martes, 28 de febrero de 2017

Pon a Dios lo primero y no te pongas castigo

En Sueño Profético decían:

Si los que dicen que aman hubieran cogido lo espiritual como esto material que el Elegido vive, ya estarían estos Escritos, dictados en la Gloria, donde deberían estar. Lo mismo que el Elegido pidió ser Elegido con su comportamiento, para dar Enseñanza de seguir el Camino de Dios, lo mismo piden cuando Dios aparta.

El que puede llevar lejos Su Palabra y la deja después de lo del hombre, éste Le pide a Dios ser apartado, porque a Dios no Le sirve.

Dijo uno:

Deberían vivir con miedo los que pueden servir a Dios y se alejan del que Dios le da poderes para que diga: “Esto es Evangelio no leído, de la Palabra que Dios dejó escrita”. Este Evangelio es dicho al espíritu, dejando sin mando al cuerpo. Que luego obedece cuando el espíritu oye el Dictado para que quede justificado el arrobo.

Desperté, oí:

Son los que más pueden los que guardan el poder para servir a Dios.

Éstos, jamás podrán ser Elegidos, diciendo: “Me habla Dios”.

Tiene poco escondrijo decir “amo a Dios” y que Dios espere que tú quieras servirle.

Espera, por no hacer de Dios con la fuerza del castigo.

A Dios se Le ve más el Dios en el Amor al hombre y en el Perdón.

El castigo, el hombre lo busca, pero no va de Dios.

De Dios va la Libertad a lo que el hombre quiere, que es no servirlo ni quererlo.

Éste es el castigo mayor que tiene el hombre, si hace stop en su pensamiento.

Lo demás no es castigo, si a Dios llevas de Compañero, que esto lo sabes tú sin decirlo.

¡Pon a Dios lo primero y no te pongas castigo!


***

Libro 27 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo II - C6