viernes, 28 de abril de 2017

Sin Ti no tengo Vida, y contigo tengo Vida

En Sueño Profético hablaban del Amor a Dios, de cómo tú lo pedías, de cómo tú a Dios se lo mandabas, y de cómo tú lo sentías.

Dijo Teresa de Ávila:

Este Amor no tiene nombre,
porque el nombre que le dieras,
siempre achicaría el sentir
de este Amor cuando te llega.

Es ladrón que roba el sueño,
y luego te deja Premio.

Es algo que tú te quemas,
y que más pides el Fuego.

Es Camino en el que te esperan
sufrimientos y alegrías.

Es una vida
en la que el hombre te persigue,
para que tú ya no sigas.

Es querer llevar al hombre
a que crea en otra Vida.

Y que a la vida del cuerpo
tiene que acostumbrarla
a que es rosa con espinas.

Yo comparaba este Amor
con algo que quema dentro,
y que el querer apagarlo,
era querer romper el silencio.

Y ya, tu Mando,
no puede guardar secretos.

¡Este Amor, el que lo sienta,
es torre con campanario,
y las campanas no quietas!

Yo tuve muchos enemigos,
porque silencio no daba
a esta Fuerza, que eran ríos,
la sangre que mis venas llevaban.

Había noches
que no podía dormirme
hasta que Dios me hablaba.

Desperté, oí:

Era algo para oír,
cuando el día me despertaba
y yo quería contar
lo que Dios a la noche le mandaba.

Cuando me iba a acostar,
de rodillas,
con los codos en la cama,
Le contaba a mi Dios
lo que aquel día le dejaba.

Ya me sentía el éxtasis,
que era la vida de mañana.

Mi día empezaba alegre,
y el hombre lo cambiaba
con palabras que eran insultos
que a mi Dios Le llegaban.

Yo quisiera describir
cómo este Amor lo sientes,
pero es que es un sentir
que te matan y lo quieres.

Es un Fuego que te quema,
y más pides,
cuando le dices al Dueño:
“que sin Ti no tengo Vida,
y contigo tengo Vida,
aunque yo le llame Fuego”.

¡Fuego y Llamas Divinas,
que el que las vive contagia
estas Llamas que son Vida!

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C4

miércoles, 26 de abril de 2017

12º aniversario del fallecimiento de Ana García de Cuenca

Hoy es el 12º aniversario del fallecimiento de Ana García de Cuenca. Los que tuvimos el privilegio de conocerla, no la olvidamos y damos gracias a Dios por haber compartido su amistad.

Desde el Cielo tú nos cuidas como hiciste en este mundo. Ruega por nosotros para que demos testimonio de tus enseñanzas.

Primero es lo de Dios, y después lo de la Tierra

En Sueño Profético decían:

No uses el Permitir de Dios, que puedes perder la Gloria.

Que esto, al hombre, no le interesa oírlo. Él siempre pone: “Dios perdona”. Pero no piensa: “El Perdón no puede ser a que yo no quiera Gloria y ponga lo de la Tierra en preferencia hasta que yo oiga decir:

¡Adiós, Tierra embustera, engañosa, que por preferirte a ti, ahora pierdo la Gloria!

Porque, ¿qué voy a decirle a Él, que desde mi memoria hasta los pasos que di, estaba delante, dejando su Permitir? Permitir, que siempre va alejando de Dios, poniendo razones falsas, intentando robar el Amor a Dios.

Desperté, oí:

No uses el Permitir de Dios,
que puedes perder la Gloria.

Estas Palabras
se han dicho al espíritu,
y ahora se dictan
para que tengan más fuerza.

Primero es lo de Dios,
y después lo de la Tierra.

Antes de usar tu tiempo,
tus pasos o tu memoria,
piensa:
“Esto entra en el Permitir de Dios,
¿sí o no?”.

Si haces este pensar,
ya te llegará la Luz,
y harás lo que Dios quiera.

No uses su Permitir,
aunque Él te perdonara.

Porque el Permitir que deja,
si tú lo usas,
sufrimientos a Él le mandas.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C6

martes, 25 de abril de 2017

Sabiduría es saber que existe otro Mundo

En Sueño Profético hablaban del poco adelanto que el hombre había puesto en la vida del cuerpo.

Decían que el progreso había olvidado la vida del cuerpo, sin ocuparse de la muerte que el hombre llevaba en todos sus momentos. Que el hombre tenía el tiempo como algo que era suyo: “ahora guardo…”; “ahora cojo…”; “esto es mío, para el día de mañana”. Y no nombraba la vida del espíritu, ni se ocupaba de ella.

Dijo uno:

Que esto pasaba igual antes de vivir Dios de Hombre, cuando bajó a la Tierra a enseñarle al hombre el Camino que nunca tendrá muerte su espíritu. Pero entonces escaseaba la cultura, el adelanto y el progreso. Y lo que en un sitio se practicaba, la distancia no podía saberlo.

Dios se hace Hombre y da Sabiduría para hablar de su Reino, y nacen las generaciones con adelanto y progreso. Pero no para utilizarlo, sino para perder su Reino.

Desperté, oí:

Si el adelanto lo pusieran en pensar en la muerte del cuerpo, sí sería un buen progreso.

Pensar el hombre que sólo hay ese mundo, no le va la palabra culto.

Es una cosa mecánica, que se mueve hasta que le falta la cuerda.

Pero Sabiduría no tiene.

La Sabiduría es saber que existe otro Mundo, y que tienes que morir sin que la muerte respete tu cargo ni tu apellido.

Muerte echada en olvido, dice mal en hombre culto.

El adelanto y el progreso no son del hombre, son del Cielo.

Pero para emplearlo en bien del espíritu y del cuerpo.

Para que el hombre investigue que Dios es Vivo, no muerto.

Que este cundir no se podía hacer con esta rapidez cuando Dios vivió con Cuerpo.

Coge la investigación, el adelanto y el progreso, para la otra Vida, en la que ya no existe tu cuerpo.

Y entonces ya sí te irá la palabra “hombre culto y de talento”.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C5

lunes, 24 de abril de 2017

Libertad maldita, engaño del hombre

En Sueño Profético hablaban de la libertad que el hombre le da al cuerpo por no creer en el espíritu ni en otra Vida, de donde baja el “sí” para que su cuerpo tenga vida hasta que el espíritu oiga llamada de su Dueño.

Decían:

El hombre debería dejar la libertad para hacer lo bien hecho y publicarlo, que sería premio a lo bien hecho. Pero lo que fuera a hacer mal, prohibirlo antes de hacerlo. Si el árbol daba veneno, no sembrarlo. Y si su fruto daba veneno, para otras cosas emplearlo, y que esto fuera vigilado, sin poder nadie llegar al veneno que da el árbol.

Si lo que no se debe hacer, desde niño estuviera vigilado, ya crecería aquel cuerpo sin poder hacer nada malo, y todo le extrañaría que el no hubiera pasado. Si oyera decir “aquél tiene hambre y no tiene comida”, si estaba acostumbrado a hacer el bien, él daría la mitad de la suya. Y si oyera decir “dos hombres se han pegado”, su cara se entristecería, por no estar acostumbrado a que el hombre se maltrate como las fieras del monte.

Si el hombre creyera que hay otra Vida después de ésa, el cuerpo seguiría al espíritu, para ayudar a que el espíritu no se perdiera y volviera al Sitio de donde Dios lo mandó a la Tierra.

Desperté, oí:

Culpaban en la Gloria al hombre de que el hombre perdiera la Gloria.

Nombraban mucho: “Libertad maldita, engaño del hombre”.

Libertad, que debería ser empleada para los Mandamientos de Dios practicar y publicar.

El hombre podría, al mal, quitarle la libertad, y ya iría preparando para que quisieran Gloria.

Dios podría quitar la Libertad con una sola palabra.

Pero esto no lo hace Dios, porque su Gloria ya no sería Gloria.

Sería un sitio eterno, que existe con el nombre de Infierno.

Dios manda la vida al cuerpo, y luego llama a la vida.

Si el hombre cuida el cuerpo, Aquí cuenta con Gloria segura.

¡Es lástima que los hombres vivan cultura y progreso y no enseñen a vivir cómo no perder el Cielo!   

El hombre puede emplear la Libertad para hacer el bien.

Y perseguir todo lo que lleve al mal.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

domingo, 23 de abril de 2017

No hay nada en el mundo que silencio pueda darle a Dios

En Sueño Profético decían:

Si el hombre pensara en el Nacimiento de Dios y en su Muerte, en medio del cante le entraría pena.

El no se hizo Hombre, ni para nacer en la calle, ni para que Lo clavaran en la Cruz.

Si el hombre pensara esto, entristecería el cante.

¡Saber que Dios nacía y nadie ofrecerle vivienda! Y en los sitios que llamó para que abrieran la puerta, sin abrirla, el “no” oyeron.

Desperté, oí:

Que no le extrañe al que a Dios ama, que el hombre, como pueda, no abre puertas, por su voluntad, a Dios.

La mayoría, si las abren, es por miedo, y no quieren que se enteren que a Dios un servicio han hecho.

Esto tiene que quedar como la paja en el agua.

Que por mucho que quiera el agua, la paja, escondida no queda.

Cuando la cosa es de Dios Padre y de Dios Hijo, actuando el Espíritu de Dios Padre, no hay nada en el mundo que silencio pueda darle.


***

Libro 23 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo IV - C2

viernes, 21 de abril de 2017

Aunque esté bueno, la muerte me puede llegar

En Sueño Profético hablaban de la enfermedad, de la vejez y de la muerte. Decían:

La enfermedad puede no llegar al hombre. Pero la muerte sin enfermedad sí puede llevarse al hombre, y también sin avisar. Que a veces no le da tiempo de decir “con Dios me voy”, o decirle a un familiar o al que en ese momento con él esté: “pide a Dios que me perdone”.

Si esto pensara el hombre, quedarían quietas las guerras, los fusiles y los cañones. Pero sería este pensar como primera asignatura, dándola el profesor al niño de corta edad, para que en su crecimiento llevara de compañeros Prójimo y Caridad, pensando: “A mí, aunque esté bueno, la muerte me puede llegar, ¿y qué digo Allí en el Cielo?

Desperté, oí:

Se ha hablado de la enfermedad,
de la muerte,
pero no de la vejez.

La vejez es camino andando
que no se puede volver.

Desde niño hasta viejo
pasa el tiempo rápido.

Y en este poco tiempo,
puedes hacer mucho bueno
o mucho malo.

Lo bueno gana la Gloria.
Lo malo lleva al Infierno.

Pídele a Dios con ganas
que antes de hacer lo malo,
te entre arrepentimiento.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo III - C5

miércoles, 19 de abril de 2017

Dios está conmigo

En Sueño Profético decían:

Si en el sufrimiento vives Prójimo, di: “Dios está conmigo”.

Si en el sufrimiento llevas al caído, di: “Dios está conmigo”.

Si tu sufrimiento no lo haces grande y lo llevas más chico que otros sufrimientos, di: “Dios está conmigo”.

Que este vivir y este pensar lo va enseñando el Elegido.

Dijo uno:

El sufrimiento lo achica el sentir a Dios a tu lado, y ya Él te hace vivir Crucifixión y Calvario. El sufrimiento sin Dios no te lo quitas y sí te lo vas agrandando.

Hay sufrimientos precisos para el que quiera ir de Dios enseñando. Pero es pena el pensar que el sufrimiento tenga fuerza para de Dios retirar. Por eso, el que Dios elige, aprende con gran facilidad, porque sufrió y buscó con más ansias a Él, y con Él, el sufrimiento pudo pasar. El sufrimiento aprieta según tú lo vas dejando. Si le pones el stop, sufrimiento vas parando.

Desperté, oí:

Haz el sufrimiento chico
cuando veas que el sufrimiento
quiere que en ti
se vaya agrandando.

Y entonces verás a Dios
y el sufrir se irá achicando.

El sufrimiento persigue,
y se ancla
donde encuentra más amparo.
     
Pero si tú a Dios Lo sientes,
Él te guía
y el sufrir se va achicando.

Que a veces queda tan chico
que el nombre de sufrimiento
ya está sobrando.

¡Qué alegría es aprender
lo que Dios manda enseñarlo!

Esta Enseñanza te sirve
para ti
y para ir enseñando.

Que si amas a Dios,
lo aprende igual el rudo
que el catedrático.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Eneseñen - Tomo IV - C2

martes, 18 de abril de 2017

Esto que baja del Cielo

En Sueño Profético decían:

El hombre nunca llegará a entenderse como él quiere entenderse: con armamentos de guerra y que caigan muchos hombres.

El hombre, día y noche, siempre está inventando armamentos que deprisa maten a hombres en los campos de batalla.

Los pocos que el mundo manejan, siempre se están asustando, y esto lo hacen tan normal por tener a Dios olvidado.

El hombre no podrá entenderse mientras vea tan normal reunirse con inventos que aprisa puedan matar.

Si el hombre pensara en Dios, se reuniría para enterrar armamentos y que el invento lo hicieran para acabar con la enfermedad del hambre, que esta enfermedad, si el hombre quisiera, no llegaría.

Desperté, oí:

¿Por qué no prueban los hombres
a quererse como hermanos
y abandonar los inventos
que sirven para matar
en la ciudad o en el campo?

Invento para matar:
nunca acabará la guerra
y no llegará la Paz.

Deberían reunirse,
los pocos que el mundo manejan,
y acabar con los armamentos
que puedan formar la guerra.

Y ese dinero,
entregarlo a la conciencia.

Y ésta, ya administraría
sabiendo que hay que morir
y que hay que entregar cuentas.

El hombre, amando a Dios,
no puede pensar en guerras,
porque se trae a su memoria
Mandamientos que Él nos deja.

Si te acuerdas de la muerte en tu cuerpo,
reconoces y ves bien
Esto que baja del Cielo.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C3

lunes, 17 de abril de 2017

Si el hombre amara a Dios

En Sueño Profético decían:

Si el hombre amara a Dios, al hombre ayuda no le faltaba. Y si caía al suelo, pronto otro hombre lo levantaba y jamás caído quedaba.

Si el hombre amara a Dios, no podría haber miseria ni espíritu con dolor, por sufrir que remedio tenga.

Si el hombre amara a Dios, sólo sufriría muerte o carne enferma. Pero practicando el Amor de Dios, el dolor se achica y del cuerpo muerto siempre tienes su presencia, porque sabes que está vivo, aunque cuerpo no le veas.

Si el hombre amara a Dios, se achicarían las penas, porque el que no las tuviera, no podría consentir que otro las tuviera.

Dijo uno:

Hay mayoría de cosas en la vida, que sin ayuda, no podrían hacerse. Pues en los sufrimientos pasa igual: que si no te ayudan, no puedes con ellos.

Desperté, oí:

La ayuda es imprescindible
para el espíritu y para el cuerpo.

Pero antes de esta ayuda
pon a Dios lo primero.

Si al que ves con grande carga,
tú le ofreces tus manos,
él se pondrá más derecho,
y su cara con agrado.

Pues el sufrir del espíritu
es fácil el achicarlo o el de quitarlo.

Pero si te falta Amor a Dios,
el sufrir se va agrandando.

No hay alegría mayor,
que ayudes o que sea ayudado.

Si el hombre amara a Dios,
no crecerían sufrimientos,
ni de espíritu ni de cuerpo.

Culpaban en la Gloria,
que el hombre no se ayudara,
porque no sentía Amor
de hermanos como Dios manda.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C3

domingo, 16 de abril de 2017

Haz el bien por Dios

En Sueño Profético decían:

Haz el bien por Dios
y no lo hagas para oír halagos.

Haz el bien como una ley
que el Cielo te está mandado.

Hazlo siempre contento
y no valores el pago,
porque a lo que haces por Dios,
el hombre siempre le da mal pago.

Por eso, tú, hazlo por Él,
y Él, ya, te irá apuntando
en un cuaderno Divino,
que no pasa por la manos del hombre
por si pudiera ensuciarlo.

Este cuaderno, son pocos
los que no lo tienen en blanco,
porque si hacen un bien,
esperan para cobrarlo,
y se hacen tasadores
de lo bueno y de lo malo.

Esto no es servir a Dios.

Desperté, oí:

Servir a Dios es
olvidar el bien que haces,
y cada día hacer más.

Servir a Dios es
sembrar el bien,
y Él, ya, te dará el fruto
que este bien dé.

Servir a Dios es
ser humilde, pisar tu orgullo
y la tentación.

Si eres humilde,
te mandará Dios.

Si pisas tu orgullo,
te mandará Dios.

Y así también la tentación la cambiarás
por alabanzas al Reino de Dios.

Si eres tentado en contra de Dios,
no serás mandado.

Porque la tentación hace
que lo bueno ya lo vean malo.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C2

viernes, 14 de abril de 2017

El Camino justo de Dios

En Sueño Profético decían:

Predica que no es de Dios preferir la Tierra antes que el Cielo.

Dios es Dios y es lo primero. Tú no puedes adorar a sus santos y a Él darle desprecio. Dios quiere que a Él Lo quieras con sus ángeles y sus santos, pero no que quieras a sus ángeles, y a sus santos y a Él lo abandones.

Este consejo espiritual es de los espíritus que están al servicio de Satanás, para hacer daño en el que está en al Camino justo de Dios.

Dijo uno:

Estos espíritus, cuando ven que avanza el Amor a Dios, se encargan de intentar destrucción, para que vuelvas del Camino verdadero y no sigas el de Dios.

Persiguen más donde saben que pueden hacer más daño con el escándalo. Ellos te llevan a que tú mismo toques campanas anunciando tu mal comportamiento. Esto es más triunfo para ellos.

Desperté, oí:

Si Dios no fuera Poderoso, ¿cómo iba el Instrumento a cundir esta Enseñanza?

La Tierra debería avergonzarse con las Palabras dichas en este arrobo.

Predica que no es de Dios preferir la Tierra antes que el Cielo.     

A los que más cerca estén del Instrumento, más intentaran cogerlos.

Es más escándalo que muera de hambre el hijo del millonario, que el que tiene que, con su cojera, ganarse el salario.

No mires nunca la Tierra sin dar preferencia al Cielo.

Que todo lo de la Tierra es despreciado en el Cielo.

Aprende a vivir lo que te manda el espíritu y lo que te obliga el cuerpo.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo III - C5

jueves, 13 de abril de 2017

No echéis margaritas a los cerdos

En Sueño Profético decían:

Si no valoras, no buscas, no pagas y desprecias el valor que Dios te está ofreciendo. Que aquí va la Palabra que Jesús dice:

No echéis margaritas a los cerdos, y donde mis Palabras desprecien dejad el silencio. Siempre que llevéis mi Mando, hacedlo por Mí, sin pensar adónde va el Mando. Si el Mando es para el cuerpo, podéis verlo; si es para el espíritu, no podéis verlo hasta que el espíritu con mi Mando rompa el silencio”.

“El que trate de quitaros mis Palabras para que se oigan la suyas, el que las oiga, ya está oyendo a Satanás”.

“Yo, cuando doy mis Palabras, ya las ha puesto mi Padre en Mí, que es el que manda
”.

Desperté, oí:

Decían muchas Palabras
que Dios Hombre
dejó dichas en Tierra Santa.

Tierra en la que Dios vivió con el hombre
y su nombre es Israel.

Tierra, que no es que elige,
es que al hacerse Hombre,
en esa Tierra pone los Pies.

Pero que en cualquier Tierra que los ponga,
hacen como hizo Israel.

El hombre a Dios no ama,
y el hombre vive por Él.

El hombre busca y premia
lo que del Cielo no es.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C2

martes, 11 de abril de 2017

Bien en la Tierra, bien en el Cielo

En Sueño Profético decían:

Igual que se mide el tiempo y la distancia, se debería medir el sufrimiento, y después poder pesarlo en la balanza del tiempo. Pero aún queda más: formar un tribunal para ir clasificando la forma de llevar el sufrimiento que a tu vida va llegando. 

Con este estudio que hicieran, acortarían las polémicas que el hombre forma donde dicen: aquél es bueno, aquél es Santo. Que Santo no dice nada comparado con el que Dios le da Mando para que diga en la Tierra lo que en el Cielo le han hablado.

Santo es nombre que se da cuando el cuerpo ya se ha enterrado y el espíritu en la Gloria ha entrado.

Dijo uno:

Estas palabras que se van a dictar, en muchos formarán escándalo:

Todo el que está en la Tierra puede, si quiere, venirse a la Gloria. Todo el que está a Aquí, en la Gloria, sin Mando de Dios no puede bajar a la Tierra, ni comunicar Palabras de Dios para que sirvan de Enseñanza.

El espíritu, en la Tierra, con cuerpo, si quiere Gloria, pisa la Libertad y obliga al cuerpo a que publique que él quiere Gloria, Vida sin muerte. Cuando vive Gloria, ya Dios manda, y sin este Mando no salen espíritus de la Gloria.

Desperté, oí:

En la Tierra, el que no quiere,
no va a la Gloria.

Pero el que quiere,
fijo que Aquí lo espera Gloria.

De la Gloria a la Tierra,
ya no hay nada más
que Mando y Poder Divino.

Poder para arrobar
un espíritu del cuerpo,
y Poder para mandar
un espíritu sin cuerpo.

Esto es Poder de Dios sin Libertad,
porque Libertad no quisieron.

A éstos son los que el hombre
debería medirles
y pesar el sufrimiento.

Y el tribunal acabaría
con la mirada en el Cielo,
las manos en la cabeza
y las rodillas en el suelo.

Habla normal de los Santos,
porque Santo es
cumplir el Evangelio.

Luego, ya, que Dios le mande
al espíritu sin cuerpo.

Bien en la Tierra,
bien en el Cielo.   


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C2

lunes, 10 de abril de 2017

No hay pecado mayor, que retirarse de Dios

En Sueño Profético decían:

Llora el hombre la enfermedad y la muerte, y no llora perder la Gloria.

Llora el hombre por lo que ya sabe que tiene que llegar por fuerza y lo que tanto quieres en nada queda.

A esto le llora el hombre, y al espíritu maltrata.

El hombre llora al sufrir, y de la Gloria se aparta. Y ya hace mas pecado que los que sufrir le mandan.

No hay pecado mayor, que retirarse de Dios porque las cuentas no salgan.

Dijo uno:

Por mucho sufrir que tenga el que grande sufrir viva, mucho más sufrir tendrá si de Dios se retira. Entonces todo lo verá con desesperación e ira, y arreglo no le verá.

El que más se acerca a Dios cuando el sufrir es más grande, siempre ve la solución. Y le salen las palabras con reverencia y Amor: “Gracias, Señor, que hay sufrimientos mayores que éste que tengo yo”.

Desperté, oí:
Hay quien a mayor sufrimiento,
más cerca se siente de Dios.

Éste, siempre verá grande
el sufrir que otro llevó,
cuando con el suyo lo compare.

Siempre tendrá esta alabanza:
“Señor, hay sufrimientos más grandes.
Ponme siempre en mi camino
gente que de Ti me hablen”.

“Señor, dame fuerzas y comprensión,
para que nadie me aparte
de mi camino de Dios”.

Que este camino te lleva
a la Presencia de Dios,
pero ya, Presencia Eterna.

Si comparas sufrimiento,
precio que vale la Gloria,
entonces es cuando sufres.

Porque la Gloria y el Cielo,
si se vendieran por precio,
nadie tendría dinero.


***

Libro 21 - Te Habla el Profeta - Tomo III - C2

sábado, 8 de abril de 2017

Voluntad de Dios o Permitir

En Sueño Profético decían:

Si piensas en la muerte, tienes que acordarte de Dios.

Si piensas en la muerte, no deseas lo que tiene otro que tanto luchó para decir: “yo soy dueño”.

Si piensas en la muerte, verás muchos fallos en los que no piensan en la muerte.

Si piensas en la muerte, todo irá detrás de ti, y tu vivir será indiferente para aquello que te quiere atormentar, como atormenta a todo el que no piensa en la muerte.

Dijo uno:

Este pensar en la muerte es para hacerte vivir con alegría en la vida, hasta que vengas Aquí con alegría pensando:

“Yo voy a perder el Cielo por los cuatro garabatos que el hombre lucha porque se cree eterno.

¡Si mañana, o ahora mismo, yo puedo quedarme muerto!

Muerte, te tengo conmigo hasta que yo viva la vida contento, sin desear lo que puede a mi espíritu alborotar”.

Desperté, oí:

Que no sea confundido
el acordarse de la muerte
despreciando la vida
y deseando la muerte.

Que este pensar
ya no es de Dios,
es de espíritus satánicos,
que te llevan al camino
de que vivas comparando
y no aceptando tu sino.

Sino:
Voluntad de Dios o Permitir.

Si aquí deseas muerte
o en muerte estás pensando,
tendrás grande sufrimiento
y esto irás contagiando.

Piensa en la muerte contento,
con alegría y sin llanto.

Y será tu consejera
en el sufrir y en el trabajo.

En el deseo y en el pecado,
en la avaricia y en hacer
todo lo que Dios tiene mandado.

La muerte pensando en Dios
te quita muchos trabajos.


***

Libro 22 - Investigaciones a la Verdad - Tomo III - C3

viernes, 7 de abril de 2017

Sabiduría y Caridad, que esto es Premio de Dios

En Sueño Profético hablaban del saber, de la sabiduría, del adelanto, del progreso, de la falta de caridad y de la ignorancia que el hombre tenía de lo eterno.

Que la falta de caridad es por no creer que haya otro sitio después de estar muerto.

Esta asignatura siempre es rechazada por grandes talentos. Talentos, que el hombre así los apoda ese breve tiempo que ahí tienen cuerpo.

Si el hombre pensara en lo que es talento y sabiduría, ya viviría inquieto si de alguien oyera: “Este hombre es un gran talento”.

Dijo uno:

A esto que Aquí le llaman talento de Tierra, talento de suelo, es contacto que ensucia el contacto de la Tierra al Cielo, talento que quita que miren al Cielo, talento de espuma que no es duradero.

Desperté, oí:

Talento, adelanto y progreso,
si a Dios no llevan delante,
no hacen al hombre bueno.

Y al rudo, pobre y torpe,
lo tratarán con desprecio.

Ya, practicando este trato,
no hacen a hombres buenos.

Elige hombres del campo,
que antes de pisar tierra,
de Dios se están acordando.

Ellos nunca hacen nada,
es Dios el que da el buen año.

Y cuando llegan talentos,
de estos que se han nombrado,
primero hablan de Dios,
de la siembra y del año.

Si tienen árboles frutales,
con qué alegría bajan la rama
y la fruta cae
con el tirón que le dan.

Si después de todo esto,
aprendieran adelanto y cultura,
¿qué duda podría haber
de que la Gloria ahí vivan
muchos que luego la pierden
porque de éstos se guían?

Si el talento,
la cultura y el progreso,
ves que de Dios te retiran,
cámbiate a hombre del campo.

Que lo rudo, si es de Dios,
ya te llegará Talento
Sabiduría y Caridad,
que esto es Premio de Dios.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C1

miércoles, 5 de abril de 2017

No debía ser sufrimiento, si el hombre a Dios amara

En Sueño Profético hablaban del Amor a Dios, de su fuerza, de su alegría y de su sufrimiento. Dijo Teresa de Ávila:

No debía ser sufrimiento,
si el hombre a Dios amara.

Y no debía ser sufrimiento,
tan sólo el nombrar sus Palabras.

Pero al nombrar sus Palabras,
es pena que al hombre
se le cambie hasta la cara.

Quieren que se hable de Dios muerto,
y ya te admiten palabras.

Yo nunca Lo tuve por muerto,
y al pensar lo que oía,
la vida a mí me faltaba.
Pero sentía más Vida,
en la vida que Él me daba,
que era esta misma Vida,
que no sabía yo explicarla.

Era vida con razones,
que a mí Vida Él me daba.

Era primero dar muerte,
cuando el éxtasis me entraba.

Pero yo sentía más Vida
cuando el éxtasis pasaba.

Ya, yo misma no me conocía.
Era algo de tal fuerza,
que a nada yo le temía.
Era Vida con un Mando
que no acababa la vida.

Desperté, oí:

Esta Vida,
que a mi espíritu daba vida
y a mi cuerpo daba muerte,
me hacía no querer vida
donde el hombre no quiere muerte.

Siempre estaba en oración,
aunque oración nadie veía,
para que me llegara la  muerte
donde el hombre
muerte no quería.

Mi cuerpo Dios lo apartaba,
aunque el cuerpo no quería
que yo tuviera contacto
con el Mando que Él hacía.

A veces creía el cuerpo
que Dios Poder no tenía,
cuando intentaba el cuerpo
no apartarse del espíritu.

¡Ay vida que tuvo el cuerpo,
que no hacía lo que yo quería!

¡Ay vida de mis éxtasis,
que cuando vivía dos vidas,
a Dios Le pedía llorando:

¡Déjame, Señor, una vida!
Aquél que viva pensando
que en la muerte
ya no hay vida,
vive una vida sin Dios,
quitando vida a la Vida.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C4

martes, 4 de abril de 2017

No es la muerte lo más malo

En Sueño Profético hablaban de la ignorancia del hombre en lo Divino.

Es ignorancia con maldad, no ignorancia de niños. El niño, con su inocencia, a la ignorancia se llega y se entrega con risa en el peligro. Esto sí es ignorancia. Pero el hombre se retira cuando le hablan de Dios, porque tiene que cambiar el camino que tenía.

Dijo uno:

Cuando les llegue el momento de la muerte a los que supieron este Escándalo –aunque crean que está en silencio–, éstos lo van a pasar mal tan sólo al pensar: “Yo pude haber hecho y no haberme ido al bando de Satanás. Yo sabía que era cierto. Los Escritos impresionan. Se ve a un Dios que es Vivo, no muerto. Los que pudimos entregarnos a Dios, reservamos la ayuda. Ahora tengo la muerte conmigo, y no se va sin llevarme al sitio que yo he elegido. Esto yo no digo a nadie, esto se viene conmigo”.

Desperté, oí:

Con este pensar que piense,
todo el que su ayuda reservó
por tener poco tiempo,
ya se lleva las ganancias
de su mal comportamiento.

¡No es la muerte lo más malo!
¡Es su agonía en silencio!

¡A cuántos les llegará
esto que hoy dicta el Cielo!

¡No es la muerte lo más malo,
es a Dios el no quererlo!

El que sepa estos Escritos
y su vivir ponga lejos
para no saber ni oír,
no le tengas compasión
hasta que la den Aquí.

Puede que tu compasión
sepa ya tirar de ti.

Dios da sus Palabras al hombre,
y si el hombre las desprecia
cuando las puede cumplir,
cuando la muerte le llegue,
cómo Dios le va a mandar
aunque Mando Le pidiera.

Éstos no tendrán disculpa,
porque se han cundido
por varios sitios en la Tierra.

Los poderosos y pudientes
no creen en su Existencia.

Porque al creer y no acudir,
no encontrarás defensor
el día que tu cuerpo muera.

No es la muerte lo peor,
es la agonía que tengas.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C3

lunes, 3 de abril de 2017

Y vendrá mi Espíritu

En Sueño Profético decían:

Está tan claro que Esto no es de la Tierra, que al que lo sabe y no acude le va a costar trabajo que Dios oiga sus plegarias en un momento de apuro para él o algún ser querido suyo.

Si estas Comunicaciones del Cielo al espíritu no estuvieran publicadas y fueran sólo dichas por el Instrumento, podrían tener una disculpa, con buena o mala intención, ante Dios. Pero una vez que están al alcance de teólogos, literatos e historiadores, que pueden comprobarlas con el Antiguo o Nuevo Testamento de la Palabra de Dios, ya no tienen disculpa.

Dijo un espíritu con el Mando de Dios:

Cuando actúa falsedad, mentira y engaño, hay un temor al tribunal que va a juzgar aquella sentencia. Aquí el sufrimiento es por no buscar esta Verdad la Iglesia o los seglares.

Que miren al Cielo y después los Evangelios, que si creen, aunque no amen, tienen que cundir que Dios se comunica a un espíritu que vive con cuerpo. Que Él manda su Espíritu, como está escrito, porque fue dicho por el mismo Dios: “Y vendrá mi Espíritu”.

Desperté, oí:

¡Qué Luz traen las Palabras que están dictadas en Gloria!

¡Cómo dan silencio y hacen que comprendan que la mentira se esconde y la verdad se presenta!

Se presenta y se llama al que pudiera conocer verdad o mentira.

Aquí el sufrimiento grande es que el hombre nunca acepte que Dios a los hombres les hable.

No acepta y Le pide en los fracasos que la Tierra le presenta.

También Lo llama en la muerte, por si otra vida le espera.

El que tuvo Esto en sus manos, en sus oídos o en su lengua, y abandono le tuvo, que no cuente con la Gloria.

La Gloria la tiene Dios para el que vivió con cuerpo, a Dios buscó y la Gloria Le pidió.

¡Hombres que creen en un Dios, pero que no viva ni hable!


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

domingo, 2 de abril de 2017

Noticia en el Día de Córdoba

Os dejamos el enlace de una noticia publicada el pasado domingo 26 de marzo en el periódico El Día de Córdoba, en el que relata la obra que llevó acabo Ana García de Cuenca.

http://www.eldiadecordoba.es/cordoba/fundadora-Club-Peseta_0_1120987913.html



Mi Fuerza y Poder Yo os presento

En Sueño Profético decían:

A más cultura para lo material, más incultura quieren ponerle al espíritu.

¿Cómo no se darán cuenta esas cabezas llenas de letras y de libros, que la Enseñanza del espíritu es la primera que debe tener el cuerpo del hombre? La otra vida –la de los animales– no necesita esta Enseñanza, porque sólo tiene una vida que es la del cuerpo.

Dijo un espíritu con Mando de Dios:

Se está comprando la vida del hombre con la vida del animal. Los animales necesitan para vivir, como el hombre: comida, sol, aire y agua. Éstos, después de muertos, no van a otro sitio. El cuerpo del hombre tiene una vida eterna, que es la que vive en su cuerpo mientras que el cuerpo no entierren. La vida ya se le va cuando Dios manda o permite. Cuando Dios permite es cuando el hombre la echa de su cuerpo sin hacer Dios llamada.

Esta Vida no tiene muerte, y el hombre precisa esta Enseñanza.

Desperté, oí:

Debe ser enseñado el hombre
a que lo espera otra Vida,
donde no hay cuerpo ni suelo.

Que sólo vive el espíritu,
que es el que le da la vida al cuerpo.

Ésta es la Gloria de Dios,
sitio donde no existen los cuerpos.

Luego está la Profundidad,
con el nombre de Infierno.

Que este sitio tú lo eliges
con la vida que hiciste
cuando vivías con cuerpo.

Si el cuerpo del hombre no tuviera espíritu,
no existiría Dios y no existiría el Cielo.

No habría condenación,
y Dios no se presentaría
cuando tuviera que decirles a los hombres:
Mi Fuerza y Poder Yo os presento”.
Que son los terremotos,
las agua aprisa bajando del cielo,
que antes esta agua,
su Poder la subió al cielo.

Enseña que hay otra vida
sin poder vivir el cuerpo.

En la Tierra queda el hombre
como queda el animal.

Pero su espíritu viene
a la Gloria Celestial.

Esta Enseñanza no es para el cuerpo,
es para la Vida
que al cuerpo vida le da.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3

jueves, 30 de marzo de 2017

Ponle importancia a lo que sea más grande

En Sueño Profético decían:

Se van a decir palabras y se van a hacer Visiones para que el hombre compare y le ponga la importancia a aquello que sea más grande.

Se vio el campo, y unos sembradores echaban el grano con mucho cuido, y ya prohibían pisarlo. Se quitó aquella Visión y se vio otra explanada de tierra, pero aquí ya se veía el tallo, y unos hombres de espaldas, con alegría decían:

“Este año va a ser buen año. Vamos a pedirle a Dios que el agua llegue a su tiempo, y que se vaya porque Dios la haya llamado”.

Haciendo esta oración, el año no puede ser malo. Y rematas la oración:

«Que la espiga sirva para que no se conozca el hambre y no se oiga en los tiempos de inventos y adelantos: ‘Ha muerto por no tener el alimento que la tierra, con el Mando de Dios, ha dado».         

Dijo uno:

Ya, en esta Visión –y se vio el trigo que se había sembrado, dando ya su fruto con grandes espigas. Segando las echaban en un pedazo de río que se veía como cieno. Luego, unos costales llevaban al granero para que quedaran encerrados sin hacer servicio al cuerpo, al revés, ayudando para que hubiera más muertos–, se ha comparado el trato al trigo con el trato al cuerpo humano.

Desperté, oí:
Al sembrarlo,
se debe dar ese cuido,
si siempre vas a cuidarlo.

Pero piensa,
con tus inventos y tu adelanto,
si esto está mal en el trigo,
¿cómo lo ves en el cuerpo humano?

Antes de nacer, él lo cuidó,
y de hombre,
él lo entrega para matarlo.

El hombre quiere poner el punto
antes de poner la i.

Poner lástima en el huevo
y al pollo hacerle sufrir.

Si tienes estudios de libros
y tu espíritu es de Aquí,
ya sabes lo que Dios quiere
para nacer o morir.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C4

miércoles, 29 de marzo de 2017

Dios le manda Luz

En Sueño Profético decían:

Si no tienes confianza en el que Dios le manda, no pidas consejo.

Si no tienes confianza en el que Dios le manda, nada lo darás por hecho.

Dijo uno:

Los que pongan más confianza en estos Instrumentos –que están al Mando de Dios– y los tengan por lo que son, éstos serán los que tendrán vida pacífica, vida de Paz, vida corta en el sufrimiento.

Si piensas en esta Eternidad, tú coges bien el consejo del que Dios le hace ver sin que nadie lo esté viendo, y que oigan sus oídos lo que han dicho, sin que le pongan el eco.

Esto, para explicarlo, tienes tú que querer entenderlo, y una vez que lo entiendas, ya no puedes hacer nada sin acudir primero donde pones confianza, que es en el Instrumento de Dios, para que llegue al hombre esto que hablan en el Cielo.

Desperté, oí:

¡Qué mal le cae al hombre
rectificar sus errores!

¡Qué mal le cae al hombre
que lo que él cree
que está bien hecho,
el Elegido reforme!

Que cae mal porque no cree
hasta el final de creer.

Unos creen con palabras,
y hechos, luego, desmienten.

Otros cogen el camino no de Dios,
que es el del hombre.

Son pocos, pocos, muy pocos,
los que aceptan contentos
las palabras que prohíben
aquello que aún no has hecho.

Piensa que el Instrumento ve
cuando tu no estás viendo.

Porque Dios le manda Luz,
que esta Luz lleva letreros.


***

Libro 21 - Te Habla El Profeta - Tomo III - C3

martes, 28 de marzo de 2017

Amo a Dios y sigo sus Pasos

En Sueño Profético decían:

El sufrimiento del espíritu, pocos se ofrecen a quitarlo.

El hombre valora el cuerpo y al espíritu no le hace caso. Que esto es ofender a Dios y pedir milagros.

El espíritu, mientras eres niño, Dios manda cuidarlo. Cuando dejas de ser niño, Dios ya retira el Mando, y ya manda tu espíritu a tu cuerpo, para que vivas la vida cumpliendo sus Mandamientos o pecando.

Dijo uno:

Hay quien peca él solo, y hay quien vive buscando que muchos pequen. Éstos sirven al príncipe de los demonios.

El espíritu del mal manda con más fuerza donde más daño puede dejar.

El hombre se debería ocupar de aprender a conocer al espíritu del mal.

Este espíritu se disfraza para poderte engañar. Pero el que lo conoce, pronto le quita el disfraz, y lo que iba a hacer no lo hace, pero engaña a más que su actuación desconocen.

Desperté, oí:

Todo es porque el hombre no cree
que su espíritu esté mandado por dos mandos.

Uno es Dios, otro el Diablo.
Que esto, al no creerlo el hombre,
le deja sitio al Diablo.

Y ya te hace que veas
mundo de carne: pecado.

Mundo sólo de cuerpo,
que es pasto de los gusanos.

Hasta que el hombre no ponga
la enseñanza del espíritu en primer plano,
no conocerá a los espíritus satánicos.

Y hará normal la vida de pecado.

Dios podría quitar la Libertad,
para no poder llegar al pecado.

Pero ya no sería Dios,
y el Amor Divino sería forzado.

Es más hermoso decir:
“Amo a Dios y sigo sus Pasos”.

“Y no me importa el camino,
porque Él me va guiando”.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Queiro del Hombre - Tomo II - C5

lunes, 27 de marzo de 2017

La Gloria es para el espíritu que quiso Gloria

En Sueño Profético hablaban de las dos vidas y de las dos muertes. Decían:

Hay a quien vieron muerto en la Tierra y está Vivo Aquí en el Cielo. Y hay quien está vivo en la Tierra y muerto ya está Aquí en el Cielo.

El hombre, por lo que lucha, es por la vida del cuerpo, y al espíritu lo tiene en abandono y desprecio.

Dijo uno:

El hombre que a Dios desprecia, no tiene sitio en el Cielo, porque Aquí entran los Vivos, pero no vienen los muertos.

Si Dios Aquí al espíritu le dejara Libertad igual que le deja a los cuerpos, la Gloria ya no sería Gloria, sería convertida en cementerio, donde a veces están juntos los hombres que no se quisieron. Que si al cuerpo le llegara vida otra vez, quedarían muertos por la soberbia y la ira. Pero el que queda, los entierra en panteón o lapidas muy juntas. Esto lo hace el hombre con el cuerpo porque ya no tiene vida.

Desperté, oí:

La Gloria es para el espíritu que quiso Gloria cuando tuvo cuerpo.

Y ya, este espíritu, vive la Paz y no alborota.

Si la Gloria fuera como la Tierra, con Libertad, ya no sería Gloria.

La Gloria es Dios, y Dios es Gloria. Y el que Aquí viene, a Dios Lo siguió o Lo llamó, y Dios perdona.

Pero esto tiene que ser antes que el cuerpo al espíritu abandone.

Si esto no fuera así, el hombre desbarataría la Gloria, y Dios no viviría Aquí.

Gloria es sitio Eterno, Presencia de Dios, donde no entran los muertos que muertos están para Dios.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4

sábado, 25 de marzo de 2017

Que los Libros hagan que Te busquen

No me podía dormir pensando en mí, en mi vida en la Tierra, en el comportamiento del hombre sabiendo lo que me pasa, y quedé dormida con estas palabras:

“Señor, que no creen. Que los Libros hagan que Te busquen”.

En Sueño Profético decían:

Si tu espíritu buscaba al enfermo, creyendo a Dios contentar, ¿cómo saber que había un caso igual a éste y no acudir? Si el sufrimiento lo ocultabas, por no hacer sufrir, ¿cómo no acudir donde podías oír estas Palabras, si en tu soledad el Cielo te servía de compaña, siempre contento, diciendo: “Yo sé que Dios no me deja”. Esto dicho sin palabras y diciéndolo en actuación.

El que viva este vivir, no puede oír y no acudir adonde haya un Lugar que Dios haga aparición en Imagen o en Palabras. Que en Palabras deja testimonio y ahí manda Enseñanza.

A Esto, si vives tranquilo, sin acudir, no crees en Dios ni en su Poder. Que su Poder es el que mantiene la Gloria.

Desperté, oí:

Si crees y no acudes,
es peor,
porque no amas.

El que tiene sed
busca el agua.

El que tiene hambre,
la comida.

Pues decir
“yo amo a Dios”
y no acudir,
dices mentira.

El que ama,
busca y busca
el aliento del que diga:
“Dios me manda que cuente
todo lo que Él me diga”.

Que si amas,
ya sirve de defensor
el amar,
para retirar mentiras
que te quieran engañar.

Ha sido Mando primero,
que quede escrito
lo que el espíritu
conversaba con el cuerpo.
 

***

Libro 25 - Meditaciones y Palabra Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C4

viernes, 24 de marzo de 2017

En el sufrir podría el Amor

En Sueño Profético hablaban del que mucho Ama a Dios, cómo no puede tener este Amor oculto. Hablaba el Amor en Gloria, en espíritus que tuvieron cuerpo y fueron conocidos como hombres de grande provecho. Que este grande Amor, hacía que lo desearan otros que vivían frialdad y oscuridad en el Amor Divino.

Decían que para llegar a esta altura tenías que querer tú llegar, cuando en la subida de la vida y en las bajadas, a Dios, fuera al primero que invocaras, diciendo: “Señor, que mi espíritu no se retire de Ti por sobra de bienes o por sufrimientos. Que todos los que sufren, sufren más porque Te culpan de sus sufrimientos. Y el que tiene sobra de bienes no Te busca ni Te Ama, Te nombra y engaña. Porque si amara, cómo tener bienes y no cundir tus Palabras, que Aquí mandan que queden ahora escritas, para que el hombre vea que son intocables”:

Dad al hambriento comida con Caridad, y levantad al caído. Pensad que Me lo hacéis a Mí. El que así lo pida le será concedido que viva el Amor del Padre y del Hijo, y el Espíritu Santo acampará en su espíritu”.

Desperté, oí:
Si estás lleno de Dios,
tú quisiste llenarte,
y ya Dios te mandó.

Esto le extraña al hombre.

Y no le extraña que no cumpla
lo que Dios manda
que haga el hombre.

Es cierto que en el sufrimiento
y en la abundancia de bienes,
si se viviera a Dios Llamándolo,
en el sufrir podría el Amor,
y el sufrir iría mermando.

En la abundancia de bienes,
diciendo: “¿Señor, qué hago?”,
ya te daría la respuesta,
llenándote de su Amor .

Que éste sería el mejor pago.

Hay muchos que tienen bienes
pero están de Dios faltos.


***

Libro 23 - Hechos de Jesús Perdios, Hoy Dictados en Gloria - Tomo IV - C4

jueves, 23 de marzo de 2017

La civilización del hombre

En Sueño Profético hablaban de la civilización del hombre. Decían:

El hombre se civiliza
para hacer lo mal hecho
más perfecto.

Para ponerle al crimen justificación,
y al adulterio.

Para que no hagan las guerras
con espadas ni con palos,
porque se harían muy largas
y se verían los campos
llenos de hombres matados.

El hombre se civiliza
para tener rapidez
en todo lo que es pecado,
y para formar un tribunal
dejando a Dios anulado.

Aquí, ya, la civilización
se estrella con el fracaso.

Dijo uno:

El animal más fiero
que en la selva esté criado,
es civilizado por el hombre
para ya poder tratarlo,
y puede vivir con el hombre
que lo haya civilizado.

En cambio, el hombre,
tiene como profesión
enseñar lo que no está bien hecho
ni se debe hacer.

Con el adelanto y el progreso,
ya robas, haces crimen y adulterio.

Robas con presentación,
y matas con instrumentos modernos,
que de querer, en pocas horas,
el mundo sería un lamento.

Ya, el recato y el romper los Mandamientos,
a más civilizado, más aceptas
lo que está en contra del Cielo.

Desperté, oí:

No digas civilizado
ni digas tiempos modernos
a que se vea normal
el crimen, el robo y el adulterio.

Y que los hombres se maten
por una ley que ellos han puesto.

Con sus nuevos armamentos
en los campos de batalla.

Civilización es
anular toda herramienta
que pueda al hombre matar.

Civilización es
que si tu ves puerta abierta,
tú no debes entrar
hasta que el dueño no diga “entra”.

Civilización es
no quitarle al niño la inocencia.

Civilización es
no dejar que siga la miseria.

Y civilización es
enseñar que hay otro Mundo,
Mundo de espíritus,
Reino de Dios,
en el que sólo entra
el que es civilizado de Dios.

¡Que cierto
que la civilización del hombre
es para enseñar a hacer,
lo que no debes hacer,
bien hecho!

Enseñar a manejar
aquello que mata al cuerpo.

El domador, a la fiera,
la quiere cundo le quita lo fiero.

Y el hombre le enseña al hombre
que aprisa mate a los cuerpos.

Hay muchas palabras más,
pero ya se da silencio
en la Gloria Celestial.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

martes, 21 de marzo de 2017

Yo sé que Dios todo lo ve

En Sueño Profético decían:

El hombre se olvida de Dios porque no piensa lo que es Dios.

El hombre tiene a Dios como aquello que tuvo su época y que aquello ya pasó.

El hombre tiene infinidad de pruebas que no les hacen falta estudios ni comprobaciones para saber de la Existencia de Dios.

Si el hombre creyera en el Infierno como cree en la muerte, abundarían los hombres buenos y cumplirían estas Leyes, que su nombre es los Mandamientos, y con el Nuevo Mandamiento ya cumplirían todos.

Habiendo Amor de Dios, se agrandaría el bien y mal no podrías hacer. Que esto es creer y pensar: “Yo sé que Dios todo lo ve, y sabe, antes que yo, lo que voy a hacer. Según mi comportamiento, así el sitio tendré”.

Desperté, oí:

El hombre alimenta
la falta de creer
no hablando de Dios.

El Nombre de Dios
se oye en pocas bocas.

Porque al no creer,
su Nombre no invocan.

Algunos incrédulos
oyes que Lo nombran
pidiéndole cuentas.

Cuando hay Amor,
no pides las cuentas.

Tú dices:

Señor, yo no lo comprendo,
es que poco amo,
quítame el momento
si Te culpo en algo.

Quiero que tu Nombre
siempre esté en mis labios
dándote las gracias.

Gracias por querer
que yo siga tus Pasos.

Gracias por hacerme comprender
cuando yo Te mando enfado.

Y gracias por que me das fuerzas
cuando me llega el cansancio.

Cansancio, que lo que quiere
es que yo no siga tus Pasos.


***

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C3

lunes, 20 de marzo de 2017

La Confianza en Dios

En Sueño Profético decían:

El hombre verá normal,
al Elegido de Dios,
las cosas cómo le llegan.

Pero no verá normal
el recibir que el Elegido tenga,
bien en contradicciones
o en el sufrir que esa vida deja
el tiempo que estás ahí
hasta llegar a Ésta.

Dijo uno:

La fuerza del espíritu
enseña a la materia
a que confiando en Dios,
todo Dios te lo presenta,
para que su Poder lo veas
en el Cielo y en la Tierra.

No hay cosa que dé más Paz
que Confianza en Él tengas,
pero que sea por dentro y por fuera.

La de por dentro da Vida,
 y la de por fuera enseña.

Confianza y constancia
es grupo de alegría,
de los ángeles que a Dios
cantan alabanzas
para achicar el sufrir
que el hombre a Dios Le manda.

Desperté, oí:

La falta de Confianza,
a veces corta caminos
donde Dios ya te esperaba.

Hay quien tiene confianza
en aquello que está viendo,
que a veces engaña la estampa.
Y si estampa no ve,
ya no vive confianza.

Éstos no sirven a Dios,
porque nunca harían el Mando
tan sólo con pensar:
Dios no me contesta y yo Lo llamo.
Ya he perdido la Confianza,
porque Dios no me concede
lo que otros, sin pedirle,
Él les manda.

La Confianza en Dios,
el que la vive, se destaca.
Y el que no la tiene,
intenta quitarla
con ejemplos que te pone
o con palabras.

La Confianza en Dios
en niño en brazos
de madre que lo amamanta,
que ya queda dormido
y los ángeles lo guardan.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C6

domingo, 19 de marzo de 2017

Todo es Permitir de Dios

En Sueño Profético hablaban del Permitir de Dios. Decían:

Hay Permitir de Dios
que tú no sabes quitarlo.
Y hay Permitir de Dios
que tu vanidad,
al Permitir te ha llevado.

Luego hay otros “Permitir”,
que sin querer,
Permitir están usando.

No es lo mismo
que Dios deje el Permitir
al que le hicieron daño,
como al que llevó el veneno
e intentó matarlo.

Dijo uno:

El que vive del Permitir de Dios,
haciendo daño,
que se haga una tarjeta
y se ponga de apellido:
“condenado”.

Hay quien compara con otros
sus pecados,
y esto, sólo Dios Supremo
puede juzgarlo.

Lo que tú sí puedes es,
si eres de Dios,
comparar pecados:
si al pecado fuiste tú,
o a ti te llevaron al pecado.

Y pensar también
en la manera que fuiste llevado.

Desperté, oí:

Hay quien usa el Permitir de Dios
sin que le obliguen ni manden.

Y hay quien lo usa
para de Dios apartarse.

Cuando uses Permitir,
piensa a quién daño le llegue,
y si el daño va de ti,
deja el camino que lleves.

Todo es Permitir de Dios,
pero que este Permitir
sea alabando a Dios, diciendo:

“Señor, si tu Permitir lo cogen
para hacerte a Ti sufrir,
cuanta con mis oraciones,
que yo le puedo al sufrir”.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5

viernes, 17 de marzo de 2017

Bienes espirituales

En Sueño Profético decían:

Dios da abundancia de bienes espirituales. La abundancia de bienes materiales es permitida. Y esta abundancia puede actuar como grande enemigo, robándote la Paz y la Gloria

Dios da abundancia de bienes espirituales. Los materiales son permitidos. Estos bienes que Dios da, tienes tú que repartirlos, pero no puedes obligar, porque al darte desprecio, a Dios Le hacen el mal.

Dios da abundancia de bienes espirituales. La abundancia de bienes materiales es permitida. Dios permite por ser Dios Dueño de todos los dueños, Mando de todos los mandos, Fuente de Sabiduría del presente, y del pasado para el hombre, porque para Dios todo es presente, aunque aún no haya pasado.

Dijo uno:

El hombre desprecia los bienes del espíritu, que no le cuestan dinero, ni tampoco sacrificio para el bien que recoge luego cuando tú buscas a Dios y a Dios Lo ves respondiendo en pedirte algo para el Prójimo. Que esto, si tú lo piensas, es a ti el que Él te está dando.

Si dices “Dios quiere que yo diga o haga”, ya tienes Premio seguro, que en la Gloria te lo guardan.

Desperté, oí:

Un Mando de Dios,
sabiendo que Dios quiere
para ti este Mando,
debes de mirar al Cielo y decir:

“¡Señor, antes muerto que cansado!”.

Tantos como hay en la Tierra,
¿quién soy yo para que me des Mando?

Dios manda dándote Premio,
o por ser Dios Poderoso.

El que coge el mando del Elegido,
no es lo mismo
que el que quiso hacer su Mando
y nada había conocido.

Entonces Dios va hacia él,
o a él trae al Elegido.

Pídele a Dios ser rico
de bienes espirituales.

Pues la abundancia y la sobra
de los bienes materiales,
te transforman el espíritu
y servicio a Dios no haces.

Lo que hagas,
ya es un Mando
que a la Gloria no ha llegado.
Es más hermoso decir:
“Señor,
antes muerto que cansado”.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5

jueves, 16 de marzo de 2017

Yo tengo que ser hombre bueno

En Sueño Profético hablaban del espíritu con contacto del Cielo, y del espíritu sin contacto y sin quererlo.

Decían, que cómo podía el hombre andar ese camino olvidándose de éste; que un espíritu con contacto de Aquí, lo mismo te hacía un gran edificio, que lo derrumbaba.

El espíritu es el motor del cuerpo. Este motor da reflejos que pueden curar, y cura muchas enfermedades del cuerpo, y cambia por alegría el sufrimiento.

Estos motores se cargan de Dios, ofreciéndole su tiempo, para pensar y más pensar: “Yo tengo que ser hombre bueno. Yo tengo que cumplir la Ley de Dios, para acarrear al Cielo. Pero tengo que tener siempre mi espíritu al servicio del Cielo, y ya mi cuerpo no puede hacer nada mal hecho”.

Desperté, oí:

El cuerpo que su espíritu
no tiene Paz de Dios,
nada ve bien hecho,
si es de Dios el hecho,
y puede poner
a muchos cuerpos enfermos.

La enfermedad del espíritu
tiene fácil el contagio,
porque la fuerza que lleva,
libertad le ha quitado.

No es como querer a Dios
y al Prójimo ir buscando.

Que Dios te deja actuar
hasta en contra de su Mando.

El que está haciendo este vivir,
ya está para Dios enterrado.

Dios deja la Libertad,
para el bueno y para el malo.

Para el malo,
que el mal se lo hace a él.
Y para que el bueno se haga pastor
y acarree al Tribunal del Cielo.

Los que persiguen a Dios,
no pueden venir Aquí,
y Dios los juzga desde el Cielo.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C4

miércoles, 15 de marzo de 2017

La enfermedad del espíritu

En Sueño Profético hablaban de las muchas enfermedades que puede tener un espíritu. Que el hombre las desconoce porque no tiene al espíritu en primer lugar, porque a Dios no ama. Y al no amarlo, rechaza todo lo que de Él va.

La enfermad el espíritu, mayoría de veces, es contagiosa. Es contagiosa por las razones que equivocadamente pone este enfermo.

Dijo uno:

La enfermedad del espíritu es llevada por el Demonio para retirar de la Gloria mientras vive tu cuerpo. Y después de que tu espíritu la pierda, ya vives Infierno.

El espíritu que no está en la línea de Dios, siempre está en estado de pecado, y su consejo y acción son diabólicos, peligro al que siempre puede al cuerpo llevarlo.

El espíritu enfermo puede estar en estado de ira o quietud, pero se nota del espíritu sano.

El espíritu sano abraza el sufrimiento y retira lo que Dios no tiene mandado. No puede faltarle Caridad, y ya sientes a Dios a tu lado y recuerdas sus Palabras y no puedes disgustarlo.

Si Dios abraza a los niños,
yo tengo también que abrazarlos.

Si Dios levanta al caído,
yo tengo que levantarlo.

Si Dios a mí me perdona,
yo el perdón tengo que darlo.

Y si Dios está en el Prójimo,
yo al Prójimo abrazo.

Desperté, oí:

Tienes que amar a Dios
y practicar su Enseñanza
si quieres vivir su Paz.

Y no irte de su Camino
creyendo que te espera bienestar.

¡Qué lástima que los hombres
no quieran entender esta enfermedad!

¡Con el daño que se hace el que la tenga
y el contagio que puede dar!

Debería el hombre abandonar un poco
la enfermedad del cuerpo
y ocuparse de esta horrible enfermedad.

Y ya quitaría el contagio
y prevendría este mal.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5

martes, 14 de marzo de 2017

Lumbre encendida

En Sueño Profético se vio una calle, que esta calle daba al campo. Antes de terminar la calle salió una mujer y ya siguió este diálogo que hubo cuando vivió con Cuerpo Dios, el Salvador de los Hombres.

Dijo el Mando de Dios:

Esta mujer, que el Poder de Dios la ha vestido con el traje de la carne, salió un día de su casa y Le hizo esta pregunta a Dios con palabras que no se oían muy bien porque el llanto cogía preferencia a sus palabras.

Estas fueron sus palabras:

   –Maestro, ¿qué tengo que hacer para que yo tenga presente tus Palabras y las diga a mis hijos y a mi marido para que se oiga hablar de Ti en mi casa, que ya se habla de todo, pero tus Hechos no se nombran para nada.

El Maestro se paró –porque siempre hacía parada que era Enseñanza– y dijo:

   –Mujer el que habiéndome conocido y teniendo contacto con mis Discípulos lo perdiera, dando preferencia a su tiempo para gastarlo fuera de mi Enseñanza, ya queda lumbre encendida, pero no calienta”.

   –Tú no oyes mis Palabras, y tu lumbre no calienta, no da chispas y no se acercan
.

Desperté, oí:

Esta mujer, cuando llegaba la noche, quería acortarla para que pronto amaneciera el día.

Ya tenía hora pillada para ir al sitio que el Maestro pasaba o sus Discípulos.

Luego, a sus hijos y a su marido, lo contaba, transmitiendo el Amor que ella sentía.

Todo esto le quitó una mala compañía, que le presentaba hechos, y tiempo ya no tenía.

Después de la respuesta que el Maestro a su pregunta le da, ya sus tres hijos y el marido al Maestro van a buscar.

Cuatro “lumbres” se encendieron con las lágrimas que ella llevó al Maestro.

Ella tenía sufrimiento de ver la casa tan fría, de no oír a sus hijos y a su marido repetir Palabras que días antes había dicho el Maestro.

No puedes amar a Dios y dejar de amar por falta de tiempo.

Esto llega a condenarte o a vivir en un grande sufrimiento.

Ten la Imagen de Dios Hombre en la Tierra o en el Cielo, y escribe con letras grandes que ya no te falta tiempo.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C3

lunes, 13 de marzo de 2017

Árbol torcido

En Sueño Profético decían:

El que enseña a leer,
ya cobra un buen dinero.

El asesor que asesora,
el sabrá cual será el precio.

Al médico y al cirujano,
hay que pagar con respeto,
y hacerles un buen regalo
en la primera ocasión que veas!

Todo lo que sea enseñar cultura
y remendar la carne del cuerpo,
tiene cifras elevadas
que el hombre paga contento,
y siempre dando las gracias
al médico y al maestro.

Pues si esto es así,
¿cómo debería razonar
ante esta Sabiduría,
que es gratis,
te la ofrece Dios
y te sirve para no perder la Gloria,
para verte siempre vivo,
para enseñar a más hombres
que sigan este camino:
cultura para la carne
y cultura para el espíritu?

Dijo uno:

El hombre, si cuida el cuerpo y abandona el espíritu, es joya que has tirado por preferir el estuche. Pues mucho más diferencia es abandonar el espíritu y preferir la materia.

Desperté, oí:
Se debe educar el cuerpo
a la ley que dé el hombre,
¡pero que esté Dios primero!

Y que la ley que dé el hombre
sea detrás de los Mandamientos.

Pues enseñanza sin Dios,
nunca será de provecho.

En este arrobo hablaban
de la cultura del espíritu.

Preferencia a la cultura del cuerpo,
es crecer árbol torcido,
que cuando ya se hizo tronco
todo lo vieron torcido.

Que no fue culpa del árbol,
que fue, que no tuvo cuido.


***

Libro 22 - Investigaciones a la Verdad - Tomo III - C2

sábado, 11 de marzo de 2017

El vendedor de telas

En Sueño Profético decían:

¡Qué alegría tan grande es que donde esté el sufrimiento lo vayas cambiando por alegrías! Esto, en todos los sufrimientos. El sufrimiento crece y se agranda por el que no sufre ni cree que nunca le va a llegar sufrimiento. En el sufrimiento tienes que ofrecerte a Dios para ir quitándolo y que te enseñe a quitarlo, y ya tú irás enseñando. Esto, sin Dios, no vas sufrimiento quitando, al revés, lo vas agrandando. Todo es no creer que la vida que ahí tienes sea cerillo, que antes de que lo enciendas, se apaga.

Dijo uno:

Yo voy a decir cómo era mi pensar cuando mi espíritu vivía en el cuerpo: mis amigos me decían, en vez de mi nombre, “ya viene el que sabe que se muere y no le falta alegría”.

De niño, diagnosticaron que no duraría 10 años. Esto se lo dijeron a mi madre cuanto tenía 3 años. Pues llegué a los 70 y no murió mi cuerpo de lo que el hombre me vio. La culpa de no poder vivir era de mi corazón. Tenía que enterarme yo, pero a mí la pena no me llegó. Con un vendedor de telas, que a mi familia quería, me coloqué. En el carro me subía, y cuando él en las casas entraba, yo vigilaba las telas y el mulo. Cuando él murió, yo quedé de vendedor y en muerte no pensaba. Hacía mi vida buena y siempre en Dios pensaba.

Desperté, oí:

Iba vendiendo telas,
quitando sufrimientos
y dejando alegrías.

Dios manda que hoy diga
cómo yo viví la vida.

Todos me conocieron
por este nombre:
“ya viene el que sabe que muere
y no le falta alegría”.

Las penas iba achicando
y dejaba la alegría.

Tienes que saber recibir
las penas y las alegrías.

Pero si llevas a Dios
en lo íntimo de tu vida,
ya le puede, al sufrimiento,
la alegría.      
    

***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C3

viernes, 10 de marzo de 2017

En el Prójimo estoy Yo

En Sueño Profético decían:

Si no amas a Dios, tú no puedes ir por el Camino de Dios. Si no amas a Dios, te molestará el ruido que la Gloria te pidió, que esta petición de Gloria es levantar al caído, y ya contentas a Dios.

Si no amas a Dios, no vives Prójimo. Que esta palabra Él la nombró para decir: “Allí estoy Yo”. Y también dijo que estaría donde dos hablaran de Él. Pues si esto Él lo dijo, ¿por qué tan pocos practican este Evangelio?

Dijo uno:

Yo creo que donde hay Amor a Dios es porque tú Amor a Dios Le tienes. Todo el que ama a Dios, de Dios, responder tiene, porque Dios está esperando que el hombre Lo llame. Lo llame sin desafío, que es el llamar que mayoría hacen. Que a esta llamada, Dios, de Dios no hace.

Si Dios usara el Poder para el desprecio y los insultos del hombre, la Tierra se hundiría con edificios y torres, y el mar subiría sus olas mucho más que las torres.

Desperté, oí:

Dios sólo le pide al hombre que se ame como Él lo ama.

Y el hombre responde quitando vida sin llegar muerte.

Dios te dice lo qué es pecado en sus Diez Mandamientos, y el hombre quiere reformarlos.

Que esta reforma la vive el que vive en el pecado.

Dios te dice: “En el Prójimo estoy Yo”.

Si el hombre amara, iría al Prójimo, levantaría al caído que se encuentra caído por falta de comida o de palabras que espera el espíritu.

Piensa lo poco que pide Dios para lo que Él darte quisiera.

Pero si tú no Lo quieres, Él, siendo Dios, no te trae Aquí la fuerza.

Piensa que hoy has nacido, y ya empiezas vida nueva.

Y vivirás la alegría que no tiene compañera.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C4

miércoles, 8 de marzo de 2017

Vivir la vida al trote

En Sueño Profético decían:

El hombre precisa pensar en la muerte como medicamento para el espíritu.

El hombre precisa, unos minutos al día, dedicarlos a este pensar:

A la persona que más quiero,
la muerte le llegará,
y a mí me estará esperando
donde no puedo pensar,
porque de Dios viene el Mando.

La muerte te quita todo
y a los más grande te lleva.

La muerte quiere que pienses
que a lo que tú eres dueño,
mañana otro dueño llega,
por la ley que ha puesto el hombre,
que su nombre es herencia.

El hombre tendría Paz
si cada uno tuviera,
hasta el día que viviera,
que valorar la silla
sin que el asiento se rompiera,
hasta un tope de 90,
aunque a esto pocos llegan,
pero para que vivieran seguros
de que asiento no les faltaría
mientras pisaran la Tierra.

Luego, para qué querrían nada,
sin en esta Vivienda Eterna
no te hace falta de nada.

¡Es la lucha de los hombres
tener
para dejar luego herencias!

Dijo uno:

Que mayoría quisieran dejarlas
debajo de la tierra,
pero ya no tienen fuerzas
cuando este pensar llega.

Desperté, oí:

Muerte pensando en Dios,
ya piensas de otra manera.

Te sobra lo que otro dice
que escaso le llega.

Te aparta de las miradas
que a otros atormentan.

Y no deseas aquello
que tú mueres y ahí se queda.

El hombre es necesario
que piense en la muerte,
para ahorrarse trabajo
y que su espíritu salve.

¡Qué cierto
que el no pensar en la muerte
te hace perder la Gloria
y vivir la vida al trote!

Queriendo lo que más dure
y lo que más dinero cueste.

Quítate la esclavitud
que lo material te pone.

Y no luches para tener
lo que en la Tierra se queda.

Pues el trote de esa vida,
cada día será más fuerte.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C3

martes, 7 de marzo de 2017

En el Prójimo está Dios

En Sueño Profético decían:

Si al Prójimo lo cogiera el hombre como algo de su cuerpo, el mundo ya no viviría la mitad de sus sufrimientos.

Si el Prójimo, para el hombre, fuera dolor en su carne, no dejaría de buscar medicina para curarse.

Dijo uno:

Para vivir Prójimo tienes que sentir a Dios, y ya traes a tu memoria: “En el Prójimo está Dios. Yo ya no vivo tranquilo si Prójimo no vivo yo”. Pero es tan difícil sentir en ti el dolor del que dolor está viviendo, que si no amas a Dios, tú no puedes comprenderlo.

Desperté, oí:

¡Qué cierto que si el hombre viviera Prójimo, el sufrimiento quedaría paralítico y extrañaría el oír: “Yo puedo quitar sufrir, pero ese sufrir no es mío”!

El hombre cura cojera
cuando ésta está en su pie.

Y no se acuerda del cojo
que no se puede mover.

El que cree y ama a Dios,
hay veces que se olvida de él.

Y Dios le sale al encuentro
dándole el pago que nadie ve.

Que luego ya lo va viendo
el que pone Amor y Fe.

Tráete al Prójimo a vivir
dentro de tu mismo cuerpo.

Y ya di: “Yo sirvo a Dios
y achico los sufrimientos”. 


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3

lunes, 6 de marzo de 2017

Dios permite, por ser Dios

En Sueño Profético decían:

Si Dios retirara su Permitir, el mundo lo acabaría en un momento. Tardaría más la palabra, que dejarlo todo muerto y derrumbado en el suelo. Y luego acabaría con el suelo. Dejaría la profundidad, que su nombre es Infierno.

Dijo uno:

El hombre, al Permitir de Dios, le llama “Dios quiere”. Dios nunca puede querer que se pierda lo que Él tanto quiere. Que hizo el mundo por él. Pero si el hombre no Lo quiere, le deja su Permitir y sufre el desprecio del hombre.

Si el hombre no se enfermara
ni contara que se muere,
no sujetaría las manos
aquel que fuera más fuerte.
Y contaría normal:
“Me insultó y le di muerte”.

Igual forma las guerras y deja los campos llenos de hombres con buena vida en su vivir y en su carne. Pues éstos caen a montones en los campos de batalla. Y lo ve y lo cuenta normal el hombre.

Desperté, oí:
Aprende a amar a Dios,
y nunca dirás “Dios quiere”
en lo que el hombre haga mal.

Dios quiere que sus Palabras las vivas
hasta que te llegue muerte.

Dios quiere que la reforma
la haga el hombre
en aquello que más cunda
que el espíritu no muere.

Dios permite, por ser Dios,
pero si tú a Él lo quieres,
te enfrentas al Permitir,
y al Permitir tú le puedes.

Dios quiere que el hombre viva,
el tiempo que esté en la Tierra,
la presencia de esta Vida.

Si el hombre amara a Dios,
no usaría su Permitir,
porque sabría que era
hacerle a Dios sufrir.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4

domingo, 5 de marzo de 2017

El hombre lleva dentro algo que le empuja a ser bueno o malo

En Sueño Profético decían:

Si el hombre pensara en este Mundo, por fuerza pensaría la responsabilidad que tiene el día que muera su cuerpo y las cuentas entregue.

Si el hombre pensara en este Mundo, vería que lo que el Elegido dice es un Mando con la orden de su divulgación.

Si el hombre pensara qué es esa vida, tendría que pensar que hay otra.

Esa vida sólo sería árbol sin raíces, fuente siempre seca. Todo se vería ya de otra manera.

Dijo uno:

El hombre lleva dentro algo, que lo lleva a otro Mundo, bueno o malo, según él lo crea.

Si está haciendo el bien, sabe que Dios lo espera. Si está haciendo el mal, no puede pensar en la Gloria, porque a él lo guían en esas acciones espíritus que están a la contra. Pero dentro lleva fuerzas de otro Mundo.

Si sólo ése hubiera, todo sería igual, como el animal, doméstico o fiera. Pero al final, todo quedaría debajo de tierra.

Desperté, oí:

El hombre lleva dentro algo que le empuja a ser bueno o malo.

A ser bueno te lleva la Libertad de Dios. A ser malo, su Permitir.

Decían mucho en este arrobo, que el hombre llevaba dentro algo que le hacía pensar que hay otra Vida, y que para esa Vida tenía que haber otro Mundo.

Que esto lo pensaba el bueno y el malo, por el Poder que Dios de Aquí mandaba para el que quisiera el Perdón.

Primero, despreciar el mal. Y luego, pedir el Perdón.

Dios elige para mandar hoy su Comunicación.


***

Libro 22 - Investigaciones a la Verdad - Tomo III - C3

viernes, 3 de marzo de 2017

Es fácil amar y difícil enseñar

En Sueño Profético decían:

Es fácil amar y difícil enseñar.

El Amor a Dios te da palabras fáciles de comprender, pero si el que las oye no ama, o sufres o retiras tus palabras, pero silencio no pones, porque el  Amor te exige. El Amor, cuando es de Dios, él te obliga a que lo tengas en aquello que es de Dios.

Este Amor nunca te cansa. Por crecimiento que tenga, eres tú la que más pides, creyendo que se te acaba.

Yo tenía días tristes, y me ponía de rodillas y el silencio me ayudaba, y ya oía palabras que en mi celda quedaban conmigo hasta llegar la mañana.

Este Amor, al que lo siente, se le nota en las palabras, se le nota en el cansancio, que verás que en él no acampa. Se le nota en la alegría que siempre lleva en su cara. Y se le  nota en la Fuerza, apartando timidez que el Demonio te pusiera. Este Demonio maldito me esperaba dentro o fuera de la casa que yo iba para cundir mis éxtasis. Si me esperaba en la puerta, a mí me ponía palabras para que yo las dijera. Y si ya estaba dentro, él mandaría a uno para que daño me hiciera.

Desperté, oí:

¡Qué vida más trabajosa
tienen que llevar aquellos
que a Dios por dentro no sientan!

Este Amor ya lleva Fuego,
que prende pero no apagan.

Este Amor lo notas tú
cuando ves que no hay nada
que te calle estas Palabras.

Yo hablaba y no veía
al que oía mis palabras.
Yo me subía de voz,
y otras veces era tan humilde,
que yo misma me asustaba.

Este Dios te hace que seas
según con aquel que hablas.

Este Dios te manda Amor
que sirve para Enseñanza.

Este Dios te manda Fuego
si tú Hoguera ya preparas.
Y este Fuego sigue lento,
pero subiendo las Llamas.
El que no sienta este Fuego,
todo lo de Dios le cansa.

Yo me sentía el Fuego,
porque nunca me cansaba.
Si el cansancio
me detiene las palabras,
sería mi Lumbre apagada.

¡Ay Fuego que está conmigo,
y más altas son sus Llamas!

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C3

jueves, 2 de marzo de 2017

En mi espíritu, primero

En Sueño Profético decían:

El hombre no valora lo de Dios porque no Lo ama.

El hombre no valora la oración del que Dios manda, porque no Lo ama.

Si el hombre amara a Dios, una petición de Dios jamás podría negarla.

El hombre, en el gran apuro, busca al que Dios manda, le pide y hasta le exige que la petición sea larga, y le llora por el sufrir que nadie en la Tierra puede hacer nada.

Dijo uno:

Haz un pensar en las peticiones que has hecho, y haces, para el sufrir achicar. Seguro que si las cuentas, juntaras muchas docenas que no tenían remedio y hoy se encuentran remediadas.

Esto no lo piensa el hombre porque le falta el Amor. Si amara, comprendería y lloraría el negarlas.

Dios no te pide imposibles, porque al pedirlos, obstáculos quita ya. Pero respeta y te deja entera Libertad.

Pero piensa que si amas a Dios, no puedes negarle nada, porque todo lo que tienes, Él dejó que a ti llegara.

Desperté, oí:

Si hiciera un recuento el hombre
de lo que da al Elegido
y de lo que de él recoge,
no se atrevía a decir “no”
sin haber oído pedir.

Una vez de oír sufrir
para quitar donde fuera,
si el quitar estaba en ti,
sufrir quitabas por fuerza.

La presencia del Elegido
da ganancias tan solo con su presencia.

Pero más ganancias da
cuando tú dejas la Tierra
y tuviste su amistad.

¡Qué cierto que si amaran a Dios,
valorarían la amistad del Elegido,
y harían pensar: “cuánto bien
llevo yo ya recibido”!

“En mi espíritu, primero,
en mi cuerpo
y en lo que creo que es mío”.

Porque Dios puede, de momento,
prohibir al Elegido
que donde no amen a Él,
cementerio sea el sitio.


***

Libro 21 - Te Habla el Profeta - Tomo III - C2

martes, 28 de febrero de 2017

Pon a Dios lo primero y no te pongas castigo

En Sueño Profético decían:

Si los que dicen que aman hubieran cogido lo espiritual como esto material que el Elegido vive, ya estarían estos Escritos, dictados en la Gloria, donde deberían estar. Lo mismo que el Elegido pidió ser Elegido con su comportamiento, para dar Enseñanza de seguir el Camino de Dios, lo mismo piden cuando Dios aparta.

El que puede llevar lejos Su Palabra y la deja después de lo del hombre, éste Le pide a Dios ser apartado, porque a Dios no Le sirve.

Dijo uno:

Deberían vivir con miedo los que pueden servir a Dios y se alejan del que Dios le da poderes para que diga: “Esto es Evangelio no leído, de la Palabra que Dios dejó escrita”. Este Evangelio es dicho al espíritu, dejando sin mando al cuerpo. Que luego obedece cuando el espíritu oye el Dictado para que quede justificado el arrobo.

Desperté, oí:

Son los que más pueden los que guardan el poder para servir a Dios.

Éstos, jamás podrán ser Elegidos, diciendo: “Me habla Dios”.

Tiene poco escondrijo decir “amo a Dios” y que Dios espere que tú quieras servirle.

Espera, por no hacer de Dios con la fuerza del castigo.

A Dios se Le ve más el Dios en el Amor al hombre y en el Perdón.

El castigo, el hombre lo busca, pero no va de Dios.

De Dios va la Libertad a lo que el hombre quiere, que es no servirlo ni quererlo.

Éste es el castigo mayor que tiene el hombre, si hace stop en su pensamiento.

Lo demás no es castigo, si a Dios llevas de Compañero, que esto lo sabes tú sin decirlo.

¡Pon a Dios lo primero y no te pongas castigo!


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C6

domingo, 26 de febrero de 2017

Esa vida es tan corta, que no te da tiempo a pensar

En Sueño Profético decían:

El hombre que vive apartado de Dios y persigue sus Palabras apartando a más, es rueda sin motor cuesta abajo, que al final se estrella. El hombre pone su tiempo en lo que no le responde ni le sirve para cuando abandone el cuerpo.

El hombre no piensa, cuando se va el día, lo que en la noche le espera. Y si ve amanecer un nuevo día, debería pensar: “¿Tendré la noche como tengo el despertar?”. Y también admitir este pensar: “¿Se negará algo de mi cuerpo a servirme hasta esta noche llegar? ¿Tendré que encamar mis fuerzas por negarse a de mi cuerpo tirar?”.

Esto es un insignificante pensar, de tantos que se podrían dictar.

Dijo uno:

La muerte va con la vida,
sin un segundo faltar.

Aquel que no piense en ella,
retirado de Dios está,
porque el contacto de Dios
te hace en ella pensar.

Que este pensar tranquilo
te enseña a vivir Paz,
a que pienses en los vivos
que hace tiempo muertos están.

Que unos, viviste con ellos.
Y tros, la historia
te recuerda lo que fueron.

Desperté, oí:

Cuantas más palabras oyes en la Gloria, más te extrañas cuando ves que les dan importancia a algunos hombres y les cuelgan medallas que no sirven para este Reino, cuando ves que a Dios no nombran y ellos se cuelgan méritos.

Nombraban vida y muerte:

Vida, que con Dios no llega muerte. Y muerte, que sin Dios, Vida se pierde.

Si la vida del cuerpo fuera eterna como la del espíritu, ya Dios habría acabado el mundo.

Pero haz este pensar:

“Esa vida es tan corta, que no te da tiempo a pensar”.

Piensa en la Vida que es Vida para estar siempre con Dios, y ya si llega la muerte, es muerte para el que la vivió y al cuerpo le dio sepultura.

Si el hombre aprendiera y enseñara esta asignatura, ya vería esa vida corta, torpe y sucia.

Y lo haría todo bien hecho, pensando: “La muerte llevo dentro de mi cuerpo, y tiene que presentarme a Él, que yo sin Él ya muero”.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C3

sábado, 25 de febrero de 2017

Cuando una oveja se aleja

En Sueño Profético decían:

Amar a Dios sin seguirlo,
es amor con falta de Amor.
Y amarlo y seguirlo,
guárdate la explicación,
que el Amor ya está hablando,
aunque no oigan tu voz.

Este Amor tiene que estar
siempre haciendo guardia al Cielo,
y aquello que sea de Dios,
has de cumplir lo primero.

Dijo uno:

Con ese rebaño ahí en la Tierra,
¡cuánto sufre Aquí el Pastor
cuando una oveja se aleja!

Sufre, porque no es Pastor
que grita ni tira piedras.

Sufre, porque no quisiera
que ninguna se perdiera.

Y sufre, porque no quiere
que su Mando el hombre haga
como dictador que dicta,
que si no cumple su mando,
lo encarcela o lo mata.

El buen pastor avisa al rebaño,
y tira la piedra sin que haga daño.

Ya, si tú te vas,
tú te haces el daño,
y vivirás con esta estampa
el día que te llegue la hora
de abandonar la Tierra:
“Yo dejé el rebaño,
y ahora estoy sin Pastor,
sin Gloria y condenado”.

Desperté, oí:
Si amas,
no puedes amar sin seguir.

Si amas,
al Mando te sale el sí,
y si no oyeras Mando,
ya no podrías vivir.

Ésta es la diferencia
que tú puedes valorar,
para pensar:
“yo no amo,
y a mí me falta el amar”.

El que el Mando de Dios coja dirá:

Señor, quiero estar en tu rebaño
y no me quiero apartar.

El día que no me mandes,
estaré muerto,
aunque me vean andar,
porque tu Mando es Vida,
y en tu Mando
ya me das Eternidad.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2

jueves, 23 de febrero de 2017

El Amor a Dios al hombre

En Sueño Profético hablaban del Poder de Dios, de su Sabiduría, del Amor tan grande que le tiene al hombre.

Ya sigue Teresa de Ávila:

El que su Amor sienta,
tiene que hacerlo sentir
a gente mala y a gente buena,
que a veces este sentir
te hace pensar:

“Yo no quería a Dios,
aunque nadie lo supiera,
cuando de Él me tapaba
y le huía a las penas
que yo podía socorrer
y me alejaba de ellas.

Tengo que cambiar mi vida
y entregarme,
para que todos lo vean,
que mi Amor a Dios es tan grande
que ocultarlo no pudiera”.

Estas confesiones me hacían
que yo contestara,
y si no daba mi nombre,
ya sabían quién hablaba.

Yo nunca llegué a decir:
“Señor, yo estoy cansada”.

Yo no podía estar en reposo
por la fuerza que me empujaba,
para que todos oyeran mi nombre,
y luego, si sentían Amor a Dios,
me llamaran.
Y el que ni lo sentía ni quería,
de palabras me maltrataba.

Yo, las veces que lloré,
no eché por mí las lágrimas,
las eché por el que a mí
me mandaba con sus Palabras.

Desperté, oí:

Cuando por dentro te sientes
este Amor con tanta Fuerza,
tanto Fuego, y tanta alegría,
ya lo ves todo inservible,
si no es para acarrear
a esta Vida.

A mí me veían rara
en opiniones que me pedían.
Si no me nombraban a Dios,
ya diálogo no había.

Yo tenía que dialogar
para contagiar mi vida.

Yo tenía que estar hablando
de mis éxtasis dormida.

¡Ay Sueños que yo pedía
para que Dios me riñera,
si no debía de ser
de aquella forma que era!

Yo primero decía:
Sueñas despierta,
y no mandas en tu acción
y te quedas como muerta,
viendo y oyendo,
sin yo poder contestar
para recoger respuesta
que yo luego quería dar.

El que tenga este contacto,
más habla después de muerta.

Porque muerta ven ahí,
la ropa de Vida Eterna,
que es la vida que viene Aquí.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C6

miércoles, 22 de febrero de 2017

Las cosas de Dios no admiten disculpa

En Sueño Profético decían:

Hay cosas que tienes que ocultar, y hay cosas que tienes que publicar.

Dijo uno:

Este Escándalo que está en silencio, no es Querer de Dios, es Permitir.

Dios se hace Hombre y vive entre el hombre, no exige que Lo quieran. Pero sí dejó al descubierto al que Lo quería, al que Lo buscaba y al que Le dio desprecio cerrándole la puerta cuando Él pasaba.

Había veces que enviaba a los Discípulos por otro lado, y había veces que los hacía que fueran por otro lado para que los vieran y el remordimiento rompiera la disculpa que había puesto la indiferencia.

Las cosas de Dios no admiten disculpa cuando no hay Amor.

Desperté, oí:

Dios manda Palabras que queden escritas para el que quiera estudiarlas.

Pero el Elegido da sentir sin palabras, que el sentir compone Palabras que van de Aquí.

Este contacto de un espíritu que aún tiene materia, no pueden compararlo hoy con ninguno.

Por ser de Dios este Caso, se ha repetido varias veces que hoy es único, y por ser único, el hombre pone la indiferencia y pone al descubierto lo poco que a Dios ama.

No puedes amar, no buscando y pasando por la puerta del Amado y no entrar.

Cuando este Amor sea por Dios mandado.

¡Qué cierto que hay cosas que tienes que ocultar!

Pero ésta tienes que publicar.

Si hubieras intentado ocultarla, no llegan a doce los Arrobos, y Dios te hubiera retirado el Mando.

Amor y Obediencia han ido aumentando el Mando.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C3

martes, 21 de febrero de 2017

Con pocos hombres buenos, no se conocería "hombre malo"

En Sueño Profético decían:

Te da tanta Paz en tu espíritu cuando has hecho el bien, que ya no piensas nada más que en hacer el bien por donde ves que el bien esperan.

Dijo uno:

Yo me crié siempre oyendo que no había ahorro que luego te diera, en la enfermedad o en la vejez, más renta que haber vivido siempre haciendo el bien. Pero que el bien llevara a Dios, llevara el bien que hacías. Y al que lo recibía, hacerle ver que el bien iba de Dios. Pues tanto practiqué esta forma de vivir, que cuando fui hombre y ya tuve mi vida independiente, y mis padres veían que ya tenía mi sueldo, nos juntábamos unos amigos, y el número doce éramos, o sea, doce. Nos propusimos que donde hubiera sufrimientos, achicarlos; donde hubiera hambre, llevar comida; y donde los chiquillos estuvieran tristes, llevar juguetes que les dejaran la tristeza por los suelos y la alegría acampara en sus caras. Las caras de los abuelos también cambiaban.

Desperté, oí:

Doce amigos fueron suficientes
para que el pueblo cambiara.

Cada uno iba cundiendo
las necesidades dónde estaban.

Había algunas necesidades chicas,
que si no se quitaban,
el pecado buscaban.

Dios nos mandaba la ayuda,
y algunos daban
sin darle importancia.

Pero nuestras caras,
antes de hablar,
daban las gracias.

Todo es oír y practicar
la Palabra de Dios.

Y sintiendo su Presencia,
ya reciben y ven a Dios.

Con unos pocos hombres buenos,
buenos de Dios,
se borraría y no se conocería esta palabra:
“hombre malo”.

Porque el bueno le quitaría
el crecimiento a lo malo,
con el abono del bien ir dando.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C3

lunes, 20 de febrero de 2017

Vete al campo y a la gran capital, y piensa: ¿quién mueve todo?

En Sueño Profético decían:

Vete al campo y a la gran capital y piensa: “¿Quién lo mueve todo?”.

Mira al mar y mira al cielo: ¿quién podría, sino Dios, llevar esta agua lejos, y resucitar las tierras que sedientas están muriendo?

El hombre tiene que pensar que todo baja del Cielo. Baja Bendición de Dios, para espíritu, primero. Y baja la Libertad para que tú a Dios Lo quieras o Le des desprecio.

Dijo uno:

Si el mar, la lluvia, el aire y el trueno tuvieran Libertad como el hombre, haría tiempo que el mundo estaría acabado, como cuando Dios lo hizo sólo con Cielo.

El aire, el agua y el trueno son los tres personajes que al hombre ponen silencio, después de que uno de estos tres personajes hable con la fuerza y el poder que nadie puede quitarle.

Desperté, oí:

Puedes ver estos tres personajes
en bravura o en lentitud muerta.

Pero piensa
que llevan la misma fuerza.

Esto es Poder de Dios sin Libertad,
como al hombre deja.

La Tierra, el agua y el aire
son con los que el hombre no se enfrenta.

Este Mensaje se titula:
“Vete al campo y a la gran capital,
y piensa: ¿quién mueve todo?”.

Tienes que pensar muy poco
para que mires al Cielo
y te veas como microbio.


***

Libro  24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C2

domingo, 19 de febrero de 2017

Agua que brota del Cielo

En Sueño Profético decían:

No puede ser, creer en este Venero, que el Agua brota del Cielo, y no venir a beberlo y a llevarte Agua. Agua que puede servirte para el sediento que vive sin esta Agua porque no supo el sitio que Dios hace Manantial con sus Palabras. No puede ser creer Aquí y no acudir. Si no crees es porque no amas y no conoces estas Palabras. Pero no llames a Dios cuando te llegue el momento de angustia o desesperación que tú mismo te pusiste retirándote de Dios.

Dijo uno:

El que puede acudir donde Dios habla –aparición con justificantes para saber verdad o mentira– y no acude, ¿cómo puede luego pedir a Dios que lo oiga cuando necesite ayuda en lo que a él le convenga? Debería darle miedo, si pensara cuál puede ser la respuesta.

Desperté, oí:

Dios no habla
para que el hombre no acuda.

Dios no habla
para que quede en mentira
esta Grandiosa Enseñanza.

Dios no obliga
a que Lo quiera el hombre,
porque Dios no necesita
lo que pueda darle el hombre.

¡Tiempo que pasó y no vuelve
para el que se cree importante
para decir que Dios calle!

¡Hombres sin miedo a lo Eterno,
cuando ahí dejen el cuerpo!

¡Hombres que viven de espaldas
a este Venero Divino!

¡Hombres a los que llega la noche
sin pensar:
“Puede que sea la última
y todo en la Tierra deje,
lo escondido
y lo que ven todos los hombres”!

Manda la Gloria que dicten
que a aquél que viva de espaldas,
no se obligue a que presente la cara.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C5

sábado, 18 de febrero de 2017

Aprende a conocer el engaño

En Sueño Profético decían:

Es de pensar y apuntar, que todo el que pueda su presencia estar al Mando del que Dios elige, lo retire el espíritu del mal.

A cada uno le pondrá el paisaje fácil y contento, para poderlo pintar y tener justificantes.

Todo es falta de tener siempre esta Verdad en tu memoria. Y ya, el espíritu responderá dando tiempo y ayuda de sobra.

Dijo uno:

Si para Dios te falta el poder hacer, cuando creas que de Aquí llega el Mando, ¿cómo Dios va a oír tus ruegos cuando, en silencio o llorando, mires al Cielo pidiendo que Dios oiga aquel momento malo que la vida te esté dando?

Desperté, oí:

No admitas palabras en el pensamiento,
de falta de tiempo o de mejora,
si faltas al Instrumento.

El espíritu del mal
pinta paisajes falsos,
que si tú no los rechazas,
contento les pones marco.

Si cogieran un papel,
poniendo nombres que,
por querer mejorar,
este Mando dejaron,
no pondrías un “contento”,
y sí pondrías “fracaso”.

A unos les falta salud;
a otros los domina el tiempo,
haciéndose de ellos amo;
y los que tienen los bienes
se dedican a cuidarlos.

¡Es lástima que a los buenos
los engañe el Diablo!

¡Y se retiren de aquel
que Dios le da sus Palabras a diario!      

Aprende a conocer
a los que presentan engaño.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C7