martes, 20 de agosto de 2013

Cualquier cosa puede durar mucho más que el hombre

En Sueño Profético decían:

Cualquier cosa puede durar muchos siglos. Cualquier cosa puede durar mucho más que el hombre, por endeble y fácil que fuera su rotura. Pero si la cuidas, la puedes tener para muchas generaciones.

El hombre, ya puede tener el cuido que tenga, que llegar a 100 años son pocos los que llegan. Y muchos años antes de los 100, ya no lo puedes contar como hombre para la profesión que tuvo.

Si piensas esto despacio, cambiarás en tu vida material y darás preferencia a la Vida del espíritu.

Esta Vida, si la cuidas practicando lo que Dios dijo, nunca será vida vieja, ni muerte tendrá el espíritu.

Esto, los hombres del campo los ves vivirlo. A las cosas materiales les quitan la preferencia: ni sufren, ni las desean. Ellos, su tierra, su sol y su siembra, componen un mundo de Paz. El ganado, las ovejas y el chirriar o crujir de los troncos les dan la felicidad.

Unos chiquillos que corren con alboroto, que a nadie molestarán, esto es para el espíritu lo que se ha nombrado ya.

Desperté, oí:

¡Qué diferencia tan grande
lo que el hombre cree
que es la felicidad!

¡Cómo comparan
la duración del hombre,
lo pronto que acaba,
comparado con un simple
cacharro de cristal!

Éste, si lo cuidan,
que el cuido puede ser dejarlo
en sitio que no lleguen manos,
te durará siglos y siglos.

Si el hombre esto pensara,
dicen en Gloria
que el hombre cambiaba.

Pisaba el egoísmo
y el querer ser importante.

¡Si esa vida es pregonero
que va pasando aprisa la calle!

¡Aprende de los del campo,
que Paz y felicidad
no se las da el adelanto!

Ellos saben que esa vida
es un camino pasarlo.

Que ellos han de morir
y todo sigue durando.


***

Libro 17 - Investigaciones a la Verdad - Tomo II - Pág. 214-215-216