viernes, 22 de diciembre de 2017

El dinero, el cargo y la avaricia son los que retiran de Dios

En Sueño Profético decían:

Es el dinero, el cargo y la avaricia, lo que te ponen delante y ya de Dios te retiras, aunque tú no quieras retirarte. Igual que la enfermedad acerca a pedir a Dios para curarte. Que esto es diferente, porque engaño aquí no hay. Lo que sí puede pasar es que de Dios no se acordaran antes de que el médico dijera: “Esta enfermedad hay, y sin remedio hay que curarla”. Entonces llaman a Dios, y a Santos te nombran porque hicieron milagros que les concedió la Gloria. En esto se acercan muchos, aunque luego se retiren, hasta que oigan decir al médico, que cura no tiene, en otro caso de apuro.

Desperté, oí:

Las Palabras que han dictado al empiezo del Mensaje tienes que desmenuzarlas por temor a que no se enteren.

Que el dinero, el cargo y la avaricia son los que retiran de Dios.  

Que esto es lo que le ponen al que en esto no pensó, pero con disfraz de engaño, para retirar del Camino de Dios.

Para acarrear a Dios no hay engaño.

Para retirar de Dios hay muchos, que te los ponen con la falsedad del mundo material, y ya dejas el Camino.

Tres cosas tiene esa vida para retirarte de este Camino que Dios te puso y tú encontraste. Y una sólo para retirarte:

Querer oír poniendo Amor a lo que Dios hable en un arrobo la noche de antes.

Pide a Dios que veas engaño con los ojos del espíritu, y ya no te retirarán del premio que Dios te ha dado.

Llora antes de que te llegue el llanto cuando el remedio ya se ha marchado.


***

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C5