jueves, 13 de diciembre de 2012

Enfermedades del espíritu

En Sueño Profético hablaban de las enfermedades del espíritu. Nombraban también las enfermedades de la carne. Comparaban las curaciones. Decían:

Si el enfermo del espíritu cogiera el medicamento de Dios en Palabras como coge la medicina para el cuerpo, ninguno sería incurable.

El espíritu incurable es el diabólico. El que le hace servicio y está al mando de Satanás, este espíritu está para acarrear al Infierno.

Igual que Dios elige al que Lo ama y antes se ofrece en pedirle Mando, demostrando que todo el sufrimiento fue aceptado, el espíritu diabólico hace daño en cantidad en contra de Dios, y ya está al servicio de Satanás.

Éste no es enfermo ni pecador, éste va retirando medicamento de Dios, para que no sean curados y vivan desesperación, exponiendo su espíritu y cuerpo a la muerte que no es por Dios mandada, y a la muerte del espíritu, que es: no ir a la Gloria.

Desperté, oí:

El enfermo del espíritu
puede curarse
cuando no se niegue
al medicamento del espíritu.

Que éste es:
Palabra de Dios.

Es Palabra y acción.

Si el hombre obedeciera
al Elegido para enseñar,
como obedece al médico de la carne,
no habría ningún espíritu enfermo.

El que no es curable
es el diabólico.

Que antes de terminar un daño,
ya está pidiendo a Satanás otro.


***

Libro 18 - Dios No Quiere, Permite - Tomo III - Pag. 82-83