jueves, 21 de enero de 2010

El Camino

En Sueño Profético vi un camino ancho, y nada había por medio. Iba la gente contenta, pero un contento de ansiedad, de faltar algo por dentro.

Se quitó aquel camino, que es el camino de la vida material, que es camino de momento, y se vio otro camino; éste, estrecho, tenía obstáculos, porque la gente que iba se agachaba a quitarlos. Aquí iba poca gente, pero Dios iba a su lado, por eso veías agacharse y ninguno protestando. Sabían que al final del camino de los contentos, entonces empezaba llanto, porque habían vivido vida, siempre de Dios apartados, sin pensar que el sufrimiento era el camino contento. Porque contento sin Dios, llámale calvario oscuro, cieno que da mal olor, fuerza que te desespera por no ser camino de Dios.

Desperté, oí:

Qué cierto
que el hombre coge el camino sin Dios,
y a esto le llama vivir bien,
vivir contento.

Sin pensar
que el paso por esa vida
tiene un camino estrecho,
con obstáculos
y lleno de sufrimientos.

Pero con Dios a tu lado,
llegan pronto los noventa
Y el camino terminado.

Luego está este Camino,
Ancho, Eterno,
Que el estrecho
Te tenía reservado.


***


Libro 25 - Meditaciones y Palabras Con El Padre Eterno - Tomo III - Pag. 37-38