martes, 14 de diciembre de 2010

A los otros no los pasaron - Libro 64 - Hechos de Jesús Perdídos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo VIII - Pag. 15-16


En Sueño Profético decían:

Puede que entre más en la Gloria el que nunca creyó y un día ya cree, que el que siempre creyó y nunca amó. El que no creyó puede pararse un día al oír lo que no cree, cuando oiga hablar de ello. Pero el que cree y no ama se va por otro sitio donde no pueda oír de lo que cree y Amor no siente.

Esta Enseñanza fue dada por el Maestro a sus Discípulos un día que querían ir a una casa a contar del Maestro. Que en esta casa creían, pero no amaban. Y el Maestro les cambió el sitio por el que no creían pero tenían interés de saber el por qué de su Venida, el por qué de haber otro Mundo, y que portándose bien en la Tierra, si había Dios, ya les daría buen sitio.

A éstos, Dios Hombre manda a sus Discípulos para que enseñaran lo que no sabían, y para que les aclararan el bueno de materia y el bueno de espíritu. Y como mayor Enseñanza, su Venida para enseñar la salvación del hombre. Cómo vivir con materia sin separarse de Él y agradando a su Padre.

Cuando les dijo todo lo que tenían que enseñar en aquella casa, también les dijo:

"Ya no volver hasta que veáis que aman mis Palabras y que practican mis costumbres".

Desperté, oí:

En esta casa no creían, y todos quedaron amando.

Hubo menos sin llorar y más veías llorando.

Lloraban de haber vivido tiempo vacío y vano.

Lloraban por haber perdido tantas horas sin buscar al que tanto bien traía, por Dios Padre encomendado.

Si en la casa que creían van los Discípulos hablando lo que en la otra dijeron, a ninguno ven llorando.

Éstos entraron en la Gloria, a los otros no los pasaron.

El que no ama es peor, porque cree y hace daño.

Y no pregunta el saber que ha dicho Dios en su Mando.


***