lunes, 24 de julio de 2017

Conoce y busca al Prójimo

En Sueño Profético hablaban de varios temas, distintos unos de otros, pero todos iban al mismo sitio: a que los hombres se quisieran como hermanos y todos adoraran a Dios Padre, ya que Él es el Padre de todos los hombres. Decían:

Si los hombres se amaran, no pecarían, y ya no sufriría Dios al ver que perdían su Gloria. Si el hombre se amara, al oír el nombre de “guerra”, enfermaría. Si el hombre en Dios pensara, no podría haber hambre, ni hombre que no pudiera tener un rincón de casa.

Dios bajó a la Tierra para enseñar lo que era para su Gloria. Para que el hombre, en la abundancia de bienes, mirara al Cielo, y Dios le mandara a la abundancia y cumpliera los deseos con Amor y dando gracias. Luego, está la ayuda al que sufre. Que a éste no le ayuda el hombre porque no ama a Dios y el sufrimiento no comprende.

Desperté, oí:

Si el sufrimiento se viera
como pies que van descalzos,
pocos pies verías calzados.

Todo es falta de Amor a Dios,
que es el que manda
Enseñanza y Mando.

Pero como es Dios,
no obliga,
y ya no hay querer de hermanos.

No conoces sufrimientos,
no sufres
y no buscas al hambriento.

Ama a Dios
y pídele que conozcas
y busques al Prójimo,
que en el Prójimo vive Él.


***

Libro 30 - Investigaciones la Verdad - Tomo IV - C3