jueves, 20 de junio de 2013

Tribunal de Dios

En Sueño Profético hablaba la razón y tiraba de la fuerza.

Y dijo uno:

La fuerza sin razón hace atropello. La razón hace que la fuerza le siga y a la razón guarde, y en vez de la fuerza ir primero, va la razón, que es la que vale en las cosas de Dios.

En las cosas de la Tierra, el hombre le da valor antes que a la razón, a la fuerza, por avaricia o temor.

El Tribunal de Dios abre las puertas a la razón primero, y ya la premia con las fuerzas. Por eso, los Enviados de Aquí, que Dios trae para que ahí lleven Visión y Palabras, llevan por delante la razón de la Verdad, y ya fuerzas jamás les faltan.

Dicen Aquí en Gloria, que las fuerzas sin razón, Aquí no llegan. Y que la razón vencida, jamás consiente la Gloria, aunque el hombre a veces diga: “a más atropello, mejor viven; a más malos, más sobras de bienes”. El que haga este pensar, no sabe lo que es la Gloria, no sabe lo que es el Cielo, no sabe que Dios es Dios porque dentro de este Dios está Justicia primero; luego ya está el Amor, y el Perdón lo va siguiendo. Sigue el Perdón al Amor, pero este Amor no olvida que está Justicia de Dios.

Desperté, oí:

El hombre tiene olvidado
que la Justicia de Dios
es Gloria o condenado.

Que la Justicia es el Amor.

Y la Justicia al pecado
que no puede entrar en Gloria,
el Perdón ya lo presenta
cuando el mismo hombre quita
pecado de su conciencia.

Si estudias bien el Mensaje,
aprendes de lo que enseña.

Nunca desees la vida
del que ahí bien vive,
pero perdiendo la Gloria.

Porque Gloria sin Justicia,
ya dejaba de ser Gloria.


***


Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - Pag. 8-9-10