martes, 27 de septiembre de 2016

El Amor te quitará tus tinieblas

En este Sueño Profético decían:

La divulgación del Mensaje hay que hacerla. Dios necesita a sus Discípulos para cundir su Palabra. Dios empezó divulgando. Dios quería que el mundo supiera que era Dios Hombre y que vivía con el hombre; que recibía la Palabra del Padre, y ésta Él la tenía que comunicar. Hoy quiere que el mundo sepa que habla a través del hombre, como siempre se comunicó. Dios, siempre que le hable al hombre, el hombre nunca podrá esto callar. Si el hombre Esto no lo publicara, Esto no sería de Dios. Obedecer al hombre y desobedecer a Dios, en el Mensaje de Dios, Dios no lo permite.

Desperté, oí:

Si Dios es el que habla, ¿cómo el hombre va a asustar a Dios?

Y si Dios dice: “Que Me ves, dilo”, ¿cómo no va a querer que Esto se divulgue?

Y si es para enseñar, ¿cómo se aprende si no se enseña?

Y si Dios lleva a un espíritu a su Gloria para que sienta esta Gloria, ¿a quién va a temer para que calle?

Este espíritu vive con tal fuerza y tanta Paz, que aquí ves que no interviene el hombre.

Estas Palabras son dichas por Dios y repetidas por el hombre.

Ama a Dios y conocerás sus Palabras.

El Amor te quitará tus tinieblas.


***

Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - Preámbulo