martes, 23 de enero de 2018

Hazte juez de tu espíritu y de tu cuerpo

En Sueño Profético hablaban del espíritu. Decían:

Si quieres saber si tu espíritu está mandado por Dios o por espíritus que están en contra de Dios, pronto puedes saberlo.

Acción que haga tu lengua, tus pies o tus manos, verás que es Mando de Dios o mando del mismo diablo para apartarte de Dios. Que esto puede ser en actuación violenta o en lentitud de engaño. Pero tú hazte juez y pon la Ley del Cielo y haz este pensar:

“¡Esto no es de Dios, lo que voy a hacer o lo que estoy haciendo!

¡Señor, dame Luz, que la pido y la quiero!”.

Con este pensar sabes si tu espíritu es de Dios o de Satán.

Dijo uno:

El espíritu que no es de Dios no admite la Ley de Dios. Si lo admite sin querer a Dios, es descubierto en todos sus actos. Quiere ser humilde porque con este disfraz engañó, pero pronto es conocido por el que ama a Dios sin palabras. Es conocido por el sentir, que alborota su contacto.

Desperté, oí:

Hazte juez de tu espíritu y de tu cuerpo, y diagnostícate tu espíritu.

El espíritu que tiene contacto con Dios por la aceptación a lo que Dios manda, ve mal el pecado.

¿Que qué es pecado? No vivir la Palabra de Dios, sus Mandamientos, que son el sello de los cristianos.

Si esto no lo vives, tu espíritu está al mando de otros espíritus, y te harán que veas bien todo lo que Dios no ha mandado.

No ha mandado, ¡ni esperes que mande! Porque Dios es Dios, Infinito en Poder y Amor.

Y gran Juez, sin poder vivir con el que no acepte su Mando.


***

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C1