jueves, 15 de agosto de 2013

Cree en la Gloria como crees en el cementerio

En Sueño Profético decían:

Si el hombre creyera en Dios,
su vida le cambiaría.

Si el hombre creyera en Dios,
la mitad de lo que hace no lo hacía.

Si el hombre creyera en Dios,
ya creía en esta Vida.

Si el hombre creyera en esta Vida
como cree en el cementerio,
haría por comprar un sitio
con su buen comportamiento.

Que esto sería creer
que enterrabas tu cuerpo,
pero que tú seguías viviendo.

Dijo uno:

Un cuerpo sin espíritu
no tiene movimiento.

Un espíritu sin cuerpo
puede entrar en muchos sitios
y ser de mucho provecho.

Que si entra en un cuerpo
que está al Mando de Dios,
esto es espíritus
al servicio del Cielo.

Los espíritus que no están con Dios,
también cogen aposento
en viviendas que lo llaman
por no hacer Mando del Cielo.

Todo lo que hace el hombre,
que aquí no es aceptado,
es llamada que le hace
a los espíritus malos.

Desperté, oí:

No hay hombre culto ni inculto
que no crea en el cementerio.

O en otro sitio que sepa
que su cuerpo ya en nada quedara.

Que lo retiran del todo
donde él había sido dueño.

Que delante del cadáver
pondrán boca abajo todo.

Por eso, antes de morir,
muy pocos no han dejado testamento,
porque estaban seguros
que les llegaría entierro.

¿Cómo creer en la Gloria
y, sin que cueste dinero,
no procurar a su espíritu
que tenga entrada en el Cielo!

Que esta entrada se consigue
diciendo: “Señor, yo quiero
que mi espíritu contigo viva
cuando entierren mi cuerpo”.

“Dame Luz, que yo rechace
lo que me aparte del Cielo”.

Esto sería creer Aquí
como crees en el cementerio.


***

Libro 19 - Dios Manda en Su Gloria Que Enseñen - Tomo III - Pág. 162-163-164