lunes, 5 de febrero de 2018

Si Dios no permitiera, estaría el mundo acabado

En Sueño Profético hablaban del Permitir de Dios. Decían que cómo podía pensar el hombre que Dios no permitiera.

Si Dios retirara su Permitir, quedaría ese mundo sólo con tierra. Los mares los secaría para que nada viviera.

Si el hombre pensara lo que a Dios Hombre Le hizo el hombre, no le extrañaría que dejara su Permitir. Su Permitir es para que sirva de Enseñanza, para que el hombre vea que manda a un espíritu con sus Palabras y le permite al hombre que sea despreciado el Lugar que Él manda. Aquí ves que va Dios, porque el hombre no es ésta su actuación.

¿Quién va a dar la llave de su casa y luego va a implorar para que la puerta le abran, quede en el peor rincón y con cortedad pida todo lo que le haga falta? Esto no sólo un día, esto años y años.

El Dueño de los dos mundos permite para Enseñanza.

Desperté, oí:

Si dices “yo amo a Dios”,
desprecia su Permitir
y vive pensando Aquí.      
Y ya te irá la respuesta
de lo que es el querer de Dios
o el Permitir.

Vivir su Permitir
no es vivir amándolo,
como no sea el Elegido
que va llevando su Mando.
 
No confundas permitir
del que te lleva al pecado,
con permitir del que a Dios
sigue en el sufrir y más amando.

Si Dios no permitiera,
estaría el mundo acabado.

Dios permite ahí en la Tierra
por ser corto ese paso
hasta que el cuerpo lo entierras.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C1