martes, 15 de agosto de 2017

Dios del Amor, Dios Justiciero y Dios del Perdón

En Sueño Profético decían muchas veces estas palabras:

“Dios del Amor, Dios Justiciero y Dios del Perdón”.

Dios lo ha dado para el hombre, pero te ha premiado a ti. Todo lo que tú repartes para el espíritu, es Premio para ti. Que este repartir no va midiendo estatura de clases.

Si el hombre pensara esto, aquellos que te conocen llorarían al recibir.

Dijo uno:

Piensa en un simple árbol que, en medio de un campo, grande cobijo te diera. Y luego que vieras al dueño buscando cualquier ramaje que alguna sombra le diera, mientras tú te aprovechabas de lo que del dueño era.  

Esto te hace pensar que Esto no es de la Tierra. Como esto que el Instrumento ya dice sin que lo oiga nadie:

“Señor, el que me mire, Te vea. Y el que Te oiga, no Te olvide”.

Esto es ir dando Premio y guardando sufrimiento.

Dios, Juez Supremo, perdona y manda Premio que la Tierra no daría.

Desperté, oí:

Dios premia al que Lo sigue sin valorar lo que otro tiene y sin a Él culparlo. Dios premia cuando tú das pensando: “Dios lo recibe”.

Dios lo ha dado para el hombre, pero te ha premiado a ti.

Si piensas estas pocas palabras, ves el Tribunal de Dios.

Que tiene grande diferencia con el tribunal que compone el hombre.

Este Tribunal dispone con el Mando que da este Cielo que caiga algún agua en aquello que veas seco.

Pues sembrando y regando, se puede ver tallo nuevo.

Esto, sin Amor a Dios, no intentes el comprenderlo.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C2