porque el cieno se apodera.

Que el mismo cieno lo pone
la maldad de otra culebra.


***

Libro 21 - Te Habla el Profeta - Tomo III - C2

martes, 17 de abril de 2018

Es Dios el que te premia por el bien que el hombre de ti recibe

En Sueño Profético decían:

Es Dios el que te premia por el bien que el hombre de ti recibe.

Si el hombre esto pensara, se entristecería por dentro y le saldaría a la cara.

Es Dios el que te premia por el bien que el hombre de ti recibe.

El hombre no se merece oír la Palabra de Dios en el Lugar que Él elige.

Después de no merecerlo, le da el trato al Lugar con exigencia y desprecio.

¿Cómo puede pensar el hombre: “Yo a su mando hago esto: exijo, desprecio y no obedezco las Palabras que oigo en el Lugar que Dios habla”?  

Dijo uno:

Numera lo que has hecho en este día que le ha dado paso a la noche: ¿Has consolado afligidos, poniendo siempre este Nombre? ¿Has llevado alegría donde hay olvido del hombre porque los años llegaron y ya esperan la muerte?

Tu presencia no valoran, para acarrear al Cielo. Tu cansancio es escondido, para ir esto cundiendo. Y tus oídos oyen palabras que Satanás pone en lenguas, para tu mayor sufrimiento. 

Desperté, oí:

¿Quién Le diría a Dios Hombre:
“Maestro, no vengo a verte
porque me robas el tiempo.
Y doy la vuelta a la calle
por si alguien me está viendo”?

Esto sería no creer,
o creer y no Quererlo.

O Quererlo
y estar cogido en ese momento
por espíritus del Infierno.

Por eso,
es Dios el que te premia,
por el bien que el hombre está recibiendo.

¡Qué lucha te pone el hombre,
por no creer en el Cielo!


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5

lunes, 16 de abril de 2018

El cargo y el dinero, pocas veces piensan en Dios

En Sueño Profético hablaban del poder por un cargo y del poder por dinero. Decían:

Si esto no lo pones al servicio de Dios, envidia al pordiosero. Éste puede sacar para comer, y fijo que no pierde el Cielo. Ya lo tiene en su lengua cuando pone la mano y oyes: “¡Déme algo, por Dios! Y al recibir, oyes: “Dios se lo pague”. Esta oración la repite tantas veces como pone la mano y recibe. Que aunque no reciba, ya oyes el Nombre de Dios.

Si esto hace el pordiosero, ¿qué tiene que hacer el pudiente para Dios? Pues, al dar, decir: “Gracias Señor, porque lo que doy es tuyo. Soy administrador, y el cargo Tú me lo dejas porque tengo la salud. Mañana me faltará la lengua, o la vista, o las piernas, y ya nadie me buscará para que en algo Te sirva; o me llegará vejez, porque corren los años como las nubes, sin que nadie los detenga”.        

Desperté, oí:

El cargo y el dinero, pocas veces piensan en Dios.

Si éstos se dieran la mano y buscaran dónde está hablando Dios, un día sería mucho para que estos Dictados no los tuvieran todas las naciones del mundo.

Dinero o cargo, el que lo tenga, tiene que entregar cuentas del tiempo que lo ha tenido.

Son pocos los que administran diciendo:

“Señor, yo sé que lo mío no es mío”.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

viernes, 13 de abril de 2018

El hombre sabe que es Dios, pero no quiere aceptarlo

En Sueño Profético decían:

Manda estos Mensajes donde más escándalo den. Que el espíritu del mal se disfraza para engañar y contenerlos, pero a Dios no se puede enfrentar para que queden en silencio.

A más silencio vean, más escándalo verán, por ser este Mando del Cielo.

Un “no” al espíritu del mal: un triunfo a la Verdad.

Dijo uno:

Aunque sean distancias lejos para la Tierra, para el Cielo son cerca. Tú no dejes los caminos que este Caso ignoren, que puede que al llegarles esta Comunicación del Cielo, avergüencen a los que están cerca y vivan todo lo que pueda ser justificación para decir que Dios es Vivo y que a diario lleva a un espíritu a su Gloria y debe ser conocido por el mundo. Luego, que el hombre actúe como quiera, con la Libertad que Dios le deja mientras el espíritu está tapado por la materia, cuerpo que hace servicio breve, por gran cuido que tenga.

Desperté, oí:

Tienen que tener el espíritu
como pájaro enjaulado
cuando piensen:
“Siendo Dios,
qué mal me porto a su Mando”.

Por esto dictan en Gloria
que este Caso sea escándalo.

Que puede que sea ganancia
para el que quiso ocultarlo,
si la muerte le deja tiempo
para el Perdón alcanzarlo.

Si esto no fuera Dios,
las fuerzas habrían faltado.

El hombre sabe que es Dios,
pero no quiere aceptarlo.

Su sitio, luego será,
donde Dios echó a Satán
por rechazarle su Mando.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

jueves, 12 de abril de 2018

Si no hubiera muerte, ¿quién se acordaría de Dios?

En Sueño Profético decían:

El hombre sabe que tiene que morir, pero no quiere saber qué hay después de que entierren su cuerpo. El hombre sabe que un cuerpo joven y sano, de momento queda muerto, pero no quiere pensar quién daba movimiento a aquel cuerpo, no quiere pensar que era el espíritu, que cuando Dios lo manda al nacimiento de la carne, forma ruido, y cuando oye llamada, se va en silencio, que es la vida del espíritu que nunca muere.

El mundo material puede acabarse. El espiritual, jamás, por ser Mundo Eterno, hecho por Dios Padre, para que los espíritus que ahí les entierran sus cuerpos, si quieren la Eternidad, vuelvan con Dios Padre. Después está Dios Hijo, pero ya con Cuerpo de Carne.

El hombre sabe que ahí no queda, pero niega a Dios en sus actuaciones y no se oye el nombre de Dios para alabarlo.

Dijo uno:

El hombre sabe que hay algo que a él le puede, que este algo lo ve más cuando le llega el momento de tener que entregarse a la muerte, sin pretextos, sin achaques, sin bienes que le presente, queriendo muerte pagar y que algún tiempo le deje, pero no le llama Dios.

Desperté, oí:

Si no hubiera muerte,
dolor ni vejez,
¿quién se acordaría de Dios?

Ésta es la pena del que ama,
que ve que nombran a Dios
cuando la vida se acaba.

Ponían muchos ejemplos del espíritu,
cuando Dios lo manda
al nacimiento de la carne,
y cuando lo llama
para que sea enterrada.

La llegada es con ruido,
llanto y movimiento.

A la llamada,
el llanto no es del espíritu.

Ya es la materia
queriendo detener al espíritu.

Si el hombre pusiera en práctica
lo que tiene en olvido,
sería un mundo de Paz,
y la muerte llegaría
siempre por enfermedad.

Y dándole despedida:
“Señor, que no me enfade contigo,
que yo sé que vivo está”.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C3

miércoles, 11 de abril de 2018

Valora lo del Cielo

En Sueño Profético decían:

Dios está siempre premiando al hombre, pero, por falta de Amor, el hombre no Lo comprende.

Dijo uno:

¿Habrá premio mayor, que decir “yo tengo contacto con el que le habla Dios, y me explica y me cuenta lo que es la Gloria de Dios”? Lo que es la Gloria viviendo con cuerpo y esperando cada día que Dios arrobe su espíritu.  Esto, muy pocos lo dicen: “Gracias Dios mío, que no merezco el oír lo que Tú, en la Gloria, has dicho horas antes; o has puesto una Visión para que la vea el espíritu; o en un cuerpo Dios hace un prodigio. Pongamos éste del día que esta noche retiró: ver cómo Dios convierte en agua lo que en su Última Cena a su Discípulos dijo: “Comed, que éste es mi cuerpo”.

Si el hombre quisiera amar a Dios, ya Dios saldría a su encuentro.

Desperté, oí:

Dios siempre está esperando
que el hombre diga: “Señor, Te quiero”.

Que no hacen falta palabras
si cumple sus Mandamientos.

Pero que sea por Amor,
no por un Mando severo.

El hombre valora lo de la Tierra
y desvalora lo del Cielo.

Sin pensar que el valor,
ya no es valor,
si no es valor para lo Eterno.

El momento de la muerte
es el que hace pensar
el camino que ya dejas,
que no puedes enmendar.

El valor que tiene
lo que haces para el Cielo,
aumenta el valor
cuando ahí queda ya el cuerpo.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C3

martes, 10 de abril de 2018

El peor de los pecados: pecado con reposo

En Sueño Profético hablaban de las dos vidas: vida del cuerpo, Vida del espíritu. Nombraban cargos y sitios que ya dejaron, y que éstos pudieron obedecer las Palabras que Dios manda Aquí en el Cielo para cundir que Él está Vivo y que también Vivo está su Cuerpo. Estos que no obedecieron estas Palabras, que tuvieron sobra de pruebas para ver verdades y falta de palabras y hechos para poder desmentir, éstos, que ya no tienen cuerpo ni cargo, no pueden estar Aquí.

¿Cómo van han entrar en su Gloria los que hicieron tanto daño, y no hicieron más porque Dios les retiró su Permitir?

Dijo uno:

El perseguir la Palabra de Dios o quererla ocultar es el más grave pecado. Este pecado es de estudio, es pecado con reposo, que es el peor de los pecados.

Desperté, oí:

Si el hombre quiere pensar, que piense en estas frases que el Cielo vuelve a dictar:

Si crees en Dios y de Dios hablas, ¿cómo no ves que estas Palabras salen del Mando de Él?

A este Mando y actuación del Lugar que Dios tiene de Instrumento, es imposible que el hombre les ponga una palabra desmintiendo que no son dichos Aquí.

Pues si esto está visto que es para toda clase de hombres y el hombre lo rechaza con el silencio o la indiferencia, ¿cómo el que vaya muriendo su cuerpo, puede venir Aquí?

A esto habrá quien conteste: “Es que Dios es Misericordioso”.

Dios da su Misericordia cuando tú tienes cuerpo, cuando aún puede haber arrepentimiento.

Y en este arrepentimiento te ofreces a que te mande lo que antes no habías hecho.

Es alegría estar siempre al servicio de este Cielo. Y es sufrimiento grande cuando piensas: “Yo Le negué a Dios todo lo que Él era Dueño.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4

lunes, 9 de abril de 2018

Los buenos, siendo de Dios, no pueden lo bueno ocultarlo

En Sueño Profético decían:

Todo lo que hace el bueno, lo puede hacer el que sea un poco malo, pero si el bueno es bueno y lo hace todo en Dios pensando. Todo lo que hace el bueno, lo puede hacer el que sea un poco malo.

Hay quien reserva lo bueno para el bueno, y no le da nada al que sea un poco malo. Éste, ¿no ha pensado nunca que la botica nunca será para el sano; el abrigo, para el que tirita; y el fresco, para el que está sudando?

Pues si esto es así, reparte tu bueno para el más necesitado. Y puede que oigas decir: “el malo ya no es tan malo”. El que oiga esto decir, ya ve la renta que Dios, desde el Cielo, le ha mandado.

No hay mejor satisfacción, que acarrear al rebaño, a mayor número, mejor. Esto, tan sólo con pensarlo, te notas lleno de Dios. Y vas buscando ovejas, a más perdidas, mejor. Muchas veces las ves más lejos, y el deseo las acercó. El deseo del que lo bueno quiere que por bueno quede.

Desperté, oí:

No hay bueno, bueno, que no diga:
“Señor, quiero que haya
más buenos que los que hay”.

“Señor, a veces juzgo
por el daño que Te hacen”.

“Yo no valoro mi bueno
porque creo que al amarte,
tengo que buscar al malo
para de lo malo quitarle”.

“Si acción y palabra doy en tu Nombre,
con tu ayuda, Señor,
en el Rebaño se mete”.

“Yo, Señor, si fuera bueno
sin ocuparme del malo,
te daría más sufrimiento
porque no cumpliría tu Mando”.

Con dos docenas de buenos
por el mundo caminando,
lo malo se achicaría
y lo chico ya viviría avergonzado.

Los buenos, siendo de Dios,
no pueden lo bueno ocultarlo.

Éstos sufren cuando ven
que el hombre hace algo malo.


***

Libro 19 - Dios Manda en su Gloria que Enseñen - Tomo III - C4

viernes, 6 de abril de 2018

Dios me dice

En Sueño Profético decían:

Tu presencia sea con un justificante de llamada y sea cundido después de hacer presencia. Antes de hacer presencia, sea escondido como joya al ladrón.

Dios manda sus Palabras, y según las reciban, Él manda presencia del Lugar donde pueda decir: “Dios me dice”, no “Dios dijo”. “Dios me dice”, es justificando su Existencia, para que el hombre hable de Dios Vivo y no piense en un Dios muerto; para que hablen de un Dios que el hombre mató y Él resucitó su Cuerpo y está en los Cielos, sitio donde está su Tribunal para juzgar a vivos y muertos.

Desperté, oí:

Mandan en Gloria silencio a la llamada y escándalo después de hacer presencia.

El hombre tiene que ver que ante este Poder, su “no” tiene gran fracaso.

Si estudiaran este Mando, verían que el Instrumento, él no manda en el Mando.

Silencio, mandan en Gloria, hasta salir publicado.

Este Mensaje sea leído a los escasos que siguen al Elegido.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C4

jueves, 5 de abril de 2018

El primer Mandamiento

En Sueño Profético decían:

Ella pide que el primer Mandamiento sea cumplido, sin querer poner razones para quitarlo del primero.

El primer Mandamiento no te lo puede quitar nadie, ni encarcelado que estuvieras ni muerto tu cuerpo.

Cumpliendo el primer Mandamiento no puedes poner nada primero, porque su Amor tiene más fuerza que todo lo que tú veas en la Tierra.

El primer Mandamiento, si tú lo abrazas, Él no te deja, y ya vives su Mando y su Fuerza.

Dijo uno:

Si el hombre se presentara en todos los sitios con el primer Mandamiento, el que recibiera algo, sentiría que venía de un Dios que estaba dentro.

Desperté, oí:

Piensa, si dentro Lo llevas,
que Él se hará presente en tus palabras,
tus formas y tus maneras.

Si la vista y los andares
no lo puedes esconder,
¿cómo llevar su Amor dentro de ti
y no ser primero lo de Él?

Deja lo de la Tierra
en el último lugar,
que la tierra es culpable
de que el hombre deje
a Dios de amar.

Haz que tu cuerpo se llene
de este primer Mandamiento,
que si muchos se llenaran,
se acabaría el Infierno.

El espíritu del mal actúa
cuando le falta este lleno.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

miércoles, 4 de abril de 2018

Si quieres a Dios, busca sus Palabras

En Sueño Profético hablaban De querer a Dios o decir que Lo quieres:

El no quererlo, puedes vivir ocultándolo. El quererlo, es imposible callarlo. Tú ya sigues su Camino y obedeciendo a su Mando, que a veces es camino duro, pero Él antes lo va pasando.

Dijo uno:

El hombre se nombra él
y deja a Dios a un lado.
Al que sigue este Camino,
se le ve saber de fracaso,
muñeco que mueve el hombre
por corto tiempo o largo.

Si los 80 son largos,
Aquí los 80 son sueño corto,
saludo que da a uno
sin preguntar por parentescos
y sin los pies dejar quietos.

Éstos son los 80,
si comparas con lo eterno.

El que sigue a Dios,
no puede mentir
como el que no Lo quiere,
que este mentir lo descubre
el que de verdad a Dios quiere.

Esta Verdad te ilumina
y te quita oscuridad,
para que siga camino
que Dios va haciendo ya.

Desperté, oí:

Cierto que el que quiere a Dios, no puede mentir como el que no Lo quiere y dice que Lo quiere.

Si tú Lo quieres, no puedes hacer lo que Él no quiere.

Las palabras pueden engañar, pero la acción no.

Porque la acción, cuando es engaño, Dios hace que quede al descubierto.

Y ya tiene el nombre que Dios le puso: hipócritas.

Si quieres a Dios, busca sus Palabras y obedece sin poner comparaciones.

Querer a Dios y poder hacer lo que hace el que dice que Lo quiere, es tan imposible como que el gigante se ponga la ropa del enano.

Y el enano la ropa del gigante.

Siempre fueron conocidos y serán, lo que dicen que a Dios aman sin amarlo.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C6

martes, 3 de abril de 2018

Fuerza que Dios manda

En Sueño Profético decían:

Dios te manda la Luz
antes que las letras.

Dios, en tus palabras,
acción deja,
pero en tu pedir
Él da respuesta.

Porque ¿quién mejor que Dios
sabe que en tu pedir
quieres su Presencia?

Ésta te hace fuerte,
y ya ves todo triste y pobre,
falto de esta Fuerza
que el hombre no entiende.

Esto es sol y sombra,
que el sol siempre puede.

Tus pasos y tu acción
no llegan al hombre,
es Mando de Dios.

Tú, ya, este Mando
dejas repartido,
sabiendo que Dios
va siempre en el Mando,
que ir en el Mando
es ir Dios contigo.

Dijo uno:

A veces este Mando
quieren confundirlo
con mala intención
o por ser párvulos de espíritu.

La Fuerza de Dios
va siempre con el Elegido.
Éste nunca puede decir:
“esto es mío”.

Él te dice claro
o te dice oscuro,
hasta que esta Gloria
te aclara los números.

Desperté, oí:

¡Qué sencillo ve y cumple
este Mando el Elegido!

Lo mismo dice es corto,
que te dice está crecido.

Hacían en esta Enseñanza
comparaciones con el sol,
la asombra, el aire
y el agua.

De estas cuatro fuerzas,
nombraban al Sol
como rey de ellas.

Este Sol
no admite nada que le pueda.

Es el Elegido,
sin formar discordias,
cada día más fuerte
el que va apartando
al que a Dios no quiere.

Al aire, te amarran,
y algo le puedes.

La sombra,
te abrigas,
y si llega el agua,
hay preparativos
y algo aguantas.

El Sol,
es potencia en silencio
que mata.

La Fuerza del Cielo,
tranquila,
todos la esperan
y a nadie le extraña
que en el año
un día faltara.

Esto es, en el Mensaje,
Fuerza que Dios manda.

Potencia en Palabras,
rayos que iluminan
al hombre que ama.

Dios te dice ve,
o no dice nada,
pero te ilumina
y de Aquí te manda.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5

lunes, 2 de abril de 2018

Siente esta Vida

En Sueño Profético decían:

Cuando sientes esta Vida, estando en esa, es cuando sientes reformarte y no quieres ser como eres. Entonces valoras más al que ve lo de la Tierra como cosa temporal, que un día tú tienes que dejar para que otro disfrute o para que lo rompa.

Cuando sientes esta Vida, vives ésa contento, y le puedes al huracán o al vendaval que venga, porque sientes lo más grande, que es lo del espíritu, que le manda a la materia.

Dijo uno:

Yo compadecía al que sólo vivía para contentar al que estaba en la Tierra, al que le dejaba su tiempo a la tierra que no le daba cosecha, que son los entretenimientos que te pone la materia. En cambio, la Vida del espíritu te aconseja y te lleva por sitios claros y sencillos, que sólo ves línea recta, y ya esta Gloria vives.

Desperté, oí:

Cuando sientes esta Vida
es cuando ves los defectos     
del que sólo ésa vive.

Es algo que da ruido
o algo que da silencio.

Ruido, por la inquietud
que le ponen a tu cuerpo.

Y silencio, cuando ves
que no nombran nada eterno.

Cuando sientes esta Vida,
tu vivir ahí le da desprecio
a lo que no puedes traer Aquí.

Que es todo lo que te entretiene
y te roba los días
para que de Dios no te acuerdes.

Niega a todo la memoria,
pero a Dios no se la niegues.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C7

sábado, 31 de marzo de 2018

La vida del espíritu no tiene muerte jamás

En Sueño Profético decían:

A más cundan esta Comunicación de esta Gloria, más remordimiento y vergüenza tiene que llegarle al que Esto lo tuvo en sus manos y, pudiendo, no hizo nada, y dejó crecer el sufrimiento de esta Verdad tan despreciada.

Esto, en el sitio que tocara, debería ser la presencia del Elegido reclamada. Que si sientes Amor a Dios, tú vas a buscar donde te digan “allí dicen que Dios habla”.

Primero ves el fruto, y viendo el fruto, ya él árbol lo conoces.

Si tú el fruto no puedes verlo y tan sólo ves el árbol y te cuentan lo del fruto, puedes ser engañado. Pero si este árbol quiere ir a ti o te espera para que tú digas que esa fruta echa, si tú no aceptas, tú no tendrás disculpa cuando el Tribunal de Dios te espere para darte entrada en su Gloria.

Desperté, oí:

Si tú, teniendo cuerpo, no quieres saber de lo que Dios manda del Cielo a la Tierra, y Dios te deja la Libertad, una vez que tu cuerpo muera ¿cómo a la Gloria lo vas a llevar?

Por esto hay que cundir. Y al descubierto quedarán los que guardaron sus palabras y su firma en esta gigante Verdad.

La vida del cuerpo es corta. La del espíritu no tiene muerte jamás.

Vuelve a donde Dios le dio su Mando, que su nombre es la Gloria Celestial.

O al sitio que el hombre eligió: Infierno, Profundidad. Que el cuerpo queda en altura comparado con el sitio donde el espíritu va.

Estos Escritos, si los lees y los piensas, sientes Gloria, Amor y Paz.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C4

miércoles, 28 de marzo de 2018

Aceptar lo que Dios manda, no es igual que aceptar lo que Él no quiere

En Sueño Profético decían:

Rogar por lo que Dios permite es querer lo que Dios no quiere. Y si no aceptas su Voluntad, en contra de Dios te pones. Y ya no le llames vivir a vivir enfado con el que tiene el Poder de los dos mundos para crear y deshacer, para dejar otra vez al mundo sin vida, hasta crear otra vez.

Dijo uno:

¡Qué sencillo es lo sencillo que Dios quiere que viva el hombre! Que es que coja esa vida sabiendo que a este Mundo pertenece. Y que vida y muerte son los dedos de las manos, que todos juntos se mueven. Y que donde está la vida, vive con ella la muerte.

Hay muerte con desafío, diciendo: “cobarde muerte”. Y otras veces es que Dios manda que llame a tu puerta la muerte, y tú contestas poniendo impedimentos con lo que ha estudiado el hombre. Pero si va muerte con Mando, vida en el cuerpo no queda, y es muerte que Dios ha mandado.

Desperté, oí:

Va el Mensaje, a que aceptar lo que Dios manda, no es igual que aceptar lo que Él no quiere.

Y que rogar en su Permitir, puede quitar el sufrir, que es más sufrir por saber que Dios no quiere.

El hombre confunde el Querer de Dios con el Permitir, y entonces a Dios ofende.

Ofende cuando es muerte mandada.

Y no se cansa de coger el Permitir de Dios y cambiar muerte por matado.

Hay más enterrados por el Permitir de Dios que por Dios haber muerte mandado.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C4

martes, 27 de marzo de 2018

La Fuerza de Dios

En Sueño Profético hablaban de temas diferentes. Decían que la constancia aburría a la mentira; y que las fuerzas, si las pedías para el Prójimo, Dios te las daba. Que estas fuerzas no son para levantar peso de carga, son fuerzas para el espíritu, que es el que no se cansa de hacer oración a Dios para que busquen sus Palabras, que está diciendo a diario, y el hombre le da la espalda al que por Él tiene que ser juzgado.

Dijo uno:

El Elegido para enseñar tiene muchos en contra, porque de los que lo ven y lo oyen son pocos los que creen en esta Gloria. Tiene que poner el sí donde tú pones el no, y tiene que poner el no donde tú pones el sí.

Este caminar le cansa al que a Dios no lleva dentro. Que esto lo sabes tú si de oír estas Palabras no tienes cansancio, todo desprecias y vives vida de Paz, y ya nada te interesa. Si de acuerdo no estás eres mueble inservible, que ni sirves ni decoras.

Desperté, oí:

La Enseñanza del espíritu
es difícil enseñarla
para el que no tiene Amor,
que este Amor se ve en la cara.

El Elegido
que Aquí Dios le da sus Palabras,
no puede guardar silencio
ni reservar la Enseñanza.

Es Fuerza tan poderosa,
que si los mares se mueven,
¿cómo no se va a mover la persona?

La Fuerza de Dios te empuja
a que seas como Él quiere
o a que no hagas lo que Él no manda.

Pero tienes que querer
servirle a Dios,
sin hipocresía por dentro
ni por fuera.

La de adentro la ve Dios,
y ya hace que otros la vean.

Que esto es menos oculto
que las cosas de la Tierra.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C4

lunes, 26 de marzo de 2018

Dios deja la Libertad

En Sueño Profético decían:

Tú sigue con tu pregón, diciendo, “Dios me lo manda”, que todo el que lo desprecie, el Perdón de Aquí no lo alcanza, cuando ahí el cuerpo lo entierren.

Si Dios obligara al espíritu cuando ya no tiene cuerpo, sería un Dios sin Poder y con temor a los cuerpos.

Dijo uno:

Dios, para obligar al espíritu, obligaría antes al cuerpo, que podría obligarlo de muchas maneras, dejando al mundo sin luz, y ya enfermaría la Tierra, y el alimento no darlo hasta que a Dios no quisieran.

También podría dejar sin lágrimas a la Tierra, que son los mares, los ríos los veneros y los pantanos, donde el agua tiene presa. O tener 40 días el agua subiendo al cielo y del cielo bajara a la Tierra, obedeciendo a su Dueño. Esto, cayendo con prisa, por ser Mando de su Dueño.

Desperté, oí:

Dios no obliga a quererlo.

Pero como Él ama al hombre,
siempre manda pregoneros.

No hay número para poner,
de cuántas maneras,
Dios haría por fuerza
que el hombre Lo obedeciera.

Pero ya no sería Dios.
Sería un poder de la Tierra.

Que podría tener poder,
unos segundos o 90 años,
que Aquí, segundos se cuentan.

Dios deja la Libertad
mientras el cuerpo vive de la tierra.

Cuando la tierra tapa el cuerpo,
según como vivió,
así el sitio le espera.

Si ahí, con su libertad,
a Dios despreció,
cómo Dios le va a dar
Gloria por fuerza.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C3

viernes, 23 de marzo de 2018

Hacerle reforma a la Palabra de Dios es no creer en Dios

En Sueño Profético decían:

Cuando el sufrimiento en ti se achique, lo verán crecer en el que sufrimiento puso o dejó que se anclara.

Dijo uno:

Al que ha vivido con cuerpo y ha conocido a un Enviado de Dios, sea pobre, rico, hembra, varón, místico o que haya sido gran pecador, si Dios le da sus Palabras y le dice “dilas en mi Nombre”, al no adorarlas ni quererlas oír, ya está despreciando su Gloria. Y si tú no quieres su Gloria ahí, ¿cómo Dios te va a entrar en ella para una eternidad?

Si pensaran esto, no podrían mirar al Cielo en un momento de gran apuro que supieran que en la Tierra no podían dar el remedio.

Tú no dejes de cundir el Mando que de Aquí lleva tu espíritu. Que esto le hace pensar al que no quiere que Dios esté Vivo con Cuerpo de Carne.

Quieren un Dios muerto, para, el que dice que Lo ama, reformarle sus Mandamientos.

Desperté, oí:

El hombre, si a Dios amara, no podría oír decir: “Dios allí da un Mensaje a diario”, y no acudir.

Hacerle reforma a Dios en sus Palabras es no creer en Dios, o creer y querer a Dios para engañar al que Lo quiera. Que éste, si de verdad ama, conoce la mentira.

Ya está el sufrimiento rondando donde pudieron quitar sufrir y no quisieron quitarlo.

Éstos abrieron las puertas a espíritus condenados.

El que ama a Dios, los conoce y los tiene comparados con el que lleva traje nuevo y el interior sucio y derrotado.

Pero esto es peor, porque morir sucio es morir condenado.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5

jueves, 22 de marzo de 2018

Sentir a Dios, es lo que lleva al Cielo

En Sueño Profético hablaban de estos Mensajes dichos al espíritu y luego dictados por espíritus de esta Gloria ya al espíritu y cuerpo, para que el hombre sepa de esta Gloria cuando vive ahí con cuerpo, para que no tenga disculpa el no cumplir los Mandamientos, para que no diga estas palabras: “¿A Dios quién Lo ha visto? ¡Después de muertos quedamos muertos! ¡Hay que vivir la vida! ¡Solo hay una vida, que es la que tiene el cuerpo!”.

Esto lo dicen muchos, y al que no se le oye, lo dice con sus hechos, no cumpliendo las Palabras del Evangelio y teniendo al Prójimo en desprecio. Por eso, esto hay que cundirlo donde haya hombres y suelo, donde pueda destapar a los que no quieren saber de la Gloria y del Infierno.

A más lo sepan, más cumple el Elegido el Mando que tantas veces le ha dado Dios Hijo con su misma Voz: “Que Me ves, dilo, publícalo”.

Dijo uno:

Que sentido tiene: Dios hablar en un Lugar para que el mundo se entere. Pensar esto es espíritu no bueno, o materia asustada porque no tiene Amor a Dios y vive para Tierra.

Desperté, oí:

Ponían Aquí en la Gloria, al que quiere aquí silencio, de espíritu malo o cuerpo enfermo.

No darán jamás razón al que sepa esta abundancia y quiera dejarla en archivo muerto queriendo callar a Dios.

Esto está tan claro, que lo entiende el que nunca tuvo enseñanza y no conoce si las letras están para arriba o para abajo.

Pero al oírlo leer, se inclina dando las gracias a Dios y despreciando talentos.

Quiere sentir a Dios, que es lo que lo lleva al Cielo.

El que no sienta a Dios, tiene el espíritu enfermo, que te lo firma su cuerpo con la actuación que está haciendo.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C3

miércoles, 21 de marzo de 2018

El Instrumento es mensajero

En Sueño Profético hablaban de las muchas reacciones que tiene el que Dios manda que hable de su Gloria, de su Reino, de la vida del espíritu y de la vida del cuerpo. Que estas reacciones, si las sigues, ves que el Mando que llevan es del Cielo.

Dijo uno:

El hombre se retira de este Mando por no creer; o por creer, y como no hay Amor, al Mando le da desprecio.

Dios da inteligencia para que el Instrumento vea, sin ver, lo que nadie está viendo. Ve si crece el Amor, la ira, el abandono o el desprecio. Todo esto es a Dios al que el hombre se lo está haciendo.

El Instrumento es mensajero con carga de alegría y carga de sufrimiento. Y es por pocos comprendido, por falta de Amor al Cielo. No hay creer mayor que cuando hay Amor, y este Amor te hace ver con los ojos del espíritu antes que con los ojos del cuerpo.

Desperté, oí:

¡Qué cambio le hace el hombre a Dios con el premio que le manda al que puede conocer al Instrumento que elige para que dé esta Enseñanza!

El responder es negar, abandono, indiferencia, trabucarle los caminos y no abrirle las puertas.

El hombre, en vez de cuidar y ofrecer lo que pudiera con alegría y con Paz, se esconde y se niega.

No merece el hombre que Dios se haga Presencia en el día y en la noche.

En el día, para ir curando al espíritu y a la carne.

Y en la noche, para enseñar cómo Dios hace arrobo y lleva al espíritu a un Mundo en el que no hay suelo.

Que no hay cuerpo hasta que Dios viste al espíritu con el traje de la carne.

Es mejor que no pienses en este Mensaje si no vas a reformarte.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C4

martes, 20 de marzo de 2018

Si vives Prójimo, aprendes y enseñas

En Sueño Profético decían:

Si no quieres a Dios, pide por ti antes que por nadie. Si Lo quieres y en momentos de tu vida Le pides cuentas, piensa: “mi Amor a Dios no vale, porque es amor de la Tierra.

El Amor a Dios es crecimiento en la alegría y en el sufrimiento. En la alegría, para darte a los demás. Y en el sufrimiento, para poderlo llevar y que vayas dando ejemplo de cómo seguir a Dios en el sufrimiento.

Dijo uno:

Si en estos momentos de tu vida no estás con Dios, puedes pecar, porque el llanto, la alegría y la abundancia de bienes, tienes que saber administrar. Porque en los dos extremos tienes riendas que llevar, para que el que vaya viendo compare y te ponga de ejemplo, y puede que con este saber le achiques sus sufrimientos.

Desperté, oí:

Puedes perder el Cielo, lo mismo en la alegría y sobra de bienes, que en los sufrimientos.       

Unos te quitan y te hacen que olvides al caído y al hambriento.

Y ya no cumples los Mandamientos.

Y otros te hacen pensar: “¿cómo Dios consiente esto?”.

Acuérdate del hambriento si ves que tienes de sobra, y coge camino recto.

Y cuando tengas sufrimientos, en vez de pedirle a Dios cuentas, piensa cómo Lo clavaron y cómo a la Madre Virgen se Lo entregaron.

Si vives Prójimo, aprendes y enseñas.

Porque la práctica y la experiencia no se aprenden de las letras.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C5

lunes, 19 de marzo de 2018

Dios es Vivo

En Sueño Profético hablaban de los Elegidos para enseñar y de los Elegidos para dar testimonio de esta Existencia. Hablaban de todo lo que Dios le tiene al hombre y el hombre no sabe mandar ni ejercer.

El que pueda decir “yo oigo o he visto”, ya es Elegido. Pero no Elegido para enseñar y ponerse con valentía delante de un tribunal que lo compusieran teólogos y hombres de ciencias que fueran de enseñanza. Nada más que pensaran esto, retirarían palabras o pensamientos que hubieran tenido para desmentir esta Fuente Divina, que abunda aunque el hombre no busque esta Agua.

Dijo uno:

Ya se han dicho en otros arrobos, que el saber esta Comunicación de Dios y no acudir a ella, no tendrá disculpa ni en Ministro de Dios ni en seglar que pueda cundirla para Gloria de Dios y Obediencia a su Mando. Esto no está oculto, esto, Dios está pidiendo su divulgación hace 27 años. Aquí, la disculpa, el que quiera ponerla, se hace más daño.

Desperté, oí:

Si al pasar por un sitio
que el carrero tira del carro
y no puede hacer que ande el carro,
tu pasar es indiferente,
ya estás pecando.

Pues figúrate ver al Elegido sufriendo y tirando,
sabiendo que tú podrías tirar del carro.

Esto es vedar a otros cristianos,
y puede que este número se fuera agrandando.

El que sea culpable, si piensa,
verá que a Dios no puede engañarlo.

Pues si esto sabe,
¿qué espera que Dios pueda Aquí guardarle?

En el Elegido para enseñar,
son los temas tan variados
y de tanta profundidad,
que no admite el engaño.

Teólogos y seglares
no admiten a Dios hablando.

Si no admites, no enseñas,
porque ya enseñas en falso.

Y nunca podrás decir:
“Dios es Vivo y tiene sus Elegidos,
sus Profetas, sus Contemplativos,
sus Místicos y sus Santos”.

Si Dios crees que es Vivo,
este creer te hace conocer su Mando.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C3

domingo, 18 de marzo de 2018

Las alegrías bajan del Cielo

En Sueño Profético se oía:

El Elegido,
la vida la sigue igual,
pero la vida
le está dando más alegrías
y más sufrimientos.

Que no es la vida,
que es lo que la vida
deja que vivas,
que es el hombre
y todo lo que tiene vida.

Las alegrías bajan del Cielo.
Los sufrimientos,
es el hombre el que los cría
con su mal comportamiento.

Que luego saldrán muchos
intentando arreglar
el mal tan grande hecho.

La vida la sigue igual
porque Dios es lo primero,
y nada puede llegar
y apartarla de este Cielo.

Si el hombre que está cerca,
pensara esto,
tendría respuesta,
miedo y remordimiento.

Y el que está lejos,
que estudie los Dictados,
que son curación para el espíritu
y alimento para el cuerpo.

La vida la sigue igual,
y ya tienen el ejemplo
que tiene esta presencia en espíritu
y en espíritu con cuerpo.

Desperté, oí:

No se merecen los hombres
que tienen Esto a su alcance,
que Dios los deje dormir
y al otro día despertarse.

No se merecen los hombres
que fingen a Dios amarle,
que Dios les deje salud
en su lengua o en sus pies.

Para que su lengua sirva
para ir en contra de Él.

¡Hombres que abrazan la Tierra
a sabiendas de que los ensucia
y que de Dios los aleja!

Si a Dios Lo llevas por dentro,
nada te cambia la vida,
por sentir esta Vida que no acaba
cuando muerto quedas ahí.

Hay quien dice “ya acabó”
cuando su cuerpo lo entierran,
y ya nada lo recuerda
como no mire a la tierra
que de manta le sirvió.

Si de verdad a Dios sientes
y sus Palabras las vives,
Lo recuerdas en el Cielo,
y tu vida ya la sigues.

Son Enseñanzas del Cielo
para que el hombre practique.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C3

viernes, 16 de marzo de 2018

Amar y creer

En Sueño Profético decían:

Es más difícil amar que creer. Puedes creer y no amar. Pero si amas tienes que creer.

Estas dos actuaciones, sus reacciones y sus respuestas, son distintas unas de otras.

El que sólo cree, le molesta el mando, y si puede, a cara o espalda, lo hace transformado.

El creer sólo te puede hacer más daño que no creer. Al no creer, siempre estás perjudicando.

El que sólo cree, en sus grandes apuros lo ves llamando a Dios. Y Lo busca cuando le hace falta, como se busca el mercado. Con la gran diferencia de que en el mercado, después de que des el dinero, puede que lo que pagues, luego te haga daño, y esos mismos dineros al cementerio te echaron.

Desperté, oí:

Dios compadece al que sólo creyó y luego se paso a Amarlo.

Pero el que cree y en los apuros materiales dice “¡Dios mío!” y sigue su vida sin Amarlo, éste no vendrá a su Gloria cuando ya suelte ese taje y viva sólo el espíritu.

Hay una diferencia grande del que cree con el que ama.

El que ama, si comprende o no comprende, actúa antes de que termines las palabras.

Y hay veces que las palabras no hacen falta en el Lenguaje de Dios, porque ya el Amor manda.

El que hace lo de Dios, viéndolo difícil y costándole trabajo, no ama, cree.

Madre que lleva al hijo en brazos, que no lo quiere, pero que sabe que es suyo, ésta siempre irá ofendiendo a Dios y renegando, porque le falta el Amor.  


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

jueves, 15 de marzo de 2018

Señor, mándame, que Tú eres mi Dueño

En Sueño Profético decían:

Ofrécete a Dios, diciendo: “Señor, mándame, que Tú eres mi Dueño, no sólo de mi persona, que eres Dueño de lo que le da la vida a mi cuerpo, y también, de aquello que yo más quiero, que no podría darle vida si se le enfermara el cuerpo, con muerte llevándose vida.”

“Señor, mándame, que eres mi Dueño. Si tu Mando despreciara, dale castigo a mi cuerpo, viendo que otro hace el Mando que yo le puse el desprecio”.

“Quiero tu Mando Señor, porque sé que Tú eres mi Dueño, Dueño de mi acción, Dueño de mis secretos, Dueño de mi pensamiento. Y siendo Dueño de todo, dejas la Libertad para que el que quiera Te quiera, y para el que no busque tu mandar y el Mando Te lo desprecie. Si yo despreciara Mando, no creería que era Dios el que a mí me daba el Mando”.

Desperté, oí:

Pídele Mando al día
y que el día le pida a la noche Mando.

Y siempre tendrás tiempo
y nunca llegará cansancio.

Porque el cansancio tiene su Dueño,
Dueño del mar
y Dueño del viento,
Dueño de tu pensamiento,
que si tú amas
no harás Mando mejor hecho.

Dios, Dueño del vuelo
que lleva el ave
cerca del Cielo.

Dios, Dueño de dueños.
Y Él, por ser Dios,
no tiene dueño.

Pide el Amor
y Él manda Premio.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C2

miércoles, 14 de marzo de 2018

No hay pecado mayor que despreciar la Palabra que va de Dios

En Sueño Profético decían:

No hay alegría mayor, que hacer este pensar: “Yo Le estoy sirviendo a Dios y no me llega el cansancio. En esto ya veo a Dios”.

Dijo uno:

Si eres por Dios mandado, nadie mejor que tú lo sabe, cuando sientas la ansiedad de querer que más te manden y querer que todos lleven el camino de salvarse. Esto, el hombre que lo sienta, hace parada en su vida y ve que no hay Paz sin hacer servicio a la Humanidad. Que ésta, pocas veces responde valorando los valores que Dios da. Pero si tú lo haces por Dios, ¿quién mejor que Él te puede pagar y ver cómo haces el Mando al espíritu y al cuerpo, para espantar al pecado?

Pecado: hecho que siempre va a Dios desafiando.

Igual que a los hechos que Dios manda obedecerlos, hacerlos y enseñarlos, les mandas glorias y alabanzas, igual mandas sufrimientos a Dios cuando su Camino has dejado.

Desperté, oí:

Hay quien peca por pecar,
y hay quien peca
sin saber que está pecando.

Y hay quien está haciendo mal
por no querer oír
lo que Dios está hablando.

Que este pecado
quiere el hombre taparlo.

Que lo tapa el que no piensa
que tiene que ser por Dios juzgado.

Si esto lo pensara el hombre,
de generación en generación,
lo iría enseñando.

No hay pecado mayor
que despreciar la Palabra
que sabes que va de Dios.

Porque con este desprecio
ya aumenta el pecado.


***

Libro 30 - Investigacioens a la Verdad - Tomo IV - C5

martes, 13 de marzo de 2018

El que cumpla mis Palabras tiene entrada en mi Reino

En Sueño Profético hablaban del adelanto, del progreso, de la civilización que la cultura dejaba para los que fueran naciendo. Ponían comparaciones con hombres que aún viven y con hombres que ya han muerto. Decían que todo lo nombrado, sin la Enseñanza de la Existencia de Dios, era cántaro que llenas, con gran trabajo, de agua, y ya que está lleno llega otro y golpea el cántaro y queda el agua en el suelo sin provecho para nada. Esto es saberlo todo y no enseñar doctrina cristiana. Con la diferencia de que el cántaro no tiene espíritu ni tampoco tiene el agua. Pero el cuerpo del hombre lleva dentro otra vida, vida que no muere ni tampoco acaba.

Dijo uno que sigue el Mando Divino:

Hombres de cultura que ahí los conocieron: unos están Aquí, otros en el Infierno porque su cultura despreció este Cielo.

Desperté, oí:

Si Dios no fuera Dios, no le hablaría tanto al hombre dándole la Salvación.

Adelanto y cultura sin enseñanza de que otra vida te espera, es dejar una enseñanza diabólica para todo aquel que nazca.

El cuerpo tiene su tiempo. A los cien años muy pocos llegan.

A los ochenta se dice: “es mejor ya que se muera”. Piensa y para el pensamiento en estas cortas palabras:

Pedid y recibiréis. El que cumpla mis Palabras tiene entrada en mi Reino”.

Si no enseñas su Doctrina, no aprenden los que vayan naciendo.

Y no habrá Amor a Dios ni temor al Infierno.

Verás aquí la razón si has parado un momento este pensar en tu pensamiento.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

lunes, 12 de marzo de 2018

Frasquito el bueno

En Sueño Profético se vio un río y una barca. Ésta estaba fuera del río, o sea, que no la sostenía el agua en ese momento, hasta que llegara su dueño. Que con la barca ganaba el jornal para su casa, y le cundía para ayudar a un matrimonio que estaba enfermo. Y la mujer de este barquero no ponía la mesa hasta que el primer plato iba para ellos.

Llegaron dos hombres hablando con fuerza por dentro. Uno tenía la fuerza, el otro, aprendiendo.

Dijo el dueño de la barca:

“Yo vivo y apuros no tengo, porque domino los deseos que da el cuerpo, y mi mujer y mis hijos conmigo están de acuerdo. Nosotros no pasamos hambre y vestidos tenemos. Yo domino mis deseos y siempre de sobra tengo”.

Desperté, oí:

Este barquero pasaba el río sin poner precio.

Pedía la voluntad, y más de uno se subía en la barca por oírlo hablar.

Te hablaba de Dios primero, y después ya te sacaba las exigencias que te pedía el cuerpo.

Frasquito tenía de nombre, pero “Frasquito el bueno”, porque había otro Frasquito que a Dios siempre Lo estaba ofendiendo.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

domingo, 11 de marzo de 2018

El hombre pierde la Gloria por ganar un pedestal en la Tierra

En Sueño Profético decían:

¿Cómo no verá el que dice que cree en Dios, que estas reacciones, palabras y acción son Mando de Aquí?

¿Cómo no verá la fuerza de las Palabras y lo anchas que quedan en defensa de su Dios? Que si así no fueran, ya no serían de Dios.
 
Dijo uno:

El hombre pierde la Gloria por ganar un pedestal en la Tierra, y el que Dios elige, vive sólo para adorar el Mando que de Aquí lleva, que este Mando siempre contento ahí queda, porque antes de Dios mandar, mandó ya preparar su vivienda en sitio que Lo adoraran sin darle a este Dios Único quejas, y sufriendo al oír algo que al Cielo ofendiera.

Es la palabra, con la acción de compañera, la que descubre verdad si crees en esta Existencia.

Quien no fue a conocer a Dios Hombre, no creyó en su Existencia. Y quien no acuda a este Lugar, ¿qué puede decirle a Dios, hoy vivo, y el día que su cuerpo muera?

Desperté, oí:

Da escándalo de no creer en Dios
el que, sabiendo este Caso, no acuda.  

Pero tiene más condena
creer y no querer que sea.

¡Hombres con piel de cordero,
queriendo a Dios engañarlo!

Que la piel Dios se la quita
y quedan serpientes y víboras,
engañando y devorando.

¿Cómo pueden pensar
que Dios no sea Dios en este daño?

¡Hombres con veneno en la boca
y hachas en las manos,
queriendo desmentir y romper
el Mensaje que Dios
a los tiempos está mandando!

El que no quiera oír estas Palabras,
ya queda por Dios apartado.

Y el que las oiga y desmienta,
será por Dios contestado.

El Elegido es máquina humana
que recoge en su espíritu
y luego escribe al Dictado.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C3

viernes, 9 de marzo de 2018

El que Me busca, Me encuentra

En Sueño Profético decían:

Si pensaran en la muerte del cuerpo y en la vida eterna del espíritu, no podrían dar desprecio al que Dios trae a su Reino para enseñar a no perderlo.

Si pensaran en la muerte del cuerpo y en la vida eterna del espíritu, no podrían dar desprecio ni tener en abandono esto que baja del Cielo.

Dijo uno:

El que piense cuando muera ponerle a Dios pretexto, antes, que busque la injuria, porque Aquí no entra, en el Cielo. Si cuando pudo en la Tierra, le dio desprecio, ¿cómo luego Dios le va a dar entrada en su Reino? Su Reino es para el que lo quiera pidiéndolo ahí con cuerpo, que puede pedirlo con el Amor al Prójimo o con un gran arrepentimiento.

Desperté, oí:

Este Caso, él solo se defiende y deja al descubierto al que lo quiere, al que lo busca o al que lo desprecia porque a Dios no quiere.

Hay muchas formas de dar martirio al que Dios elige.

Una, con el desprecio.

Otra, con el martirio de cerrar caminos que podían estar abiertos y achicarle el sufrimiento al Elegido 

Si pensaran en la muerte del cuerpo y en la eternidad del espíritu, con las rodillas en el suelo y la cara tapada, oirías: “¡Perdón, Dios mío!”. Y pedirían perdón por decir ¡Dios mío!

Que esta palabra no va al que no quiere oír lo que de Su Reino baja.

Estas Palabras son dichas por Dios Hombre:

El que Me busca, Me encuentra”.

“Y cuando dos estén hablando de Mí, Yo allí estaré
”.

Pues ¿qué presencia tendrán cuando presenten Escritos que Dios en su Gloria los manda dictar?

El Instrumento obedece y da desprecio al que a Dios quiere engañar.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C4

jueves, 8 de marzo de 2018

Elegido es ofrecer

En Sueño Profético hablaban de los Elegidos por Dios. Decían:

Si quieres de Verdad,
sigue al Elegido.
Pero tienes que actuar en todo
igual que en él has visto.

Si quieres de verdad,
coge datos ocurridos y piensa:
“Yo no hubiera sido igual,
porque en el sufrir
que la vida me ha traído,
mi responder fue ofender
al que no me puede elegir
si yo no cambio arrepentido”.

Si haces este pensar,
ves lo que es Elegido.

Elegido es ofrecer
lo que es tuyo
y lo que no es tuyo.

Lo que es tuyo,
es lo que todos pueden hacer.
Lo que no es tuyo,
es lo que nadie puede hacer,
como no sea Elegido.

Que es el contacto de esta Gloria,
que va premiando a los espíritus,
y también deja milagros sin saber,
hasta que el milagro ha sido.

Si esto lo quieres saber,
síguelo con los pies,
con la vista o con los oídos.

Desperté, oí:

Se van a aclarar estas últimas frases
que han dicho en el arrobo:

Seguirlo con los pies,
es ir detrás de su caminar,
día a día.

Con la vista, lee los libros.

Y con los oídos,
es para oír los premios que,
por su intercesión,
Dios ha concedido
a enfermos y pecadores.

Debería el hombre pensar
lo que es un Elegido
haciendo este caminar
29 años ya.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C1

miércoles, 7 de marzo de 2018

El creer en lo Divino te hace amar a Dios

En Sueño Profético decían:

El creer te puede llevar a querer saber aquello que crees. Sin creer nada, no buscas ni pides cuando la vida pedir te haga.

Dijo uno:

Todo lo que se cree, siempre te da ventajas. Si es para bien, tú no te cansas. Y si es para mal, tú das la espalda. Ahora piensa estas Palabras que Dios desde el Cielo manda:

Si tú no acudes, es porque no crees nada. Si alguna vez pides, pides con desconfianza, y tu petición no llega porque el creer hace falta. En la vida material, muchas cosas, el no creerlas, de la sociedad te apartan, y puedes ir a presidio tan sólo por decir “no” cuando el “sí” querían oír; o cuando oyeron el “sí” y querían oír el “no”.

El creer en lo Divino te hace amar a Dios, y cuando este Amor vives, el creer, atrás quedó. El creer es el principio para buscar lo de Dios.

Desperté, oí:

Son a pocos a los que les llega el creer
en la manera que se va a nombrar.

Es un sentir de tal fuerza,
como algo que te manda
en tu cuerpo y en tu lengua.
   
Que pronto te da creencia
de lo que del Cielo baja.

No te extraña el oír:
“A Dios Lo ven en la Tierra”.

Ya el querer saber
no es por falta de creer,
es alimento necesario
que tu espíritu precisa
hasta vivir en el Rebaño,
donde sólo vive espíritu
y Pastor Divino,
conocido por tres Nombres:
Dios Padre, Dios Hijo
y Dios Espíritu Santo.

Si vives amando a un Nombre,
ya te tiene en su Rebaño.

Puedes pensar en Dios Padre
antes que hiciera ese mundo.
Puedes pensar en Dios Hijo
cuando se hizo Carne
y bajó a la Tierra
ofreciendo su Reino
para que el hombre se salve.

Y puedes pensar en su Espíritu,
que es Poder que vive en el hombre
cuando de su Gloria baja.

Que esto lo dejó dicho
antes que el hombre
su Carne matara.

Si piensas en Resurrección,
el creer no te hace falta,
porque ya vives su Amor
y este Amor
ya va dejando Enseñanza.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C2

martes, 6 de marzo de 2018

Si esto lo dicen creyendo, ¿cómo no acuden aquí?

En Sueño Profético hablaban de la Caridad de Dios al hombre y del desprecio del hombre a Dios. Decían:

Hombre que nombre poco a Dios, ya es pecador.

Hombre que no acuda donde hay huella de Dios, ya es más pecador.

Y hombre que lo llamen donde Dios esté hablando, para que firme verdad o descubra engaño, a esto, el no acudir, ya no es que sea pecado, es que hace servicio al mismo Diablo. Éstos, que no den disculpa dando a Dios engaño, porque esto no ha sido unos días, unos meses ni unos años, ni ha tenido unas normas, esperando que te llamen, lo mismo que el Elegido tiene que ir pordioseando para que el hombre crea lo que Dios le está mandado.

Si esto lo pensara el hombre que tiene Esto en sus manos, no podría pensar otra cosa, y el “¡Perdón, Dios mío!” no le faltaría del pensamiento y la boca.

¿Qué respuesta le darán a Dios el día que se vean morir –aunque los vean los demás– y tengan que entregar cuentas al Dueño de las dos vidas?
    
Puede que la Caridad de Dios no llegue en su agonía.

Desperté, oí:

Van a ser muchos los apartados, porque ellos lo han pedido no haciéndole a Dios caso.

En espíritu sin cuerpo ya no podrán decir: “¡Señor!”.

Porque sería a la fuerza, y esto ya no sería de Dios.

¡Representantes de Cristo, que deberían entristecerse cuando vieran los Libros!

Cuando leyeran un Evangelio, hoy dicho, del mismo Dios, que no es Muerto.

Que por no ser Muerto, juzga a vivos y a muertos.

Y su Reino no tendrá fin.

Si esto lo dicen creyendo, ¿cómo no acuden aquí?


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

domingo, 4 de marzo de 2018

Pecado en secreto, pecado en escándalo

En Sueño Profético decían:

Si practicas la Palabra de Dios, no puedes vivir pecado, ni puedes oír y reír al que ve bien el pecado.

El pecado es criminal para el espíritu y para el cuerpo.

Al cuerpo lo va dejando, de lo malo, al descubierto. Y al espíritu lo pone en contacto con espíritus del Infierno.

Al pecado le abre puertas el que no ve nada malo, que no ve porque no se acerca a Dios y no cumple lo que Dios tiene mandado.

Dijo uno:

Yo, Agustín, cuando ya de ti me hablaron, noté en mi cuerpo dos fuerzas, la de Dios y la del pecado.

Ya sigue Agustín:

Yo, cuando te vi llegar,
noté tu arrepentimiento,
y esto no puede negarse,
la cara lo va diciendo,
la cara y las respuestas,
cuando te creen los mismos
que días antes te vieron.

Es la peor enfermedad,
que te atormente el recuerdo
de aquello que hiciste mal
y no quedó en el secreto.

Desperté, oí:

No puedes diagnosticar,
de estas dos enfermedades,
cual es la peor:

Si el pecado en secreto
o el pecado de escándalo.

El de escándalo, no quieres,
y sigues en el escándalo.
En cambio, el del secreto,
es pecado meditado.

Yo pequé con el escándalo.
Pero a Dios Le pedí
que aborreciera el pecado
y que nunca me negara
a decir quién era
a aquel que me preguntara.

Horas de sueño
me quité para los estudios
que hacen falta en la Tierra,
pero cuando dejé el pecado,
mis libros eran mi conciencia,
y no admitía el sueño,
por tener de Dios Presencia.

Me ofrecí, si me admitía,
a buscar a pecadores.

Primero me presentaba
con mi nombre, y el perdón,
que mi vida ya lo hablaba.

AGUSTÍN DE MÓNICA

***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C5

sábado, 3 de marzo de 2018

La enseñanza del cuerpo necesita libros

En Sueño Profético decían:

Si tienes trato con el que Dios trae Aquí, te sobrarán muchas cosas que crees que te hacen falta ahí.

Si tienes trato con el que Dios trae Aquí, achicas los sufrimientos y da ejemplo tu vivir.

Si tienes trato con el que Dios trae Aquí, tú ves pecado antes que el pecado llegue a ti, que aunque lleve la envoltura falsa del recato, tú ya conoces pecado queriendo engañar.

Dijo uno:

Al que Dios elige en la manera que elige a ella, no es para que diga: “yo he visto prodigios y sé que Dios está Vivo”. Esos Elegidos, son Palabras las que oyen y las que dicen, pero no quedan escritas para enseñar, como aquí se presentan para todos los talentos de la Tierra, creyentes o incrédulos, que creen que llueve cuando ven mojar la tierra, y la muerte tienen lejos, y los ves echando cuentas para dentro de unos años, de unos meses o de unas horas. Viven tan lejos de Aquí, que no parecen personas, parecen que son movidos como muebles: allí pongo, aquí quito. Sólo ves volumen de hombres.

Desperté, oí:

Elegido para enseñar, no es sólo de palabras.

La enseñanza del cuerpo necesita libros.

Pues las Palabras que Dios dice “di”, tienen que tener justificante, presentando escrito de lo que oye y dictan.

Que son las que el hombre no puede desmentir, ni guardar silencio, como está pasando aquí.

Esta Enseñanza que oye el que Dios trae Aquí, tiene que quedar escrita ahí.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C2

jueves, 1 de marzo de 2018

Amor a Dios, y ya la Paz te la sientes

En Sueño Profético decían:

Se van a decir frases para que las dejes en el pensamiento y sirvan de enseñanza:

Si siempre, siempre, amaras, nunca de Dios te alejabas.

Si cuando le das al Prójimo, tú en el Prójimo te pusieras, seguro que aumentarías aquel valor que le dieras.

Si cuando ves al caído, en vez de darle la mano, la escondes y formas juicio en su contra, no digas nunca ¡Dios mío!, porque Dios no puede ser de aquel que sus Leyes no ha cumplido.

Sufre más el que pide perdón, que el que perdona.

El que lo pide, a Dios se acerca. Y el que lo da, a Dios contenta.

Desperté, oí:
Debería estar el hombre de rodillas, en oración, dando gracias a este Cielo por la Enseñanza tan grande, sin tener que dar dinero.

¡Qué Palabras con tanta fuerza, tan sencillas y tan justas, decían para que entendieras!         

Decían, que si el adelanto del hombre lo pusieran en estas cuatro palabras: “Amor a Dios, Paz, Esperanza y Caridad”, nadie perdería la Gloria y sería enseñanza universal.

Para todos las mismas Leyes, todos viviendo la Paz, hasta que el cuerpo se deje.

Empieza por esta frase a vivir el tiempo que ahí tienes: “Amor a Dios”, y ya la Paz te la sientes.

Esta Paz ya te da Luz, y vives como Dios quiere.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2

miércoles, 28 de febrero de 2018

La Confianza te ayuda a vivir

En Sueño Profético hablaban de la Confianza en Dios. Decían:

La Confianza te ayuda a vivir, te da Paz y te quita de que peques, aunque el pecar sea de pensamiento. Pero te cambia la vida en tu forma de actuar, y ya te quita valentía en ir lejos o cerca, cuando la Confianza no te acompaña ya. La Confianza, unas veces te pone tranquilo, y otras veces te da intranquilidad, intranquilidad en aquello que tú quieres alcanzar.

Dijo uno:

La Confianza acampa donde no falta Amor a Dios. Aquí puede haber pregunta. Aquí puede haber respuesta: “Yo amo y confianza no tengo”. A este amar le falta lleno, pero un lleno espiritual, que puede cualquiera verlo.

La Confianza te hace estar siempre a Dios pidiendo. Unas veces para ti. Otras veces para el que ves sufriendo y tú Le pides a Dios con la Confianza de que te está viendo y oyendo.

Desperté, oí:

Es justa la respuesta,
y la pregunta, incompleta.

Porque si ama,
no ha llegado a llenar,
el espíritu, de Confianza.

También hay quien confunde
la aceptación con la Confianza.

Si te falta una pierna,
no vas a poner la Confianza
en que te nazca otra pierna.

Pero pones Confianza
en que Dios le mande a las muletas.

Y puede que vivas mejor
que el que tenga las dos piernas,
si lejos está de Dios.

Estas Enseñanzas son sencillas
si pones de interprete
el Amor a Dios.

Este intérprete Divino no te engaña,
y siempre hará
que Dios vaya en tu compaña. 

  
***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C4

martes, 27 de febrero de 2018

El Amén para Dios

En Sueño Profético decían:

Si creyeran en el que manda que dicten estos Escritos, el Amén no faltaría, pero un Amén con crecimiento.

Si creyeran cómo es el Amén, te obligarían a comprender que cuando el Mando es de Dios, este que lleva el Mando es el primero que pone el Amén. Pero un Amén a sabiendas de que es para Dios el Amén.

Dijo uno:

Tiene Paz el espíritu si no te falta el Amén para la Palabra de Dios, bien, oída o en contrariedades que te dé la vida.

Este Amén, el espíritu lo necesita, y ya contentas a Dios el tiempo que ahí vivas.

Desperté, oí:
Del sufrimiento de Dios,
es el hombre el culpable.

Por no poner el Amén
en todo lo que Dios mande.

Que si el Mando es de Dios,
este Mando es intachable.

Es difícil comprender,
cuando no hay nada delante,
que los ojos no lo ven
cuando el Amén hay que darle.

Aprende del Elegido,
que en aquello que menos ve,
el Amén lo da más grande.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C5

lunes, 26 de febrero de 2018

Nadie mejor que tú puede saber si a Dios Lo amas

En Sueño Profético decían:

Nadie mejor que tú puede saber si a Dios Lo amas. Nadie mejor que tú puede corregir tus faltas. Pero tienes que pensar que esa vida se acaba.

Piensa, que por muchos que veas vivos, hay muchos más muertos ya. A unos, media humanidad los conoció. Y otros murieron de hambre y sólo se enteró el Cielo.

Los importantes, que el hombre importancia les da, si echaran la mirada al Cielo y el pensamiento al cementerio, repartirían importancia y habría menos hambrientos, y entonces ya no lucharían con el odio, que te da tan mal consejo.

Dijo uno:

Haz examen de conciencia y piensa que a Dios Lo tienes delante. Si ves el mal que hiciste, ya reconoces las faltas y tú mismo te corriges, y te notarán cambiado.

Si este examen no lo haces, Amor de Dios no ha llegado.

Desperté, oí:

¡Cuántas ofensas llegan al Cielo,
que el hombre cree que no son pecado!

Que no cree,
porque el Amor a Dios
vive sin practicarlo.

¡Hombres importantes,
por el mismo hombre premiados.
Pocos comparten este premio
con hambrientos y descalzos!

Dicen en Gloria,
para que quede dictado,
que hombre importante en la Tierra,
pocos al Cielo ha llevado.

Dinero, talento o cargo,
es cuchillo con dos filos.
Es cuchillo con dos filos,
que tienes que tener cuidado.

¡Qué lástima que los hombres
que disponen de lo nombrado,
no se ofrecieran a Dios,
y el mal lo irían quitando!


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5

domingo, 25 de febrero de 2018

Yo sí lo acepto

En Sueño Profético decían:

Si tu actuación no fuera del Cielo, no sería de Dios la Enseñanza.

Dios Hombre enseñaba a los Discípulos con las mismas Palabras que a cualquier hombre le hablaba. Pero como a ellos les hablaba entendían pocos, porque Amor faltaba. Tenía que decirles que lo que vieran recto, podía estar torcido sin ellos verlo. Pero que viéndolo Él, ya el Amor les haría verlo.

Un día iba Jesús con sus Discípulos atravesando un pueblo, todos llevaban sed y también el Maestro.

Ya, a la salida del pueblo, había unos esperando en un caserón que se recogía el ganado. Al llegar, todos pidieron agua, y también unos que detrás de ellos venía.

Cogió el Maestro la jarra que aquella familia, primero, le dio al Maestro, se fue unos pasos atrás y se la dio a uno de los últimos que detrás de Él iba. No pusieron buena cara los que le sacaron la jarra, y el Maestro dijo estas Palabras:

   –Si no veis bien que le dé agua al sediento, ¿cómo hablaréis de Mí cuando al pecador que Me busque veáis que le pongo el Brazo en el hombro y le doy mi Gloria, y al que Me conoce de niño la pierda y por mi Padre sea arrojado a la profundidad donde el Perdón no llega?
Desperté, oí:

Si el Instrumento que Dios elige para enseñar, quisiera comprender, tampoco comprendería.

¿Cómo comprender que el Maestro deje con sed a sus Discípulos y acuda al que nunca habían visto con Él?

Este hombre quería creer lo que de Él le contaban.

Dejó la faena y venía de larga distancia. ¡Tenía que traer más sed que el que había abandonado la casa después!

Se presentó con estas palabras:

“¿Puedo seguirte Jesús? Porque yo quiero creer por cosas que a mí me pasen, para luego en el pueblo callar al que mal yo oiga hablar del Maestro. Que ahora no callo, pero se defienden diciendo que no Te conozco”.

Cuando cogió la jarra dijo: “Yo ya creía esto”.

“Ahora quiero servirte. Mi mujer y mis dos hijos, puedes contar con ellos”.

El darle Jesús la jarra convierte a medio pueblo. ¡Quién podía saber esto!

Tenías que oírlo hablar y decir: “yo sí lo acepto” sin tratar de razonar.


***

Libro 23 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo IV - C7

viernes, 23 de febrero de 2018

Al Profeta no lo callan, porque suya no es la voz

En Sueño Profético decían:

Por gran inteligencia que tengas y por grandes estudios que tuvieras, no podrías hacer un escrito que hablara de los Profetas, y poniéndolo al público, sabiendo que nadie le puede llegar, por ser dicho por Dios al espíritu, y luego mandarlo dictar para que quede escrito y se pueda comparar si es cultura Divina de espíritu, o sabiduría del hombre, temporal. Que aquí no cuenta, si esta sabiduría es para de Dios retirar.

Dijo uno:

¡Cuánto han luchado los espíritus del mal para que esta Grandeza hubiera quedado en silencio! ¡Cuántos caminos han cogido de amenazas y de miedo, de retirar al que más ayuda hubiera dado!

Pero Dios es Dios, Poderoso en hacer y deshacer, en premiar y apartar. Ningún hombre puede comprar la Gloria, por poderoso que sea. Si no vive Amor al Prójimo, Dios no le abre las puertas.

Desperté, oí:

No se darán cuenta,
los hombres,
que son Mensajes de Paz.

Y que de no ser de Aquí,
nadie los podría dictar.

Ahora piensa: una mentira,
quién la lanza, sin fronteras,
a una Humanidad.

Queriendo que más la sepan,
porque sabe que no es suya
y Dios les contestará.

Ya se ha dicho muchas veces
que esto no es santo,
místico ni contemplativo.

Que el hombre le diga
cómo justificar.

Esto es Lugar que Dios habla
para los espíritus que son suyos.

Para los que quieren su Perdón.

Y para que los espíritus diabólicos
vean la Fuerza de Dios.

Al Profeta no lo callan,
porque suya no es la voz,
aunque de su boca salga.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C3

jueves, 22 de febrero de 2018

Si quieres ver a Dios

En Sueño Profético decían:

Si quieres ver a Dios, di: “Yo quiero verlo”. Pero no te alejes o cierres los ojos donde todos Lo estén viendo.

Si quieres ver a Dios, sigue los pasos del Instrumento, y verás a Dios en cualquier momento. Verán en un sitio chico abundancia de Cielo, y en un sitio que tiene abundancia, Dios, retirar al Instrumento.

Dijo un espíritu con Mando Divino:

Dios, Creador y Poderoso, Dueño de la vida que acaba y de la Eterna. Que el hombre no Lo busca porque no le interesa.

Si el hombre pensara: “Si Dios cobrara el respirar, yo respirar pagaba. Si Dios fuera un dictador, yo de sus leyes no me apartaba. Si yo pensara en la muerte, que de Él sale la Palabra, yo pondría ansiedad por oír donde Él hablara”.

Pero para pensar esto te hace falta creer lo que es Evangelio, y ya cuentas con un Dios Vivo, no muerto. Esto, para desmentirlo, tienes que hacer un recuento de cómo hiciste tu vida y cómo la sigues haciendo.

Desperté, oí:

Ves a Dios cuando cumples sus Palabras, pero cumplir con Amor.

Hay quien cumple para el mundo, pero no para Dios.

Éste es el hombre de Tierra, que todas sus energías ahí luego quedan.

Éstos no sirven a Dios cuando Dios se presenta para que aprisa se diga: “Dios hace Presencia”.

Porque tienen la vida –que no es suya– y el tiempo dedicado a la Tierra     

Deja la Tierra ahí en la Tierra, y ocúpate más del Cielo.

Que en la Tierra estás de paso, y el final es dejar suelo.

Vive como Dios lo manda, y que él sea siempre, contento, tu Dueño.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

miércoles, 21 de febrero de 2018

La belleza y el dinero poco tiempo le hacen

En Sueño Profético hablaban del espíritu y del cuerpo, de lo que el hombre valora lo que poco dura, y desprecia lo que no tiene fin, que su nombre es espíritu, que es lo que le da vida al cuerpo.

El cuerpo busca belleza y dinero. El espíritu busca camino que lo lleve al Cielo. Esto, cuando hay Amor a Dios, que tus pasos lo van diciendo.

Dijo uno:

Yo, cuando vivía con cuerpo, pocos años tenía cuando me di cuenta de que el dinero y la belleza hacían servicio poco tiempo. La belleza, aunque la cuides, no aguanta más de su tiempo. Y el dinero, en la vejez, ya está pensando tener otro dueño. Ahora compara el espíritu: ni se muere, ni conoce vejez, y todo el bien que hizo, Aquí viene con él.

Desperté, oí:

No censures la belleza
donde Dios la haya mandado,
que esto es un adorno
como otro adorno que veas.

Tampoco tires dinero,
poniéndole las palabras:
“Yo no lo quiero”.
Que esto sería no entender
esto que dicta el Cielo.

Va el Mensaje,
a que la belleza se va
y te deja huella nada más.

Y el dinero,
tú lo tienes que dejar
para que otro sea dueño.

El espíritu no te desprecia
ni por pobre ni por rico,
y lo que hagas ahí,
Aquí se viene contigo.

Es más grande esta comparación
cuando tú siempre has querido
que todos quieran a Dios
antes que lo que se ha dicho.

La belleza y el dinero
poco tiempo le hacen,
al mismo, servicio.

Esto es muy deseado,
pero es también peligro.

Puedes ensuciar belleza
o que mueran de hambre
y tú mueras rico.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C4

martes, 20 de febrero de 2018

Desde que Dios hizo el mundo, no ha faltado su Presencia

En Sueño Profético decían:

No se puede amar a Dios y no acudir a oír su “Palabra hoy diciendo”.

No puede ser haber leído los Evangelios y no compararlos con alegría con éstos hoy dichos al espíritu, y luego al espíritu y al cuerpo, para poder dar la Enseñanza hoy, pues el hombre todo lo reforma apartándose del Camino de Dios.

Dijo un espíritu al que Dios le da Mando:

Si el hombre lee los Mandamientos de Dios y piensa en la muerte, yo creo que muerte antes le llega, al sentirse él culpable.

El primer Mandamiento no lo enseñan. Al quinto Mandamiento el hombre responde con las guerras. Y la carne que Él une, el hombre la rompe y la une al pecado.

¡Si el hombre enseñara que romper lo que Él une es el peor de los pecados, y que de aquí ya brotan con fuerza y con naturalidad los pecados!

Si el hombre no corta esta enseñanza, será el hombre como las fieras, que en el momento del hambre devoran. Pero todavía el hombre es peor que las fieras, que no se abalanzan en el momento, que el momento ya lo llevan.

Desperté, oí:

¡Qué fuerza tendrá el pecado,
que te lleva a condenarte!

Dios deja la Libertad,
hasta que el cuerpo lo entierran.

Pero siempre está mandando algo
para que vea el hombre
que de esa vida pasa a Ésta.

Desde que Dios hizo el mundo,
no ha faltado su Presencia.

Ya, cuando se hace Hombre
y Dios Hombre está en la Tierra,
tiene doble condenación
el que su Palabra no enseña.

Y el que se atreve a reformar,
¿cómo creer que el día que muera
será juzgado por el Tribunal de la Gloria?

Si esto lo cree el hombre,
no hace reforma.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C1

lunes, 19 de febrero de 2018

Buscad en mi Nombre al que de mi Reino esté retirado

En Sueño Profético decían:

Si los buenos se ocuparan y persiguieran al que hace lo mal hecho, lo quitarían de que hiciera lo que estaba haciendo.

Se van a decir Palabras, Aquí dictadas, en el Cielo, para que aquel que la lea se quite o se achique sus defectos:

Si el rico fuera menos rico, el pobre no sería tan pobre.

Si el que come todos los días pensara en el que no come, el hambre no se conocería.

Si el que cree en Dios enseñara a que creyeran, el creer haría amar, y ya serían fronteras para que el hombre se tratara como Dios dejó dicho cuando vivió de Hombre en la Tierra.

Dijo uno:

Lo malo tiene que existir mientras haya hombres y Tierra. Pero si el bueno pensara en Dios, lo bueno ejercería por fuerza, y ya pediría el Perdón por no haber vivido la Ley que Dios Hombre les dejó a los cristianos:

Buscad en mi Nombre al que de mi Reino esté retirado. Yo voy al Padre, pero entre vosotros está mi Mando”.

Desperté, oí:

Culpaban en la Gloria, al que lo creían por bueno, de que lo mal hecho se agrandara y más se practicara por culpa del bueno no ser bueno.

El bueno que vive para servir a Dios, moldea lo mal hecho, como alfarero el barro.

Y ya contenta a Dios.

Si eres bueno, mira al Cielo y tráete a tu memoria al que es malo por el bueno.

Por muy bien que viva el malo, si eres bueno, ese bien no es deseado.

Porque es bien haciendo daño a los buenos y a los malos.

Lo bueno, cuando es de Dios, siempre le puede a lo malo.

Pero este bueno escasea y no persigue lo malo.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C2

domingo, 18 de febrero de 2018

Dios da silencio y da escándalo

En Sueño Profético hablaban de los espíritus que no están en la Gloria de Dios, de los espíritus que actuaron y vivieron en contra de Dios. Decían:

Estos espíritus están al servicio de Satanás, primer espíritu que Dios Padre retiró de su Presencia, con el nombre de Demonio. Este espíritu tiene su sitio: “Profundidad”, que jamás puede tener contacto con espíritus de la Gloria. Pero sí intentan ensuciar al espíritu que le falta Fuerza de Dios, porque este espíritu le deja sitio al espíritu del mal. Si el espíritu está reforzado, ya intenta llevárselo con el engaño. Pero tiene la respuesta: “Vete, Satanás, que eso está en contra de mi Dios”.

Dios Hombre enseñó a los Discípulos a conocer a los espíritus que no llevaban su Mando, a los que no aceptaban que Él fuera enviado por Dios Padre, Creador del Mundo de todo lo invisible, que no lo ve nadie más que el que Él quiere, que lo pidió con la aceptación, que sin protestar, todo lo aceptaba.

Desperté, oí:

Tienes que pedir fuerzas a Dios, pero antes de pedirlas tienes que saber que las fuerzas vas a ponerlas al servicio de su Mando.

Que esto lo sabes cuando conoces a los espíritus que te persiguen queriendo darte el engaño.

El que tiene trato con el que enseña de Aquí, porque Dios ya le da Mando, tiene menos disculpa para albergar palabras que de Dios van retirando.

Un espíritu de Dios puede ser engañado, pero si tiene Enseñanza, en su intranquilidad sabe que no es Dios el que está actuando.

El actuar de Dios da silencio y da escándalo.

Silencio, para oír lo que Dios está hablando.

Y escándalo, cuando quieran desmentir los espíritus contrarios.


***

Libro 30 - Investigaciones la Verdad - Tomo IV - C3

sábado, 17 de febrero de 2018

El camino

En Sueño Profético vi un camino ancho, y nada había por medio. Iba la gente contenta, pero un contento de ansiedad, de faltar algo por dentro.

Se quitó aquel camino, que es el camino de la vida material, que es camino de momento, y se vio otro camino. Éste era estrecho, tenía obstáculos, porque la gente que iba se agachaba a quitarlos. Aquí iba poca gente, pero Dios iba a su lado, por eso veías agacharse y ninguno protestando. Sabían que al final del camino de los contentos, entonces empezaba llanto, porque habían vivido vida siempre de Dios apartados, sin pensar que el del sufrimiento era el camino contento. Porque contento sin Dios, llámale calvario oscuro, cieno de mal olor, fuerza que te desespera por no ser Camino de Dios.

Desperté, oí:

¡Qué cierto que el hombre
coge el camino sin Dios
y a esto le llama vivir bien,
vivir contento!

Sin pensar
que el paso por esa vida
tiene un camino estrecho,
con obstáculos
y lleno de sufrimientos.

Pero con Dios a tu lado,
llegan pronto los noventa
y el camino terminado.

Luego está este Camino,
ancho, Eterno,
que el estrecho te tenía reservado.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

jueves, 15 de febrero de 2018

Si eres de Dios

En Sueño Profético decían:

Si eres de Dios, tienes que darle el valor al espíritu y después al cuerpo.

Si eres de Dios, tú dominas a tu cuerpo cuando quiera llevarte al pecado.

Si eres de Dios, tú no puedes romper los Mandamientos que están dichos por Dios y mandó que quedaran escritos para todos los hombres que fueran naciendo después de su Resurrección, y para que se cumplieran para tener Vida Eterna en su Gloria.

Si eres de Dios, coges una parte de sufrimiento de aquel que está sufriendo por lo que no sufres tú.

Dijo uno:

Hay sufrimientos tan grandes, que, sólo al pensar en Dios, ya no los ves tan grandes, si piensas en Dios como Hijo y en la Virgen como Madre. Pero tienes que pensar que Él pudo no haber consentido el sufrimiento, y lo dejó. Que es toda vía más sufrir, ver que el hombre quiere Calvario en la Cruz, y Dios le deja su Permitir.

Desperté, oí:

No hay sufrimiento mayor,
si eres de Dios,
que el sufrimiento que te viene
de la carne de tu misma carne.

Pero si piensas en Dios,
la ira y la desesperación
no pueden llegarte.

Que son los dos personajes,
con más fuerza,
para retirarte de Dios.

Es sufrimiento, sufrir.
Pero tiene que ser mayor
aquel que muera de viejo, diciendo:
“Dios sufrió, pero yo no”.

Si sufres sintiendo a Dios,
después del grande sufrir,
Dios te da resurrección.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C6

miércoles, 14 de febrero de 2018

Querer que la Gloria ningún hombre la pierda

En Sueño Profético hablaban del que tiene contacto Aquí para Enseñanza del espíritu, no para él, para cundirla y enseñarla.

Esta Enseñanza es difícil darla donde saben saber de la Tierra, si falta Amor a Dios o no creen en un Mundo sin suelo ni Tierra, ni que hay vida sin cuerpo, ni que puedas hacer ver lo que tú estabas viendo, que no tiene forma, volumen ni cuerpo. Es sólo sentir aquello que pueda venir con ventajas o que te las quiera quitar en un momento de Paz que tengas. Es querer que vean y acepten lo que no ven. Es querer que la Gloria ningún hombre la pierda. Es ir anulando aquello que enreda. Es no poder callar lo que por dentro te llega.

Desperté, oí:
 
Sufres más con el que quieres y no puedes enseñar y con el que sabes que puede Esto cundir, que con el que dejas en medio de estos dos.

El de en medio es inútil. El que quieres, él también puede querer un día y cundir este querer.

Y el que tiene medios de cundirlo, Dios, un día, le obliga a querer, y ya te está sirviendo.

El de en medio es inútil, sin recuperación, y a Dios no Le sirve.

El pastor no se ha nombrado, ni el que labra la tierra, porque sirven a Dios con el arado y sus corderas.

A éstos no les hacen falta estudios para cundir su Existencia.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

martes, 13 de febrero de 2018

Nunca sigas lo mal hecho

En Sueño Profético decían:

Tus palabras siempre llevan a Dios
en palabras o en silencio.

Si tu consejo es de Aquí,
han de seguirte consejo.

Si tienes un gran sufrir
y a Dios no acudes ni llamas,
el mal vas alimentando
y el mal seguro que agrandas.

Tan seguro,
como que el sufrir,
siempre es de la carne
o del espíritu.

Si es de la carne,
llama a Dios con ganas,
y Él, Presencia te hace.

Si es del espíritu,
busca a Dios donde te espera,
y le pisas regocijo
a aquello que te atormenta,
que es obra del mal espíritu.

Dijo uno:

Al ladrón y al criminal
hay que perseguirlo,
pero no ayudarle más.

Si tú te vas detrás,
robando también
o haciendo robo más grande,
estás a favor de él.

Pero si tú buscas
al que pueda darle consejo
o llegar a encarcelar,
puede que el robo se acabe
y el crimen no llegue a pasar.

Esto es sufrimiento con Dios,
o sufrimiento, de Dios apartándote.

No es lo mismo
pedir a Dios por el pecador
y que a ti te horrorice el pecado,
que pedir por él
y tú también practicarlo.

Desperté, oí:

Si en el dolor de la carne
y en el sufrimiento del espíritu
no llamas a Dios ni Lo buscas,
ya estás pecando.

Porque esta indiferencia
te hace pensar en lo malo.

El que sufre y busca a Dios,
está en contra del Diablo.

Y puede desbaratar
vida que sea de pecado

Esto, para practicarlo,
tienes que estar enseñado
con las Palabras de Dios,
sin que el hombre haya llegado.

Nunca sigas lo mal hecho,
que eso es obra del Diablo.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo III - C3

lunes, 12 de febrero de 2018

Sediento con agua

En Sueño Profético decían:

Cierto que donde Dios hace Presencia, el hombre intenta azotarlo, porque Vivo no interesa.

Cierto que cambia el rostro, el que debería ir a buscar el Sitio para premiarse él mismo. Y cundirlo para que acudieran más a conocer este Sitio, que no puede desmentirlo el que representa a Cristo.

Cierto que si tuvieran hambre de Dios, no podrían vivir despreciando al Instrumento.

Dijo uno:

No puedes creer tener noticias y despreciar la carta, apaleando al cartero cuando las noticias sean de algo que tú quiera, de algo que te robe el sueño.

¿Quién tendría sed de sediento, viera agua correr, siguiera con sed y diera al agua desprecio, teniendo la garantía con un gran letrero que dijera: “Esta agua es tratada por químicos”. Y además pusiera el letrero el domicilio de un centro oficial, para que todo el transeúnte que pasase por aquel lugar pudiera verlo? El que muera aquí, muere de otra enfermedad. Pero, sediento, no iba el dar el parte oficial.

Desperté, oí:

Compara a todo el que dice,
queriendo engañar,
que a Dios ama,
sin acudir al Lugar.

Esto es sediento con agua.
Que al sediento no le va
decir “deseo noticias”
y reservar la verdad
de la mentira que guarda.

Pues piensa:
querer saber de Dios,
porque Amor sientas ya,
y no acudir donde a diario
Dios este Mensaje da.

No acudir,
y si puedes dar una alegría,
cambiarla por hacer daño.

O reservarte las sobras
y dejar pordioseando
al que está al Mando del Cielo
para achicar el pecado.

Pecado,
acción o palabras
que no son del Cielo,
que están despreciando
el Puro Evangelio.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5