lunes, 27 de noviembre de 2017

El Mando de Dios te da Paz

En Sueño Profético decían:

Cuando actúa Dios, se ve abundancia de Paz, aunque sea Paz con alboroto.

Cuando actúa Dios, es Paz o quietud. Que esta quietud la manda la Paz cuando al que le llega quiere que muchos hagan igual.

Cuando actúa Dios, ves que al hombre le molesta esta actuación.

Dijo uno:

El hombre le da valor a todo lo que no sirve Aquí en la Gloria de Dios, que mayoría son dueños, espíritus que no están con Dios. Estos espíritus viven siempre queriendo aquello mejor. No para servirse de ello, sino para que le den más valor, los que puedan, cuando entierren su cuerpo.  

El que vive para Dios no puede darle importancia a lo que Aquí no llegó ni jamás puede llegar.

Aquí llega la oración, que es grande medicamento cuando llega con Amor. Que el medicamento es la respuesta que va de Dios.

Desperté, oí:

Cierto que la Paz trae alboroto;
el hablar de Dios, escándalo;
y el escándalo, el silencio.

¿Por qué no llevar el hombre
que conoce al Elegido,
el Amén en la lengua,
en los ojos y en los oídos?

Llevando Aquí el Amén,
su misión siempre es cumplida.

¡No se dará cuenta el hombre
de que cuando el pájaro vuela,
ya Dios le tiene la rama
para que descanso tenga!

Pues si esto hace con el pájaro,
qué hará con el hombre
que su Mando quiera.

El Mando de Dios te da Paz,
cuando tú crees que el Mando
no es de la Tierra.

Si lo pones de la Tierra,
quita Paz y forma guerra.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C5