viernes, 14 de agosto de 2015

Amor antes que Libertad

En Sueño Profético decían:

Dios deja tanta Libertad, no para que la cojas, y sí para que la vivas si a Él no amas. Si fuera para que la cogieras, Él no te amaría. Y si no dejara que la vivieras, por fuerza ya cumplirías, pero no por eso Lo amarías. Dios es Amor antes que Libertad, y ya el Amor te lleva a despreciarla.

Un Discípulo de Jesús repite en este arrobo lo que él presenció un día cuando el Maestro hablaba a los Discípulos, y por consiguiente, a él también llegaba la Enseñanza. Dijo el Discípulo:

Íbamos un día pisando terrenos de Israel, y Lucas le dijo al Maestro:

   –Maestro, ¿esperamos un rato para ver si se deciden a venir con nosotros los que anoche Te dijeron que venían?

Y le contestó el Maestro:

  –Yo les dejo Libertad, y Amor les tengo guardado. Ellos, si hubieran querido Amor, son los que a Mí me esperan. Y si Yo les quito la Libertad, también esperan, pero Yo no les doy Amor. Si alguno de vosotros cogiera Libertad, Yo encerraría mi Amor, y ya no viviríais la Gloria de mi Padre en la Tierra. Viviríais en la Tierra, pero sin techo de Gloria y sin Maestro que os mande. Si Yo os mando, es porque Libertad despreciáis.

Desperté, oí:

Ya sabía el Maestro
que Amor a Él no tenían.

Y sabía que estarían más contentos
en sitios que a Él no querían.

Dios, si les hace de Dios,
todo lo de Él les retira:

El andar, el habla,
y del cuerpo, energías.

Los deja con Libertad
para que ellos elijan.

Amarlo, obedecerlo
y seguirlo noche y día,
o buscar otros caminos
donde a Él no Lo querían.

Haz petición a esta Gloria
para que Dios te ilumine
y Libertad no la cojas.

A Lucas se lo dijeron,
y los demás aprendieron.

El dejaba Libertad
a “los cerca” y a “los lejos”.


***

Libro 13 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo II - C3