miércoles, 8 de diciembre de 2010

La fiebre del remordimiento - Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - Pag. 39-40


En Sueño Profético decían:

Si pensaran lo que es un Elegido de Dios, qué pocos se libraban de la fiebre del remordimiento. Que esta fiebre, la conciencia sirve de termómetro del bien o el mal que ha hecho. Si pensaran lo que es un Elegido de Dios, lo bien hecho lo pensarían por si estaba mal hecho, y ya, lo mal hecho no cabía.

Dijo uno:

¡Cómo no valoran su presencia y sus Palabas, si ya van de Aquí a su boca!

¡Cómo no verán que admite lo que Dios también permite, por no disgustar a la Gloria!

No quiere el hombre que Dios haga presencia con su Mando en una carne que Lo siguió y pidió la muerte antes de Enfadarle.

Desperté, oí:

Cada día que amanezca, Dios hará que menos supliques, con tus palabras, al que sepa que eres Elegido.

Decían en el ArroboDesprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) “fiebre de remordimiento” si pensaran lo que es un Elegido.

Un Elegido con estos grandes comprobantes que dicta Dios a los Espíritus.

No puede ser mal trato al Elegido y poder vivir con Paz y diciendo a Dios “Dios mío”.

Si hay Amor a Dios, oyes al Elegido y dices: “Gracias Señor, por haberlo conocido”.

Y si no hay Amor, cuando pienses, esto es verdad, te da miedo hacer el mal al Portavoz del Cielo.


***