viernes, 27 de julio de 2012

Dios oye y siempre contesta

En Sueño Profético decían:

Hay quien dice: “yo llamo a Dios y Dios me oye”. Mala interpretación. Dios oye y siempre contesta. Lo que hay que ver es cómo se llama y la interpretación que se hace a su contestación.

Las cosas del espíritu no necesitan estudio, sino limpieza de alma, estar como niños y aceptarlo todo. En lo material se comporta el espíritu como él quiere, o sea, que en muchos momentos actúa para que no lo conozcan; y en lo espiritual no cabe disfraz.

Hay personas buenas para la carne, pero para el alma no son tan buenas: cuidan lo material y olvidan lo espiritual.

Desperté, oí:

Son buenas, ignorantes, y éstas no sirven para el Servicio de Dios. Dios elige el espíritu, y éste moldea la carne.

Por eso, al elegir al espíritu, ya Palabras y Acción son de Dios, puesto que quien moldea es Dios.


***

Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 219