martes, 1 de enero de 2013

Sufrimiento y sobra de bienes

En Sueño Profético decían:

¡Qué difícil es llevar un sufrimiento y una abundancia de bienes, sin enfadar a Dios!

El que esté en estos caminos, que lo piense. Y con sólo el pensar, ya llega Aquí contestación.

El sufrimiento, siempre, pensándolo y midiéndolo, crece y aumenta en peso.

La abundancia de bienes es peligro para alcanzar la Gloria. La abundancia de bienes te retira de que oigas dónde podrían vivir con muchas cosas que sobran donde existe la abundancia.

Pensando en Dios y en el Prójimo –que esta palabra enlaza con Dios–, no puedes guardar los bienes de generación en generación, si piensas que todos los nacidos son hijos de Dios.

Por eso es peligroso la abundancia de bienes para alcanzar la Gloria.   

Desperté, oí:

Nombraban mucho en la Gloria: sufrimiento y sobra de bienes.

En el sufrimiento, el hombre se aparta de Dios.

En la sobra de bienes, a la mayoría los aparta Dios.

El que se aparta puede buscarlo y pedirle su Perdón.

El que Dios aparta porque al Prójimo no fue con lo que a él le sobraba, si en su agonía pide el Perdón, lo pide porque Aquí no puede traer nada.

Si él pudiera desde Aquí seguir de dueño, la muerte no lo obligaría a que pidiera el Perdón.

¡Pídele a Dios abundancia y ofrécete de administrador de lo que Él te manda!


***

Libro 18 - Dios No Quiere, Permite - Tomo III - Pag. 161-162