martes, 11 de febrero de 2014

La Fe es grande amiga de la vida

En Sueño Profético hablaban de la Fe, de su fuerza en el que Fe tenía. Decían:

La Fe es grande amiga de la vida.
La vida, donde falta Fe,
ya se lleva la alegría,
porque la vida
es una Palabra de Dios,
y si te falta la Fe,
sabes que a Dios Lo disgustas.

Y ya te falta la Paz,
que es tan precisa en la vida
como el aire que respiras.

Sin aire no hay vida.
Y sin Paz,
quítale el nombre de vida.

La Fe y la vida,
siempre tienes a Dios delante,
oyendo lo que tú pidas.

Pero tienes que pedir
con Amor y con alegría,
con la Confianza puesta
en el Dueño de tu vida,
y aceptar, sin ofender,
lo que te llegue en la vida.

Que si te llenas de Fe,
jamás de Dios te retiras.

Desperté, oí:

La Fe te hace que vivas,
y ya, tú, vas agrandando o achicas.

La Fe es el grande refuerzo
que admite tan sólo la Confianza.

Te hace que veas aquello
que tapa desconfianza
y te retira del Cielo.

Con la Fe no acaba el camino
porque no llegó
aquello que tú esperabas.

Hay veces que Dios premia
a tu grande Confianza,
cuando tú dijiste:

“Bueno, yo no pierdo la Esperaza.
Ni la pierdo, y cada día
más grande es mi Confianza”.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pág. 205-206