viernes, 25 de enero de 2013

Callar esto es querer contar las gotas de agua que tiene el mar

En Sueño Profético yo decía:

Señor, ¿no hablaré de Ti lo suficiente como para que sepan de esta Gloria? Yo Señor no estoy contenta, porque son muy pocos a los que entero a diario. Yo quisiera que se pusieran, los muchos que no lo saben, como los pocos que me oyen. Yo Señor estaré contenta cuando el mundo entero hable de estas Comunicaciones.

Dijo uno:

El hombre a esto le llama vanidad. Esta palabra es de el que no conoce el Amor de Dios. El que siente el Amor de Dios no dice vanidad, éste dice: “Señor, callas tanto porque eres Tú el que actúas. Humanamente no se podría callar”. ¿Cómo puede callar aquel que vea tu Rostro, Pies y Manos, dándole Tú tus Palabras para que haga uso de ellas?

Desperté, oí:

Callar esto es querer contar las gotas de agua que tiene el mar.

Querer que el fuego no queme.

Querer que el Sol y la Luna sean sólo para ti.

Querer que tu caudal compre la Gloria.

Querer que tu materia sea eterna.

Querer que tu carne no sienta el dolor.

Querer que Dios no dé el Perdón.

Querer que Dios le tema al hombre.


***

Libro 1 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo I - Pag. 127-128