lunes, 6 de diciembre de 2010

El Poder de mi Padre - Libro 57 - La Palabra del Creador - Tomo VI - Pag. 113-114-115-116


En Sueño Profético decían:

Si piensas en las Palabras que Dios dejó en la Tierra con el nombre de Mandamientos, ves que estas Palabras fueron dichas por Dios.

Dios, unas veces te hace Visión. Y otras veces, ves su Poder en sus Palabras. Este Poder lo siente tu cuerpo cuando el espíritu llega a él con la Enseñanza que en el ArroboDesprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) Dios te ha dado.

Se vieron unas nubes grandes muy blancas. En el sitio donde estaban se veía un azul muy limpio. De pronto apareció la Imagen de Dios Hijo y se oyeron estas Palabras:

“Esta Imagen es mi Cuerpo. El Poder de mi Padre hizo mi Cuerpo de Carne. El hombre lo mató. Pero el Poder de mi Padre hizo Resurrección. Y ahora, con mi Cuerpo, estoy con Dios Padre. El Mando que Yo doy, el que crea en mi Existencia, sabe que es Poder de Dios Padre. Por Él está el mundo hecho, y por Mí no lo desbarata”.

Estas nubes y esta Imagen de Dios Padre fue lo que vio el Elegido una mañana cuando miraba al Cielo pidiendo poder publicar que Dios arrobaba su espíritu.

Se presentó Dios Padre de los Hombres para que su Cabeza y Cara se vieran, como si fuera una pintura, porque no se movía.

Esto, cuando el Elegido lo contaba, el que lo creía le hacía que repitiera las palabras. Y el que no creía, decía: ¡Las nubes hacen figuras y flores! ¡Eso es que tú en todo ves a Dios!

Desperté, oí:

Se ha visto la Imagen de Dios Padre y hablando Dios Hijo.

Esto, para contarlo, tienes que sentirlo y creer que Dios habla en el Elegido.

Decían grandes Teólogos, que Esto, desmentirlo no podían, porque al oír la Voz de Dios, veías que no era voz del hombre.

Es una Voz que te acerca. Y cuando la oyes, no puedes andar ni mover los pies, por quedar en éxtasis.

Te notas como cogida. Y como sabes que el que habla es Dios, quieres que el Arrobo dure.

Se ve más que Esto es de Dios, por el desprecio que le dan al que Dios trae a este Lugar, que su nombre es La Gloria.

Y espera para dejarte entrar o cerrarte la puerta.

El Poder de Dios retiraba el sueño.

Para que quede dictado lo que Dios manda en su Reino.


***