lunes, 23 de octubre de 2017

Confianza en Dios

En Sueño Profético hablaban de la Confianza en Dios. Decían:

Si no tienes Confianza, no Le pidas a Dios, porque al bien que te haga, tú no sabrás darle valor, diciendo: “Yo pido y Él manda, pero yo no sé por qué, en estos momentos, no contesta a la petición que yo hago”.

La Confianza en Dios te da Paz, te da calma. Y esta Confianza te la roba la falta de creer que Dios sabe, antes de que tú Le pidas, si tu petición es de Confianza y en Él te confías.

Al que Dios elige le da sufrimiento el que desconfía de aquello que él piensa, de aquello que hace, que es movido por un Poder grande.

La falta de Fe pone el no delante, y ya eres movido como pluma en aire.

Si el que Dios le manda, la duda llevara delante, no movería un pie, y cualquier consejo le haría pararse en este mandar que no puede detener nadie.

Desperté, oí:

La falta de Confianza en Dios
desvalora a la persona.

La falta de Confianza
abre puertas
para que se metan espíritus
que no son de esta Gloria.

La Confianza en Dios
te ayuda a llevar la carga,
y te saca hasta alegrías de tu cara.

La paja, convierte en plomo,
y el plomo, convierte en paja.

Es difícil y es sencillo
el comprender estas Palabras.

Fácil, si estás entregado;
y difícil, si aún te falta.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C6

domingo, 22 de octubre de 2017

Lo que tú crees que das a Dios, Él te deja que tú lo tengas

En Sueño Profético decían:

No pueden entrar en la Gloria los que Gloria ahí no quisieron.

Y no pueden entrar en la Gloria los de cerca que desprecio al que Dios manda le dieron.

Dijo uno:

¿Cómo Dios va a tener en el mismo sitio al que Lo busca y se ofrece, como al que teniendo de sobra, de lo que Dios le deja, quiere que el Instrumento vaya detrás de él sirviéndolo y pordioseándole? Éste, ¿cómo puede pensar que Dios le dé el pago? Ya está bien pagado con la Libertad que Dios le deja para que lo Suyo sea mal administrado.

Si Dios bajara a la Tierra, con Cuerpo, a pesar de tantos edificios, con tanto lujo y altura, otra vez se vería sin vivienda y sin muchos que Lo siguieran. Si al cuerpo no se le viera la muerte como no se le ve al espíritu, el hombre jamás miraría al Cielo. La enfermedad de la carne asusta al hombre y le hace mirar al Cielo. Que debería mirar cuando su cuerpo estuviera enfermo.

Desperté, oí:

El hombre se ofrece a Dios,
(éste, al que llaman bueno),
cuando no puede volver
a la vida que pasó.

Cuando su cuerpo se enferma,
cuando tiene en su memoria
panteón o cementerio.

Cuando el hombre puede servir a Dios,
él coge otros caminos
y se retira de Dios.

El engaño lo maneja
para que no sirva a Dios
y que la Gloria la pierda.

Piensa
que lo que tú crees que das a Dios,
Él te deja que tú lo tengas.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

sábado, 21 de octubre de 2017

El Permitir de Dios

En Sueño Profético hablaban de las muchas interpretaciones que el hombre tiene hechas de Dios, de su Poder, de su Premiar, de su Perdonar y de su Permitir. Si el hombre pensara en estas cuatros palabras, él sólo se haría la contra.

Si piensas en su Poder, ves que nada en la Tierra puede enfrentarse a este Poder.

Premiar, es el hombre el que lo pide con sus obras. Y Dios lo premia mandándole a su espíritu contacto con la Gloria, que ya su nombre es Elegido. De estos Elegidos, los hay, para que al hombre le digan: “Yo he visto o he oído lo que me hacen la contra, pero yo lo he visto u oído”. Y tiene un don de Dios que nadie tiene ni puede aprenderlo.

A perdonar fue a lo que Dios bajó a la Tierra. A perdonar y a enseñar a vivir sus Palabras para que no perdieran su Reino, que era de donde Él había bajado para que el hombre se amara, y así, Él no tendría diferencias, por ser Padre y todos hijos.

Ya, el Permitir, no quiere el hombre entenderlo.

Desperté, oí:

El Permitir de Dios
no debería interpretarlo el hombre
como lo interpreta.

El Permitir es, por ser Dios
y querer la Salvación del hombre.

Esperando que el hombre Lo busque
con palabras o con llanto.

En el Permitir entra la Libertad que Dios deja,
para que se conozca el que a Él Lo ama.

Si Dios no permitiera,
el mundo ya no existiría,
pero antes de Dios hacerse Hombre
y bajar a la Tierra.  

Si Dios no fuera Dios,
Dios les quitaría a los mares la obediencia,
y al día, la luz y el sol,
dejando al mundo en tinieblas.

Y después, con una Palabra,
quedaría el mundo
como antes de que mundo fuera.

Todo está en manos de Dios,
aunque el hombre a Dios no quiera.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C3

viernes, 20 de octubre de 2017

Si eres bueno de Dios, no juzgas

En Sueño Profético decían:

Para juzgar al malo,
tienes tú que ser bueno,
y cuando tú seas bueno,
ya no te atreves a juzgarlo.

Hay malos que desean a los buenos,
pero buenos sin juzgarlos.
Que éstos son los que a Dios sirven
para quitar del pecado.

El pecado perseguido,
queda sucio y olvidado.

Igual que se siega el trigo,
debía segarse el pecado.
Y el mundo sería granero
de buen trigo ya sembrado.

Es el hombre el que le deja
el crecimiento al pecado,
sin pensar que Dios ya premia
al que vuelva al rebaño.
De los corderos que se fueron,
la hierba, la roca y el Cielo,
su balar están oyendo.

Dijo uno:

Yo oí mucho las palabras de Agustín,
y llegué yo solo a cambiar
mi forma de pensar y mi vivir.

Cuando cambié me di cuenta
de que había sido hombre malo.

Mi Perdón no lo pedí
cuando lo quería el pecado,
pero a este gran Agustín,
fue oírlo
y sentirme avergonzado.

Desperté, oí:

Iba buscando al que estaba pecando, con más ganas que se buscan las monedas.

Te ponía muchos ejemplos, con los buenos y con los malos.

No defendía a los malos, pero pedía a Dios por ellos.

No se atrevía a juzgar cuando le decían:

“Agustín, esto te voy a preguntar”.

Más veces le vieron cara de tristeza, que contestaba a las preguntas que le oían palabras.

¡Qué verdad lleva esta Fuerza, que si eres bueno de Dios, no juzgas y cundes lo bueno que Dios te hace que sientas!

Por mucho que sepa el hombre, le hace falta esta Enseñanza.

AGUSTÍN DE MÓNICA



***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C4

jueves, 19 de octubre de 2017

Amor con Confianza

En Sueño Profético decían:

Confianza en Dios,
renta segura.

La Confianza en Dios da,
porque llega tu súplica.

La Confianza ya abre
sin llave la cerradura.

Hay quien tiene confianza,
pero le pone medida,
y ya no es la Confianza
que Dios quiere que tú vivas.

Dijo uno:

Dios quiere que tú te entregues
haciendo lo que Él te diga.
Pero si el Mando no cumples,
Confianza te retira.

A Dios tienes que entregarte
a sabiendas de que es Presente,
que te oye y que te mira,
y en esta Presencia,
ya tu súplica es oída.

Si piensas este pensar,
ya pides con alegría.

También haz por pensar esto:

Si Él llama
y busca siempre para dar,
qué hará con el que Lo siga
y ponga su Confianza
como bálsamo en herida.

Desperté, oí:

No hay quien ame a Dios,
ponga en Él su Confianza
y Dios no le dé respuesta.

Pero hay pocos que amen
y reciban con alegría
la respuesta que Dios manda.

Que mayoría de veces
no se entiende la respuesta
que Dios manda.

Pero si sigues pidiendo con Confianza,
Dios te mandará aceptación
y no retirarás Confianza.

La falta de Confianza
te transforma la visión
y ya ves fuera de la Confianza.

Al que siente Amor por dentro,
siempre le ves alegría
en lo que Le está pidiendo.

Que esta alegría no falta
si piensas:
“Él me está viendo,
y ¿quién me va a comprender
cómo yo Le estoy pidiendo?”.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C6

miércoles, 18 de octubre de 2017

Si no cumples la Ley de Dios, no puedes ser hombre bueno

En Sueño Profético decían:

No puedes ser bueno si no cumples la Ley de Dios. Y no puedes querer palabras ni hechos malos si estás con Dios.

Dijo uno:

Esto es lumbre y agua; hierro y madera; herrero haciendo formas con grandes golpes y panadero y alfarero que con cuido meten en el horno el trabajo, para que no se deforme, el tiempo que allí han dado.

Pues más diferencia tiene el que está con Dios en todos sus actos. Y esto es lo difícil si no estás con Dios: el poder imitarlo. Tienes que compadecer al que otro ya ha tirado, y retirarte de aquel que otros tienen por santo, porque le ves actuaciones de espíritus envenenados.

Desperté, oí:

Ponían en la Gloria grandes comparaciones, y tú ya veías la diferencia de uno que está viviendo Palabras o Amor de Dios, a uno que vive por su cuenta, que pone y quita según a él le convenga.

Si estás con Dios no haces sacrificio, no haces esfuerzos.

Tú Le pides fuerzas y haces normal lo que otro no pueda porque le falta el amar.

Hace falta saber poco para pensar y razonar que si no cumples la Ley de Dios, no puedes ser hombre bueno.

Como tampoco puedes ejercer hechos de pecado ni diabólicos y estar al servicio de la Palabra de Dios.

Tu presencia tiene que ser destacada antes que palabras diga tu lengua.

Jesús dice a los Discípulos:

Que os conozcan primero por la acción, y después poned las palabras”.

“La palabra puede ser de un fariseo. La acción no la hace el que mi Reino no ama, ni el que no Me busca porque no quiere mi Presencia en la Tierra
”.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C2

martes, 17 de octubre de 2017

Es cobarde pedir cuentas

En Sueño Profético decían:

Le exige más a Dios
el que menos ama.

El que ama más,
nunca pide cuentas,
y nunca compara su vida
con la que otro tenga.

Él sigue el camino y sigue la cuesta.
Lo que sí lleva siempre en su pensar,
es de Dios la Presencia,
y oye palabras que vida le dejan.

Dijo uno:

Es que no es vivir,
vivir sólo pensando en la Tierra,
deseando cosas para distraerte
de esta Vida Eterna.

Así no se puede vivir,
porque ya la Tierra no te soltará,
y siempre estarás
pidiéndole a Dios cuentas.

Desperté, oí:

Cierto que el que ama a Dios,
nunca pide para que a Dios ofendan.

Olvida el pasado,
y vive el presente
siempre en Dios pensando.

Tiene confianza
y pide sin miedo.

Porque nunca dijo:

Esto que me pasa,
¿por qué lo consiente
el Dueño de todo?

Y otros que son malos,
que ofenden a Dios,
viven la grandeza.

Con este pensar,
ya está ofendiendo
su Voluntad o su Permitir,
y no puedes
sentir su Presencia.   

Presencia que te hace vivir
los sufrimientos que ahí te llegan.

¡Es cobarde pedir cuentas
al que te deja la vida
para que Lo quieras
o no Lo quieras!

Esta palabra “cobarde”,
el hombre, tal vez no entienda.

Pero si piensas lo que es Dios,
es cobarde pedir cuentas.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C4

lunes, 16 de octubre de 2017

Romper las Leyes de Dios, no hay pecado que lo supere

En Sueño Profético hablaban de las Leyes de Dios y de las leyes del hombre:

Si cumples las de Dios, cómo llamar y pronunciar este Nombre.

Romper las Leyes de Dios, no hay pecado que lo supere.

No se ha conocido un caso que después de que el cuerpo esté hecho hombre o mujer, un pedazo de su cuerpo se lo arranque porque no lo vea bien, por feo o por molesto.

Unas piernas que estén sanas, pero que se vean torcidas, manden que se corten y pongan unas bonitas. O unos ojos feos o chicos, arrancarlos de su sitio y preferir estar ciego antes de tener esos ojos feos o chicos.

La boca que el cuerpo tiene, si la quieres grande o chica, agrandarla con terreno de la cara, si era chica; y si era boca grande, con unos puntos achicarla para que quede bonita.

Hay orejas que afean cara y cabeza, y que el hombre le pone risa. Ninguno intenta buscar a alguien que las recorte, que sepa de cirugía.

Ya se ha dicho algo del cuerpo. Ahora se va a nombrar al hijo:

¿Quién lo desprecia y lo cambia por otro niño más guapo, más sano o más quietecito? Y luego, cuando ya sea hombre, pidas a Dios que se muera porque no sientas nada por él y a ti beneficio no te deje.

Todo lo nombrado es tu carne: Creación de Dios.

Pues si la carne unida es Palabra de Dios, no puede el hombre romper esa carne, porque va en contra de la Ley de Dios.

Desperté, oí:

Ponían comparaciones con la carne unida, para muchas páginas llenar.

Y que el hombre no pudiera ni una palabra quitar.

La carne unida, romperla, es querer quitar aquello que Dios ya une, porque tú a Dios pides esta unión.

El que no la pida, no cree en Dios.

Va el Mensaje a que nadie corta un pedazo de su carne porque no le guste o porque se canse.

Cuando cortas un pedazo de tu cuerpo es porque tu vida puede acabarse.

Y esto sí es Palabra de Dios.

Él curó al paralítico. Y al leproso, la carne limpia dejó.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C5

domingo, 15 de octubre de 2017

El espíritu se enferma por pecado o sufrimiento

En Sueño Profético hablaban del sufrimiento. Decían:

Hay sufrimientos tan grandes, que al oírlos y al pensarlos, tú también ya estás sufriendo. Que estos sufrimientos son los que no son del cuerpo.

Pongamos comparación:

Los sufrimientos del cuerpo, si son dolencias de la carne, admiten el medicamento.

La enfermedad del espíritu, a veces tiene remedio, pero el hombre no busca lo que podría curarlo, que es la Enseñanza del Cielo.

Dijo uno:

Yo, cuando viví con cuerpo, tuve un gran amigo que iban muchos a buscarlo y él les daba la receta para curar el espíritu. Siempre tenía estas palabras como receta con garantía que curaban:

“Ten la Presencia de Dios en el sufrir y en la alegría. En el sufrir te notarás la mejoría cuando mires al Cielo y a Dios Le pidas. Y otras veces llegará curación antes de que veas herida”.  

Desperté, oí:

Hablaban,
que a la enfermedad del espíritu
no le llegaba el medicamento.

Le llegaba la Palabra
que Dios mandaba del Cielo.

Que Palabra con acción
era su Medicamento.

Este hombre alborotó
a más de la mitad del pueblo.

Su receta era
hacer lo de Dios lo primero.

Decía:

“Alegría sin Dios:
fiesta de Infierno”.

“Alegría con Dios:
Gloria pisando suelo”.

“Si tu espíritu se enferma,
es Dios su Medicamento”.

“Y si la carne se rompe,
pon a Dios y luego al médico”.

“El bastón no es lo que anda,
es que ayuda a que ande el cuerpo”.

Este hombre curó a muchos
sin medicina y sin médico.

El espíritu se enferma
por pecado o sufrimiento.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C2

sábado, 14 de octubre de 2017

Doble Esperanza

En Sueño Profético decían:

Disfruta, el que no ama a Dios, al ver sufrir al que a Dios ama. Disfruta porque ya cree que de Dios se aparta. Y no sabe que, sufrimiento donde hay Amor a Dios, da doble Enseñanza, porque va creciendo ya doble Esperanza.

El sufrimiento te aparta de Dios según con quien vivas, según con quien trates, aunque tú te creas que ésos a Dios aman.

Dijo uno:

Éste es un consejo
que en la Gloria mandan:
Si vieras que alguien,
en el sufrimiento,
quisiera apartarte de Dios,
con palabras ponle el apellido:

“Satanás te llamas”.

Yo quedo con Dios,
que oigo su llamada.
Siempre, si Tú quieres,
tienes mi compaña.

Desperté, oí:

Divinas Palabras,
que no son vendidas,
y menos, compradas.

Divinas Palabras,
que todo el que quiere,
puede practicarlas.

Y ya no le ofrecen
palabras satánicas.

Que son tentadoras,
para que tu espíritu
no oiga llamada.

Ponle al sufrimiento,
doble la Esperanza.
Y verás que huyen
los que a Dios no aman.


***

Libro 24 - Dios No Quiere Permite - Tomo IV - C5

viernes, 13 de octubre de 2017

El arrepentimiento busca a Dios

En Sueño Profético decían:

Si no hubiera Dios, no habría arrepentimiento. El arrepentimiento busca a Dios. El arrepentimiento no descansa hasta que siente el Perdón. Arrepentimiento vivido, no hay sufrimiento mayor, no te creen ya palabras, y si das explicación, es difícil que comprendan los que no aman a Dios, aunque por buenos se tengan.

No hay sufrimiento mayor, que te veas en el pecado y pienses: “soy pecador”. Aquí es cuando quisieras morir, o vivir más tiempo para poderte curar con un gran arrepentimiento.

Pero cómo explicar aquel mal tan grande hecho. Ya, cuando llega la fuerza de un Dios que olvida y perdona, no te importa que te miren o que todo tu pasado lo agranden o te lo achiquen. Lo que te pone sin vida es haber ofendido al Cielo, haber vivido la fiebre de espíritus del Infierno.

Yo nunca creí sentir aquella contestación que Dios me mandó del Cielo.

Desperté, oí:

Si mucho se publicara,
pecado, arrepentimiento y Perdón,
por fuerza cambiaría el hombre.

Recordando el pecado
y poniéndolo en letrero
habría menos hombres malos.

Y al remordimiento,
enseñar a llamarlo,
pensando:

¿Por qué hice esto mal?
¿Por qué de este mal no me aparto?

Esto te hará mirar al Cielo
y algo has de notar
que del mal te va quitando.

Cuando sientas esta lucha,
ya Dios está perdonando.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C2

jueves, 12 de octubre de 2017

El espíritu enfermo no siente la Caridad

En Sueño Profético hablaban de la enfermedad de la carne y de la enfermedad del espíritu. Decían palabras y diagnósticos para la curación del espíritu, fácil de hacer, y difícil si te retirabas de Dios. Contaban más enfermos de espíritu en los cultos de letras, que en los hombres que vivieron siglos pasados sin utilizar pluma ni cuaderno.

Dijo uno:

El adelanto del hombre no es adelanto si primero no va Paz y Caridad, que esto sale del espíritu. La enfermedad del espíritu hace varias actuaciones que el que no ama a Dios no puede conocerlas, y ya, a los que la tienen, les dan el nombre de enfermos mentales. Que si pudieran hacer un estudio dentro de la cabeza, verían cada movimiento en un sitio, nada roto ni enfermo. Pero al no amar a Dios, no entienden la enfermedad del espíritu.

El espíritu enfermo no siente la Caridad. El espíritu enfermo es el que hace el crimen y defiende la violencia.

El espíritu enfermo ve normal que existan las guerras, y no respeta las Palabras que Dios Hombre dejó en la Tierra: “Mi Paz os doy, mi Paz os dejo”.

Desperté, oí:

Se han dicho unas enfermedades del espíritu, pero no todas.

En el sufrimiento, si no te acercas mucho a Dios, tú mismo te enfermas y ya tus actuaciones no son normales.

Y al no ser normales, dicen: enfermo mental.

Enfermo para no seguir a Dios, y sano para Satanás.

Que ya verá la forma de agrandar la enfermedad.

Cuando ya están a su mando, ya no son enfermos de espíritu.

Son demonios buscando a otros para llevarlos a condenarse.

Una cosa es enfermo de espíritu y otra cosa es estar al servicio de Satanás.

El enfermo de espíritu puede llegar a pecar.

Pero el diabólico es que busca para llevar a hacer el mal.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

miércoles, 11 de octubre de 2017

Lleva a Dios por dentro

En Sueño Profético decían:

No hay mejor justificante que justifique quién eres, que el que vayas dejando Paz en el sitio que llegues, y que en todas tus palabras salga este Nombre:

Dios verá.
Dios dispone.
Dios da fuerzas.
Dios es refugio del hombre.
Dios, Tasador Divino.
Dios, Vida en el hombre.

Dijo uno:

Luego, estas frases tienen muchos nombres. Pongamos:

Sea lo que Dios quiera.
Con Dios puedes con todo.
Dios no deja al que quiere que Dios esté con Él.
No juzgues si no quieres ser juzgado.
Sin Dios no hay alegría.
Sin Dios, lo que está en contra de Dios, el hombre no lo ve malo.

Desperté, oí:

Nombraban mucho el nombre de Dios. Y comparaban:

Hombre sin Dios,
con hombre con Dios por dentro.

El hombre que dentro de su carne lleva a Dios,
su cuerpo no puede ocultarlo.

Este cuerpo da Paz
o forma intranquilidad
donde a Dios no están amando.

Si a Dios Lo llevas por dentro,
este Dios hará Presencia
en largo o corto tiempo.

Si no sientes a Dios por dentro,
aunque ahí te vean andar,
tú vives vida de muerto.

Llámale Vida a la vida,
si sientes a Dios por dentro.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C8

martes, 10 de octubre de 2017

Una cosa es ser bueno y otra cosa es llevar este Mando

En Sueño Profético decían:

Donde Dios da sus Palabras, el que quiere ver verdad, siempre verá algo que no sea de la Tierra.

Al que Dios le da sus Palabras, los que con él tienen contacto, siempre algo les deja. Pero son pocos los que ven lo de Dios, lo que el Elegido les deja.

Dijo uno:

Al hombre le entra ira cuando ve que Dios, normal, le da al espíritu y materia.

Al espíritu le para el mal camino que coge, que puede perder la Gloria. Y al cuerpo le para muchas veces enfermedad o dolencias. Esto lo notará el que más crea en el Poder de Dios, el que no tenga sitio en su espíritu para los espíritus diabólicos. El que les guarde sitio, estos espíritus ya no lo dejarán, y verá lo que ellos quieran.

El Elegido, su misión es caminar y llevar lo que Dios en él deja.

Desperté, oí:

Se nota que lleva Mando
el que Dios trae a su Gloria.
Se nota entre los malos
que por buenos se presentan.

Y se nota entre los buenos
que no pierden la Gloria.

Éstos son buenos,
pero no tienen Mando
ni conocen reacciones
que da el Espíritu Santo.  

Una cosa es ser bueno
y otra cosa es llevar este Mando.

Mando que el hombre no cree
cuando no busca este Mando.

Que tú descanso sea corto,
para que se alargue este Mando.

Que el que lo ve, dice Amen,
y se siente fracasado.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4

lunes, 9 de octubre de 2017

Cuando tú ves la Verdad, lo de la Tierra te sobra

En Sueño Profético decían:

Si te falta Amor a Dios,
confundes al ave con las nubes,
y las nubes con el ave.

Si te falta Amor a Dios,
hazte tú mismo un examen
y aparta lo que te retira
de estos Mensajes.

Si te falta Amor a Dios,
nadie mejor que tú lo sabe,
porque a todo le quitarás
la grandeza que esto tiene.

Dijo uno:

Cuando tú ves la Verdad,
lo de la Tierra te sobra
y haces tu entrega total,
igual por dentro que por fuera.

Que este “por fuera”
es testamento que das
de la manera que piensas
y actúas en tu caminar.

Esto no puede estar oculto
si tu entrega es total.

Casi todo lo de la Tierra,
si quiere,
el hombre lo puede tapar.

El seguir a Dios y ofrecerte a servirlo,
esto no lo puedes ocultar.

Que aquí vienen sufrimientos
porque te persigue
el espíritu del mal,
y te cambia los caminos
poniendo más fácil el pasar,
y con muchas más ganancias.

Pero esto es engaño diabólico
para ensuciar
los Caminos de la Gran Verdad.

Desperté, oí:

El que quiera hacer aquí fracaso,
el fracaso se lo hace él,
sin poder taparlo.

¡Qué cierto que si falta Amor,
no sale bien altura ni peso!

Y lo que vayas a hacer bien,
te saldrá mal hecho.

Si te ofreces a Dios
y eres fiel en los hechos,
procura que todos vean
intachable tu comportamiento.

Lo que el hombre hace mal,
no lo ven tan mal
como el que a Dios le está sirviendo.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C6

domingo, 8 de octubre de 2017

Caridad, poniendo a Dios, es medicamento único

En Sueño Profético hablaban de temas diferentes unos de otros, pero todos eran de Enseñanza. La Caridad como título de libro se nombraba. Decían, que la Caridad practicada con Amor a Dios, a Dios llegaba y al pecado ahuyentaba. Si no era hecha por Amor a Dios podía llegar pecado, bien por cobrar o por juzgar la Caridad que habías dado.

Otro tema era la enfermedad del espíritu por sufrimiento, y ya, el espíritu no tenía poder para el cuerpo y era cuando daban diagnósticos con cuerpo sano pero enfermo. Esto, ayudando al sufrimiento, sirve de medicamento y puede quedar sano el espíritu y a Dios llamarlo, y ya, Dios queda de consejero tuyo. Para que todo lo hagas bien hecho y no te enferme el espíritu el sufrimiento, tienes que no dejar el Camino de Dios y no coger consejo del que no cree o del que cree y no ama, aunque lo veas con las rodillas en el suelo y en el Cielo la mirada. Esto, si no practican los Mandamientos, su consejo es poner enfermo el espíritu, pero no por sufrimiento, es enfermo por coger consejo de espíritus que persiguen el puro Evangelio. Luego está el pecado que su espíritu lleva y trae palabras y acción del Infierno. Este espíritu tienes que apartarte de él porque su fuerza tiene fuerza cuando ve que para Dios tienes desprecio.

Desperté, oí:

Coge el libro en tu memoria
con el título
que ya le han puesto en la Gloria.

“Caridad al caído,
caridad al enfermo de espíritu
por los sufrimientos que tiene
o que ha tenido”.

Para que tenga a Dios presente,
primero en pedirle
para que no enferme,
y después seguirlo
para que le mande a ir curando
esta enfermedad de espíritu
que pocos, pocos, creen,
por no coger el libro
en su memoria con este título:

“Caridad, poniendo a Dios,
es medicamento único”.

Por falta de Caridad
aumenta esta enfermedad
contagiosa en todo el mundo.

Ponen avance
de sabiduría al cuerpo,
y abandono al espíritu.

Carruaje que mucho adornas
y no te ocupas de las ruedas mirarle.

Que si las ruedas hablaran,
no sabrías qué contestarles.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C4

sábado, 7 de octubre de 2017

Dios no aceptará lo que no tiene mandado

En Sueño Profético hablaban de vivir sin mirar al Cielo, de querer mandarle a Dios por tu cargo o tu dinero, de querer poner la Tierra Aquí, donde sólo es Cielo, donde está Sabiduría Eterna y Poder para acabar con el mundo y sus inventos.

Dijo uno:

Hasta que el hombre no invente algo para que no muera el cuerpo y sea eterno como el espíritu… ¿Qué será de sus inventos hasta que no tape el Sol y a su mando moje el campo?

¿Qué será de su invento, hasta que no nazca el niño y en el momento no lo vea corriendo?

¿Qué será de su invento cuando vea que al cuerpo lo para la vejez y a los 80 lo veas como a los 20 o a los 23? Aquí sí puede empezar el invento del hombre.

Desperté, oí:

Mayoría de los inventos
son para negar la Gloria
y retirarte de Dios.

Y si piensas en la cultura,
es querer que viva el hombre
teniendo lo deseado.

Cambiando los pies por la cabeza,
y en la cabeza
colocando los zapatos.

Llama invento,
a vivir sabiendo
que en esa vida estás de paso.

Y que Dios no aceptará
lo que no tiene mandado.

El hombre vive esa vida
como jinete en caballo desbocado.

Hasta que no vaya a pie,
su invento será “fracasado”.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5

viernes, 6 de octubre de 2017

La Paz de tu espíritu

En Sueño Profético enseñaban cómo transmitir la Paz de tu espíritu o la rebeldía. Decían:

La Paz sale de las buenas obras, en acción, en palabras o del pensamiento. Esto, hecho por Dios, Él lo firma y ya lo estás viendo. Si es en acción, es normal lo recibido cogerlo, porque va de Dios. Si salen palabras, vas apacentando como el pastor hace en el rebaño. Ya, tu pensamiento no puede retener pensamientos malos, y antes de que lleguen, ya los estás parando, pidiéndole a Dios que cambie por buenos los pensamientos malos. De aquí sale Paz.

La rebeldía contagia y quita valor a lo bien hecho, y ya da intranquilidad y dureza al sentimiento, y ves crecer la maldad alborotando tu cuerpo, y no puedes sentir Paz ni arreglar nada que con Paz tendría arreglo.

Desperté, oí:

Ponían en la Gloria muchas comparaciones de un espíritu con Paz a un espíritu rebelde.

El que te dé la Paz, no puede ser rebelde.

El que su acción es normal en vestir al desnudo, darle al hambriento comida y levantar al caído, éste da Paz.

El rebelde no puede vivir con Paz y alborota donde llega, aunque palabras no oigas.

Es maldad entregada con rebeldía, que a Dios no puedes llevar y la Paz se te retira.

Si quieres que en tu espíritu viva la Paz, dale el alimento del Cielo, que es cumplir este Mandar.

Y hacerlo con el amor que al niño enseñas a andar.

Entonces, el que recibe a Dios, las gracias Le da.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C1

jueves, 5 de octubre de 2017

El pecado no tiene reforma por Dios

En Sueño Profético hablaban del hombre, de cómo estaba en contra de la Palabra de Dios, del envenenamiento que tenía con abrirle las puertas al pecado, con las palabras: “Eso no es malo. Los tiempos han cambiado”.

Dijo uno con el Mando de Dios:

El hombre quiere pasar la Frontera Divina con el pasaporte del Diablo. Todo el que tiene este pensar, está de Dios apartado.

El pecado no tiene reforma por Dios. Si la reforma es del hombre, es más pecado.

El hombre, constantemente, está desafiando a Dios. Y Dios, a veces, le deja la tierra para que cada uno la labre a su manera.

El hombre Le pide a Dios que Dios responda con su Poder y su Mando. Pero esto sería que el mundo desapareciera.

El hombre quiere, en los pies, poner el sombrero, y en la cabeza los zapatos. Si esto te pones a pensarlo, no verás mayor fracaso. Ni los zapatos quedarán quietos, ni el sombrero te acortará los pasos. Pues más imposible es el adelanto quitando la Palabra de Dios y premiando el pecado.

Desperté, oí:

Tiene que ser horroroso vivir donde practiquen pecado, si tú a Dios quieres seguirlo.

Pecado que no le llaman pecado, que a esto le llaman forma de vivir.

Guerra, cañón y disparo, son para matar al hombre, y esto es grande pecado.

Al cuerpo sin ropa tienen que seguirlo espíritus que no son de Gloria.

¡Es lástima que los hombres, con títulos de cultura, no reformen lo que viven en contra de la Gloria!

El pecado tiene fuerza por el alimento que le echan los que no lo ven pecado.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C5

miércoles, 4 de octubre de 2017

Hombre bueno y hombre malo

En Sueño Profético decían:

Los buenos son muchas veces culpables de que los malos no dejen de ser malos.

Los buenos, si fueran buenos, algo bueno irían dejando cuando a los malos siguieran para ir del mal quitando.

Los buenos, si a Dios llamaran pidiendo ayuda para quitar del pecado, ya Dios contestaría, porque Dios bajó a la Tierra para enseñar cómo vivir sin pecado y buscar al que estaba pecando, que esto escandalizó al que no creía tener pecado, al que se creía bueno.

El bueno, para ser bueno, tiene que recibir la injusticia sin devolverla, si quiere decir: “yo soy cristiano y sigo la Doctrina de Cristo”.

El bueno, si es bueno, mejor sabe el malo que es bueno. Y en este saber, puede dejar de ser malo.

Dijo uno:

No hay fuerza mayor que con el mal se enfrente, que el bien, pero éste hecho por Dios. Si el hombre bueno así respondiera, se acabaría lo malo, por fuerza.

Desperté, oí:

Se ha nombrado
hombre bueno y hombre malo.

Pero en estos malos,
no entra el criminal
ni el espíritu diabólico
que está al servicio de Satanás.

Son buenos y malos,
pero viven juntos
en sus faenas y en sus trabajos.

Los buenos nombran a Dios
y no enseñan a los malos
ni en palabras ni en acción.

Y en vez de creer lo bueno,
se va aumentando lo malo.

Porque los buenos no ejercen
lo que Dios tiene mandado.

El que es bueno y ejerce
lo que Dios tiene mandado,
no se cansa de hacer el bien
con el que ve que va
por el camino equivocado,
hasta que lo hace volver
con palabras y buen trato.

Los malos se ayudan más a lo malo,
que los buenos, siendo buenos,
y algunos llamándose santos.

Son los buenos los culpables
de que haya tantos malos.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C3

martes, 3 de octubre de 2017

Si yo estoy aquí de paso, yo voy a hacer como el ave

En Sueño Profético decían:

Para servir a Dios tienes que amarlo mucho. Pero por mucho que Lo ames, aún te faltarán puntos para amar como Él te ama. Por esto, el que Dios elige, siempre siente hambre de cumplir sus Palabras y de buscar a otros para que más sientan esta hambre.

Dijo uno:

Es curioso, si te pones a seguir al hombre en todos sus actos, cómo cumple lo del hombre, con qué agrado, qué constancia, y cómo le deja el sitio si tiene algún cargo o necesita pedirle para vivir a otra altura. Que luego, él mismo se ve amarrado, y entonces culpa a Dios, y a Dios pone en sus labios.

Ya se ha dicho muchas veces que esa vida es vida de paso, camino que lleva el espíritu, que el cuerpo tiene que pasarlo.

Desperté, oí:

Para servir a Dios
tienes que amarlo mucho.

Porque luego encontrarás
pocos que Lo amen.

Y estos pocos, lucharán
con los muchos que les moleste
que de Dios hablen.

Si estos pocos dicen:
“yo ya hago bastante”,
se han quedado satisfechos
y no contagian el hambre. 

Y ya a Dios no sirven
en el servir que vale.

El hombre tiene que pensar
que donde él vive,
otros vivieron antes.

Que donde el pisa,
otros pisaron antes.

Que de lo que él se dice dueño,
otros fueron dueños antes.

Ese camino, sin Dios,
te da muchas preocupaciones.

Que, con Dios,
es vista en vuelo de ave.

Y Él te da contestación
para que pienses:
“Si yo estoy aquí de paso,
yo voy a hacer como el ave”.

Confiar en que mi vuelo
suba o baje.

Que es la vida
que hace el ave.

Hasta que mi cuerpo quede
en la tierra enterrado,
como los que han muerto antes.

Si haces esta meditación,
tendrás siempre hambre de Dios.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C5

lunes, 2 de octubre de 2017

Dale a Dios todo tu Amor

En Sueño Profético decían:

¡Cuánto mal puede hacer los espíritus que su mando sale del Infierno! En uno sitios engañando. En otros, todos pueden ver que es mando en contra de Dios, mando diabólico. Un mando que empieza engañando, y otras veces tú le has dado cabida por no obedecer las Palabras que Dios dijo y hoy sigue diciendo para que el hombre piense y viva cómo no perder el Cielo.

Dijo uno con el Mando de Dios:

Si esto no fuera dicho con el Mando de Dios, no habría fuerzas humanas que este Camino siguieran. Todo es cortar caminos por no creer en esta Existencia. Que de Aquí sale la Vida para todo el que la quiera. Pero no la temporal, que acaba antes que empieza, aunque los 90 vivas. 

Desperté, oí:

¡Qué trabajo le cuesta al hombre
vivir esa corta vida
y darle preferencia a ésta, Eterna!

Pero le cuesta más trabajo
creer que los espíritus que no son de Dios
tienen fuerza para retirar de Dios,
si tú a la Libertad le abres las puertas.

Pero la Fuerza de Dios,
al hierro lo hace manteca.

A la cultura le hace se incline
ante lo que el Elegido hable
cuando lleve estas palabras:

“No soy yo,
es Dios el que me da estos Mensajes,
y quiere que sean cundidos
sin secretos para nadie”.

Que esto da sufrimiento
por querer que todos a Dios amen.

Que amando sin medida,
los espíritus del mal
ya no caben en tu espíritu y se retiran.

Dale a Dios todo tu Amor
y con esto los retiras.

Pero para comprenderlo
tienes que creer en esta Vida.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C4

domingo, 1 de octubre de 2017

La fuerza del Amor a Dios

En Sueño Profético decía Teresa de Ávila:

El Amor a Dios
es un “veneno” que da Vida,
te resucita y no mata.

El Amor a Dios
es Locura que te centra en su Camino
y te llega Paz y Calma.

El Amor a Dios
es algo que destaca,
y ya algo ven en ti
antes de decir palabras.

El Amor a Dios
da tristeza cuando falta.

Este Amor quita la sed
de lo que hay en la Tierra
que no se puede beber
y que al pecado te lleva.

Este Amor, tiene tal fuerza,
que si se llena tu espíritu,
te lo descubre tu lengua.

Desperté, oí:

Por muchos nombres que dé
al Amor que de Dios llega,
no me sale el sentir
que yo sentía en la Tierra.

Yo le llamaba Veneno,
Lumbre o Vendaval que te lleva.
Y me pasaba las noches
pensando donde llevar
el Veneno y la Lumbre
en mis palabras,
y ya les llegaba el Huracán
despegándolos de aquello
que no querían dejar.

Yo le pedía a mi Señor
que nunca el silencio me llegara
cuando tuviera que decir
esto que a mí me pasaba.

No me importaba
el que abría la puerta,
o el que a abrirla mandaban;
el que le mandaba a los caballos
para que del coche tiraran,
o el que llevaba dos hombres
para darles el sombrero
porque a su servicio estaban.

¡Ay Señor, Tú bien lo sabes
cuando anduve pies en Tierra,
que por no callar oía:
¡Es la loca de Teresa!

¡Ay Locura de mi Dios,
que al que la pide le llega
con la fuerza de un ciclón,
que el hombre jamás ya llega!

No hace falta mi nombre,
pero yo dicto
con el Mando del Cielo: Teresa

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C3

sábado, 30 de septiembre de 2017

Yo voy el sufrimiento a pisar

En Sueño Profético decían:

Extraña ver sufrimiento donde a Dios aman y a Dios ponen lo primero. Extraña donde desconocen este Amor Divino, que siempre tuvo presente lo que el hombre Le hizo a Dios y las lágrimas que derramó la Madre Virgen. Si esto tienes presente, te da vergüenza si tú no sufres y a Dios no sigues para quitar sufrir donde el sufrir esté.

Dijo uno:

Un sufrimiento sin apartarte de Dios, siempre da un buen ejemplo. Y tiene gran puntuación cuando ya el espíritu deja al cuerpo.

Al sufrimiento tienes tú que dominarlo, y ya le quitas el crecimiento.

Mi madre me enseñó a mí cómo llevar el sufrimiento el tiempo que ahí viví.

Decía que había quien su sufrimiento era chaparro y lo convertía en palmera. En cambio, el que su confianza ponía en Dios, si su sufrimiento era de la altura de la palmera, lo dejaba más bajo que el chaparro, y hasta podías pisarlo sin darte cuenta.

Desperté, oí:

¡Qué alegría es pensar, en el sufrimiento, “yo voy el sufrimiento a pisar”!

Esta mujer, que su espíritu está en la Gloria, siempre decía que el sufrimiento dominado quedaba en enano.

Y al sufrimiento alimentado, por fuerza le dabas crecimiento.

Sufrió, y quitaba sufrimientos porque el sufrir despreciaba, y a la confianza en Dios la alimentaba.

No es pecado vivir el sufrimiento, pero mandas a Dios más glorias si no le das alimento.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C4

viernes, 29 de septiembre de 2017

Haz que tu espíritu siempre tenga la salud de la Gloria

En Sueño Profético hablaban del espíritu enfermo. Decían:

El diabólico es el que persigue la Palabra de Dios.

El espíritu enfermo es el que se retira de Dios, aunque veas que reza el Padre Nuestro. Esta enfermedad puede entrar en el sufrimiento o en las grandezas que el hombre lucha tanto por tenerlas.

La enfermedad del espíritu no es como la de la carne. Que si ésta quieres curarla, mayoría de veces no puedes y no sabes si Dios quiere la curación que tú pides, porque puede ser más curación, que no te cures.

El espíritu enfermo, si tú dices: “yo quiero curarme, Señor”, Dios ya te ha curado. Y nunca te negará Dios la curación, porque tu espíritu enfermo no puede entrar en la Gloria de Dios si tus sentidos no están perturbados, que éste ya es enfermo de carne. Pero estos enfermos no se están Aquí citando hoy.

Desperté, oí:

Haz que tu espíritu siempre tenga la salud de la Gloria, y que guíe a tu cuerpo para que sirvas para el Cielo antes que para la Tierra.

¡Qué cierto
que si quieres tener
tu espíritu siempre sano,
puedes tenerlo!

Y asegura,
que jamás te llegará entierro.

Pero tienes que coger y practicar
las recetas que van con este Sello.

Que es la Palabra de Dios
dicha y hoy diciendo.

Da esta receta, diciendo,
para el que quiera tener
su espíritu siempre bueno.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C6

jueves, 28 de septiembre de 2017

Vive los Mandamientos de Dios

En Sueño Profético decían:

¿Qué cuentas le entregará a Dios el que hace tantos años supo esta Verdad Divina, que el Cielo manda a la Tierra para que los hombres que aún viven esa vida den testimonio de Ésta? Que la mayoría ya está en puertas de abandonar esa vida, que el hombre la cuida con el buen trato del pecado.

Pecado: fuerza del mal, que el hombre le ha abierto el paso con la cultura y el adelanto.

Dijo uno:

Cultura y adelanto lo está practicando el hombre para los animales. Castigan el azotar a un animal. Y premian al que más hombres mate y presente la bandera en el campo de combate, dando gran número de muertos al enemigo.

Enemigo: nombre que llevan los dos, y que ninguno practica los Mandamientos de Dios.

Desperté, oí:

Hasta que el hombre no viva los Mandamientos de Dios, no se le dará sepultura a la palabra “enemigo”.

Si los dos que se enfrentan aman a Dios, no suena el disparo, hay abrazo que le puede al disparo.

¡Qué cierto que el progreso ha sido civilización para compadecer al animal y practicar la cultura para retirar de Dios!

Castigan por maltratar a un animal, y premian y dan cruz de valentía al que presenta más bajas en una guerra final.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C1

miércoles, 27 de septiembre de 2017

No hay ayuda que dé más ayuda, que la Fe y la Esperanza

En Sueño Profético hablaban del ánimo en el camino de Dios:

Si el ánimo te faltara, tú el camino dejabas. Porque el camino es duro porque el hombre lo pone duro, porque no cree en Dios. El ánimo pide Mando, y ya, al cuerpo obliga a que obedezca su Mando. El ánimo es el motor del cuerpo, que lo obliga el Mando del Cielo. Que este ánimo lo despide la Fe, y ya el cuerpo es pluma en mano, que el movimiento lo da la mano, y la pluma escribe lo que tú vas pensando.

Hombres de Fe quería el Maestro cuando Él hablaba y daba Mando. Si Fe faltaba, ¿cómo ver a Él en sus Palabras? El que hacía su Mando con Fe, no podía compararse ni amistad tener con el que oía su Palabra y quería reformarla por creer saber más que Dios, aunque vieras a un Hombre, pero el Dios se veía en esa Carne.

Desperté, oí:

El que creía y Fe tenía, no podía mover un pie sin decir: “Maestro, tu Mando quiero”.

“Ya tengo la Fe preparada. Nada me podrá salir bien si no cumplo tus Palabras”.

“Si las cumplo, vivo Fe y Esperanza”.

El ánimo lo despiden estas dos palabras:

“No hay ayuda que dé más ayuda, que la Fe y la Esperanza”.

“El que esto no lo viva, ¡qué pesada será la carga!”.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C7

martes, 26 de septiembre de 2017

El hombre no puede el tiempo cambiarlo

En Sueño Profético hablaban del mundo del hombre, de la Fe que a Dios pedía y de la Fe que Dios mandaba en la confianza que en Dios ponía. Decían:

El tiempo siempre es el mismo. El mundo no tiene cambio. El hombre quiere cambiarlo apartándose de Dios, y ya vive en el pecado.

Los tiempos no tienen cambio, ni el hombre puede cambiarlos. Él se cambiará el vivir, a su cuerpo dominando el tiempo que esté vivo ahí. Pero el tiempo lleva el mando de Aquí, en el sol, en el agua y en el aire.

A la vida del cuerpo, cuidarla para que no muera, no llegará nunca el invento del hombre.

Dijo uno:

El hombre cuida los tiempos para él vivir Libertad en contra del Cielo. Y la Libertad no puede romper los Mandamientos de Dios, por estar Dios Vivo Aquí en el Cielo.

El que vive Libertad, se aparta de Dios, y su Libertad lo lleva al Infierno. Que ¿qué es el Infierno?: sitio que tú quisiste, que no está Dios. Que la Libertad que Él te dejó cuando tu cuerpo vivía, tú la usaste en servicio y obediencia a Luzbel.

Desperté, oí:

La Gloria es para todos, pero tienes tú que ganarla haciendo el Mando de Dios y maldiciendo lo que no va de Dios.

El hombre, a la falta de Amor a Dios y al desprecio a su Gloria, le pone el personaje de “los tiempos han cambiado”.

Los tiempos obedecen a este Mando, y el hombre no puede el tiempo cambiarlo.

Que su invento y su cultura quiten la palabra “tiempos”, porque el tiempo es presencia de un Dios Vivo que juzga a vivos y muertos.

El hombre quiere vivir libremente el pecado, y que sirva de defensa: “¡Es que los tiempos han cambiado!”.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4

lunes, 25 de septiembre de 2017

El sufrimiento te huye poniendo a Dios primero

En Sueño Profético decían:

Cuando el espíritu tiene contacto en la Gloria, ve pobre lo de la Tierra y le pone la importancia a lo que luego Aquí venga. Que de esta forma de pensar se contagia el que quiera, y ya coge camino seguro el tiempo que viva en ella.

Dijo uno:

Alaban a Dios los ángeles, y ruegan por el que es bueno, para que buenos a Dios mande. Que este “bueno” son reflejos de la vida que tú haces. Esto es vencer el mal, que al mal quiere arrastrarte. Los espíritus de la Gloria que ahí vivieron con cuerpo, hacen ruegos a Dios Padre por los que ahí viven con cuerpo, para que se traigan a su memoria que el cuerpo pertenece a los muertos. Que esta palabra es la última que se lleva el cuerpo.

Desperté, oí:

Hablaban de la Gloria: resplandor Divino que ve el que a Dios llame.

Hablaban de la Tierra: suelo sucio, que al Cielo no puede llegarle.

Decían que el cuerpo, su último nombre era decirle muerto.

En cambio, al espíritu, era pedirle con ruegos para que Dios intercediera por los que aún no estaban muertos.

Lleva tu cuerpo por el Camino de Dios, y ya te unes a estos ruegos.

Que son los que ahí te sirven para quitar el sufrimiento.

El sufrimiento te huye poniendo a Dios primero.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

domingo, 24 de septiembre de 2017

Para obedecer tienes que amar

En Sueño Profético decían:

Tiene grandes ventajas el que conoce el Lugar donde Dios se comunica. Pero igual que tiene las ventajas, tiene la responsabilidad si no cumple la obediencia a este Lugar, porque no es el Mando del Lugar.

Para obedecer tienes que amar. Porque puedes obedecer creyendo, sin amar. Pero piensa cómo será la obediencia, quitando, poniendo. Al final, algo malo dirá tu lengua.

¡Ves como ya está aquí la responsabilidad!

Al que no tiene trato ni conoce este Lugar, Dios no le pedirá las cuentas como al que lo conocía y podía divulgar por la altura, por el mar y por la tierra.

Dijo uno:

Si comparas con el que a Dios ama, al que no ama, aunque crea, verás diferencia grande. En la obediencia sin Amor, es el cuerpo el que obedece. En la obediencia amando, es el espíritu, y ya obliga al cuerpo. Aunque el cuerpo dé señal de protesta, más le obliga el espíritu a responder obediencia.

Es que la obediencia a Dios son los pies del hombre para subir y bajar la cuesta. Que con los pies y Su ayuda, poco trabajo te cuesta.

Desperté, oí:

No se han dicho las ventajas,
porque tendrías que escribir,
día y noche, una semana.

Si el hombre pensara esto,
¿cómo se iba a negar
al Mando que le mandara?

Lo que tenía es que decir:

¡Gracias, Señor!
¿Quién soy yo para vivir tan cerca
del Instrumento de Dios?

Que todo el que lo conoce
se libra de condenación.

Se libra,
si él quiere coger la obediencia
que en el Lugar deja Dios.

Dios deja sus Palabras
en el Lugar que Él arroba,
porque sabe que son dichas
para salvar a los hombres.

Desprecia la responsabilidad
y coge las grandes ventajas
que te devuelven el amar.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C1

sábado, 23 de septiembre de 2017

El bueno de Dios quita lo malo

En Sueño Profético decían:

Si eres bueno y usas el bueno de Dios, no te querrán los buenos que no son buenos de Dios, que son buenos del hombre. El bueno de Dios se destaca más por las injusticias que recibe del bueno, que es bueno para la Tierra, pero no es bueno para el Cielo.

Dijo uno:

El que vive la Palabra de Dios, amándolo, siempre está ansioso de oír Palabras del Amado.

La indiferencia en la Palabra de Dios no es sólo pecado, es grave pecado. Es grave pecado por haber Eternidad para el espíritu.

Al espíritu no le llega la palabra bueno como no practique con alegría y ansiedad los Mandamientos de Dios, los cunda y jamás sean reformados.

Desperté, oí:

Qué aclaración más clara, y sin admitir respuesta, te dan en la Gloria de lo que es bueno del hombre o bueno de Dios.

El bueno del hombre, muchas veces hace daño y desprecia la Palabra de Dios.

Este bueno queda como su cuerpo ahí en la Tierra.

El bueno de Dios quita lo malo, que el hombre, bueno le llama.

Si eres bueno, usa lo bueno para que el malo no sea tan malo, o puede que ya deje de ser malo.

Pero que este bueno sea de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espíritu Santo.

Si este Mensaje practicas, puedes achicar lo malo.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2

viernes, 22 de septiembre de 2017

Primero es lo de Dios

En Sueño Profético decían:

La mayoría de los buenos para la Tierra no son buenos para Dios. Que esto lo sabe más el que se consagra a hacerle servicio a Dios.

Si los buenos para la Tierra amaran o creyeran en Dios, ¿cómo podrían tener esa indiferencia a estas Palabras que Dios manda recordando su Existencia para que no cambien nada de lo que Él dejo dicho cuando de Hombre vivió en la Tierra?

Si los buenos para la Tierra fueran buenos para Dios, ya habrían puesto en torres con gran iluminación, para que todos los que se dicen cristianos acudieran para preguntar “¿qué quiere Dios que hagamos?”.

Dijo uno:

El bueno para la Tierra, si no le sirve a Dios con estas comprobaciones que Dios le manda, no es bueno para Dios, y entonces Dios lo aparta. 

Desperté, oí:

Debería no poder vivir, aún viviendo con cuerpo, el que ya sabe este Caso y lo tiene en desprecio.

¿Cómo el Cielo va a llamar “hombre bueno”, porque no robe ni mate, al que a su Palabra le dé desprecio?

El “bueno” que ponen en la Tierra no es para Dios, es para el cuerpo.

Es un temor a la ley que el mismo hombre ha puesto.

Que esa ley sobra cumpliendo los Mandamientos.

Sobra porque el Camino de Dios ya hace a los hombres buenos.

Los hace y van cundiendo que primero es lo de Dios.

Si los buenos de la Tierra fueran buenos para Dios, ya sabría el mundo entero lo que 28 años aquí está ocurriendo.

Muchos querrán enmendar lo que ya es sin remedio.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

jueves, 21 de septiembre de 2017

Paz de Dios y Caridad repartir

En Sueño Profético decían:

Se van a nombrar actuaciones y palabras que donde se vea que viven, es Lugar que Dios visita:

Calma y Paz presentará, y en reserva ya tendrá consejo que va de Arriba, porque en la calma y la Paz se ve verdad o mentira. Luego ya viene detrás la constancia y el perseguir el mal que hace sufrir, porque en contra de Dios está.

Dijo uno:

Al que Dios da sus Palabras para cundirlas en los hombres, antes él se las pidió a Dios con su ejemplo y su aceptación a todo lo que le llegara.

Nunca pedid cuentas a Dios, porque ya es dudar de su compaña. En vez de pedirle cuentas, pedidle que nunca se os vaya esa sensación tan grande de que Dios vive y que oye tus palabras.

Desperté, oí:

Esta sensación te sirve
para ir ya contagiando
al que cree que Dios es muerto,
que está Vivo
y que si tú quieres,
Él no falta de tu lado.

Pero tienes que vivir
Paz de Dios
y Caridad repartir.

Repartir, cuando la pidan
por querer a Dios seguir.

Que este seguir ya te exige
que Paz tienes que vivir.

La Paz se posa en la cara,
porque ya salió de dentro,
del espíritu, que es vida
que vive a Dios o a los demonios.

El espíritu de Dios,
transmite que Dios es Vivo
y que no es muerto.


***

Libro 25 - Meditaiones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

miércoles, 20 de septiembre de 2017

¿Por qué pone el hombre tantas dudas a lo que va de este Mundo Eterno?

En Sueño Profético hablaban en la Gloria, del mundo material, de la vida del cuerpo; del hombre, de lo imposible que ponía todo lo espiritual, del trabajo que costaba que se mentalizara para ver esta Verdad.

Dijo uno:

Esto es Poder de Dios, que pone contacto de espíritus que vivieron siguiendo a Dios y hoy están en su Reino (el cuerpo murió, pero el espíritu no) y Dios les da Mando para que cuenten su vidas, que fueron de Amor al Prójimo, de Fe y de seguir con más fuerza los caminos de Dios para no perder su Reino. También les da Mando a grandes pecadores que por Él dejaron pecado y Dios los perdonó. Que éstos buscaron a pecadores, a Dios los acercaron, y pidieron el Perdón.

Si crees que Dios es Vivo, estos que muertos vieron, vivos son. Pues, ¿por qué pone el hombre tantas dudas a lo que va de este Mundo Eterno, unas veces con Visión y otras sentidas?

Desperté, oí:

Lo que te duele más el que el que practique las Palabras de Dios, no acuda, poniendo dudas.

Éste hace sufrir a Dios más que el que no las practica.      

Si hay otro Mundo y el espíritu no muere, los que quisieron Reino de Dios, Dios en su Reino los tiene.

El hombre vive por Dios y de Dios nada cree.

Si algo sobrenatural le dicen, él ya empieza a pensar y si puede lo desmiente.

Debería hacer un pensar y ver lo que mueve al cuerpo.

Que este pensar te dirá: piensa en uno que de repente murió y el espíritu se fue abandonado al cuerpo.

No te extrañe que hablen de los que ahí vieron muertos.

Y sus espíritus, si Dios les da Mando, dan Comunicación en el Cielo.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C7

martes, 19 de septiembre de 2017

Fuerza que da Lumbre

En Sueño Profético hablaban de la Libertad que Dios le deja al hombre. Decían que el Amor a Él anulaba la Libertad y el Amor crecía.

Sigue Teresa de Ávila:

Yo cogía Libertad
para entrar por los caminos
que nadie podía entrar.

Yo nunca me sentí presa
para no poder hablar,
y por todo mi caminar
conocieron a Teresa.
Esto era Libertad
de un sentir que Dios me daba,
que yo no podía ocultar.

Era algo que a mi espíritu
le amenazaba el contento.
Era algo que en mí entraba
y ya se quedaba dentro,
y de Teresa hablaban
fuera y dentro del convento.

Yo, al que me preguntaba
que si no sentía cansancio,
más pronto le contestaba
que el cansancio me venía
cuando no me preguntaban
por el Fuego que tenía.

Cuando el éxtasis pasaba,
yo quería Libertad,
para ir encarcelando
en la Cárcel de mi Dios,
que sus Palabras servían
para el que había hecho mal
y dentro del mal vivía
sin poderlo ocultar,
o para el que lo había hecho
y sólo él lo sabía.

Si éstos iban a buscarme,
Palabras de Dios me oían.

Que estas Palabras llevaban
Fuego de Lumbre encendida,
que no te las apaga el agua,
porque el agua, en esta Lumbre,
más altas sube las Llamas.

Desperté, oí:

No quedaba oculto nada
cuando Dios en mí ponía
esa Fuerza que da Lumbre,
y ya todo me contaban,
y mis respuestas curaban.
Que las respuestas venían
del Único que podía
curarlas y perdonarlas.

¡Ay respuestas,
que no entiende el hombre
cuando se aleja
de este Fuego y de esta Lumbre!

¡Ay respuestas,
que te llevan al camino
que tu vida ya te centra!

Si mis ruegos, Aquí en el Cielo,
Dios los manda ahí a la Tierra,
tienen que oír palabras
que yo decía con materia.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C3

lunes, 18 de septiembre de 2017

“Señor, ríñeme si no está bien hecho”

En Sueño Profético decían:

Enseña a vivir mandando con la Enseñanza que a ti te enseñan. El que así no lo coja, Amor por dentro no lleva.

Todo lo que hagas que no sea para la Gloria de Dios, es obedecer a espíritus diabólicos.

Dijo uno:

Cuidar que la actuación de tu cuerpo sea del agrado de Dios, es vivir para su Mando.

Para buscar en la alegría y en el sufrimiento, primero al Elegido, tienes que estar en Dios pensando, y este pensar te retira de espíritus malos.

Los espíritus del mal te van enfermando con ideas y pensamientos malos, te llevan a que tú mismo cambies el oro por el fango, a que te retires de Dios y le sirvas al Diablo, a que tu cuerpo haga escenas que nunca habías pensado, porque al hacer estas escenas, de Dios estabas apartado.

Todo esto tienes que decirle al que tenga tu contacto, que el contacto es de Aquí.

Desperté, oí:

No necesita el espíritu
ni tiempo ni dinero
para vivir este Premio.

Premio que no tiene sitio,
que Dios lo manda
con la petición que hagas
con tu pensamiento,
tus obras
y tu mirada en el Cielo. 

El pensamiento,
en la Vida Eterna.

Tus obras,
en el Prójimo.

Y tu mirada en el Cielo,
diciendo: “Señor, ríñeme
si no está bien hecho”.

El que coja esta Enseñanza,
vive Tierra y vive Cielo.

Todo lo que hagas mal,
piensa que no va del Cielo.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5

domingo, 17 de septiembre de 2017

Si Dios usara su Poder en el castigo

En Sueño Profético decían:

Si Dios usara su Poder en el castigo, el hombre pondría la mirada en el Cielo y las rodillas en el suelo. A unos les saldría el “¡Perdón, Dios mío!”. A otros se negarían las palabras y ya no les saldría el “¡Dios mío!”.

Si Dios usara su Poder en el castigo, ¿quién diría “no” a estos Escritos?, ¿quién tendría el valor de darse por sordo y mudo, teniendo habla y oído?

El hombre, mientras tiene cuerpo, es enemigo del Mando de Dios. Aquí Dios aprieta sin darte castigo, y tienes que ver que Esto es su Palabra, que no es de la Tierra.

Dijo uno:

Sería más Gloria para Dios que el hombre dijera: “¿Dónde habla Dios?”. Y fuera buscando, sin mirar caminos, cerca o lejos, buenos o malos, llevar la ansiedad de que seas mandado, y ofrecer tus bienes, tu vida, o tu aliento, como hizo el buey.

Desperté, oí:

Es lo natural
en todo lo de la Tierra,
buscar y querer tener
todo lo que valor tenga.

Pues si le dieran valor a Esto,
con lo que nada puede igualarse
ni hay otro caso igual,
habría masas de gente
para ver y conversar.

El hombre ve que Esto es Dios
y le da miedo el negar.

Acepta porque ya ve
que el Poder de Dios no calla.

Si el hombre amara a Dios,
podría tener, en el aceptar,
más ganancias.

¡Qué lástima que sean pocos
los que el Amor a Dios lo practiquen
y lo acepten sin batalla!


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

sábado, 16 de septiembre de 2017

Los espíritus del bien y del mal

En Sueño Profético hablaban de los espíritus. Decían:

El espíritu no tiene cuerpo, entendido está, cuando baja del Cielo o cuando sale de la profundidad del Infierno.

El espíritu es conocido por la actuación que ves en su cuerpo o que ves que ha dejado en otro cuerpo.    

El espíritu que es de Dios es pronto conocido. El que va de Luzbel coge muchos disfraces en personas, en sitios, y como no, en animales.

El espíritu entra y sale en la persona delante de muchos ojos, pero no lo ve nadie, es el cuerpo el que responde, el espíritu no tiene imagen.

El espíritu, cuando entra en el cuerpo, ya tu espíritu le ha dado la llave, por mucho tiempo o por poco, según la vida que tú haces.

Dijo un espíritu que Dios le da Mando:

El espíritu puede presentar a una persona que, según la ley del hombre, tenga el nombre de buena, pero es vivienda de espíritus diabólicos en espera de hacer daño. Al que su espíritu está preparado para recibir espíritus de la Gloria intentan también llegarle, pero se van con derrota y queda bien en vez de quedar mal.

Desperté, oí:

¡Cuantas maneras hay de abrirle la puerta a los espíritus del mal!

¡Cuantos defensores le salen para no querer aprender lo que es para el bien o lo que es para el mal!

La reacción de tu espíritu nadie mejor que tú puede saberla en tu cuerpo.  

El sentir a Dios te hace conocerlos.

Entrégate en cumplir todo lo que manda el Cielo, y esta obediencia a Dios los retira a los infiernos.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

viernes, 15 de septiembre de 2017

Pecado maldito

En Sueño Profético hablaban del pecado y del pecador. Decían:

¡Pecado maldito,
pecado que aparta de Dios!

¡Pecado que avanza
cuando no es conocido,
porque falta Amor a Dios!

¡Pecado maldito,
que el hombre alimenta
por no practicar
el Mando de Dios!

¡Pecado que envuelve,
que lía y amarra,
y tan solo Dios
Libertad te manda!

¡Pecado maldito!

Dijo Agustín de Mónica:

Dices pecado maldito
cuando tú ya ves pecado.

Cuando tus manos quisieran
arrancar de tu cabeza
pecado hecho o pensado.

Cuando la noche te lleva
a lo que se le llama escándalo,
o a lo que nadie ha sabido,
porque quería engañarte
y después formar escándalo.

Pecado y pecador
los hay de varios grados:

Pecado porque pecaste
sin tú ir a buscarlo.
El pecado te buscó
y no supiste echarlo.

Luego está el pecador
que su vivir es
arrastrar al pecado.
Éstos te obligan,
y ya vives el silencio
del sufrir que te han dejado.
Piensas en Dios y no quieres,
porque tus ojos descubren
haber vivido pecado.
Piensas pedir el Perdón,
y te viene aquello malo,
que aquel mal tú no veías
por haberte retirado
de aquello que llamas Dios
que purifica y perdona
antes que el perdón
pongas en tus labios,
antes de que vuelva a ti
acción otra vez
del mal que has dejado.

Desperté, oí:

Da el pecado sufrimiento
cuando te quitas de él,
más que cuando estás pecando.

Si el que no pecó pensara
en el que pecó y no peca,
aquí pondría más lástima.

Siempre que vivas pecado,
mira al Cielo y notarás
que de Dios estás alejado.
Igual que sientes Perdón
cuando dejaste pecado
por vivir cerca de Dios.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C2

jueves, 14 de septiembre de 2017

La Gloria es la Casa de todos, para los que quieran a Dios

En Sueño Profético decían:

Si buscas a Dios,
ya quieres Gloria.

Si levantas al caído,
ya quieres Gloria.

Si el mal que te hicieron
lo pagas con bien,
ya quieres Gloria.

Si no dejas que en ti
entre la envidia,
la ira y la soberbia,
ya quieres Gloria.

Si todo esto tú lo practicas
y vas enseñando,
ya vives Gloria,
aunque la Tierra te vean pisando.

La Gloria es la Casa de todos,
pero de todos los que a Dios quieran.

Si tú hicieras el bien
y a Dios no quisieras,
tú no tendrías Gloria
el día que tu cuerpo muriera,
porque el bien que hiciste
fue por ley,
o porque el hombre te viera.

Estos espíritus
no entran en la Gloria.

Dijo uno:

Dios, si tú Le pides el Perdón,
Él te perdona,
porque al pedirlo,
ya quieres Gloria.

Desperté, oí:

Va esta Enseñanza, a que si tú quieres ser bueno sin querer a Dios, tu bueno va a otro sitio, pero no a la Gloria de Dios.

¿Tú has pensado, pecador, lo que sería la Gloria, que es Presencia de Dios, con espíritus que no quisieran a Dios?

Y Dios, igual que bajó a la Tierra, sabiendo que sería crucificado, por salvar al hombre que su Reino quisiera, igual no entra en su Gloria al que su Gloria Le desprecia.

Él siempre tendrá a un espíritu con cuerpo que en la Gloria le dirán que Dios es Vivo en su Reino, y que el bueno del espíritu es antes que el bueno del cuerpo.

El bueno del espíritu hace bueno a lo bueno que tiene que hacer el cuerpo.

Cuando la acción va a disgustar a Dios, la rechaza el cuerpo con escándalo o con silencio.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C2

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Dios, Manantial Milagroso

En Sueño Profético decían:

¡Dios, Manantial de Poder!
Para el hombre Manantial Milagroso.

¡Dios, que a tu Llamada obedece el espíritu
y se viene dejando contento el cuerpo!
Aunque hay veces que el cuerpo
le pone trabas al espíritu.
Pero el espíritu
está sólo al Mando de este Cielo.

Este espíritu reparte prodigios
dados por Dios en el Cielo.

¡Dios, Manantial Milagroso,
Fuente de Sabiduría,
que su Agua no lleva letrero!
La bebe el Amor a Dios,
la Paciencia
y la Confianza en el Cielo.

¡Dios, Secreto para el hombre,
porque no valora!

¡Dios en la Tierra,
Dios en el Cielo,
Dios que al barro lo hace roca,
y a la roca la hace barro!

Desperté, oí:

¿Quién pensaría en arrobo,
estando la noche ida,
y al día no cogerle tiempo
para que llegue el Sueño Profético?

Ya está la roca hecha barro,
porque Dios no lo ha pedido,
es que lo ha mandado.

Y en este Mensaje ya ves
salir del Manantial los milagros.

***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C4

martes, 12 de septiembre de 2017

No admite el Poder del Cielo que a Dios le reforme el hombre

En Sueño Profético decían:

No puedes creer en Dios, amarlo y reformar los Mandamientos.

No puedes creer en Dios si no vives su Evangelio.

Todo lo que Dios creó, hizo y enseñó, fue para la vida del hombre. Creó para que su cuerpo viviera. Y enseñó a cómo vivir sin pecar y a que fueran quitando del pecado al que pecado vivía. Creó la Tierra, el Sol y el agua antes que al hombre. Luego, fue creándolo todo para el hombre, y ya Dios le pone nombre: “Mundo material”, donde todo queda, menos el espíritu. Porque el espíritu no es materia, es Vida que vive en el suelo, pero no queda en la Tierra. Es Vida para darle vida al cuerpo. Cuando Dios llama, el espíritu ya deja sin vida al cuerpo. Por eso tienes que darle preferencia al espíritu, que es lo que va a quedar.

Si esto lo pensara el hombre, no podría reformar nada que por Él ya fuera creado o dicho.

Desperté, oí:

No admite el Poder del Cielo
que a Dios le reforme el hombre.

Viviendo los Mandamientos,
ya tienes que ser buen hombre.

Si tratas de reformarlos,
en demonio te conviertes.

Haciendo que el mal se vea bien
y que el pecado sea aceptado por el hombre
como el nacimiento de hombre o mujer.

Tener este pensamiento y ejercerlo
es vivir mando de Luzbel.

Que este “avance” lleva el mundo
por el hombre no creer
que en su cuerpo va un espíritu.

Que este espíritu no muere
y queda eterno, vivo,
en la Gloria de Dios Padre,
o en sitio que él quiso: Infierno,
profundidad de martirio.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C3

lunes, 11 de septiembre de 2017

Pecado de indiferencia al que todo se lo daba

En Sueño Profético hablaban del Amor a todo lo que va de Dios o viene a la Gloria de Dios. Decían:

Si es grande recibir, es grande mandar. Con la diferencia de que el recibir son pocos los que reciben este Amor que Dios manda. Pero mandar a Dios hechos para que Dios mande Amor, si Dios el Amor lo retira del hombre, muchos menos que reciben se salvan. El hombre, siempre que cuenta el tiempo, nunca cuenta con Dios. El hombre, muy pocas veces pone tiempo y dinero para Dios. Y ya, manos o inteligencia, por poco tiempo las pone, y no oyes el Nombre de Dios.

Desperté, oí:

Hablaban en la Gloria del poco Amor que el hombre a Dios Le pedía con sus hechos, y ponía esto: pecado de indiferencia al que todo se lo daba.

Comparaban pecado de pecador conocido, con pecado no para el hombre pero sí para Dios.

Que a veces, el pecado conocido por el hombre, puede pedir el Perdón.

Pero en el pecado de desprecio, pocas veces llega el arrepentimiento 

Porque ve a muchos igual, dando el mismo desprecio.

Cierto que recibir lo que Dios manda es alegría sin peso ni medida.

Pero mandar Mando de Dios, hecho con Amor a su Gloria, ya achica el sufrimiento a Dios.

Si tienes desprecio a sus Palabras, ponte el nombre de pecador, y piensa que puedes perder la Gloria de Dios.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C3

domingo, 10 de septiembre de 2017

El espíritu de Dios camina lento y contento

En Sueño Profético comparaban vida del espíritu y vida de materia. Vida que no acaba, y vida que cuando ya te crees que todo sabes y aquello es tuyo, la vida material se niega, y ya buscas refugio siguiendo otro camino, que despreciaste cuando pudiste vivirlo, pero tú lo viste cerca o lejos, y este pensar te vino:

Este pensar fue el del que lo vio cerca:

¡Yo voy a divertirme! Si ya mismo soy viejo y la muerte ha de venirme, para qué quiero yo el capital.

El que lejos veía el tenerse que marchar cuando llegara su día, no quiso Camino de Dios. Él, el suyo se trazó, contando con años que vendrían a buscarlo y él los despreciaría. Aún se veía joven, y tenía los amigos del pecado que le presentaban palabras: ¡Los tiempos ya están cambiados! ¿Quién ha visto que los muertos vivan en algún lado?

Dijo uno:

Va grande diferencia de vivir vida para el espíritu a vivir vida para la materia.

El espíritu da Paz y, con nada, se conforma. Sabe que todo lo que el hombre ahí valora, Aquí tiene menos precio.

La vida espiritual, si la practicara el cuerpo, no se podría hacer el mal, ni con descaro ni escondiéndote.

Desperté, oí:

¡Cuánto exige la materia
y cuánto desprecia al espíritu
cuando vive para el Cielo!

El espíritu de Dios
camina lento y contento,
y si algo ve torcido,
mañana estará derecho.

Si el espíritu no es de Dios,
te exige hasta el extremo
de que tiene que estar torcido
lo que Dios manda derecho.

Y aconseja, que muerto,
te quedas muerto.
Y ya no sigues camino
que el final es Dios del Cielo.

Hasta que el hombre no ponga
la preferencia en el espíritu
y con fuerza se la arranque al cuerpo,
irá creciendo el pecado,
el crimen y el adulterio.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

sábado, 9 de septiembre de 2017

Sigue el consejo del que Dios trae Aquí

En Sueño Profético decían:

Si siguieran el consejo del que Dios trae Aquí y sus Palabras le da, dándole libertad para que haga uso de ellas, lo mal hecho, paralítico quedaría y abundaría lo bien hecho. Esto no lo dice ella, que está dicho en el Cielo.   

Dijo uno:

¿Qué quiere el hombre ver más que lo que en este Caso está ocurriendo? Si aquí no actuara Dios, habría ganado el silencio. Esto es tren en camino y vías con impedimentos. Si tú ves pasar el tren, Dios el tren lo va moviendo.

Hay cosas que se ven tan duras como el hierro, y la Palabra de Dios hace harina en recipiente. El que esto no vea claro, que se enmiende por dentro y derrumbe el edificio que de Dios se había hecho, porque si Aquí viene con este edificio, ya no tiene remedio. Dios Aquí no va a decir más que ahí está diciendo.

Todo el consejo que oigas es para contentar al Cielo. Toda la lucha que trae es para que el hombre sea bueno, bueno para Dios, porque el bueno que es para el hombre, le está haciendo daño a Dios.

Desperté, oí:

Tu oración, consejo y presencia,
el que cree Aquí,
ve que no es de la Tierra.

Es vida de pastor en montaña.

Siempre detrás del rebaño,
llevándolo al mejor pasto.

No queriendo que ninguna cordera
el balar lo haga con pena.

Si el hombre amara a Dios,
sería más humilde que las corderas.

Porque tiene espíritu y lengua.

El espíritu se comunica Aquí,
y la lengua puede rectificar ahí.

Hazte pastor para el Cielo
o metete en el rebaño,
olvidando lo mal hecho.

Que el pastor está esperando
con la mirada en el Cielo.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C3

viernes, 8 de septiembre de 2017

La felicidad no te la da aquello que el hombre valora

En Sueño Profético decían:

Dale valor a lo que vaya de Dios y no a lo que el hombre te lleve. Te lleva en el pensar: “Si yo eso lo tuviera y lo pudiera alcanzar, ¡qué feliz me sentiría! El que tenga este penar, no será feliz en su vida, porque la felicidad no te la da aquello que el hombre valora. Esto te puede apartar del Camino de la Gloria.

Dijo uno:

La felicidad la da lo sencillo
y aquello que no te agobia,
pensando: “Ahora pongo, luego quito,
esto no es duradero
ni tiene valor su estilo
porque lo hicieron manos
que no tienen apellido.

Esto es lo que alborota
a la vida de los cuerpos.
Esto es lo que te quita
a Dios de tu pensamiento.
Y esto es lo que no deja
que el hombre viva contento,
cuando tenga para comer
y para cubrir su cuerpo.

Que no te robe la Paz
y no te sientas inquieto
por lo que tiene un valor,
un valor que el hombre ha puesto.

Que la inquietud la acapares
para tener inquietud
en lo que a la Gloria mandes.

Que siempre estés hambriento
con deseos de a Dios más amarlo.

Que vaya detrás de ti
lo que la Tierra valora
y lo que en la Tierra queda.

Si haces este vivir,
vives tú
y a vivir enseñas.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

martes, 5 de septiembre de 2017

Dios es Amor con Libertad

En Sueño Profético decían:

Para ver a Dios por fuera,
tienes que llevarlo por dentro,
y tu espíritu ya va
dando escándalo al silencio.

El que este Mando siente,
no obedece al mando que da silencio,
porque sabe que ese mando
pertenece a los muertos
que quisieron hacer daño
a las Palabras del Cielo.

Si cogieras un papel
y lo fueras enumerando,
verías que pocos quedan,
con saludo y con el cargo,
de aquellos primeros
que Dios puso Esto en sus manos,
que debían haberlo cogido
dando gracias y alabando
a Dios Padre, A Dios Hijo
y a Dios Espíritu Santo.

Que cambiaron este ruego
por indiferencia
y por las fuerzas que hacen daño.

Desperté, oí:

Todavía habrá quien piense
que el que despreció estos Mensajes,
si ha muerto, o cuando muera,
irá al Cielo.

Si Dios así lo hiciera,
sería cárcel en vez de Cielo.

Dios es Amor con Libertad
mientras tú tienes el cuerpo.

Una vez que tú no cumples
las Leyes de un Dios Eterno,
este Dios levanta el Brazo
y te aparta a los Infiernos.

Sitio que tú elegiste
con tu cargo y tu salud,
dejando a Dios en desprecio.

Si las Palabras del Cielo
Dios las pone en tus manos,
abrázalas en tu pecho
y ofrécete a llevarlas a muchos
que las vayan abrazando.

Esto es estar con Dios
y obedecer a su Mando.

Para esto no hay Infierno,
hay Cielo, Gloria y Reino.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

lunes, 4 de septiembre de 2017

Amor a Dios y Amor al Prójimo

No me podía dormir, y acudían a mi memoria muchos años, ya pasados, que pensaba como ahora que Dios me manda y me arroba.

En Sueño Profético decían:

Es que tú has preferido Joya de espíritu antes que joya material, porque algo te decía que eso Aquí no es lo principal.

Lo de la Tierra es juguete, no de niño, porque al niño le sirve. Y al mayor le quita la Paz, el tiempo le viene corto para estar siempre detrás de aquello a lo que le da valor, a lo que Aquí no puede entrar.

Dijo uno:

El tiempo te viene corto,
si lo quieres aprovechar
en lo que te da el salario
para el cuerpo alimentar,
en acudir al Prójimo
y ofrecerle caridad
como Dios tiene mandado
que debemos de mirar
al hambriento y al descalzo;
y al enfermo,
darle palabras de ánimo
que le borren pensamientos
que le ponen espíritus malos,
que éstos te llevan
a que de Dios te retires,
y ya todo lo veas
sin remedio y cambiado.

Desperté, oí:

¡Qué diferencia tan grande hay
de la persona que ve esa vida
como estación del año,
al que la ve
como algo que el se cree dueño
para vivir siglos y siglos,
para disfrutarlo!

Éste, él solo se manda
y se retira de vivir vida
echando ahorros en hucha
que luego abres en esta Vida.

¡Qué bien vive el espíritu
cuando de Amor está lleno!

Que este lleno te lo llena el pensar:
¡Señor, tus Palabras hago primero!

Dame Luz para que vea
lo que quiere robarme el tiempo.

Que después que me lo roba,
queda mi espíritu inquieto.

Y ya no puedo vivir tus Palabras,
que son siempre las mismas:

“Amor a Dios y Amor al Prójimo”.

El empiezo del Mensaje
ha sido Mando en el Dictado.

Porque, despierta o dormida,
es Dios el que manda el Mando.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C4

jueves, 31 de agosto de 2017

¿Quién puede sin el Nombre de Dios vivir?

En Sueño Profético decían:

Pídele a Dios, pero queriendo, que el Nombre de Dios siempre lo tengas en tu mente. Y ya vive tranquilo, que la Gloria no la pierdes. Pídele lo que tú quieras, pero di: “Señor, ¿Tú quieres?, que mi quiero es el tuyo”.

Dijo uno:

Yo siempre oí a mi pobre madre –bueno…, pobre de cuerpo, rica de espíritu–: “Que el Nombre de Dios no os falte en vuestro espíritu y que vuestra lengua lo hable. Que si lo lleváis por dentro, por fuera compaña sale”.  

“El Nombre de Dios os librará de muchos males, porque al oír su Nombre, el mal puede avergonzarse”.

Esto lo metí en mi mente y en mi espíritu, y de mucho me sirvió cuando fui llegando a hombre.

Si llegaba donde había más de dos y se cruzaban palabras de pecado, ya me salían las palabras:

“¿Con Dios habéis contado? Pedidle consejo a Él: “Señor, ¿está bien hecho esto que vamos a hacer o que estamos haciendo?”. Seguro que el responder lo notaréis por dentro”.

Desperté, oí:

Esta mujer era viuda, con tres niños, y ella de salud escaseaba.

Pero tan sólo el oírla, te hacía que a Dios amaras y del mal te retiraras.

Mi familia estaba unida y en la Tierra pisaba un poco más alto.

Pero no pasaba un día que mi madre a casa de esta mujer no nos mandara. Y luego ella iba siempre con algo a escondidas.

Lo escondía para que ella lo dijera en la forma que quisiera.

Silencio no le guardaba. El Nombre de Dios primero oías:

“Dios es dueño de mi vida.

Y yo tengo que quererlo, para tener siempre Vida.

¡Mira como Él se encarga de que ni a mis hijos ni a mí nos falte el vestir y la comida! ¿Quién puede sin el Nombre de Dios vivir?

Que el Nombre de Dios se oiga en la alegría y en el sufrir.

En la alegría, para que la alegría dure. Y en el sufrir, para poderle al sufrir”.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2

martes, 29 de agosto de 2017

La llave del hombre

En Sueño Profético hablaban de Dios y del hombre. Decían:

Comportamiento de Dios: dejar que el hombre le responda a Dios.

Decían que el hombre no lo hacía peor porque no podía.

Si el hombre pudiera vivir sin el Mando de Dios, sería peor que las fieras, que las fieras a su lado quedarían como corderas.

Si el hombre amara a Dios, anularía las palabras y se entendería con la acción, y todo el que lo viera, le pondría el nombre: “Es que este hombre ama a Dios”.

Dijo uno:

Si el hombre pensara que la llave de su vida, Aquí en la Gloria se enciende y se apaga, no podría poner nada primero que estas Palabras.

Desperté, oí:

Más rápida que la llave de la luz,
ahí, para encender y apagar,
es la llegada de la muerte
cuando la vida se acaba.
Que ya tiene Aquí su día y su hora.

Cada día que se va,
ya no vuelve,
y no puedes remediar
lo que aquel día se lleva,
si con Dios lo hiciste mal.

Por eso, estos Mensajes,
se deberían buscar,
con deseos y avaricia,
por ser de Dios el Mandar.

Adora a Dios lo primero,
y ya no podrás pasar
sin oír a su Pregonero.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C5

lunes, 28 de agosto de 2017

Agustín el perdonado

En Sueño Profético hablaban de pecar, de haber pecado y de estar pecando. Siendo la misma palabra, son distintos los pecados.

Habla Agustín con el Mando de Dios:

El pecado, cuando tú lo ves pecado, es una grave enfermedad que tú sientes estando sano. Yo digo estas palabras por haber esto pasado. Que de esta enfermedad, como a Dios no llames, no te sientes curado.

La enfermedad de la carne, Dios permite que la cure medicamento o cirujano, aunque en Él no crea, porque el cuerpo no tiene eternidad, pero en el espíritu tienes tú que a Dios llamar, para que se retire de ti esa maldita enfermedad, que unas veces tú la buscas, y otras veces ella te viene a buscar.

El hombre pone las leyes, y al pecado lo deja en libertad, que esta libertad maldita debería ser quitada. Pero esto sería si el Amor a Dios el hombre lo agrandara como la ola en el mar. Yo lo que sí recomiendo es que pienses en el pecado como grave enfermedad, y si pudieras curarlo, la Gloria te pagará como a mí me está pagando después de haber vivido aquel pecado de escándalo.

Desperté, oí:

Nadie tiene compasión
de este Dios que espera al hombre
que su Perdón Le pidió.

Porque el sufrir del que peca
no tiene comparación
con el de este Dios que espera.

Este pensar hice yo
una mañana que la noche
el sueño me robó.

¡Qué noche tan larga y triste,
que el reloj la hora no daba!

Esto, sin haberlo pasado,
no comprendes estas palabras.

Debería haber una ley
que al pecado persiguiera,
y poner el nombre de Dios
como ley de defensa.

Fui conocido
cuando vivía el pecado,
pero tuve más amigos
cuando quedé avergonzado.

Porque los amigos eran
buscando la Ley de amparo,
porque mis ruegos a Dios
sabían que eran contestados.

Cuando oían mi pasado,
cuando yo pisé el pecado,
yo lloraba primero,
y ellos me acompañaban
en el llanto.

Cuando el cuerpo dejé ahí,
“San Agustín” me llamaron,
pero en la Gloria de Dios
soy “Agustín el perdonado”.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C7

domingo, 27 de agosto de 2017

Busca la Palabra de Dios

En Sueño Profético hablaban espíritus con el Mando de Dios, que siguieron a Dios Hombre cuando sus cuerpos tenían vida sirviéndole al espíritu. Decían:

Jesús mandaba a cundir sus Palabras, y Él hacía Presencia en los sitios que su Presencia llamaban, para que más se cundiera su Existencia de Dios y Hombre. Buscaba a los pecadores que no creían ser dignos por sus pecados pasados, o al que Lo buscaba porque quería dejarlos. Pero no iba a casa del pudiente que pasaba por su casa y Lo despreciaba.

Si Dios Hombre entra sin que Lo llamen, retira al que estaba tibio, con este pensar: “El Maestro entró y su Presencia no la buscaron. A sus Discípulos, yo los vi llamar y no abrirles la puerta, y luego me abrieron a mí. ¡No será el Dios que anunciaron los Profetas!”.

Si piensas estas palabras, ves que hacen daño al que no está lleno del Amor a Dios. Y si falta Amor, no puedes comprender la actuación de Dios o su Mando.

Desperté, oí:

La Palabra de Dios, donde Dios la da, deben buscarla o llamar al Lugar para que haga presencia.

De no ser así, puedes hacer daño al que cree en Dios o al que no cree y ama.

Al leer este Mensaje, tráete a tu vista: pasar por la puerta de Dios Hombre, no querer entrar y luego ir Dios buscando el desprecio.

Dios buscó al pordiosero, al hambriento y al pecador que quería dejar el pecado y Seguirlo.

También buscó al gentil y al pudiente.

Pero al que Lo conocía y no Lo llamaba, Él no iba, mandaba a sus Discípulos, para el que Premio quería.

Estas son Enseñanzas para que el que Él elige las siga.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C2

sábado, 26 de agosto de 2017

Levanta al que esté en el suelo, con alegría y deseos

En Sueño Profético hablaban de la Caridad. Decían:

Si la llaga de otra carne, a tu carne se pasara, ya podrías comprender el dolor que producía la llaga y buscarías el bálsamo para que el dolor calmara. Esto, ya, te pondría Caridad donde vieras otras llagas. Los caminos, si los cuentan, no son iguales que si tú los pasas. Si los cuentan, tú los achicas a los agrandas. Pero si tú los has pasado con la mirada en el Cielo, ya sientes la Caridad y ofreces ayuda y consejo.

La Caridad practicada es el mejor documento para la Tierra y para el Cielo. La Caridad no puedes practicarla si a Dios no amas de verdad, porque en vez de Caridad, llamas a los espíritus del mal, con la falta de compasión o con el pecado abrazar.

Desperté, oí:

Si te traes a tu espíritu o a tu cuerpo
el sufrir que estás viendo,
ya sirves para quitar sufrimientos.

¡Pero es tan difícil
practicar este Evangelio!

Que aquel que lo practica,
no encuentra compañeros
que se ofrezcan a quitar cruz
que el que no ama a Dios ha puesto.

La Caridad puedes darla
poniéndote tú en el sitio
de aquel que le ves la llaga.

Y si vieras un defecto
y tú pudieras quitarlo,
Dios te manda doble pago.

Levanta al que esté en el suelo,
con alegría y deseos,
como si fuera algo tuyo.

Que este es el Mandamiento
que Dios le dejó al hombre
cuando Él se trajo el Cuerpo.

Si la Caridad es sin Dios,
ya no sirve Aquí en el Cielo.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C3

jueves, 24 de agosto de 2017

Lo que se hace por Dios, lleva alegría y contento

En Sueño Profético decían:

Cuando Dios actúa en tu espíritu,
tiene que decirlo tu cuerpo.

Cuando tú amas a Dios,
no puedes tener secreto.

Cuando el río se desborda,
ya moja otros terrenos,
y no pueden estar ocultos
para aquel que mire al Cielo.

Pues esto es Dios actuando en un espíritu, que todo el que mire, verá que la acción de cuerpo es de Dios.

Dijo uno:

Al Elegido, Dios le enseña
a conocer lo que por Dios están haciendo.

Le enseña en el sentir,
que le revoca en silencio
lo que está hecho por cumplir,
con protestas o en silencio.

Es algo que dice en ti,
que vas escribiendo por dentro.
Y ya formas la lectura,
que es de Dios o no es aquello
que están oyendo o viendo.

Lo que se hace por Dios,
lleva alegría y contento.
Y no puede haber secretos.
Secretos al que Dios elige
para que te enseñe a dominar tu cuerpo,
para que lo que no sea de Dios,
el rechazo sea pronto.

Desperté, oí:

La acción, si es de Dios,
el Mando de Dios llevó.

Y este Mando te rechaza
impedimentos y cansancio.

Te hace que veas bien
todo lo que vaya pasando,
cuando tú digas:
“Señor, mi confianza Te di,
y yo vivo con tu Mando”.

“Mándame lo que yo pueda hacer,
que con tu Mando,
nada queda por hacer”.

Este servicio,
al que lo haga con alegría y contento,
no le faltará abundancia
para hacer servicio al Cielo.

Un servicio que Dios paga
el ciento por el uno.


***

Libro 30 - Investigaciones la Verdad - Tomo IV - C5

miércoles, 23 de agosto de 2017

El Amor a Dios te hace que comprendas

En Sueño Profético decían:

Comprende más las cosas de Dios el Amor que la sabiduría, a la que el hombre le pone la palabra inteligencia.

Al que ama a Dios, le sobran las letras para entender el Lenguaje de Dios.

En el Amor a Dios le exige el espíritu al cuerpo, para que con su acción conteste al que lo está viendo, para que comprenda el Lenguaje de Dios.

Dijo uno:

Ya se ha dictado otras veces que la madre entiende al niño sin palabras y sin años para que tenga idea y pueda explicar aquello que quiera. Sabe cuándo está contento y cuándo le duele algo, aunque llanto no le vea, pero en medio está el amor que sin palabras está hablando. Pues no tiene comparación, buscar a Dios, seguir sus pasos, y ya poner Amor sin descanso.

Desperté, oí:

Si la madre entiende al niño, ¿cómo no entender la Comunicación de Dios?

Que tú hablas y comprendes, y el poder te lo manda Dios.

Decían en la Gloria, que la madre que amaba al hijo, su mirada y sus movimientos, para ella, eran letras.

Y ya, si hablas del niño, para conocer a la madre, por muchas madres que hubiera, aunque no ande ni hable, a gatas se engancha a sus piernas, y ya entiende a la madre.

El Amor a Dios, él te hace que comprendas, para que puedas cundir sus Palabras al que vive de las letras.

 
***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C8

lunes, 21 de agosto de 2017

Sueño con Llamada de espíritu es Sueño Profético

En Sueño Profético decían:

El sueño lo necesita el cuerpo como el principal alimento. El sueño detiene la acción para que descanse el cuerpo. Que este sueño te puede hacer ver cosas de sufrir o de agrado, pero todo queda en nada por ser un relajamiento que ni oye ni ve nada. Pero el Sueño Profético es espíritu que al Mando de Dios abandona el cuerpo, y luego el espíritu entera al cuerpo, que esto, su nombre, es “arrobo”. Esto, no puede nadie que no lo pase imitarlo, porque Dios allí no actúa y no enseñan los espíritus que Él tiene a su Mando.

Dijo uno:

En el arrobo no manda el sueño, como no lleve Llamada de Dios al espíritu. Este sueño tiene que llegar primero y ya llega la Llamada. Pero si no hay Llamada, queda en sueño, sólo para descanso del cuerpo y nada es verdad de lo que vea u oiga en un sueño.

Desperté, oí:

Sueño con Llamada de espíritu es Sueño Profético.

Que este Sueño no puede el hombre copiar con los inventos.

Es vida que abandona por horas o minutos al cuerpo.

Es Sueño con Enseñanza, mientras el cuerpo está muerto.

Esta Muerte Divina ya no puede pasar sin ella el cuerpo.

Es Muerte deseada que da Vida a muchos cuerpos.

Quita engaños de esa vida, que te hacen perder el Cielo.

Estos Sueños son Sueños con centinelas, que éstos son los que sirven a Dios para sacar al espíritu de la materia.

Esto no lo puede hacer nadie, porque es Vida que al cuerpo coge y al cuerpo suelta.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C2

sábado, 19 de agosto de 2017

Yo amo a Dios

En Sueño Profético decían:

Si en las contrariedades y en el sufrimiento te sientes cerca de Dios, tú di: “yo amo a Dios”.

Si te molestara oír pedirle cuentas a Dios, tú di: “yo amo a Dios”.

Si al Prójimo vas sin llamarte, tú di: “yo amo a Dios”.

Si la soberbia y la ira desconoces, tu di: “yo amo a Dios”.

El Amor a Dios te cambia los trazos que el hombre normalmente vive.

El Amor a Dios, en el sufrir y en la tristeza, te ofrece algo que no es de la Tierra.

El Amor a Dios, cuando lo admites, es exigente, y a más le des, el más te pide, y tú, contento, siempre recibes aquel Mando que Dios te pide.

Dijo uno:

El Amor a Dios no puede faltarte, si quieres hacer todo lo que Dios mande.

Decía Teresa de Ávila:

No hay cosa más fuerte
que sentir Amor a Dios
por el día y por la noche,
al dormir y al despertar,
con el que tienes amistad
y con el que desconoces.

Que este Amor puede acampar
sin hora, día ni noche.

Desperté, oí:

Es fácil y difícil
llenarte de Amor de Dios.

Fácil, cuando tú has querido,
haciendo lo que Dios mandó
y pensando:
“Esto es poco
para lo que quiero hacer yo”.

Y difícil, cuando empiezas
haciendo comparaciones
de aquel que vive bien
y sabes que a Dios no quiere.

Aquí no acampa el Amor a Dios,
y ya, el Mando de Dios no viene.

Este Mando se conoce
cuando antes de mandar
tú estás diciendo que mande.

No hay quien ame de verdad
y viva sin Dios mandarle.

Si no amas y te manda,
llora después de mandarte.

¡Ay Señor,
que sea tu Mando,
al Amor, el que le mande!

(En este Arrobo hay frases de Teresa de Ávila)


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C2