lunes, 25 de enero de 2010

Instrumento de Dios - Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 83-84


En Sueño Profético decían:

Escrito está: Donde Dos Hablaran mi Nombre, Yo Estoy Allí. Callar el Mensaje es querer esconder a Dios Vivo. El que recibe el Mensaje, no puede callarlo por fuerza de Dios y Obediencia. Al que Dios le Da el Mensaje, no lo obliga. Sería absurdo pensar esto, puesto que es Dios Quien Habla en boca del Profeta. Esta Obediencia, una vez cumplida su Misión, no se pierde, sin obligarla, pues el Amor hacia Dios supera toda clase de tentaciones que vinieran.

Desperté, oí:

Dios sin obligar, Repite constantemente publiquen y no callen el Mensaje.

Este, Repetir, es para que sea comunicado por el Elegido, antes del abandono definitivo material.

Cuando Dios Elige es para conectar con su Gloria, y Hablar en boca del Elegido.

Este Elegido, por consiguiente, lleva el nombre de Dios Hijo, puesto que fue puesto por Dios Padre, Dios Hijo y Dios Hombre, esto es nombrado, Profeta.

Instrumento convertido en Dios, para Comunicarse al hombre.


***