viernes, 29 de enero de 2010

Serás Más Bueno Cuando Te Preocupes de Los Malos - Libro 83 - Te Habla el Profeta - Tomo XI - Pag. 213-214


En Sueño Profético decían:

Amarás a Dios cuando compadezcas al Prójimo.

Serás más bueno cuando te preocupes de los malos.

Si no haces esto, no te extrañe que Dios no te oiga cuando tú Lo estés llamando. No te extrañe el pensar, aprisa de martillazos: “Si yo no me ocupé del Prójimo ni oí los grandes llantos, ¿cómo Dios me va a oír el sufrir que me está ahogando? No merezco el recibir y la palabra “pedir” en mi boca se ha negado”.

En cambio, el que ha vivido en el Prójimo le sale la petición, aunque no diga palabras, en diálogo. Y oye contestación de un Dios que está esperando que el hombre quiera su Amor.

Desperté, oí:

Haz el bien con el Perdón, que es la Enseñanza de este Cielo.

Y cuando llames a Dios, notarás fuerzas, Amor y consuelo.

Y en el sitio del pensar que tiene el remordimiento notarás el bienestar de tener a Dios contento.

El que obedece a Dios en cumplir los Mandamientos, nunca le puede llegar el sufrir del remordimiento.

El Prójimo es el camino para llegar a la Gloria.

Si lo pasas con Amor, no hacen falta palabras que puedan llegar a Dios.

Porque en el Prójimo encuentras, en cada rincón, a Dios.

Pero sí te recomiendan en Gloria que no peses, que no midas ni hagas comparación.


***