viernes, 4 de enero de 2013

Sufrimiento sin descanso


En este Sueño Profético hablaban los Discípulos del Maestro.

Decía uno:

Cuando Él nos mandaba, ya nosotros habíamos rogado para que Él nos mandase. Siempre era poco nuestro caminar. Queríamos que espíritus buenos, pero tranquilos, se pusieran a nuestro servicio. Pues este espíritu, si era de Dios, sabía que nuestro servicio no era nuestro, era para el Dueño de los dueños. 

¡Es pena que el hombre no comprenda ni haga por comprender lo que es el que Dios escoge para que repita su Palabra! Esto es sufrimiento sin descanso, cansar la materia sin el rendimiento que Dios quisiera. Esto, al que no tiene seguridad en este Dios Vivo y Poderoso, descorazona, queriendo demostrar una ignorancia que no existe, diciendo: “no lo verá Dios conveniente”. Y otros sueltan: “es que en vida ella no lo verá”. Estas palabras no se dirían ni en una clase de párvulos.

Desperté, oí:

Los párvulos son niños, y esta ignorancia es Amor y luego ignorancia.

La ignorancia se da más en los buenos que en los malos.

En los malos, este nombre es admitido. En los “sin Dios”, no es ignorancia, es falta de Amor.

Y esta falta de Amor te impide que conozcas y sientas estos Mensajes.

Si tú crees Aquí, no puedes vivir indiferente ahí.

Tú buscas al que Dios trae Aquí.

No digas que a Dios amas, pero ámalo.

HOY, LOS ONCE


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - Pag. 91-92-93