martes, 28 de noviembre de 2017

La Fe es confianza de espíritu

En Sueño Profético decían:

Se van a decir palabras para que las tenga presentes el que dice que a Dios ama y el que cree y no ama:

Si a Dios guardas secretos, no crees en su Presencia. Y si pidieras sin Fe, tú dudas de su Poder. La Fe es confianza de espíritu, que nadie la puede ver. La ve el que te la da, cuando tú la pediste con tu forma de actuar. Si la Fe la vivieran como el sediento el agua, abundarían los milagros, y muchas cosas sobrarían que el hombre cree necesarias.

Dijo uno que mucho vivió la Fe:

Sin Fe es duro el camino hasta que tu cuerpo se queda en la tierra, siendo joven o viejo.

A mí, mi Fe me la notaba todo el que me trataba. Primero cogía la carga, y después, ya en la Fe confiaba. Yo intentaba levantarla, pero antes a Dios llamaba y siempre me respondió.

Desperté, oí:

Teniendo Presencia de Dios,
la Fe va creciendo
y todo lo pides sabiendo
que Dios es Presencia
en todos los momentos.

Cierto que si crees
en la Presencia de Dios,
tú mismo guardas
recato a tu cuerpo.

Y si quisieran que hicieras
algo que a Dios enfadara,
pensando que nadie lo sabe,
tú no crees en su Poder:
que a la montaña le hace
que venga a Él.

Fe y Caridad, espera,
que Dios premio te dará.

Con la Fe quitas sufrimientos
y aumentas salario.

Y ya miras al Cielo,
que es lo que manda
milagro y consuelo.

Apréndete estas Palabras
que lleva el Instrumento en espíritu
para que las practique el cuerpo.

Si Dios no fuera Dios,
dejaría esta Vida en secreto.


***

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C6