lunes, 16 de julio de 2018

“El Nuevo Testamento”

En Sueño Profético decían:

Si lees estos Escritos, ves que van de Aquí dictados. Si observas al Instrumento, ves que hace el mismo Mando que cuando él da mando, con alguna diferencia: poniendo en la protesta, alegría, y en el pensar, a Dios mandando pensamientos de alegría, que Aquí se están dictando: “Si Tú ibas a los mesones y a los campos a buscarlos, ¿quién soy yo para ver mal este Mando?”. Esto, sin haber palabras, Amor a Dios y sentir su Fuerza, te hace querer imitarlo.

Dijo uno:

Es muchos más trabajoso hacer lo que Dios no manda, que hacer su Mando. Puede que alguno conteste: “Yo tengo el Mando de Dios. Cuando voy a hace algo, leo los Mandamientos y ya me siento mandado”.

Desperté, oí:

¡Qué fácil y qué sencilla es la Enseñanza de Dios!

¡Qué cierto que al vivir sus Mandamientos, ya estás mandado por Dios!

Si vives los Mandamientos, trabajo no te costó entender el Evangelio.

Que Evangelio es las Palabras que Dios le dijo al hombre antes de que vieran a Dios con Cuerpo.

Luego, baja a la Tierra y sus Palabras son las mismas.

Pero al vivirlas su Cuerpo, ya Dios le pone nombre:

“El Nuevo Testamento”.

Si lo cumples, ya haces el Mando del Cielo.


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C3