domingo, 19 de marzo de 2017

Todo es Permitir de Dios

En Sueño Profético hablaban del Permitir de Dios. Decían:

Hay Permitir de Dios
que tú no sabes quitarlo.
Y hay Permitir de Dios
que tu vanidad,
al Permitir te ha llevado.

Luego hay otros “Permitir”,
que sin querer,
Permitir están usando.

No es lo mismo
que Dios deje el Permitir
al que le hicieron daño,
como al que llevó el veneno
e intentó matarlo.

Dijo uno:

El que vive del Permitir de Dios,
haciendo daño,
que se haga una tarjeta
y se ponga de apellido:
“condenado”.

Hay quien compara con otros
sus pecados,
y esto, sólo Dios Supremo
puede juzgarlo.

Lo que tú sí puedes es,
si eres de Dios,
comparar pecados:
si al pecado fuiste tú,
o a ti te llevaron al pecado.

Y pensar también
en la manera que fuiste llevado.

Desperté, oí:

Hay quien usa el Permitir de Dios
sin que le obliguen ni manden.

Y hay quien lo usa
para de Dios apartarse.

Cuando uses Permitir,
piensa a quién daño le llegue,
y si el daño va de ti,
deja el camino que lleves.

Todo es Permitir de Dios,
pero que este Permitir
sea alabando a Dios, diciendo:

“Señor, si tu Permitir lo cogen
para hacerte a Ti sufrir,
cuanta con mis oraciones,
que yo le puedo al sufrir”.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5