domingo, 29 de abril de 2018

Sin Dios no vive nada

En Sueño Profético decían:

¿Cómo no pensará el hombre, que quiere vivir sin Dios, que sin Dios no vive la tierra, ni el agua, ni el aire, ni el sol, ni el día, ni la noche, que es por lo que vive todo, que vivo lo ve el hombre?

Sin Dios no vive nada.

Dijo uno:

Pues a pesar de todo, el hombre quiere prohibir que el hombre nombre al Dueño de todo. De todo lo que tiene vida, y de lo que tuvo vida, vieron muerto y Vida tiene. Que este momento lo justifica con uno que vieron muerto y Aquí tiene Vida.

El hombre tiene que empezar enseñando con la Palabra de Dios, quitándole importancia a lo de la Tierra y valorando lo del Cielo.   

Desperté, oí:

¿Cómo nombrará el hombre vida
a la vida que quiere vivir sin Dios?

Si tan sólo con nombrarlo,
notas refuerzo de Amor.

La Palabra Dios te da alegría,
te da reparo
y te retira de hacer lo malo.

En la Enseñanza de este Mundo
ofende más a Dios
el que no la enseña
que el que muere sin aprenderla.

Dios deja Libertad
para que el hombre viva
sin a Él quererlo.

Pero no da Libertad
para que no enseñen de su Reino.

Enseña que existe Dios,
y no obligues a quererlo.

Obligar es formar guerra,
y esto no es Ley del Cielo.   

Que el Nombre de Dios
se oiga en los vivos
y en los que creen que están muertos.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C5