jueves, 7 de diciembre de 2017

La Confianza y la Fe son inseparables amigas

En Sueño Profético hablaban de la Confianza en Dios. Decían:

Hombre que confía en Dios,
hombre que seguro conocerá la Gloria.

Hombre que confía en Dios,
tiene que vivir su Presencia
en todos sus actos,
y su Nombre pocas veces
faltará de sus labios.

La Confianza te ayuda
a pasar el día con Paz
y ya la noche tranquila,
y esta tranquilidad,
la Confianza te firma.

La Confianza y la Fe
son inseparables amigas.

Si Confianza no hay,
la Fe de ti se retira,
porque la Fe va primero.

Te va pasando el Camino
que muchos no lo pasaron
porque la Fe no tuvieron.

Dijo uno:

Todo el que siga a Dios
tiene que poner la Fe
antes de que se mueva la lengua
y antes de que se muevan los pies.

Porque las cosas sin Dios
hay aceptarlas sin ver.
Tú déjalas que las vea
la Confianza y la Fe.

Desperté, oí:

Si te falta Fe,
tu espíritu está enfermo.

Si Confianza en Dios no tienes,
hay que compadecerte,
si la compasión la quieres.

Si quieres la compasión,
es que curarte tú quieres.

Sin Fe es vivir en túneles oscuros
y sin ver salida.
Si Confianza no tienes,
nunca mirarás Arriba.

Las cosas de Dios
son claras y son sencillas.

Si esto así lo piensas,
siempre mirarás Arriba.

Y esta oración te saldrá:

Señor, si tu Fe y tu Confianza
las llevo de compañeras,
yo acepto tu Voluntad
y mándame lo que quieras.


***

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C1