miércoles, 27 de septiembre de 2017

No hay ayuda que dé más ayuda, que la Fe y la Esperanza

En Sueño Profético hablaban del ánimo en el camino de Dios:

Si el ánimo te faltara, tú el camino dejabas. Porque el camino es duro porque el hombre lo pone duro, porque no cree en Dios. El ánimo pide Mando, y ya, al cuerpo obliga a que obedezca su Mando. El ánimo es el motor del cuerpo, que lo obliga el Mando del Cielo. Que este ánimo lo despide la Fe, y ya el cuerpo es pluma en mano, que el movimiento lo da la mano, y la pluma escribe lo que tú vas pensando.

Hombres de Fe quería el Maestro cuando Él hablaba y daba Mando. Si Fe faltaba, ¿cómo ver a Él en sus Palabras? El que hacía su Mando con Fe, no podía compararse ni amistad tener con el que oía su Palabra y quería reformarla por creer saber más que Dios, aunque vieras a un Hombre, pero el Dios se veía en esa Carne.

Desperté, oí:

El que creía y Fe tenía, no podía mover un pie sin decir: “Maestro, tu Mando quiero”.

“Ya tengo la Fe preparada. Nada me podrá salir bien si no cumplo tus Palabras”.

“Si las cumplo, vivo Fe y Esperanza”.

El ánimo lo despiden estas dos palabras:

“No hay ayuda que dé más ayuda, que la Fe y la Esperanza”.

“El que esto no lo viva, ¡qué pesada será la carga!”.


***

Libro 28 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo V - C7