jueves, 18 de mayo de 2017

Ama a Dios

En Sueño Profético decían:

Si amas a Dios,
tus actos lo van diciendo.

Si amas a Dios,
sale Amor de tu cuerpo,
y tu lengua, con tu acción,
hace servicio a este Cielo.

Si amas a Dios,
este Amor da sufrimiento
cuando ves que el hombre vive
sin la mirada en el Cielo.

El Cielo espera al hombre,
no sólo cuando ha muerto el cuerpo,
el Cielo espera
para dar la antorcha a la oscuridad
que te pone el sufrimiento.

El sufrimiento lo agrandas o lo achicas
según oigas el consejo.

El que vive amando a Dios,
chico te lo irá poniendo.
Y el que está en contra de Dios,
no se cansa de decirte:
“¿por qué también sufre
el que vive siempre
con la Palabra de Dios?”.

Al decir estas palabras,
ya sufre al oírlas
el que ama a Dios.

Es alegría con llanto
cuando quitas sufrimientos,
o cuando no puedes quitarlos.

Desperté, oí:

Si sientes Amor de Dios,
busca sufrir sin descanso,
para quitar el sufrir
donde el sufrir ha acampado.

El sufrimiento te teme
cuando Amor de Dios
llevas en las Palabras,
cuando tú te haces fuerte,
y te traes a tu memoria:
calvario, cruz y muerte.

Corrí montes y senderos,
secando con mis palabras
las lágrimas sin pañuelo.

Había lágrimas que veía
porque caían empujadas
por el sufrimiento,
y otras lágrimas se escondían
y aparecían en mis ojos
cuando yo miraba al Cielo.

¡Ay sufrimientos del hombre,
que los agranda
la falta de Amor al Cielo!

¡Ay sufrimiento de Tierra,
que puede solo curarlo
aquel que  a Dios siempre sienta!

Si sientes a Dios por dentro,
ejerce esta carrera.
Yo la practiqué con cuerpo,
y Aquí ya la sigo Eterna.
Si mi nombre no lo doy,
saben que soy Teresa.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C3